Autor: Myrielle.
Solo traduzco la historia.

Fingiendo

IV

El cielo estaba oscuro cuando Yi Jeong entro al estacionamiento. Ga Eul había estado inusualmente callada durante la cena y prefería pensar que era porque en el restaurante al que la había llevado la había intimidado. El menú estaba en francés y había una lista de espera de diez semanas incluso para la corteza superior de la sociedad. Excepto el y el resto de los F4. Ella había querido comer en otro lugar pero el le dijo que se lo debía por el abuso que había sufrido su estómago con sus hamburguesas.
-"Ya estamos aquí Ga Eul yang"-
-"Ah, dónde estamos?"
pregunto ella, sentándose un poco más recta y desabrochándose el cinturón de seguridad.
-"En la pista de patinaje donde tuviste tu cita doble la última vez" Ga Eul se congelo, sus dedos se detuvieron alrededor del cinturón. "Sunbae…"
-"Lo se, no es un lugar al que quieras volver"
Ella le conto todo ese dia cuando la encontró llorando en los escalones. Se había puesto furioso cuando escucho lo que su ex novio le había dicho. Su pretendiente a ser su alma gemela había resultado ser un imbécil de primera clase. "Pero dijiste que Jun Pyo la habían estado pasando bien mientras patinaban verdad?" Ella suspiro suavemente. "Si, lo estaban, supongo que por eso es buena idea que estamos aquí" diciendo esto sonrió con valentía. "Esa es la Ga Eul que conozco" Él le toco su cabello suavemente y ambos salieron del auto. "En realidad hay otra razón" Se había estado preguntando si debería contárselo a Ga Eul. Era demasiado tarde para retractarse de todos modos. "Quiero que tengas recuerdos felices de este lugar Ga Eul yang. No quiero que evites este lugar por lo que paso"
- "Sunbae…"
En un momento la lastima y al siguiente minuto la sorprende con su ternura. En realidad si le importaba aunque sea un poco. Lo podría descubrir ella alguna vez?
-"Y tengo una sorpresa para ti y para nuestros dos amigos", continuo "Sorpresa" pregunto ella.
-"Por una única vez, utilizare uno de los trucos de Jun Pyo" Riéndose de la confusión de Ga Eul, le tendió la mano. "Vamos a patinar".


"No soy muy buena en esto" Ga Eul lo menciono mientras miraba con envidia a Yi Jeong que se deslizaba en pequeños círculos mientras ella daba un solo paso tambaleante sobre el hielo. "Lo sé. Ni siquiera te pudiste de salir del camino cuando aquel idiota se precipito hacia ti"
Ga Eul le saco la lengua antes de contestar "Eso era esquiar y resulta que soy mejor en eso. Simplemente entre en pánico ese día"
"Yo también"
pensó Yi Jeong en silencio mientras observaba a Ga Eul.
Se había horrorizado al ver que aquel esquiador borracho se acercaba fuerte y rápido hacia ella. Una mirada a la expresión de pánico de Ga Eul había sido suficiente para entender que no sería capaz de moverse y mucho menos salirse del camino. Recordó pasar junto a Woo Bin mientras corría hacia ella, rezando para que pudiera llegar a tiempo, agarrándola en sus brazos y empujándola a un lado.
"Ga Eul yang, estas bien? Puedes oírme? " él había gritado mientras ella yacía allí con los ojos cerrados. La ansiedad lo inundo y el la sacudió ligeramente. Despierta, despierta, por favor, despierta, había cantado una y otra vez mientras la llamaba. Y luego sus pestañas revolotearon cuando sus ojos se abrieron. El peso de la preocupación que había estado aplastando su pecho se levantó en ese momento. Ella había estado un poco tambaleante pero había insistido en permanecer en la colina. Él se había quedado a su lado el resto de la tarde, convencido de que ella no podía cuidarse sola y él tenía que cuidarla.

