Holaaa, todo bien?

Primero les pido disculpa por la tardanza. Este capitulo me costo mucho MUCHO escribirlo. Ademas que estuve investigando mas sobre el universo de Batman, para que la historia tenga coherencia.

ADVERTENCIA: este Capitulo es como un Bonnus, si no desean leerlo no les perjudicara mucho, solamente ayudara a entender ciertos aspectos, mas adelante.

Es muy oscuro y violento. Hasta ahora el mas fuerte. Pero es necesario ya que demostrara "El comienzo" Las dudas de que camino eligieran los mellizos comenzaran a responderse a partir de ahora:

¿Seguirán el legado del Joker y Harley o surcaran su propio camino?

Cualquier idea, critica negativa o positiva es bienvenida. Si alguna esta interesada en un héroe/heroína en especial, pónganlo en los comentarios

Besos...


Cuando tenía pesadillas, siempre se despertaba en la cama de sus padres, abrazando dependientemente de su madre, con unas pocas lagrimas saliendo de sus ojos negros y profundos. Recordaba perfectamente de que se trataba el horrible sueño pero no como habia llegado.

A pesar de que nunca lo admitirá frente a su padre, no podía evitar sentirse seguro rodeado de los brazos de la única mujer que amo en su vida. Las pesadillas salían desesperadas de la habitación cuando notaban la presencia de la rubia… el simplemente lo sabía.

Pero cuando no estaba con ella, no le quedaba otra que luchar. Luchar por recuperar el aire mientras el frio polar desgarraba su ropa y lograba entrar por los poros de su piel, intercalándose entre sus músculos logrando romper sus huesos por la mitad. No podía gritar, no podía llorar, no podía moverse… no le quedaba otra que dejarse manejar por el fuerte golpe de la fría corriente marina, gobernándolo como un títere.

No…

¿Qué era lo que estaba pasando? ¿Cuándo fue que se transformó en una marioneta? Eso era totalmente imposible. Esos muñecos eran de madera e inservibles, mientras que él tenía carne y podía moverse a voluntad propia. ¿Dónde están los hilos que lo rodeaban? ¿Dónde está el operador? ¿Quién es?

¿Por qué el?

El ruido del agua chocando contra su cuerpo se repitió mil veces, como un disco rayado. Su cuerpo se desgarro cuando el agua le mostró sus garras, no tuvo oportunidad de defenderse, era como si le clavaba millones de agujas por debajo de su piel rompiendo la textura débil de sus músculos. Su corazón latía desenfrenado, cegado por el miedo de morir, luchando con el dolor asfixiante. Una vez que estuvo totalmente sumergido, los latidos retumbaron en sus oídos y la sangre fluyo con calidez desde la punta de sus dedos hasta las aortas. Lo último que recordaba eran los ojos marrones y húmedos del hombre que lo había tirado del puente, el grito de su papa y la imagen de su querida hermanita inundando su mente.

La había visto, segundos antes que su cuerpo lo traicionara. La vio en la luna, decorando el sucio color blanco del satélite. Con ella, un sentimiento de paz lo obligaba a sonreír. Levanta la mano para tocarla y con cuidado susurra su nombre. Estaría un tiempo ausente, por lo que tendría que cuidarse sola

Tranquila… papa está ahí.

Al despertar estaba acostado sobre un suelo helado y frágil, con una fina capa de agua inundando la habitación. El cuerpo le dolía mucho, mayormente se intensificaba en su cabeza, al ritmo del tambor. El frió seco sus ojos y domino su olfato. Tortura cruel y lenta, en la oscuridad de la muerte.

No tenía idea de cuánto tiempo había pasado, de minutos a horas. Pero puede asegurar, que al abrir los ojos, el poco calor de su cuerpo se esfumo como si fuera polvo. Frente a él, un anciano terriblemente enfermizo vestido con una toga negra y una capucha desgastada del mismo. Debido a la oscuridad de la interminable habitación, no se podía asegurar bien los rasgos del adulto, solamente se podía ver los ojos ahuecados y la piel gris llena de manchas, huellas de alguna antigua enfermedad. Escaso pelo, labios paspados y mentón puntiagudo. Parecía que tenía una especia de joroba o era la terrible posición causada por la guadaña que decoraba sus esqueléticas manos.

Sonrió al verlo.

