Capítulo 6

Jasper POV.

-Bien hecho Jasper, anda, ve a cazar, te lo mereces.- me dijo María después de haber limpiado el desastre de la pelea. No supe si se refería a la batalla o a la limpieza.

Asentí rápidamente y corrí hasta el pueblo más cercano, esperé la brisa para que comience la caza.

La brisa llegó. Dos rameras a 14 metros. Me acerqué a paso tranquilo. Quería retrasar el momento lo máximo posible. Era un caballero. Simplemente repugnaba la idea de hacerle daño a mujeres. Aunque sean prostitutas, son mujeres. Pero estaba sediento, y era lo único que había. Llegué hasta la primera.

Ansiedad y lujuria.

-$20 la hora y $100 toda la noche.- me guiñó un ojo.

Me acerqué a ella y puse las manos en sus hombros.

Intriga.

Ladeé la cabeza y me acerqué a su cuello, como si fuera a besarla.

-Oye, tienes que pagar.- dijo enojada y confundida

Pero la mordí.

Dolor, miedo y más dolor.

Cerré los ojos con fuerza tratando de hacer caso omiso a sus emociones, pero era casi imposible. Estaba hartándome de matar…

Terminé con una y fui poseso del frenesí y del vigor que causaba la sangre humana, clavé los ojos en la otra, que miraba shockeada la escena. Me abalancé hacia ella y drené la sangre de su cuerpo.

Por cada vida que tomaba, una parte de mi moría, pero no tenía alternativa. Era un vampiro, esa era mi naturaleza.

Volví con María un poco deprimido, pero tratando de disimularlo. Pero cuando estaba a punto de entrar…

-Jasper, ven aquí, tenemos que hablar.- dijo una voz masculina muy familiar.

Me di vuelta hacia donde venía la voz

-Dios mío Peter, ¿Qué haces aquí?


Me senté en el tronco de un árbol después de haberlo tirado abajo y Peter y Charlotte hicieron lo mismo.

-¿Qué pasa? ¿Por qué se fueron? Y lo más importante… ¿Por qué volvieron? Si María los encuentra… no quiero imaginarme lo que les hará.

-Escucha Jazz.-comenzó Peter.- Escapamos porque estamos hartos. Hartos de las batallas, del entrenamiento (sin ánimos de ofender) y de las matanzas.

Una punzada de culpabilidad me atravesó.

-Ven con nosotros, solo matas cuando es completamente necesario y… ¿en serio crees que María te quiere? – dijo Charlotte

La cuarta persona que me dice eso.

-Abre los ojos Jasper, solo te está usando. Eres su marioneta.

Y en ese preciso momento caí en la cuenta de todo. Ella no me amaba, nunca me amó. Solo me quería para que entrenara a sus neófitos. Me había transformado en una máquina de matar, me había obligado a tomar vidas humanas y no me había dado cuenta de nada. Como había dicho Charlotte, era su marioneta, ella jalaba mis hilos…

Bajé la mirada y suspiré.

-¿Cuándo partimos?

Nota de Autora: Toc, toc ¿Hay alguien ahi? ya se, no actualizo esta historia desde hace un monton, pero tuve un bloqueo de escritora.
cuanto mas reviews dejen, mas rapido se escapa Jazz! xd okno, pero dejen review