La Canción del Guardián

Capítulo 4. ¡Bienvenidos a la Noche de Mi Club de Fans!

Hola chicas y chicos de Fanfiction. Estoy publicando mi primera historia y espero que les guste mucho, la historia es algo viejita (la escribí hace como 5 años) y tendré que darle unos ajustes. Agradezco muchísimo los review's que me dieron, los tomaré en cuenta para poder mejorar esta historia.

¡Pido una disculpa por la tardanza! Es que la pc no es mía y ayer no me la pudieron prestar, y por ende no puede actualizar. ¡Pero ya está aquí! Además, como ya saben, Sheryl es una cantante en potencia y es por eso que en esté capítulo "cantará" una canción. Esta canción está en japonés e inglés pero yo solo traduje las partes en japonés, por que las frases en inglés son muy fáciles de entender, espero que no les moleste eso, y sino, me dicen para que la arregle. Espero que les guste.

Insert song: Welcome to my fan club's night! Cantante: May'n.

Beyblade y ninguno de sus personajes me pertenecen, para mala suerte mía y de muchas personas más (Beyblade aún tenía tela de donde cortar).


-Ya les dije que no iré con ustedes a ninguna parte.

-Y nosotros ya te dijimos que no nos iremos de aquí sin ti. ¡Ray ayúdame!

-Calma Tyson. Escucha Kai, lo que dice Tyson es verdad, nos quedaremos aquí hasta que decidas venir con nosotros.

-Entonces pueden quedarse, pero fuera de mi departamento, porque yo no saldré.

-Vamos Kai te divertirás, no puede ser tan malo salir todos juntos al menos una noche, di que si ¡por favor!

-Max tiene razón Kai, es una buena oportunidad de fortalecer los lazos que tenemos como equipo.

- Kenny ¿Tan difícil es que entiendan que no tengo ánimos de salir? Max deja de jugar con ese jarrón, por favor.

-¡Por favor! ¡Por favor! ¡Por favor!

-¡Basta ya Max! Están comenzando a colmarme la paciencia.

-Creo que lo mejor será irnos y dejar solo al Sr. Amarguras, total, si va con nosotros no tiene ninguna diferencia, por que se quedara callado todo el tiempo y nos fastidiará la noche con su fea cara de aburrimiento.

-¡Tyson! –gritaron Ray, Kenny y Max.

-¡Saben que es la verdad! A él no le gusta salir con nosotros, pero no fueran sus amados rusos porque hasta sale corriendo. Seguro se lleva bien con ellos por que comparten el mismo carácter amargado, además que son todos unos fresas…

-Tyson…

-Se sienten la gran cosa por que viajan por todo el mundo…

-Tyson…

-Solo usan ropa de marca…

-Tyson…

-Nadan en dinero, se sienten chicos rudos.

-Tyson…

-Pueden traer a un chef de Francia hasta el Polo Sur para que les cocine platillos mexicanos…

-…

-Por que comen en los mejores restaurantes…

-¡Tyson! –gritaron de nuevo Ray, Kenny y Max.

- ¡Demonios! ¡Tengo hambre! ¡Kai de una maldita vez sal con nosotros o tú serás el responsable si me muero de hambre! –por fin explotó Tyson y todos los demás se le quedaron viendo como el bicho extraño que es.

-Si tienes tanta hambre ¿porque no te vas de aquí y regresas a tu casa y comes allá?

-Ni hablar, ya te dije que no nos moveremos de aquí hasta que salgas con nosotros. Además supongo que por aquí debes tener algo que pueda comer. Si me buscan estaré en la cocina. –Diciendo esto se encaminó hacia dicho lugar.

–Max de una buena vez entiende que dejes de jugar con ese jarrón y ya deja de correr por toda la sala. –Se lamentaba el pobre de Kai y Max seguía corriendo -¿Acaso nadie me escucha? –tal parece que no.

