Hola a todos ^w^. Los personajes de Spyro the dragón no me pertenecen. Es la primera vez que hago un fic de un video-juego,espero que les guste. Se agradecen comentarios y/o sugerencias, gracias y que lo disfruten.

…...

Capitulo 1 Una vieja leyenda.

Hacía meses que Malefor había sido derrotado por Spyro y Cynder,la paz volvía a reinar en las tierras de los dragones pero todos sabían que esa paz no duraría para siempre pues el dragón purpura estaba destinado a muchos mas retos. Y nuevamente se le avecinaba una aventura a Spyro que jamas se imaginaría,pero de momento la tranquilidad y la paz inundaba cada lugar de las tierras delos dragones,pero¿Por cuanto tiempo?

Ignitus se había vuelto el nuevo Cronista y como tal revisaba y escribía la historia de esta nueva era. Casi siempre leía la historia de Spyro al estar preocupado por el joven dragón purpura,pero veía cada progreso que tenia junto con Cynder haciendo que su corazón se alegrase. Y sonreía de las cosas que iban bien para ambos dragones y no solo para ellos sino también para el resto del mundo. Pero conocía las profecías y eso era lo que le preocupaba pues esa profecías hablaban del dragón purpura y de que se tendría que enfrentar a mas desafíos y adversidades las cuales tendría que superar para poder traer la paz a las tierras de los dragones.

Estaba en el templo entrenándose y dominando todo lo posible los cuatro elementos ajeno a la nueva aventura que se le avecinaba. Nada más terminar con su entrenamiento con Terrador se fue a ver a Cynder,la cual se había declarado antes de usar el poder del dragón purpura y restaurar la paz en el mundo. No sabia que decirle además que la joven dragona negra actuaba como si no hubiese dicho nada¿acaso pensaba o creía que no le escucho? Se lo había comentado a Sparx pero por suerte cuando le contabas un secreto no lo decía por muy bocazas que fuese,aunque el secreto no duraría mucho si le amenazan o le sobornasen con algo,conocía muy bien a su hermano libélula.

-¿Que piensas decirle,hermanito?-Pregunto Sparx sacando le de sus pensamientos.-

-No lo se...

-La malévola dragona negra no esperara toda la vida.-Miraba a su hermano mientras volaba cerca suyo.-

-No es malévola,deberías olvidar el pasado ella ya se siente demasiado culpable ademas no fue su culpa ser usada por Malefor.-Dijo Spyro mientras miraba de reojo a Sparx.-

-Huuuuuy como la defendemos,claro como es tu "novia"-Para recalcar la ultima palabra Sparx hizo hizo el símbolo de la paz con los dedos bajándolos y subiéndolos como si fueran comillas-

-No lo es.-Se defendió Spyro de la acusación de su hermano.-

-¿No lo es que?-Pregunto Cynder acercándose a ellos.-

-Nada...-Se sonrojaron levemente sus mejillas.-

-Spyro te sigue defendiendo de todo lo que dijo.-Hablo Sparx intentando ayudar a su hermano dragón.-

¿Como no podían haberse dado cuenta que ya habían llegado donde estaba Cynder? Spyro seguía dándole vueltas al mismo asunto y no sabia que hacer en verdad,¿puede que al estar tan centrado en ello no se daba cuenta de nada? Los tres dragones desde hacía unos días iban a la ciudad Colmillo de Guerra para ver como iban los dragones y los habitantes de la ciudad en la reconstrucción. Emprendieron el vuelo surcando los cielos,aquel día soplaba algo de viento y eso en parte agradaba a Cynder,sentir como el aire acariciaba sus escamas mientras volaba los cielos junto con el dragón que amaba. Pero no podía declararse nuevamente, además pensaba que Spyro no le oyó aquel día y tampoco se hacía ilusiones¿Quien querría salir con ella? A la que todos llamaban el terror de los cielos...Dejaba que Spyro fuese el primero al menos por esa vez,ella tenia mas orientación y conocía muchos mas lugares de las tierras de los dragones. A la altura que iban se podía ver como la hierba se movía junto con el viento al igual que las ramas y hojas de las copas de los arboles. El camino para la ciudad de Colmillo de Guerra era en una palabra "hermoso" las praderas con hierba alta y con diferentes tipos de flores, y sin olvidarnos del río con agua tan clara que permitía ver el fondo eso cuando no había una fuerte corriente.