"Creo que es mejor que tomes mi mano" murmuro Yi Jeong cuando Ga Eul evito por muy poco resbalarse en el hielo. "Vamos, dame ambas manos" la atrajo más cerca de el, manteniendo un ojo en ella y el otro en las personas que los rodeaban.
" Sunbae, ya están aquí?" Ella mantenía fuerte su agarre sobre el casanova ya que era lo único que le impedía saludar al suelo de cercas.
"Aguanta un poco y mira a tu derecha" Ella chillo cuando Yi Jeong la hizo girar y luego se echó a reír cuando vio a su amiga. " Sunbae, porque Jun Pyo sunbae deja que Jan Di use esos binoculares aquí?
- "Jan Di probablemente lo patearía si intentara quitárselos"
Yi Jeong creía a medias sus propias palabras. "Esta es mi primera vez aquí" dijo, cambiando el tema.
"En serio? Pensé que habrías estado aquí muchas veces" dijo ella a la ligera, siguiéndolo mientras el la conducía por la pista. "Es un lugar bastante romántico" Ella pensó que el salía con chicas que realmente le gustarían venir aquí.
"Aquí no es donde generalmente quieren ir mis citas. Por un lado es porque la mayoría temen caerse" contesto él.
- " De verdad? Ella sonaba genuinamente sorprendida. "Porque estarían preocupadas? Estarías allí para atraparlas si se caen" Ella apretó un poco su mano.
" Bueno, francamente esta no son sus ideas de una cita" Ah, en otros palabras esta era una idea de romance plebeyo. Ella entendió lo que quería decir. "Pero me estoy divirtiendo" el apretó su mano "Ahora, veamos si podemos hacer algo más que simplemente deslizarnos"
- "No sunbae, no estoy realm… "
Y luego se reían mientras Yi Jeong la hacía girar suavemente en círculos, sintiendo el calor de sus manos en las de ella mientras se aferraban entre si. El no recordaba haberse reído tanto en ninguna de sus citas reales. Ga Eul ocasionalmente perdía el equilibrio pero él siempre estaba allí para sostenerla. Y ella estaba dispuesta a probar cualquier cosa que el sugiriera.
"Me estoy divirtiendo" él se repitió en silencio para sí mismo, observando el brillo de sus ojos y el fondo dorado que brillaba sobre ellos.
Finalmente los desacelero cuando sintió que ella estaba cansada. Sus manos también se sentían frías a pesar de su propio calor.
- "Ha sido un largo día de trabajo duro" Él no sabía que más decir de repente. Si esta hubiera sido una cita real, el habría…. "Detente! No puedes seguir ese camino" pensó y automáticamente sus ojos se dirigieron al hotel frente a ellos. Una cita real significaría….rápidamente él le soltó las manos.
- "No, en realidad me la he pasado muy bien" dijo ella dulcemente antes de frotar sus palmas, soplándolas en un intento de aliviar la frialdad.
Él se quitó la chaqueta y la deslizo por sus brazos, apretándola cómodamente alrededor de ella. Nuevamente Ga Eul parecía un poco incomoda por su proximidad física con ella, por la intimidad de ese simple acto. No, una real con Ga Eul no terminaría en un hotel. Terminaría con el llevándola a casa con nada más que un casto beso. Ese pensamiento, a la antigua enseñanza no le parecía nada mal.
- " Sunbae, mira" Exclamo Ga Eul con entusiasmo. "Jun Pyo sunbae y Jan Di…" Yi Jeong miro a un lado y vio que Jun Pyo había rodeado a Jan Di en sus brazos, envolviéndola con su abrigo.
- "Te dije que funcionaria Ga Eul Yang"
- "Si, tenías razón"
Ella lo miro, sus ojos cálidos con aprobación e hizo que su corazón latiera mucho mas rápido.
- " Vamos a ir por el gran final?"
- " eh?"
Sonriendo, Yi Jeong levanto la mano y chasqueo los dedos. No se molestó en mirar al cielo para ver si su gente había visto su señal. Sabía que lo habían hecho. Una fracción de segundo después el sonido de los fuegos artificiales elevándose y estallando en el cielo nocturno lleno el ambiente. Pero aun asi no levanto la vista. Toda su atención se centró en la chica delante de él, el deleite en su rostro y su sonrisa. Le complació inmensamente saber que había hecho eso, que la había hecho sonreír.
Quiso que ella siempre fuera asi : Feliz. Le importaba. Ella le importaba, a pesar de que él se esforzó tanto para cambiar eso.
Solo tenía que asegurarse que ella nunca lo supiera.


Ga Eul sofoco un bostezo cuando finalmente entro en el auto de Yi Jeong. Habían salido del hotel y ella esperaba que Jun Pyo y Jan Di pudieran resolver sus diferencias. Parpadeando adormilada se apoyó contra el reposacabezas y vio pasar las farolas mientras Yi Jeong la llevaba a su casa. Eran cerca de las diez y tenía escuela a la mañana siguiente. Tendría que levantarse un poco antes para completar la tarea que debía entregarse mañana. Pero había valido la pena, aunque solo fuera poco el tiempo que pudo pasar con el enigmático hombre a su lado.

