La alegría pre-navideña reinaba en el lugar. Todos los alumnos tenían sus trabajos terminados. A nadie le agradaba quedarse a pasar las fiestas en el colegio por alguna falta. Aunque para eso faltaban 3 semanas más.

Gracias a su relación con Keiran el grupo de Griffindor y Slytherin se unifico. Las bromas entre ellos no habían mermado. Los profesores no sabían se felicitarles por la baja de hostilidades o por la mala idea de juntarse.

Estaban todos reunidos en la sala que viene y va. Era por fin viernes y todos los deberes estaban hechos. Bueno, por lo menos todas las serpientes y tres leones.

De la nada, un halcón blanco apareció en el centro de la habitación. Pocos sabían que esa ave era propiedad de los Riddle. Tom se acerco al ave quien se erguía orgullosa en la mesa, salvo que esta vez tenía un aura de tristeza a su alrededor.

—Que te pasa hermosa —Le susurro al ave—Deberías de estar feliz, ya casi iré a casa y podremos salir al jardín con Kathe—le sorprendió que él ave soltara un chillido lastimero antes de saliera por la ventana abierta dejándolo con la carta en su mano.

Severus y Lucius se pusieron alertas haciéndoles señas a los demás que se quedaran en silencio. Narcisa sujeto a Keiran. Aunque por la tensión repentina en el ambiente, era ella la que necesitaría el apoyo. Tom quedo extrañado pero no le dio importancia. Abrió la carta con calma y su sonrisa fue muriendo hasta soltar un jadeo de asombro y dolor.

Sus ojos se abrieron cuando, apresurado, Tom tomo el frasco de polvos flu y los lanzo con rabia contra la chimenea –¡MANSIÓN RIDDLE¡ .—grito antes de aparecer su abuelo en un fuego fantasmal –DIME QUE NO ES VERDAD—grito al anciano. Sus rojizos ojos brillando de furia y lagrimas no derramadas—Por favor, dime que no es verdad—Fue un susurro lastimero antes de escuchar un "Lo Siento Tanto Tom" y de ver como su abuelo derramaba una única lagrima en público. Luego desapareció.

Tom quedo de pie, frente a la chimenea. Su vista en algún otro lugar, no en ese sitio. Lucius se arrimo pasándole un brazo por el hombro y agarrando la carta con la mano libre. La leyó por encima y la paso a Severus que estaba detrás de él. Keiran abrazaba a Narcisa sintiéndose débil a cada momento. No podía ser "esa" noticia. Simplemente no podía ser.

—Katherin murió.—Fueron las simples palabras de Severus—No sufrió ningún dolor, murió en calma y tranquilidad….—A cada palaba era más difícil retener las lagrimas—Sus últimas palabras fueron… "Que mi Tom sea plenamente feliz…Es un buen chico….Mi Tom es un buen chico…".—

Algo en Tom se rompió al escuchar el alarido de Narcisa, soltándose bruscamente de Lucius, corrió al baño donde vomito. En la sala, Keiran lloraba junto a Narcisa. Severus se refugió en el pecho de Lucius, en donde dejo que sus lágrimas corrieran libres.

—Sirius, ve a la enfermería y pide a madame unas pociones calmantes. Remus tu y yo tratemos de… de…. —se seco furiosa una lagrima que caía en su mejilla al sentir el vivo dolor de las serpientes. Hasta el mismo Lucius lloraba, algo más calmado, pero igual tenia lágrimas en su rostro—ayudemos a Keiran y Cissa…. —Fue lo único que pudo decir. Entre Remus y Lily acomodaron a los dos chicos en un sofá. Vieron a Tom salir del baño. Tenía una expresión de confusión y pérdida. No lloraba. No Aun.

El Funeral fue sencillo, solo los más cercanos y que conocían a Kathe. Marvolo guio a los chicos a la habitación de la chica, explicándoles que su última voluntad fue que todos vieran un recuerdo que ella misma dejo. Una vez dentro del cuarto, el hechizo se activo y una jovial y viva Katherin les empezó a hablar desde la cama.

"Se que no debo hacer esto, pero es la única forma que encontré de decirle cuanto los amo a todos"—Sonrió posando su vista donde sabían estaban los demás—"Lily y James, gracias por hacer mis días divertidos y cuando nazca su hijo, prométanme que le dirán que tuvo una madrina que, aun sin conocerlo, lo quiso mucho"—Siguió con Remus y Sirius—"A mis dos peludos amigos, Cuídense mucho. Sirius, te encargo a Remus, es un alma noble y frágil que debes cuidar con amor"—Se fijo ahora en Narcisa y Reg—"ustedes dos, mis mejores amigos, No lloren, Salazar Slytherin me recibirá con los brazos abiertos y desde ahí los cuidare"—Miro ahora a Severus y Lucius—"a ti, Rubio ególatra, mas te vale cuidar a Severus. Y Sev, se que estabas creando una pocion para mí y para Remus. No desistas, Hazme sentir orgullosa"—Su mirada se fijo en la silueta recostada contra el ventanal—"ignorándome no harás esto más fácil Tom…Se que es difícil aceptarlo, pero no te entierres en el dolor. Vive hermano, vive por aquellos que están en esta habitación ahora. Eres su amigo, su confidente…Y eres el amante de un gran chico, no pierdas eso solo por que yo no estaré mas en este mundo"—Miro a Keiran que estaba a un lado de la cama—"A Ti Keiran, mi querido cuñado, te dejo mi mas preciado tesoro: Te entrego el corazón de Tom para que lo cuides y ames"—Sonrió de nuevo—"Eso es todo. Y no olviden que los amo y los cuidare desde el cielo"—

El recuerdo ceso y la habitación se sumió en un gran silencio. Extrañamente todos tenían el alma y el corazón más ligeros. Fueron saliendo del lugar, solo Keiran y Tom quedaron ahí.

—Cumplirás con su deseo—Susurro Tom sin mirar a Kei

—Al pie de la letra hasta—respondió caminando hacia el—Hasta que estemos viejitos tu y yo—Le abrazo.

Fue ahí, en los brazo de su novio, donde Tom Riddle lloro la muerte de su querida hermana.