Aun seguía pensativo intentando buscar las palabras adecuadas para decirle a Cynder lo que sentía por ella,aunque ni los guardianes del templo ni su hermano pudieron ayudarle . Bueno su hermano ni le pensaba hacer caso porque no pensaba decirle "Hey bombón,aquí esta el dragón que te va a devorar" ¿Como podía decirle eso? Negaba con la cabeza levemente,ahora entendía porque su hermano se ganaba los bofetones de las otras libélulas y con razón no tenía pareja. Tanto Cynder como Spyro habían aprendido a ignorar a Sparx hasta que se ponía muuuy pesado,pues sino los viajes se les harían eternos y terminarían con dolor de cabeza .

Al llegar a la ciudad fueron a ver como iba la reconstrucción puede que ya hubiese pasado tiempo desde que fue atacada por aquella horrible criatura invocada por Malefor y sus secuaces. Los ciudadanos saludaban a Cynder y a Spyro con mucho respeto,debido a que eran los héroes de mundo entero,y su hazaña se extendió por cada rincón y lugar del planeta. Ambos ayudaban en todo lo que podían,pero se mantenían alejados pero intercambiaban miradas haciendo que se sonrojasen levemente las escamas de ambos y que apartasen rápidamente la mirada. Todos los que trabajan se habían dado cuenta que tanto Cynder como Spyro actuaban de una manera distinta y no eran tontos sabían perfectamente lo que les pasaba,estaban enamorados el uno del otro pero no se atrevían a dar el primer paso. Los trabajadores silbaban por lo bajo o les daban codazos con levedad a ambos dragones,dando a entender que sabían lo que pasaba y se reían por lo bajo al ver como las escamas de los dragones de sus mejillas se sonrojaban. Se preguntaban si los guardianes conocían lo que pasaba entre ambos porque les extrañaba que Volteer no dijese ni mencionase nada ni siquiera Sparx,él cual superaba a Volteer a la hora de no callarse.

Había guardado el libro queriendo revisar otro en el cual detallaba el centro del mundo,la naturaleza,etc. Aquel libro solo podía leerlo un Cronista y nadie más,pues era el libro del mundo,de la tierra en donde todos los seres vivían. Peo al ir a cogerlo se le cayo un viejo libro,estaba lleno de polvo y ni se veía la portada¿De que era ese libro?¿Que contenía en su interior?Se acerco con cautela,pero a Ignitus le extrañaba aun mas que sus poderes de Cronista no funcionasen con aquel libro tan lleno de misterio,cogió el libro con cuidado parecía antiguo y en muy mal estado.

-Vamos a ver que contienes dentro de ti,pequeño...-Dijo Ignitus curioso mientras apoyaba el libro en la mesa.-

No se creía lo que estaba leyendo incluso se lo leyó varias veces¿Que significaba todo eso?Sin duda necesitaba ayuda de sus amigos,pero antes de invocarles y aparecer en sus sueños tenia que averiguar aun más y para ello revisaría todos los libros almacenados durante los principios de la tierra. Todo era muy confuso pero cuanto más tiempo pasaba y mas libros leía mas claras se volvían sus ideas,termino perdiendo la noción del tiempo hasta tal punto de no seguir leyendo la continuación del libro en el cual salia Spyro y Cynder. Empezó a leer el ultimo libro que había dejado para el final,aquel libro pertenecía a Malefor pero descubrió que siendo un joven dragón al igual que Spyro,Malefor encontró al Cronista y buscaba respuestas a sus preguntas. Ni Ignitus ni nadie se podría a ver llegado a imaginar que la oscuridad que inundo el corazón de Malefor,la ansiedad de conseguir tanto poder hasta convertirse en el maestro oscuro era únicamente porque descubrió algo de su pasado que le cambio para siempre.

