CAPITULO 1: EL COMIENZO DE TODO

Todas las escuelas se encuentran reunidas en la plaza mayor de la cuidad donde el alcalde está por decir el discurso de apertura del torneo.

-Bienvenidos sean todos los estudiantes, en este año espero que los estudiantes de cada una de las escuelas de todo de sí para poder ganar el torneo, a partir de ahora tendrán un mes para escoger a sus delegados para el torneo. Como ya saben, el torneo durara tres meses en los cuales los estudiantes delegados tendrán que asistir a los torneos y participar en sus estudios como cualquier otro estudiante

Decía el alcalde mientras todos estaban esperando a que terminara con su discurso para poder dirigirse a sus respectivas escuelas para poder iniciar con las pruebas de selección de los representantes de las escuelas.

Bueno, casi todos estaban poniéndole atención a lo que decía, ya que llevaba mucho tiempo que había iniciado con el discurso y nada que acababa con las presentaciones.

En eso se empieza a escuchar un pequeño murmullo proveniente de un pequeño grupo de estudiantes, los cuales estaban ya cansados de estar parados sin hacer nada.

-¿Que harán después que este sujeto nos deje en libertad?- decía un chico alto, de cabello blanco y ojos miel, con un rostro de aburrimiento, que se lo decía a sus cinco únicos amigos.

-la verdad no sé Ichiru-kun, ¿Qué tienes pensado hacer, he?- lo decía una chica de ojos cafés y cabellera negra que le llegaba hasta la espalda con un moño.

-la verdad tenía planeado ir al cine, ya que hoy se estrena la película "El arte del diablo" y la verdad me gustaría verla, ¿A ustedes no?- lo dijo el mismo chico, dándoles la espalda y dirigiéndose a una de las filas de otro colegio que se encontraba en el parque.

-yo creo que prefiero irme antes que algo malo pase Ichiru-kun, tan solo miren como esta Mari-chan, está coqueteando con ese chico de la otra escuela- lo dijo una chica de cabellos negros largo, piel blanca y delgada la cual estaba un poco molesta por la actitud de su amiga.

-hay tu, si no dejas que me divierta Katsura-chan, ¿Por qué no te consigues un novio y me dejas de molestar?- lo dijo una chica alta, blanca, cabello largo rojizo y ojos marrones.

-por favor, no empiecen de nuevo, no me hagan que la separe como la ultima vez- lo decía algo molesto por la actitud de sus amigas, un chico alto, de cabello azabache y ojos negros como la noche.

-tú no te metas donde no te han llamado, ¿ENTENDIDO?- lo dijeron ambas chicas al mismo tiempo y cuando se dieron cuenta, se cruzaron de brazos y se dieron las espaldas.

*como digas* decía para si en susurro el chico.

-¿Qué has dicho, Ren?- lo dijo la chica pelirroja porque no alcanzo a escuchar muy bien lo que dijo el chico.

-¿Qué, yo?, yo no he dicho nada, ¿Por qué piensas eso, Mari-chan?- lo dijo el chico algo nervioso, pensando que lo había escuchado.

-eso pensé, tú nunca dices algo interesante, que pena, bueno me voy de este lugar, creo que voy a aceptar la invitación de Ichiru-kun para ir al cine.-lo dijo para ver si podía molestar a la de ojos cafés y cabellera negras, ya que ella está enamorada de Ichiru, tanto, que no deja que otra chica se le acerque.

-creo que te quedaras con los crespos hechos ya que yo iré con Ichiru-kun al cine y tú no- lo dijo la chica porque le molestaba mucho que siempre estuvieran todas intentando salir con él y él no las rechazaba.

-Yuuki-chan, Mari-chan si quieren pueden ir las dos conmigo- lo dijo Ichiru llegando de sorpresa por detrás de las chicas que no sintieron su presencia al momento de llegar por estar peleando.

Mientras que todos estaban discutiendo no se dieron cuenta de que dos bellas chicas los estaban mirando desde hace mucho rato.

-Valla chicos más escandalosos, espera... creo que que reconozco a uno de ellos.- lo decía una chica de cabellos de color verde-azulado recogido en dos coletas, de piel blanca y de ojos verdes

-sí, tienes razón Miku-chan, creo que también reconozco a alguien.- lo decía una muchacha de cabello negro que le llega hasta la rodillas, ojos rojos y piel morena casi chocolate, quien observaba con detenimiento a uno de los chicos.