En la cocina Tyson estaba buscando en las gavetas de la alacena algo, según él, decente que pudiera satisfacerlo (lo cuál es muy difícil) o que al menos lo entretuviera un rato, en lo que conseguían convencer a Kai de salir. Todo iba relativamente bien, Max seguía corriendo por todo el departamento, Kai trataba inútilmente de detenerlo, Kenny seguía a Kai de un lado a otro tratando de convencerlo sobre los beneficios que como equipo obtendrían de salir en grupo y Ray solo estaba sentado sin decir nada pero observando todo lo que sucedía a su alrededor, hasta que en la extenuante búsqueda de Tyson por comida, no vio que en el suelo había una pequeña caja cubierta con una manta y la pateó y de ella salió un quejido audible para todos, haciendo que dejarán de hacer lo que estaban haciendo. Cuando Kai reaccionó, salió corriendo hacia la cocina, tirando a Kenny en el proceso, que no se había quitado de su camino; y se hincó a un lado de la pequeña caja y sacó y arropó a lo que había dentro de ella.

Se trataba del gatito que había recogido esa misma mañana. Era pequeño, tendría a lo mucho 2 meses de edad, era de color gris con rayitas negras y sus ojos eran dorados, tenía una patita vendada y movía la colita de manera aleatoria (típico de los gatos).

-¡Tyson, eres un idiota!- Le gritó Kai, Tyson se acercó para poder gritarle más a gusto.

-¡Miren! ¡Es un gato! –Exclamó Max muy emocionado, Kenny y Ray solo miraron al gato fijamente.

-¡Tú eres el idiota por dejar al gato en un lugar como ese!

-¡Lo dejé en este lugar para que nadie lo molestará!

-¡Bien, pues no parece un buen lugar, solo un idiota lo deja en un lugar por el que pasa mucha gente!

-¡Es un gatito muy lindo! –Max miraba al gato y le hacía muecas.

-¡Deja de decirme idiota! ¡Además, yo puedo dejar a mi gato donde yo quiera, después de todo, está es mi casa!

-¡¿Acaso no piensas en que la gente pueda venir a visitarte?!

-¡Si ese fuera el caso, las visitas se quedarían en la sala y no tendrían que venir a la cocina sin ningún motivo!

-¡Hey gatito, mírame! ¡Aquí estoy, aquí estoy! –Seguía diciendo Max.

-¡A las visitas también les da hambre!

-¡El anfitrión es el encargado de ofrecerles algo a sus invitados, no ellos tienen que venir a esculcar la cocina!

-¡¿En serio?! ¡Pues déjame decirte que eres un muy mal anfitrión, ya que aún no nos has ofrecido nada!

-¡Dije que a los invitados, no a gente indeseable como tú!

-Creo que Kai realmente esta enojado, mira que seguirle la corriente a Tyson en esta discusión tan absurda es tonto, ¿no lo creen? –dijo Kenny dirigiéndose a Max y Ray, pero ninguno de los dos le prestó atención. Max había regresado en su labor de explorar el departamento de Kai y Ray lentamente se estaba acercando hacía Kai y Tyson, más específicamente, hacia el gato.

El gatito miró a Ray con atención, ambos se miraban fijamente. Ray parpadeó y el gatito también lo hizo, levantó una mano y el gato también lo hizo con la pata que no tenía lastimada, comenzaron a imitarse y después ambos ronronearon (¿Ray?) y se "hicieron amigos". Mientras tanto Kai y Tyson siguieron con su interesante plática.

-¡Esto no hubiera ocurrido si desde el principio nos hubieras ofrecido algo que comer!

-¡No es mi culpa que se la pasen de gorrones por la vida esperando que les den de comer a cada casa a la que van!

-¡No es "ser gorrones", se llama atención a las visitas! ¡Además todo esto no hubiera ocurrido si no te hicieras del rogar y aceptas de una vez por todas salir con nosotros esta noche! –Tyson jadeó por la frase tan larga que le gritó a Kai.

-Hmp… Como verás el gato está lastimado y no puedo dejarlo solo. –Dijo más tranquilo Hiwatari.