-Estuve esperando tanto tiempo por verte…

J.J parpadeo un par de veces, antes de responder. Estudio con atención la habitación: la oscuridad no dejaba ver las paredes ni el techo y la única luz emergía del agua, como si tuviera vida propia

-¿Q-Quién eres?- trato de sonar seguro e intimidante pero sus nervios lo traicionaban. La simple pregunta produjo que el viejo sonriera más, igual que su padre.

-Eso no es… importante ahora- hablaba tan despacio que crispaba la poca paciencia que tenía el niño- lo importante es… ¿Quieres volver?

-¿Volver a dónde? ¡Hable más claro, viejo!

La sonrisa del anciano no bajo, y con un movimiento lento señalo un pequeño rincón de la habitación. Este, no tuvo más remedio que seguir con la vista… al principio no entendía que era lo que pasaba, hasta que una silueta oscura comenzó a caminar hacia el extraño dúo. A medida que avanzaba, se iba intensificando los rasgos humanos: silueta bien proporcionada, largas piernas, cintura contorneada y unos exuberantes pechos. El rostro tomo forma redonda, el iris del ojos un cálido color azul, una melena rubia descuidada sostenida en un coleta. J.J pego enseguida un salto alegre al notar que era Harley Quinn…

-¡Mami!

-¿J.J?- la voz de Harley se rompió cuando visualizo a su angelito- ¿Q-Quien t-te hizo esto?

El pequeño payasito se extraño ante la temible pregunta.

Comenzó como una gota, seguidas por otras y antes de darse cuenta, la ropa empapada se pego a su cuerpo, acompañado por un sarpullido molesto. Con un simple vistazo a su pequeño cuerpo, noto las confusas hematomas y las heridas pocos profundas; trapos sucios y algas podridas colgaban de sus brazos, su ropa estaba rasgada, como si lo hubiera atacado un animal salvaje y un agrio sabor nació en su garganta ¿Que esta pasando?

Su madre gimió miserablemente, oculto sus ojos detrás de sus delicadas manos, esos orbes azules fueron rodeados por hilos de sangre. Un grito desgarrador surgió de su pecho mientras su bello rostro se veía pintado de rojo.

Corrió hacia ella pero apenas los pasos retumbaron contra el agua, sus piernas se hundieron en el frió líquido limpiándole toda movilidad. La cabeza le daba vueltas, siendo sumergido por una presión molesta capaz de enrollarte sobre tu cuerpo y estrangularte como una serpiente.

Estaba comenzando a tener mucho sueño… demasiado sueño

-¿Qué…?- al levantar la vista noto como Harley trataba de suavizar la mueca de terror sobre su rostro. Su cuerpo temblaba, y sus iris desorbitantes incomodaban al pequeño J.J

El maldito viejo soltó una carcajada grave llena de polvo, esforzándose por no atragantarse.

-¡¿Qué es tan divertido, viejo?! ¡Habla de una vez!

El anciano movió su huesuda mano hacia el niño. J.J no pudo reaccionar cuando noto como la carne del mayor se desvanecía, pasaba de gris a negro, expulsando un hediondo olor. Unos huesos blancos como la nieve tocaron la punta de su nariz.

Fue aterrador… como el frió se apodero de el, como su corazón paro y la sangre de sus venas se secó desvaneciéndose sobre los poros de su piel. Sus pulmones ardieron y sus músculos se tensaron hasta la máxima contracción. J.J no pudo evitar gritar de dolor, las neuronas bailaban ante la sobrecarga de energía, golpeándose una contra otras. Trato de vomitar para liberar la tensión pero el calambre en su vientre le impedía.

-¡VIEJO! ¡¿QUÉ ME HICISTE?!- quería llorar y gritar, pedir misericordia y suplicarle que pare. Pero eso seria demostrar su cobardía, y no había nada que odie mas su padre que los cobarde. Se incho de orgullo y mantuvo la cabeza en alto.

-Pórtate…bien… conmigo- ordeno demandante el anciano. Hasta el momento, el niño no se había dado cuenta que no poseía nariz y labios, la piel de su cabeza estaba pegada a su cráneo, dándole un aspecto mucho más enfermizo

-Yo… jajaja… soy la muerte

"Este tipo está loco"

-No… no lo estoy- la Muerte se trono el cuello, en ambos lados. Se mostraba divertido por la confusión del menor, no existe nada más excitante que el sufrimiento ajeno.