-Reika, ¿Qué opinas si les hacemos una broma?, creo que mi querido primito está muy apuesto desde la última vez que lo vi, oh por cierto ¿Dónde estará mi otro primo?, ¿Seguirán peleados?- lo decía Miku al viento ya que su amiga la había dejado hablando sola. -Valla, me dejo hablando sola otra vez T.T.

Mientras eso pasaba, los chicos aun seguían discutiendo y no se dieron cuenta de la presencia de las chicas hasta que…

-¿Dime quién soy?- lo decía Reika con la voz un poco ronca para disfrazarla para que no la reconociera tan rápidamente.

-hay, ¿Quién eres?, chicos ayúdenme- lo decía Ren sorprendido por la presencia de la persona quien le tapaba los ojos, pero luego se sorprende aun más al poder determinar quien era la persona que le tapaba los ojos.

-¿Qué, Ya me olvidaste?, que malo eres Ren.-lo decía Reika dándole la espalda antes que él pudiera ver su rostro.

-Nee-san, pero como voy a olvidarte, solo fue por el susto que me lleve por tu broma, ¿Pero cómo has estado Reika-neesan?, y más aún ¿Cuándo regresaste?- lo decía Ren mientras la abrazaba por la espalda y ocultando su rostro en su espalda.

En eso Yuuki y Mari se dieron cuenta de la presencia de la chica, mientras que Katsura e Ichiru se miraron extrañados por la actitud de su amigo, hasta que algo golpeo a Ichiru en el pecho haciendo que él perdiera el equilibrio y cayera de espaldas, lo único que pudo ver antes de caer al suelo fue una estela de color verde-azulado que se dirigía hacia él.

-ay, ay eso dolió, ¿Alguien anoto la matricula?- lo decía sobándose la cabeza por el golpe y con un poco de dificultad al respirar por algo o alguien que estaba sobre su pecho, no se había dado cuenta de quien se trataba hasta que la chica levanto su rostro con una sonrisa y se dio cuenta quien era -¿Mi…Miku eres tú?- fue lo único que pudo articular por la emoción de verla.

Ella iba a responder pero no pudo porque alguien la levanto de golpe haciéndola caer de espaldas.

-¿Quién te crees para tirarte así sobre Ichiru-kun?- lo decía una total enojada Yuuki al momento de ver como esa chica estaba sobre Ichiru, pero lo que más la sorprendió fue que por primera vez oyó a Ichiru tartamudear, y eso la molesto mucho más.

-Yuuki, más vale que dejes a ella quieta si no quieres salir lastimada- se lo aconsejo un poco enojado Ichiru por la reacción que tuvo Yuuki por la recién llegada.

-Pero que te pasa Ichiru-kun, ¿No ves que es una resbalosa?- en eso Yuuki siente como un aura asesina se forma a su cercanía y volteo a ver de dónde venía esa esencia, pero no pudo moverse a tiempo para esquivar una cachetada por parte de la chica de cabellos verdes-azulados que por alguna razón había cambiado a un rojo mucho más intenso que el de Mari-chan.

-Tú me respetas, Baka, tú no sabes quién soy y para que lo sepas yo puedo tirarme sobre Ichiru-onee-san ya que él es mi primo Baka- lo decía la chica mucho más relajada y su cabello retomando su color habitual.

-Ichiru-kun ¿De veras esta chica es tu prima?, por qué no les veo el parecido jijiji- lo decía un poco alegre por la idea de conocer a alguien que conoce a Ichiru aparte de sus amigos.

En eso Mari-chan se le acerca a Yuuki-chan y le comenta al oído.

-Valla, Yuuki-chan al parecer te apareció un fuerte contrincante jijiji.-Lo decía la chica de cabellera roja con un deje de grandeza.

-Ah, tú cállate, cabellos de tomate- al escucharse decir eso palideció a más no poder porque sabía que su amiga tolera que le digan de todo menos que cabellos de tomate, es una sentencia de muerte, entonces decide ocultarse detrás de Ichiru ya que él es el único que puede tranquilizar a la chica cuando está en ese estado.

-¿¡Como me dijiste, Yuuki?!- lo decía casi gritando la chica por lo furiosa que estaba que hasta sus cabellos se elevaron y un aura mucho más siniestra se formo atrás de Mari, mucho más grande que la que formo Miku.

