¡Hola! Hemos llegado al final! Gracias a todas por vuestros comentarios, en serio es un placer, porque así que no estoy sola por completo por aqui. Así que espero que el final os gusta, al ser el último, responderé por privado. Un saludo!

PD: Me han preguntado donde conseguir mis fics una vez finalizados, os recuerdo que en mi perfil están los links a scribd, donde los vais a encontrar en PDF junto con algún que otro original. ¿Quereis recomendaciones de otros fandoms? Pasaos por mi blog, de vez en cuando hacemos reviews de otras autoras y de novelas de homoerótica que están muy bien. ¿Teneis ebook y como a mi, os gusta llenarlo de todo tipo de historias? En AO3 tengo mis fics y originales archivados. Es una web donde encontraréis muchos buenos fics y originales para descargar en formatos compatibles con ereaders. Gracias y disculpad en spam!


Otoño-Draco

Ocres y magentas. Cielos añiles. Nubes de tono antracita preñadas de lluvias y nieblas. Tardes cortas y noches eternas. Un fuego arde en la chimenea. En el patio, olvidadas, las hojas giran como ligeros remolinos de dorado y rojo. Turba, olor a madera, a vino caliente, a especias. Nada de eso es suyo, nada le pertenece. Hizo su elección, repite, aquello ―lo que sea que hirviese entre Harry y él― no era real. Ningún sentimiento puede tener esa intensidad. Nadie puede querer de esa manera. No es cierto. Nunca pasó. Jamás.

Aprieta los párpados, se niega a mirar el cuarto abandonado, ni siquiera sabe qué hace allí, ni siquiera sabe por qué viene y huele las sábanas revueltas. Desearía ser capaz, poder salir y caminar por las calles llenas de otoño. Irse y desaparecer, como hizo él esa bochornosa tarde de verano. Aprieta los puños y le rechinan los dientes. Siente que han desperdiciado lo que tenían —que él ha desperdiciado lo que tenían—, se empeñó en hacerle vivir entre las sombras, ocultos, en ese universo que crearon. Ya es tarde. Cuando quiso remediarlo, cuando comprendió que Harry era como el otoño ―que era vida―, se había acabado.

Posa la mano en el cristal helado. Torbellinos en el patio, pero si se gira, sabe que dentro del cuarto no ha pasado el tiempo. Quiere creer, creer, que está allí, labios tiernos, calientes y jugosos, labios como sangre, dentelladas, uñas y esa dureza enterrándose, cadencia y lujuria, asíPotter, sísíasíPotter. Le extraña tanto que no es capaz ni de llorar. Hay penas demasiado grandes, de esas que si las dejas te comen, te rompen los huesos y se beben hasta el tuétano, hay penas que se viven en un hondo silencio. Como equivocarse. Como la ausencia y el vacío. Como Potter.

Ha soñado tantas veces que esa puerta cruje y se abre, que cuando lo hace cree que es una burda fantasía, piensa que no está pasando. ¿Es de verdad, es Potter? Unos pasos y le escucha, su respiración y, como por ensalmo, el verano en el que se ha empeñado en vivir se desvanece, no existe, ese verano es un recuerdo. Está allí, allí y sigue teniendo los mismos ojos verdes, y los mismos cabellos revueltos y sigue encajando como nadie contra su cuerpo.

Tocarle es tan duro y le da tanto miedo como empezar a vivir, es como perder el aire de los pulmones, una herida sangrante en medio del pecho, sin epidermis, descarnado placer, así era, Merlín, su aliento, así era, así, Potter era así. No hablan, no lo necesitan, ¿para qué? Nunca les han sentado bien las palabras. Lo que hay entre ellos no precisa de vocablos, lo que ellos necesitan es eso ―lenguas, besos como dentelladas, labios rotos―. Así es Potter.

Le huele, hociquea hambriento contra el cuello tibio, lo lame goloso. Olor a verano, sol y vida, un regusto almizcleño, a sal, más, más, más. Unos brazos que le estrujan y esa vez sí hay lágrimas. Te fuiste. Ibas a dejarme. Te necesito. No más. Potter. Tan cerca que se pierden, tan cerca que se encuentran. Y su aliento sigue provocando que se abran las puertas del infierno. Le hormiguea el alma, así. Así, Potter. Esa vez lo que no hay es urgencia, esa vez sólo existen ellos, no hay invierno, ni verano, ni primaveras, porque Potter es ese otoño del que Draco no quería saber nada. Esa vez es calma, suspiros roncos en el oído, besos kilométricos y saliva tibia que se derrama. Vida.