-Cuanto lo siento...Malefor,si lo hubiese sabido desde un principio...nada de lo que paso hubiese ocurrido...-Dijo como pidiendo perdón pues ahora comprendía muchas cosas.-

Llegaron al templo agotados incluso Sparx que no habría la boca para nada,los guardianes les recibieron con una sonrisa y con una gran cena si es que llegaban y no se quedaban dormidos por el camino. Por suerte al día siguiente descansarían bueno a excepción de Spyro quien tenia entrenamientos matutinos para mantenerse en forma y aprender a controlar aun mas sus poderes. La cena fue algo silenciosa tal vez más silenciosa de lo costumbre,los guardianes parecían distraídos y pensativos como si algo les perturbase. Tanto Cynder como Sparx ni se dieron cuenta del cansancio que llevaban encima y tras acabar de cenar se fueron directos a la cama ,había sido un día muy largo y duro pero Spyro permaneció quieto mirando a los guardianes preocupado.

No sabían como decirles a los jóvenes dragones que necesitaban un nuevo guardián del elemento del fuego,pero se les hacia difícil pensar en un dragón que pudiese sustituir a Ignitus...sin duda no había nadie como él y le añoraban. Se dieron cuenta que el dragón purpura no e marchaba a dormir y nada mas ver su mirada e dieron cuenta lo que quería,en sus mentes buscaban la manera de decírselo de una forma delicada.

-¿Te ocurre algo,Spyro?-Pregunto Volteer intentando dar comienzo a la conversación aunque procuraría controlarse.-

-Yo estoy bien tranquilos...pero...-Se quedo mirando a los guardianes preocupado.-¿que os ocurre a vosotros? Es muy extraño que os comportéis así.

-Tenemos que decírselo Terrador...-Hablo Cyril buscando ayuda en su amigo.-

-¿Decirme el que?¿Ha pasado algo malo en mi ausencia?-Pregunto Spyro con un tono en su voz en el que se notaba la preocupación.-

-No ha pasado nada,tranquilo Spyro..solo que...tenemos que elegir un nuevo guardián del fuego para el templo.

-Spyro agacho la cabeza al recordar a Ignitus y seguía escuchando a los guardianes.-

-No fue tu culpa Spyro,no fue culpa de nadie además el sigue en nuestros corazones.-Hablo Cyril mirando al joven dragón directo a los ojos.-

-Ni tampoco queremos que sienta que le estamos sustituyendo,son las normas nada mas...únicamente hay que cumplirlas¿lo entiendes,Spyro?.-Terrador se acerco a Spyro.-

-Lo entiendo tranquilos,debería irme a dormir.-Mirando a los guardianes algo preocupado pero ahora sabia que era lo que pasaba.-Buenas noches Terrador,Cyril,Volteer.

-Buenas noches Spyro.-Dijeron los tres guardianes a la vez.-

Los guardianes tardaron mas en irse a dormir,discutieron sobre quien debería ser el nuevo guardián del elemento del fuego. Ninguno sabía que hacer porque no había ningún dragón que fuese tan bueno como Ignitus, a parte sentían que le estaban sustituyendo como para olvidarse tarde o temprano de él.

El cielo era cubierto por un manto de estrellas y la luna llena iluminaba la noche,todos en el templo dormían tranquilamente ajenos a lo que les iba a ocurrir. Ignitus volvió a coger aquel libro viejo y se acerco a un cristal de la sabiduría,tendría que usar todo su poder Cronista para introducirse en los sueños de sus amigos. Cerro los ojos concentrándose,poniendo la zarpa delantera que tenia libre en el cristal,había comenzado a brillar gracias a una aura que le rodeaba de color azul. Le estaba costando un poco usar ese poder aparte era la primera vez que lo usaba,además que tendría que reunirlos a todos en un mismo sueño y eso era algo difícil. Poco a poco se fueron reuniendo todos en una sala parecida a la del templo pero para llegar a esa sala tuvieron que luchar contra unos cuantos simios,el primero en llegar a la sala fue Spyro junto con Sparx los cuales miraban con sorpresa a Ignitus.