-Entonces… yo….- el joven rubio trago una gran cantidad de saliva. Un sabor repugnante le provoco violentas arcadas; sin poner resistencia expulso de su cuerpo una gran cantidad de agua sucia

-No… todavía no- La Muerte estiro los brazos mostrando con orgullo la habitación- te presento… el Limbo… No es… el Cielo ni el….Infierno.

-¡¿Y porque estoy aquí?! ¡No puedo morir! ¡Mi mama y mi hermana, me necesitan! ¡No puedo dejar a Holli sola!

-¿Quieres…vivir?

-¡Claro viejo!- aunque sea la Muerte y su madre le explico varias veces que tenía que ser cordial con los mayores, el jodido anciano estaba ganándose una paliza. Si no fuera por la lenta tortura, le molería los huesos.

-Entonces… tendrás… que pasar una… prueba. Todo tiene… un precio.

-¡Haré lo que sea!

Unos hilos finos e invisibles nacieron del techo y bajaron cubriendo todo su organismo con totalidad. Lo envolvieron como si fuera una segunda piel y pronto su mente se separo de su cuerpo.

Se había convertido en una marioneta

-Tu padre... Jack Napier... paso lo mismo... cuando su padre (tu abuelo)... le provoco...- un dedo largo y blanco toco una esquina de la boca y subió hacia el ojo- una cicatriz... ¡JAJAJAJAJAJAJA! ¡QUE DELICIA! ¡No lo dudo ni un momento! Bueno... ya tenia... ¡JAJAJAJAJA!... varios tornillos menos.

J.J no respondió, simplemente sintió lastima por el Joker. Ahora entendió porque su progenitor no hablaba de sus abuelos.

-¿Que tengo que hacer?

-Fácil... Liberarte de las cuerdas.

-¿Eh?- no parecía complicada tarea. El verdadero problema estaba que no podía controlar sus movimientos, ninguna de sus extremidades le respondía.

-¡Esto es imposible, viejo! Dame una pista ¡Una ayuda!

El miedo primitivo del menor divertio a la muerte

-Nooo, nunca establecimos que te ayudaría- se quito la capucha dejando expuesto su monstruoso aspecto- Que comience el show


No sentía las vibraciones de su corazón, tampoco su aliento chocando contra el denso aire. Su cabeza le pesaba y los párpados caían. Su madre se había callado, en realidad se oculto en un oscuro rincón a llorar, escondiendo su vergüenza de su hijo. Pero solamente perjudicaba a J.J. Al verse alejado del calor corporal de Harley, el sueño lo acercaba mas a los brazos de Morfeo y el anciano maldito aumentaba su sonrisa.

Porqué la muerte es un sueño eterno

"No me dejes dormir mami"


Su madre le repetía una y otra vez, que era el niño más hermoso del mundo, incluso más que su padre. Los subordinados de este le seguía la corriente, pero él tenía sabia la verdadera naturaleza que se reflejaba en sus ojos, no sabía como pero él se enteraba fácilmente través de estos, es como un don natural.

Tenía facilidad de saber quién mentía y quien no, por lo que no era necesario escuchar como hablaban los empleados cuando creían que no había nadie alrededor, para saber lo que pensaban

"Ese niño está podrido"

No lo entendía ¿Por qué decían que esta "podrido"? ¡Está completamente sano! No tenía caries (su madre era muy inchapelota en ese tema) y rara vez se enfermaba, menos que su hermana.

¿Qué hizo para estar así?

Conocía bien lo que pasaba cuando algo ya estaba putrefacto… se lo enterraba o iba directo a la basura. Debe ser mentira, porque a él no lo tiraron.

Bueno… en realidad, si lograron deshacerse de él.

Ese loco que había molestado a su padre, también veía la realidad, estaba podrido, es por eso que lo tiro del puente y nadie fue a buscarlo.

Aun así J.J no entendía porque sus padres y su hermana le decían que lo querían mucho si él estaba corrompido ¿Es posible amar algo inservible? Algo que trae mal olor, y te enferma. Una peste que el mundo quiere deshacerse

¿Alguien es capaz de amar a una persona así?

Tal vez su familia esta tan ciega que no son capaces de ver lo que lo demás perciben. Por ser su hijo, no lo notan o no quieren admitirlo. Puede que les de vergüenza, demostrar al resto del mundo, la monstruosidad que ellos mismo crearon. Un ser tan repugnante que lo mantienen encerrado en el antiguo teatro.