-Se me ocurre una idea –Ray había terminado de "hablar" con su nuevo "amigo"- ¿Por qué no lo llevamos a casa de Tyson? El Sr. Kinomiya podría cuidarlo en el tiempo en que nosotros salimos.

-De todos modos no quiero salir.

-Anda Kai o ¿acaso prefieres tenernos aquí TODA LA NOCHE? –Kai pareció pensársela e imaginó como quedaría su departamento si permitía que semejantes "personas" se quedaran con él en la noche.

-¿No tengo más opciones?

-Si quieres sacarnos de aquí, creo que no. ¿Qué dices?

-Esta bien, ustedes ganan. –Gritos de todos se escuchan en el departamento- Ahora lárguense de mi casa y vayan a prepararse. Ray dame la dirección del lugar, yo llegaré después.

-¿Después?

-Si, después. ¿Acaso no ves el desastre que provocaron ustedes? No pienso salir de aquí hasta no haber terminado de arreglar.

-Esta bien, pero tienes que cumplir, he Kai. Ya diste tu palabra.

-Si sí como sea, ahora váyanse.

-Ok toma, es esta. -Ray le extiende un papel con la dirección del canta-bar. –Te estaremos esperando. ¡Vámonos chicos!

-¡Si! –Gritaron los demás entusiasmados -¡Adiós Kai!- por fin salieron del departamento. Kai resignado, acomodó a su gato en otro lugar y se dispuso a arreglar el despapaye que hicieron los otros.

-Hmp… No eligieron el mejor momento que digamos… Solo espero que esto me ayude a olvidar…


-Y dime ¿qué te parece?

-Es perfecto Ingrid, simplemente perfecto. –Sheryl recorría las habitaciones de su nuevo hogar, se trataba de un pequeño departamento que Ingrid había conseguido, estaba cercas del canta-bar donde Sheryl trabajaba y era costeable para el sueldo de ella (el de Sheryl).

-Me alegro que te guste. He mandado a traer algunos muebles para que tengas lo básico, aunque sabes que puedo acondicionarlo mejor.

-Así esta bien Ingrid, aprecio mucho lo que haces por mi, pero prefiero trabajar yo misma para ganarme las cosas.

-Eres igual que tu padre, siempre buscando sobresalir por tus propios medios. Seguramente, tus padres estarían muy orgullosos de ti donde quiera que estén. –La mención de sus padres, la entristeció y bajo la cabeza, pequeñas lágrimas se resistían a caer. –Vamos, ven pequeña. Todo va a estar bien. –La abrazó fuertemente y Sheryl dejó fluir sus lágrimas abiertamente. –Se que los extrañas demasiado, igual yo, pero ahora hay que ver hacia adelante. Le prometiste a tus padres que serías una persona que no se detendría ante nada y eso tienes que hacer.

-Tienes razón, yo les prometía a mis padres que… me convertiría en la mejor cantante de la galaxia y que mi voz se escucharía en todo el universo… y lo voy a hacer… por mis padres, por ti, por mis ancestros, por toda esa gente en Mayas que cree en mí… pero sobretodo por mí, para demostrarle al mundo que ya nadie más va a volver a humillarme, ha hacer de mi lo que les plazca… ya no más –Sus ojos brillaron con determinación y un singular brillo apareció en sus aretes –Tú también me apoyas, ¿verdad?

-Sheryl, hay algo más que quiero mostrarte. –Ingrid se separó de Sheryl y se dirigió a una mesita que estaba del otro lado de la sala y de ella tomo una pequeña caja y regresó de nuevo con Sheryl –Esto es un regalo que te envían desde Mayas, ábrelo.

-¿Qué es? –Sheryl abrió la cajita y de ella saco un colgante de color morado con una cadena negra. -¡Es hermoso! ¡Y hace juego con mis aretes!

-Está hecho, al igual que los aretes, de los diamantes morados de la isla. Trabajaron muy duro en el. El Gran Anciano le dio ya su bendición. Déjame ponértelo.

-Si. Espera, ya casi es hora de irme al bar. Déjame cambiarme primero y después me lo pones, esta noche voy a lucirlo.