-Mari-chan, ya detente de una vez, dejen de pelear por una vez que ya me tienen cansado de sus peleas de niñas mimadas.- Lo decía Ichiru con una voz que muy pocas personas la conocen y siguen con vida para contar la historia.

-Pe…pero Ichiru-kun, tu sabes...- no pudo continuar por la mirada tan penetrante que le dio Ichiru, mientras que los demás se alegaban de sus vista.

-Ya sé cómo te pones cada vez que alguien te recuerda ese apodo, pero tienes que ahorrar energías para los exámenes ¿Entendido?- Lo decía Ichiru ya cerrando los ojos.

-Y tú, Yuuki-chan, a la próxima mira con quien vas a pelear primero, porque sino, no estarías contando la historia.-Lo decía para que supiese que no debía de subestimar a Miku por su carita angelical, ella es muy despiadada a la hora de luchar enserio.

-Tranquilo Ichiru-onee-san, no le iba a hacer mucho daño por ser una de tus amigas sabes, y dime ¿Cómo está mi primo Zero?- al ver la reacción de enojo que puso Ichiru al escuchar el nombre de su hermano gemelo palideció porque ella nunca había visto que él la mirara con tanto odio en su vida.

-No sé, ni me interesa como este ese infeliz, y nunca lo vuelvas a mencionar en mi presencia ¿Entendido, Miku?-lo decía muy enojado y retirándose con el resto de sus compañeros, ya que el discurso del alcalde y de los diferentes directores por fin había acabado y ahora tendrían las pruebas de selección de los delegados de cada escuela.


Luego de de que todos pudieron tranquilizarse un poco, se fueron detrás de Ichiru para poder tratar de calmarlo, en eso Yuuki se golpea con alguien y ambos caen al suelo, cuando pudo ver con quien se había golpeado se llevo una gran sorpresa de ver a Ichiru frente a ella, pero algo parecía distinto en él, por ejemplo: su cabello era mucho más corto y su uniforme era muy distinto al de ellos.

-¿Ichiru-kun eres tú?, ¿Por qué te regresaste?- le pregunto ella al chico que se encontraba en frente de ella, extendiéndole la mano para ayudarla a levantarse, cuando escucho el chico el nombre de Ichiru, su rostro demostró una sonrisa que casi derrite a Yuuki por su calidez.

-Perdón, pero creo que me estas confundiendo con mi hermano gemelo, Ichiru. Déjame presentarme, mi nombre es Zero Kiryu, ¿Y tú eres?- lo decía el chico de cabello blanco corto y ojos miel, muy parecido a Ichiru pero mucho más alto que el, quien la ayudaba a levantarse del suelo.

-Gra…gracias mi nom…nombre es Yuu… Yuuki Cross, es… es un placer con… conocerte Zero-san- tartamudeaba Yuuki, por segunda vez en su vida, la primera fue cuando conoció a Ichiru.


XXXX-FLASH BLACK-XXXX

Estaba una muchacha de unos 10 años en un pequeño parque llorando, ya que el día anterior fue su cumpleaños y nadie se acordó de ello, y se sentía muy Triste porque pensaba que ella no le importaba a nadie.

En eso, un muchacho de 10 años de cabello plateado al parque y se da cuenta de la presencia de la joven quien aun estaba llorando y decidió acercarse a la chica para ver si podía ayudarla en algo. Pero antes decidió comprar un par de helados para así poder tener algo de que conversar con la muchacha.

-Buenas tardes, ¿te gustaría un Helado?, es que me dieron dos por la compra de uno y no me gusta comer mucho el helado.- le mintió para poder ver si ella aceptaba y tuvo un poco de suerte, ya que ella levanto el rostro y pudo ver que tenía los ojos rojos, pero no pudo saber si era porque ella estaba llorando o si había nacido así, porque al poco tiempo se desvaneció ese color tomando un color café.

-Gra… gracias por el he… helado, es muy am… amable de tu par… parte de verdad, gracias- lo decía más calmada ella y algo ruborizada por la presencia de ese chico tan amable, pero lo que más la extrañaba era porque tartamudeaba.