Al fin estaban todos reunidos y ninguno se había librado de la felicidad al ver a Ignitus,incluso Volteer y Sparx debido a la sorpresa se quedaron con la boca abierta sin decir ninguna palabra.

-Hola amigos,lamentablemente no tengo mucho tiempo.-Mirando a cada uno de sus viejos amigos sonriendo al verles.-Así que prestar atención,pues es sumamente importante para ti joven dragón purpura y también para vosotros,Cyril,Volteer y Terrador espero que os ayude en vuestra importante decisión.

De repente todo se ilumino de golpe,todos se quedaron mirando como a una especie de pergamino escuchando atentamente a las palabras de Ignitus. Aquel pergamino mostraba unos dibujos concorde a lo que el Cronista iba contando,la leyenda que les estaba contando empezaba así:

"Hace muchas generaciones atrás,en el año del dragón surgió no solo un huevo de dragón purpura sino también un huevo de lo más particular. Su color era blanco como los copos de nieve, un color que a simple vista parecía normal pero...había algo mas en aquel huevo,un símbolo que lo rodeaba por completo,como si fueran pequeños hilos purpuras acabados de diferente manera,no había ningún acabado igual. Pero lo que mas llamaba la atención era que todos aquellos hilos purpuras surgían de un rombo de color negro.

Los dragones más sabios de aquella época no habían visto nada parecido en su larga vida. Pensaron que estaba destinado a ayudar al dragón purpura al ver que ambos parecían levemente unidos por aquellos hilos de color purpura. Pero no todos los dragones pensaban igual otros decían que matarían al dragón que solo nace una vez cada diez generaciones,y por aquella rivalidad de pensamientos celebraron un juicio. El Cronista fue personalmente a aquel acontecimiento mediante un cristal azul,dándoles profecías del nuevo dragón blanco pero el miedo se les apodero...Y el huevo fue separado de el huevo del dragón purpura,aquellos hilos desaparecieron recogiéndose en el rombo negro. Tras romper el huevo blanco miles de catástrofes le ocurrió al mundo pues no solo afecto al reino de los dragones.

El Cronista tras las desgracias y viendo lo que habían echo con el huevo decidió pedirle ayuda a una bruja llamada Temps,para proteger a los huevos siguientes de esa nueva especie. Lanzaron un hechizo de teletransportación,en donde antes de que cualquier otro dragó adulto pudiese ver aquel huevo fuese enviado a un lugar seguro fuera del reino de los dragones. Y no solo para proteger a la siguiente generación sino también para proteger al mundo de nuevas desgracias,pues una vez separados antes de que se tocasen y la unión fuese completa el mundo estaría a salvo...Que los antepasados protejan a ese dragón,que los protejan a todos ellos."

El sueño finalizo con aquella ultima frase narrada por Ignitus, todos se levantaron sobresaltados pues no se podían creer lo que acababan de soñar. Pero no dudaban de aquel sueño pues había sido obra de Ignitus con el poder del Cronista,y en parte se alegraban de haberle vuelto a ver después de meses desde su muerte. Aunque por otra parte no hacían mas que hacerse preguntas sobre la leyenda que habían visto¿Desde cuando ocurría eso?¿Acaso Spyro tenia como una especie de hermano dragón?¿Aquel dragón tendría poderes únicos? Eran tantas las preguntas que surgían en sus cabezas que les era imposible volverse a dormir. Lo guardianes se levantaron y se reunieron en la sala debatiendo aquel sueño que acababan de tener, a comparación de Spyro él cual seguía en su cuarto pensando en todo aquello y sin querer ser avasallado a preguntas por parte de sus amigos.

La habitación de Spyro estaba sumida en el silencio ni si quiera Sparx hablaba pues también estaba sorprendido debido a aquel sueño que tuvieron en común. La iluminación era algo apagada pero se podía ver a la perfección en parte gracias a la luna llena,y afuera del templo no se oía nada dese hacia rato. Cynder no quería molestar a Spyro seguramente tendría mucho que pensar pero a pesar de pensar en ello había terminado enfrente de la puerta del cuarto del dragón morado. Volvió con los guardianes para escuchar que debatían pero antes de irse suspiro pesadamente y cuando iba a perder d vista aquella puerta volvió a mirarla por ultima vez.