-Como tú quieras. Solo apresúrate, porque no tenemos mucho tiempo. –Sheryl asintió y se fue a una de las habitaciones. Salió de su cuarto después de media hora (típico de las mujeres que nos tardamos mucho) con su vestuario listo.

-Bien, ahora si ya puedes ponerme el colgante. –Ingrid se lo puso y Sheryl se paro como si lo estuviera modelando -¿Qué tal me veo?

-Hermosa, como siempre.

-Si, eso pensé. –Dijo de forma arrogante, y ambas comenzaron a reír. –Será mejor que me vaya ya, no quiero llegar tarde hoy, sobretodo porque tengo invitados especiales que atender.

-Sheryl, no podré estar contigo está noche mi vuelo sale en dos horas. Por favor cuídate mucho, no te metas en problemas y te mantienes comunicada conmigo, ¿entendido?

-Si Ingrid, no te preocupes nada malo me pasará. Confía en mí.

-Siempre lo hago. Ven quiero darte otro abrazo, no se cuando volveré a hacerlo y no me quiero quedar con las ganas. Te quiero mi pequeña Sheryl.

-También te quiero Ingrid. Salúdame a todos allá. Diles a Jorge y Alex que los extraño mucho y que ya quiero verlos.

-No te preocupes, yo se los diré.


-Ray ¿Estás seguro de que es por aquí?

-Ya te dije que si Tyson, ya no debe faltar mucho.

-¡Ahí está! Restaurant Canta-Bar "El Alebrije" –señaló Max a un cartel con luces de colores. Entraron al lugar y vieron que, aunque por fuera parecía un lugar pequeño, por dentro era realmente grande, el salón estaba distribuido en diferentes zonas según los gustos de los clientes: zona de karaokes, de fumadores y no fumadores, para niños, para familias grandes y, en un segundo piso con vista a todo el restaurante, estaba la zona VIP.

- Buenas noches. ¿Cuentan con reservaciones, señor? –pregunto una señorita a los Bladebreakers.

-¿Reservaciones? No sabía que teníamos que tener reservaciones, Ray te dije que no confiarás en la primera persona que te dice que vayas a un lugar. –Se quejó Tyson.

-Tyson, guarda silencio. –Le contestó Hilary.

-Tú no me calles. Además ni si quiera se que es lo que haces aquí, según dijo Ray la invitación es para los miembros del equipo y tú no lo eres.

-¿Qué no lo soy?... Tyson…

-Ya chicos cálmense, si siguen de este modo no nos dejarán entrar. –Trato de calmarlos Kenny. La recepcionista veía la escena algo perpleja.

-Discúlpelos, por favor, es la primera vez que salen a un lugar elegante y no saben comportarse. Pero descuide, nosotros sabremos controlarlos. –Había respondido por fin Ray.- Y con respecto a la reservación pues, no contamos con una exactamente. Verá, una chica que trabaja aquí como cantante, nos dijo que podíamos venir. Su nombre es Sheryl Nome.

-¿Sheryl Nome?... ¡Ah! ¡Entonces ustedes deben ser los Bladebreakers! –Los chicos asintieron. –Pasen, ella dijo que los había invitado, pasen por favor. Yo los conduciré a su mesa. ¿Cuántos son?

-Somos cinco, pero un amigo nuestro aún no ha llegado, así que con él seriamos seis.

-Bien, entonces pasen por aquí. –La chica los condujo hasta la zona VIP y los Bladebreakers se asombraron por el lugar donde estaban.

-Disculpe señorita, pero nosotros no podemos pagar esto.

-No se preocupen, ya esta todo cubierto.

-¿Por quién? –preguntaron todos a coro.

-Por mí. –Sheryl llega detrás de ellos.

-¡Sheryl!

-¡Ray! Que bueno que vinieron. –Les dice con una gran sonrisa.

-¡Te dije que vendría! Acérquense chicos, ella es Sheryl Nome y es la chica de la que les hablé.

-¡Es muy bonita! –Kenny se sonrojo.