-No tienes por qué darlas, dime ¿Te puedo hacer una pregunta y no te enojas?, ¿Por qué estabas llorando? ¿Acaso alguien te hizo daño?- lo decía el chico mientras se sentaba en el columpio de al lado y comía su helado.

-Me creería…que soy…una tonta…pero es que…ayer fue mi…fue mi cumpleaños…y no me regalaron…no me regalaron nada…ni siquiera mis…mis padres se acordaron.- lo decía con unas lágrimas cayendo por sus mejillas.

-Ya veo, yo pensé que alguien te había hecho daño, bueno en ese caso acepta el helado como un regalo de cumpleaños de mi parte ¿Sí?- lo decía el chico mientras le daba un abrazo.

-Gra…gracias de veras, muchas gracias- lo decía de todo corazón la chica algo sonrojada por el abrazo que le dio el chico.

-Pero donde tengo mis modales, gomene mi nombre es Ichiru Kiryu, pero me gusta que me llamen solo Ichiru.-lo decía con una sonrisa en su rostro la cual le agrado mucho a la chica.

-Mi…mi nombre es Yu…Yuuki Cross, es…es un placer conocerte- lo decía ya mucho más calmada y feliz por haber conocido a Ichiru.

-Yuuki, que bello nombre, bueno ¿Dime a donde te gustaría ir primero? Hoy será tu cumpleaños y te complaceré en lo que pueda.- lo decía parándose y extendiendo una mano para que se apoyara en él para levantarse del columpio.

-¿A…a dónde?, no te entiendo Ichiru-kun.- lo decía algo extrañada y un poco asustada porque no sabía nada sobre ese chico.

-No te preocupes, solo vamos a suponer que hoy es tu cumpleaños y yo seré tu acompañante- lo decía con una sonrisa que le transmitía tranquilidad y calidez al mismo tiempo. -Bueno ¿Dime a donde quieres ir, a ver una película o ir al parque de diversiones?- lo decía el chico extendiéndole nuevamente la mano para que se pudiera levantar.

-Bueno me…me gustaría poder ver una…una película, me…me gustaría poder ver…ver el Castillo De Cagliostro- lo dijo levantándose del columpio con la ayuda de Ichiru.

-jeje, que coincidencia, también me gustaría verla, de hecho tengo un par de boletos para el cine, si quieres a verla juntos- lo dijo algo contento el chico por poder ir a ver la película acompañado.

-Me…me sentiría alagada de…de poder ir contigo Ichiru-kun.- lo dijo ella también alegre ya que nunca se imagino tener un día de cumpleaños como este.

XXXX-FIN DEL FLASH BLACK-XXXX


Mientras esto pasaba, con los demás chicos la cosa era totalmente distinta, específicamente entre Ren y Reika quien aun estaba algo triste porque su amigo no la reconoció cuando lo saludo.

En eso, por alguna razón Ren toma la mano de Reika, jalándola hacia una tarima de dudosa procedencia y se empieza a escuchar una música que va aumentando.

Ren: Viviendo en mí mundo no caía en la cuenta de que todo es posible cuando tú te arriesgas

Reika: Yo nunca creí en lo que podía ver nunca abrí mi corazón a otra posibilidad

Ambos: Y sé que algo cambio nunca me sentía así y aquí este día podría ser el comienzo de algo nuevo

Reika: Me siento tan bien

Ambos: Estando aquí y ahora mirando siento en mi corazón el comienzo de algo nuevo

Ren: ¿Quién habría pensado?

Ambos: Que todos estaríamos aquí este día

Reika: Y el mundo parece mucho más hermoso

Ambos: Y sé que algo cambio nunca me sentí así,

Reika: Yo sé que es real

Ambos: Esto podría ser el comienzo de algo nuevo me siento tan bien estando aquí y ahora en mi corazón

Reika: El comienzo de algo nuevo

Ren: Nunca lo creí posible hasta que me ¡Pasóóóóóóóó!

Ambos : No sabía pero hasta ahora es fácil verlo, es el comienzo de algo nuevo, me siento tan bien estando aquí y ahora mirando siento en mi corazón, que es el comienzo de algo nuevo, me siento tan bien estando aquí siento en mi corazón que es el comienzo de algo nuevo

-Vez es el comienzo de algo nuevo- dijo sonriendo Ren mientras varios jóvenes le aplaudían por el canto- emm, a gracias, gracias hago espectáculos no cobro mucho- dijo sonriendo junto a una sonrojada Reika.