Pero si a él lo esconden… ¿Había necesidad de ocultar a Holli? ¡NO! Que ridículo sonaba eso, no existía nada más puro que su hermosa hermana melliza. La niña de ojos azules es un angelito de hermosos y delicados rasgos, como una muñeca de porcelana. La princesita de papa, logra hechizarse con su infantil e ingenuo encanto deslumbrando una esencia natural y dominante.

Holli no estaba podrida como J.J

O tal vez lo está por el simple hecho de haberse formado al mismo tiempo que él, la corrompía

El mundo es confuso…

Hasta ahora creía que era libre como su padre; no era un maldito ignorante como los demás. Sabia "la verdad", algo que muchos prefieren mirar para otro lado que enfrentarla. Ni siquiera permitía que sus progenitores le limitaran con sus castigos ridículos o sus intensos y alargados gritos frustrantes hacia el niño.

Cuando levanto la cabeza, contemplo al maldecido que lo había tirado por el simple hecho que este podrido, el trabajador debilucho que acabo con si vida con un cuchillo en el cuello y el otro empleado de su padre que ojeaba a su querida madre como si fuera de su propiedad. Los tres tenían una sonrisa ancha rompiendo los límites permitidos dentro de la normalidad. Como ellos eran tan inferiores, los músculos de su cara se rompían hasta despedazar los ligamentos flojos, ignorando el paso de sangre que explotaba debajo de las primeras capas de piel.

Malditos debiluchos estúpidos… creían que estaban a su alcance. Creían que podía manejarlo porque era un niño rancio. J.J ojeo con cuidado los hilos invisibles enrollándose sobre sus extremidades, la otra punta se conectaba a una cruz de madera vieja y desgastada. Esos tres malditos lo estaban manejando

¿Por que ellos? No tenia idea, la muerte no volvió a hablarle y se quedo sentada en un rincón, disfrutando del espectáculo y su madre se había derrumbado en el suelo, no importa cuantas veces la llame no contestaba. Ni siquiera notaba su pecho subir y bajar

-Mama...

Estaba solo. Tenia que encontrar una forma de escapar pero cada movimiento lo emborrachaba de dolor y ya no quería sufrir mas.

-Jejeje... ¿Te rindes?- pregunto el anciano metiche. El niño iba a responder que "no" pero mientras mas tardaba en completar su misión, mas sueño tenia y el frió cortaba su cuerpo con una afilada navaja. Estaba agotado y lo único que deseaba era dormir en su cama.

-Nunca- susurro al final, solo por orgullo. Sentimiento que el mismo odiaba tener

-Como digas- La Parca no pareció preocuparse. Con una lentitud extrema, chasqueo los dedos.

Otra silueta desconocida nació en la oscuridad y se deslizo hacia el niño al mismo tiempo que el agua en el piso comenzara a enloquecerse, como si la simple presencia del espectro desequilibrara el ambiente turbio. Al pasar al lado de su madre le pego la cara con el pie derecho.

-¿Papa?

-"¿Papa?"- repitió el Joker con burla. Su maquillaje estaba descascarado, el pelo revuelto y el traje violeta roto y lleno de pólvora. Se notaba enseguida que estaba de MUY mal humor- ¿Por que tan serio, hijo?

-¡Padre, ayúdame!

-Ridículo... ¿Todavía no lo lograste?- se tambaleaban de un lado para otro y parpadeaba de forma asimétrica. Vagamente observa hacia los titiriteros sangrientos. Las cicatrices se arrugaron al sonreír, llegando a desaparecer a un lado de su rostro. Al rato se le encaro a la Muerte, tan divertido como a el

-¿Que dices, viejo amigo? ¿Se merece el privilegio? Humm... ¿O lo encarcelamos con los perros? ¡JAJAJAJA! ¡¿Por que esa cara pequeño diablillo?! ¡No necesito un inútil que no entiende el chiste! Eres tan estúpido como la perra de acá.

El Joker entrelazo sus gruesos dedos sobre la cabellera dorada de Harley y con el puño cerrado comenzó a pegarle en la parte derecha de su rostro oculto. J.J entendió porque la castigaba: por haberlo dejado dormir.

-¡PARA!- suplico el niño. Cerro los ojos, como si eso fuera a detenerlo.