-Así que tú eres la famosa Sheryl, apenas Ray te conoció hoy y no ha dejado de hablar de ti. –Comentó Tyson.

-Es cierto, -Secundó Max –si no supiéramos que tiene novia y qué esta enamorado de ella, pensaríamos que tú le gustas.

-¿Tienes novia, Ray? No me lo dijiste, aunque me sorprende lo que dicen chicos.

-No me lo preguntaste. –Después se empezaron a reír. –Sheryl, ellos son Tyson…

-¿Qué tal, chica? Estás frente al único e inigualable campeón mundial ¡Tyson!... El chico más guapo de todo el barrio, si tienes suerte tal vez te invite a salir algún día. –Dijo Tyson con mucha autoconfianza mientras le guiñaba un ojo, Sheryl solo sonrió.

-Creo que me siento con suerte. –Le siguió la corriente a Tyson y ambos sonrieron.

-Max…

-Hola, ¿Te gusta el Beyblade? Tal vez pueda enseñarte algunos trucos.

-Por supuesto, me encantaría.

-Kenny…

-Mucho gusto en conocerte, gracias por invitarnos a venir.

-De nada, gracias a ustedes por asistir, realmente es un honor para mí el que estén aquí.

-Hilary…

-No le hagas caso al tonto de Tyson, solo le gusta alardear, pero obviamente hay chicos mejores que él.

-No le digas a ella lo que tiene que hacer. Además pareciera que estás celosa.

-¡¿Yo celosa por ti?! ¡Já! Eso quisieras

-Vamos Hilary, no lo niegues. –Sheryl miraba la escena con atención.

-No les hagas mucho caso, ellos son siempre así. –Le dijo con cierta vergüenza Kenny (¿y quién no? Que pena que te estén presentando y que empieces a pelear).

-¿Aún no ha llegado Kai? –Le preguntó Max a Ray.

-No, aún no. Le marqué a su celular y dijo que ya venía de la casa de Tyson. En un rato más llegará.

-¿Kai? –Preguntó extrañada Sheryl.

-Si, solo él falta para que esté el equipo completo.

-Entiendo.

-¡Sheryl ya casi sales a escena! –Había gritado alguien.

-Si, enseguida estoy lista. –Respondió Sheryl a la voz de hace unos momentos y después se dirigió a los chicos –Tengo que dejarlos un momento, el show ya casi va a empezar y, aunque aún no es mi turno, tengo que estar con ellos por cualquier cosa. Siéntase libres de ordenar lo que gusten, todo corre por mi cuenta.

-Acabas de cavar tu propia tumba. –Mencionó Hilary.

-¡Genial! Sheryl, creo que tú y yo vamos a ser muy buenos amigos. –Dijo Tyson entusiasmado.

-Te irás a bancarrota. –Dijo Ray.

-Ignóralos Sheryl, mejor dinos que harás esta noche.

-Bien, hoy me toca cantar, así que estaré un rato con ustedes y otro en el escenario. Me dio mucho gusto conocerlos, soy una fan suya desde que empezaron las batallas del campeonato asiático. Es una lástima que aún no haya conocido a Kai.

-Descuida, el no tardará en llegar. –Habló Ray.

-Bien. Entonces nos vemos dentro de un rato. Disfruten su estadía. Adiós.

-¡Adiós Sheryl! –Respondieron todos a coro.

-Les dije que les caería bien.

-Ray tú si sabes escoger chicas.

-Gracias Tyson, supongo.

-Ahora, ¿Dónde estará la mesera? Ya tengo hambre... ¡Ahí está! –Viendo a la mesera, le hizo señas con su mano para que se acercará. –Quiero empezar bien la noche, quiero una ensalada césar, una crema de champiñones, sopa de fideos, un plato de alcaparras… - Algunas cosas nunca cambian.


Después de algunas presentaciones, el telón se bajó y el restaurante se quedo a oscuras completamente y, tras algunos segundos, todas las luces se dirigieron hacia el escenario e iluminaban el telón. Se escuchó el sonido de un látigo y un grito.