—No vuelvas a hacerlo —gruñe mientras se entierra de una estocada. Hondo.

—Ibas a dejarme. —No es una explicación, es la verdad.

Promete y se pierde. AsíMerlínasíera. Le lame el sudor y las lágrimas, tiene a Harry debajo de su cuerpo. Músculo y sangre, se le derriten los huesos, le pesa el alma, tiene tantas ganas de morder que le vibran los dientes. Casi ni se mueven, es lento, tan lento que es como si estuviesen corriéndose semanas. Acre y espeso, le empapa las manos y en alguna parte es como si explotase una supernova. Una bestia le repta bajo la piel, ardiente, lo destroza todo. Harry jadea: dentro de mí, Draco. Dracodentrodemi, es una súplica, y le chupa la lengua mientras comparten el cuerpo. Laten al unísono, bum. Tuve miedo, bum. No volverá a ocurrir, bum. El mundo se desvanece por los bordes, la realidad se rasga como una tela vieja, cruje entre sus dedos entrelazados. Nunca volverá a ocurrir. Te quiero. Dentro. De. Mi. Te quiero, Harry.

Le mira, le mira tanto que cree que va a desgastarle, mientras afuera el ocaso pinta de sangre las paredes, dentro las estaciones han recobrado el ritmo normal, el tiempo, el mundo, han vuelto a su lugar. Un beso lento, casi dulce, nunca antes han hecho aquello, no así, no dejando rodar la lengua, suspirando en la boca del otro, se huelen, se tocan, se palpan, se saborean. Y sus ojos siguen siendo sus ojos, verdes e intensos, le roza con la palma abierta, recorre milímetro a milímetro y entonces le aprieta.

La larga noche de otoño ha caído y, una vez más, se buscan entre sábanas revueltas, se devoran a mordiscos, suplicándose por más, las palmas unidas sobre la cabeza mientras comparten el cuerpo y se entregan el alma.

—No voy a dejarte nunca. —Esa vez sí que le sonríe, una mueca cansada, las pestañas renegridas parecen húmedas y, de pronto, Draco siente la necesidad de tocarle de nuevo, todavía más lento, más delicado, hasta aprenderse con las yemas todos esos secretos que Harry aún le guarda—. Nunca.

—Yo no voy a volver a irme, Draco —replica contra su garganta. Baja despacio y le come, así, sin esperas ni juegos, estar en su boca es como regresar a aquel invierno, lento y hondo, es amargo y dulce como la primavera, es abrasarse y morir, helarse de goce, el verano. Harry entre sus piernas es como tener la vida entera.

nox...


Gata89: Hola! wow! bueno, es que no sé bien qué decir a tu review salvo que muchas gracias! sobre la frase, queria que fuese para todo el fic, que la verdad dividí en viñetas porque era tal y como se solicitaba en el reto aunque por extensión bien podría ser un oneshot, de ahí que colocase esto al principio y nada más. Gracias por tus palabras y me alegra que te haya gustado, si algún día te naima con alguna otras de mis historias espero que también las disfrutes, besos!

kawaiigirl: Hola! Pues si, era algo con lo que quería jugar, esa dualidad entre el invierno y el verano y entrelazar las viñetas, en fin, paranoias mias jajajajajaja. A mi Draco me gusta porque no es perfecto, no es el personaje hipermegaguay que JK nos pintó en Harry y que por momentos llegué a odiar, por eso mismo me gusta Ron también, porque les veo "mas creibles". En el fanfiction la verdad es que hace mucho que no miro que sean "canon" sino que el autor sepa hacerle vivir y crecer en condiciones y que la historia no sea un disparate. Espero que el otoño te haya gustado guapa. Besos!

Violet Stwy: Hola! jajajajaja bueno, no creo que Harry esté por la labor de ser el secreto de nadie, es demasiado Gryffindor para eso! un besote y gracias!

xonyaa11: Hola! Pues si, al menos a Harry le ha llegado el momento de elegir, a ver qué hace Draco ahora que se vea obligado a hacer algo. Gracias por todo y si, estos dos se pertenecen!

AnnaS: Hola! jajajaajaj bueno, me dio cosa porque en algún momento tenía que meter el conflico y el verano que es relax y demás me pareció la estación más anticlimax de todas. Haces bien en tener fe! ya sabes lo fluffy que soy XDD Gracias de nuevo! besos!