Pero no paro y enseguida se dio cuenta, que no lo hará. Aunque rompiera su orgullo en mil pedazos y suplique, no se detendría

Porque el estaba podrido. Nadie respondía a los gritos de una persona así

Una vez J.J noto como su hermana fruncía el ceño y sus ojos se humedecían cuando escucharon por primera vez, la carcajada lunática de su padre. La esencia natural del Joker.

"-¿Que te pasa?- pregunta- ¿No te gusta la sonrisa de papa?"

"Ella niega la cabeza-No esta riendo... esta llorando"

¿Llorando? ¿Por que su padre lloraría? Posee el control del mundo en sus manos al ser el único que conoce y entiende el chiste de la sociedad, el que esconde la verdad detrás de una mascara.

¿Por que escondería su llanto, detrás de la sonrisa? Es lo mismo que hacen todos los súbditos del Rey Oscuro. Es la misma escoria que esos robots sin alma. ¿Que tendría que esconder? ¿Que es lo que le preocupa?

Los hombres no lloran. Muchas veces su progenitor, Killer Croc y secuaces se lo dijeron "Es muestra de debilidad y las mujeres son débiles" Ni liberando lagrimas ni escondiéndolo deben llorar. El simple acto demuestra los cobardes e inseguros que son. Como necesitan de un sistema o "plan" para encaminar sus patéticas vidas.

Patético.

Un tick domino el ojo derecho de J.J, sus orbes oscuros se dilataron mientras sus orbes danzaban.

Patético

Estupido

Su mas grande héroe era un fraude. Una vil mentira. Un engaño maestro. Pero falso después de todo.

-La clase... de paran...oia en situ...ac...iones d-desesperantes no... tiene limite para los humano

J.J ni se molesto en preguntar el significado de las palabras cortantes

-A Jack Napier... Nunca le... importo nada...

Patetico

-Cuando... vuelves...

Patetico

-Vuelves... incompleto

Patetico

-Eso... nunca... le... importo...

Patetico

-Dime... ¿Que... deseas... perder?

"A mi padre" estuvo tentado decir

-¡TE ORDENE QUE PARES, FRAUDE MALDITO!- la voz impotente del niño sonó como un eco agudo y atemorizarte. Toda la valentía se esfumo al momento en que visualizo la expresión de su padre. No solo le había gritado por primera ve, si no también había dicho "una mala palabra".

-¡Huuuyuuu! ¡El niñito de papa esta enojado!- canto el Joker mientras sacudió sus pies a una extraña danza. Lanzo a su mujer al piso, donde tiño el agua de rojo-¡Vamos, pierde el control! ¡Quiero ver hacia donde eres capaz!

Por un momento no supo que responder. Tenia un discurso mental preparado pero se le escapo del cerebro y el no poder recordarlo, lo ponía mas nervioso

-¡OOOOH! ¡Vamos, niña! ¡Quiero escuchar ese delicioso gemido! ¡Ya me canse de esta vieja!

-¡CALLLATE! No eres muy diferente a ella, eres patético y te escondes detrás de una sonrisa alegando conocer el verdadero chiste de la sociedad ¡Pero eres un mentiroso! Deberías estar en Arkaham por el resto de tu vida. Ninguno de los dos sirve para nada ¡Por culpa de tener a dos padres como ustedes estoy podrido! ¡Incluso el Rey Oscuro tiene mas honor que vos escoria de mierda!

Los hilos se intensificaron en todo su cuerpo pero la presión aumentaba en su cara, en especial en su boca. En el lado derecho, el filo de la navaja recorría hacia abajo mientras que en el izquierdo atraveso las capas de piel sumergiendose hacia arriba, en direccion hacia el ojo

-¡QUIERO MATARTE! ¡YO DEBERÍA TENER LAS CICATRICES!

Los hilos se despegaron de su cuerpo dejando expuestas las pequeñas heridas y hemorragias internas. Sus piernas lo traicionaron y cayo arrodillado al piso. La Muerte aplaudía de forma sarcástica pero con una sonrisa que decía lo contrario.

-Ya... Jejeje... Decidiste que perder.

-¿Que perdio mi padre? Pregunto de forma automática el menor. la parca golpeo su cráneo con el dedo indice.

-La cordura...


Si alguien le hubiera preguntado a J.J como se sentia revivir, el responderia que seria como volver a nacer: sucio, gritando y alejado de la mujer que ama