¡Todos escuchen mi canción!

Como si fuera un comando de activación, la música comenzó a sonar por todo el lugar. El telón fue levantado sorpresivamente y en el centro del escenario apareció Sheryl con un vestuario muy revelador, la función principal de esa noche comenzó.

Can you hear me? My lovely boys & girls.

El milagro ocurrió (I) already catch your heart.

¡Vamos! ¡STAND UP! Volando a casi 5G.

Ahora I realize that I live.

Aquí estoy.

FEEL! I'm a shinin' STAR!

Sheryl bailaba a través de todo el escenario, la gente la miraba, como todas las noches que canta, embelesados. Y ella realmente disfrutaba el momento, amaba la emoción que la embargaba al sentir a toda esa gente apoyándola.

Welcome to my fan club's night! S.O.S.!

¿Qué nos espera en esta super espacial cita meteórica?

Welcome to my fan club's night! S.O.S.!

¡Romántico y a super alta velocidad hacia ti!

Vibration… ¡Ahora, como si fuéramos uno!

¡Sacudamos los corazones! ¡Excedamos nuestros latidos!

Can you hear my voice? Be good boys & girls.

Ahora seguro puedo sentir en todos lados este sentimiento de unidad.

Don't you feel it? Esta es la última advertencia.

¡Bailemos en la frecuencia creciente! ¡Shouting through!

We'll enjoy a day today!

(Then) I sing a love song for you.

¡Juntos mantengamos el ritmo!

Step by! Keep on step! Oh yeah.

¡Hoy, aquí lo llenaremos! ¡Don't be late!

-¡Kai! Por fin llegas, -Dijo Ray –Te perdiste el comienzo del show, fue genial.

-Si, si. Lo que tú digas, Ray.

-Ray déjalo en paz, no querrás que te amargué la noche, ¿verdad?

-¡Tyson!

-Hmp… no importa Hilary, nunca entenderá. Y antes de que digas cualquier cosa mejor dedícate a ver el programa. –Finalizó Kai la conversación y el también se dispuso a ver el show. Sheryl, ajena a todo esto, siguió cantando.

Welcome to my fan club's night! S.O.S!

La multitud está a punto de explotar.Ya están en trance.

Welcome to my fan club's night! S.O.S!

¡Romántico y a super alta velocidad hacia ti!

(Welcome to my fan club's night!)

(Welcome to my fan club's night!)

Estaba terminando de dar una vuelta en el escenario y entonces dirigió su vista hacia la mesa de los Bladebreakers y se percató de que había llegado alguien a la mesa de ellos, se trataba de Kai. Kai, que hasta ese momento estaba distraído en la conversación que Ray tenía con él, volteó a verla. En ese momento Ray volvió a hablar.

-… y así ella me invitó a venir aquí con todos ustedes. ¿Sabes? Hoy es su cumpleaños. Vamos a felicitarla después del show. ¿Tú también vas a venir, verdad Kai?

Welcome to my fan club's night!

Estaba sorprendido, de verdad lo estaba y sus ojos se abrieron enormemente al escuchar eso. En ese mismo instante Sheryl volteó de nuevo a la mesa y fue entonces cuando sus miradas se encontraron. Los ojos violetas de él con los azules de ella. Dranzer, en su bolsillo; el colgante y los aretes de Sheryl brillaron intensamente. El mundo se congeló y oscureció y solo estaban ellos dos, uno frente al otro y no supieron nada más.

Sheryl on Stage!


El capítulo más largo hasta ahora, de igual manera es corto comparado con otros fic's , bueno no importa, el chiste es que creo que la próxima semana no podré actualizar o lo haré tarde y por eso decidí hacer este cap. un poco más largo. Ya saben la escuela a veces abruma un poco y hay que distribuir bien el tiempo que empleamos.

Ya saben las recomendaciones: cuídense mucho, coman frutas y verduras, fíjense a los dos lados antes de cruzar una calle y lávense los dientes.

¡Nos Leemos después!