Cuando Yi Jeong se detuvo en la pequeña calle donde se encontraba la casa de Ga Eul no pudo evitar preguntarse cómo se había ido su día. Parecía que habían pasado apenas unas horas cuando había venido a recogerla. "Ga Eul Yang, ya estamos en." se detuvo cuando se dio cuenta que ella estaba durmiendo.
Apagando los faros y la radio, el casanova se volvió y la observo mientras ella dormía. Ella era tan inocente: ella era realmente ingenua y ella era mucho más valiente que él.
Luchando contra el impulso de alcanzar y quitarle el cabello de la mejilla, él se quedó sentado en la fría oscuridad del auto. Si Ga Eul hubiera abierto los ojos en ese momento habría visto todo el anhelo del mundo reflejado en los suyos.

Alguien la llamaba por su nombre. Y ella se enterró más profundamente en el calor de su manta tratando de ignorar la voz.
- " Aish, Ga Eul Yang despierta. Estas en casa." Unas manos suaves la sacudían ahora.
- "Cinco minutos más" murmuro, porque su manta olía ligeramente a rosas?
- "Ga Eul Yang si no te despiertas ahora voy a sacarte y llevarte a la puerta yo mismo"
Espera un minuto, esa voz sonó como… Ga Eul parpadeo y abrió los ojos. La cara de Yi Jeong sobre la de ella fue lo primero que vio y por un momento le recordó el viaje de esquí, cuando el se inclinó sobre ella. " Sunbae…." Abruptamente él se apartó cuando ella se sentó más rectamente y algo se le escapó de los hombros. Era su chaqueta.
-"Es tarde. Entra y duerme un poco" dijo el mientras empujaba una pequeña bolsa de compras en sus manos. Era el lápiz labial y el perfume de más temprano ese día.
De mala gana ella salió del auto. Le deseo buenas noches y estaba a punto de cerrar la puerta del auto cuando el hablo.
- " Ga Eul yang, recuerda. Actuar es solo actuar"
Ella apretó los labios, tratando de ignorar la sensación de hundimiento que vino con esas palabras. Porque tenía que decir eso después del día que habían pasado juntos?
Porque a veces una fuerte negación indica que la persona realmente siente lo contrario. Sus propias palabras sonaron en sus oídos y de repente supo lo que tenía que decirle.
-"Lo se Sunbae. Pero Sunbae, no eres muy bueno fingiendo" y con eso, ella cerró la puerta.
La boca de Yi Jeong se abrió cuando Ga Eul desapareció por la puerta sin siquiera mirarlo hacia atrás. Qué quiso decir con que no era bueno fingiendo? Había sido genial ese día. Había engañado a Jun Pyo para que los siguiera durante todo el día. De acuerdo, Jun Pyo no era la bombilla más brillante del universo cuando se trataba de tales asuntos pero…
Recordaba haberle puesto el lápiz labial. Recordó como había deslizado posesivamente su brazo alrededor de su cintura cada vez que un hombre le lanzaba una mirada de admiración. La suavidad de su cabello contra su mejilla y su excusa en el cine para que pudiera sentirlo de nuevo. Organizar los fuegos artificiales porque había visto su reacción en Nueva Caledonia. Verla dormir durante casi una hora antes de despertarla.

Ella lo había hecho una vez más. Había visto a través de él. Respirando profundamente Yi Jeong apoyo las manos en el volante mientras se alejaba. Tal vez no había sido una pretensión completa. Pero no podía, no admitiría para sí mismo que había sido una cita real. Aun no…

Cuando llego a la ventana de su habitación, el auto de Yi Jeong había desaparecido de la vista. Suspirando, Ga Eul se recostó en su cama y cerró los ojos, sintiéndose más que un poco decepcionada.

Al llegar al despertador, puso el temporizador y de repente miro los números. Era cerca de la medianoche, pero el viaje desde la pista no debería haber tomado mas de veinte minutos. Eran las diez cuando salieron de la pista…eso significaba…
" Oh sunbae…" murmuro suavemente, sintiéndose casi absurdamente feliz al darse cuenta de lo que había sucedido. " Realmente eres pésimo fingiendo"

Tal vez, solo tal vez, había esperanzas para ellos después de todo.


Listooo!
Hemos llegado al final de esta pequeña historia!

Aunque tomo más tiempo del que se debía por fin hemos podido darle su fin.

Esperando que hayan disfrutado de sus capítulos.
Le estaremos dando seguimiento a las otras historias que tenemos pendiente por terminar también .

En esta cuarentena esperemos que todos se encuentren a salvo junto a su familia y que pronto pase este mal rato.

Muchas gracias a todos sus comentarios y follows

Con amor,
Zurita