Se asomo por la ventana viendo como en las copas delos arboles los simios se movían,aquello le alarmo un poco. Hacia muchos días que los simios no atacaban ni armaban escándalo y eso era algo que a Spyro le daba mala espina,a saber que estarían planeando. Sparx viendo aquella situación comenzó a revolotear cerca de su hermano dragón,no se le daba bien animar ni tampoco sabia muy bien que decir por primera vez. Pero quería apoyar a Spyro siempre había sido así si uno se encontraba desanimado o estaba en problemas se ayudaban...bueno vale era mas Spyro quien hacia aquellas cosas pero por una vez seria Sparx.

-No van hacer nada,hermanito-Dijo la libélula rompiendo el silencio.-Sin Malefor no son nada...

-Lo se Sparx...pero me preocupa de que soñaran lo mismo que nosotros por accidente...-Dejo de mirar por la ventana para prestar atención a su hermano.- Aunque se que Ignitus no cometería un error así...

-Claro sino hubiésemos soñado con plátanos o bananas.-Riéndose un poco mirando a Spyro.-¿A qué no sabes una cosa,hermanito?-Diciéndolo en tono bromista por así decirlo.-

-Mirándole a ver que soltaba esta vez.-¿Qué?

-Tenemos un hermanito nuevo...o hermanita.

-Riéndose un poco por el tono de emocionado con el que hablo Sparx.-¿En verdad piensas eso?

-Pues claro¿Por quien me tomas?Aunque claro tu eres un lanzallamas andante.-Cruzándose de brazos.-Pero eres mi hermano y pienso ayudarte a encontrar a ese dragón,porque tu hermano es mi hermano.

-Sonriendo mas tranquilo al escuchar a Sparx aunque los insultos sobrasen pero la libélula era así y no tenia remedio.-Mejor descansemos,mañana tendremos un largo día.

-Y que lo digas hermanito,mañana saldremos en busca del dragón canoso.

Ambos volvieron a sucumbir al sueño durmiendo plácidamente ajenos a que los guardianes tras terminar de debatir que hacer o no se pusieron a buscar aquella bruja que ayudo al Cronista. Cynder termino llenándose a su habitación pero estaba realmente preocupada por Spyro,seguramente fue el mayor afectados de todos. Simplemente no podía dormir sin asegurarse de que el dragón purpura estaba bien y tomo la decisión de volver al cuarto de Spyro y esta vez si entraría. Pero cuando llego se le hizo muy difícil entrar,estaba algo nerviosa¿Y si estaba despierto,que le diría?¿Como lograría animarle? Tenia que pensar detalladamente en que palabras diría para tal situación pero cuando se atrevió a entrar vio a Spyro durmiendo con una sonrisa. Al ver aquello le tranquilizo bastante y una sonrisa se dibujo en su rostro,se alegraba de que Spyro estuviese bien y se fue a su cuarto a dormir también pero sin dejar rastro alguno de haber estado en el cuarto del dragón morado.

Un nuevo día amaneció dando paso a las primeras horas del día,en donde el cielo contenía alguna que otra nube que posiblemente llovería al final de la tarde. Entre los arboles surgió una silueta bastante conocida,andaba rumbo hacia el templo para poder ayudar a sus amigo a encontrar dicho dragón. Aunque no hubiese tenido aquel sueño los guardianes se pusieron en contacto con él,concreta mente fue Terrador quien le dijo que fuera al templo. Tenia ganas de volver a ver a Spyro,a Cynder y incluso aquella libélula que nunca callaba aunque se lo ordenase cada cinco segundos.

El dragón purpura se había levantado en el amanecer,Sparx le acompaño al entrenamiento matutino al menos por esa vez. Ambos querían distraerse un rato de lo ocurrido anoche aparte tendrían que estar preparados para salir en busca de aquel dragón, pero antes de llegar a la sala de entrenamientos de los elementos se encontraron con Cynder,quien les esperaba con una hermosa sonrisa.

-Buenos días Spyro.

-Buenos días Cynder.-Con la mirada algo baja distraído aun por aquel sueño de anoche.-

-Al verle así opto por contarle quien había venido para animarle o al menos intentarlo.-Ha venido Cazador,anoche Terrador le llamo mediante el cristal...Al parecer vamos a salir en busca de tu hermano.-Dijo Cynder sonriendo amplia mente pues anoche le costo bastante convencer a los guardianes de lo que tenían que hacer.-

-Mirándole sin creerse lo que oía,aunque mas le extraño que todos empezasen a llamar aquel dragón blanco "su hermano"-

-Sparx harto de ser ignorado abrió la boca.-Hola Spyro,hola dragona negra...¿podrían dejar de ignorarme?

-Heeey fosforito cuanto tiempo sin escuchar tu voz,claro como estabas callado no m había dado cuenta que estabas.-Dijo Cynder sonriendo.-

-Vayamos con los guardianes,seguro que nos están esperando desde hace rato...-Hablo Spyro antes que su hermano para que no siguiesen con dicha pelea,aunque ya era costumbre.-

Al llegar donde estaban los guardianes lo primero que hicieron fue saludar a Cazador,era una alegría volverlo a ver tras derrotar a Malefor aunque de aquello ya había pasado bastante tiempo. Finalmente los guardianes le contaron aquel sueño a Cazador él cual escuchaba atentamente a cada una de las palabras mencionadas por los guardianes,de vez en cuando desviaba su mirada para observar a Spyro y sus reacciones. Después de un largo rato se quedo pensando conocía el nombre de aquella bruja bueno más bien la de su aprendiz,pero aun se le escapaba muchas cosas de aquel sueño aun así ayudaría a sus amigos todo lo posible.

-En mi pueblo todos conocemos a esa bruja pero...-Mirando a Spyro.-Esa bruja lleva muchos siglos muerta...

-Entonces¿Como sabremos donde enviaron al dragón canoso?-Pregunto Sparx.-

-Cazador había sido interrumpido y esperaba que su hermano se diese cuenta de ello y que dejase hablar.-Sparx...

-Lo siento...-Dijo por lo bajo para que nadie le oyese,aunque por muy sorprendente que fuese la libélula se había disculpado.-

-Sin embargo esa bruja tuvo una aprendiz y es aprendiz tuvo otra...-Dijo Cazador mirando a sus amigos los dragones.-

-Así sucesivamente hasta nuestra era¿cierto? -Dijo Volteer para acortar la historia de Cazador pues no disponían de todo el tiempo.-

-Exactamente Volteer,y esa aprendiz se llama Bianca.-Poniendo su mano en su barbilla.- y si mal no recuerdo dicha bruja vive en el bosque de Aig.-Volvió a quedarse pensativo.-

-¿Podrías llevarnos,Cazador?-Pregunto Spyro algo ansioso por encontrar a aquel dragón.-

-Si los guardianes del templo están de acuerdo,os llevare ante la bruja.-Afirmo Cazador cruzándose de brazos.-

-Tenéis que ir,Spyro.-Dijo Terrador acercándose al dragón purpura,a la dragona negra y a la libélula.- Y traerlo al templo,y pase lo que pase nosotros te apoyaremos Spyro.-Terminando delante de los jóvenes dragones.-

No entendía porque le había dicho aquello,pero dentro de él se sentía mejor y más tranquilo. Además la aventura empezaba a comenzar y en primer lugar tendrían que buscar a Bianca la bruja,sin duda seria un viaje largo y lleno de aventuras con muchos peligros que correr hasta llegar al final de esa aventura.

…...

Notas de Shifty Braginski (autor): ¿Lograran encontrar al dragón blanco?¿Y la bruja Bianca cuando la encuentren,querrá cooperar?¿que nuevos peligros tendrán que superar?Estas preguntas y muchas más serán respondidas a lo largo de la historia.

Espero que a alguien le guste n.n y que os haya gustado, se admiten criticas, sugerencias etc. Como he dicho antes los personajes de Spyro no me pertenecen.