Mientras que el grupo de amigas

-Pueden creer que todos aplaudan y unos lloren por esa ridiculez- dijo Ichiru asqueado volteando hacia sus amigas, pero una gotita se forma en su nuca al ver a sus amigas llorar -¿Katsura-chan, Mari-chan, Miku-chan?- pregunto al verlas abrazadas llorando como magdalenas.

-TE QUIERO MIKU-CHAN- grita la pelinegra llorando mientras la abrazaba

-YO TAMBIÉN MI BELLA Y TONTA AMIGA- grita igual, la chica de cabello verde-azulado mientras lloraba abrazada a la pelirroja.

-MARI ES UNA BUENA CHICA- grito la la pelirroja llorando mientras abrazaba al par de magdalenas.

-¡Por Kami-sama!, ¿Podrían dejar eso?- decía Ichiru, pero se asusta al ver el rostro de sus amigas y su prima mirándolo con lágrimas en los ojos.

-¡Ni se les ocurra!- decía Ichiru dando unos cuantos pasos de espaldas y encontrándose con una pared que apareció de la nada para él.

-Onee-san, esa canción me llego al corazón- lo dijo Miku antes de lanzarse a abrasar a un Ichiru muy asustado por la reacción de sus amigas.

-Ichiru-kun es tan feo cuando no expresas tus sentimientos- dijeron al unisonó Katsura y Mari lanzándosela al mismo tiempo para poder abrasar a su pálido amigo.

-POR KAMI-SAMA, ¡AYUDA! -dijo muy asustado el chico y decidió largarse diciendo- COMO DICEN, AQUÍ CORRIÓ QUE AQUÍ QUEDO- alejándose de un gran grupo de chicas que intentaban abrazarlo y llorar en sus brazos -¡Aléjense de mí!- dijo corriendo igual o más rápido que el viento.

Mientras iba corriendo, se estrella con una bella chica de cabello plateado y unos bellos ojos negros.

-¡Ay!, ¿Qué me golpeo?- dice la chica pero se sonroja al ver a un chico de cabello blanco y ojos miel, pero se sonroja a más no poder al ver que el chico tenía una mano sobre sus senos y estaban tan cerca que se podían sentir sus respiraciones.

-Etto… perdón… no fue mi intención… fue un accidente- se excusaba Ichiru levantándose de la chica luego de haber notado en donde tenía la mano y muy apenado por lo ocurrido.

-Etto… no… no tienes… por qué… dis… disculparte, solo fue un… accidente ¿Verdad?- empezó a tartamudear la chica luego de haberse levantado del suelo con la ayuda de Ichiru.

-Disculpa mis malos modales, mi nombre es Ichiru Kiryu, es un placer conocerla- lo dijo Ichiru mientras hacia una reverencia.

-no descuida, mi nombre es Lucy Hiou, es un placer conocerte joven Ichiru.- lo dijo la muchacha con una bella sonrisa en el rostro, la cual Ichiru quedo muy sorprendido.

-Hiou, disculpa pero, ¿Eres pariente de Shizuka Hiou, la dama conocida como la doncella roja?- lo pregunto con un poco de brillo en los ojos por la vaga esperanza de conocer a algún pariente de ella.

-sí, ella era mi madre, ¿Por qué la pregunta?- lo dijo la chica al ver el rostro de felicidad del muchacho, al parecer le había gustado la noticia.

-es que he tenido muchas ansias de conocer a algún pariente de Shizuka-sama, y me da mucho gusto en poderte conocer- lo dijo con una sonrisa en el rostro la cual tenía una mezcla entre felicidad y tristeza.

-Shizuka-sama, ¿Tú conociste a mi madre joven?- lo dijo algo contenta por conocer a alguien quien le pudiera contar algo sobre su madre.

-por favor Lucy-sama, llámame Ichiru, y sí, la conocí por un tiempo, fui su mayordomo- lo dijo haciendo una reverencia antes de seguir -y si me permitiera, me gustaría poder ser el tuyo también.

-me alegra poder conocerte Ichiru-kun, y por favor no me llames así que me haces sentir vieja, solo llámame Lucy, y descuida no es necesario que seas mi mayordomo, con solo que me puedas decir algunas cosas de mi madre me bastaría- lo dijo con una sonrisa algo nerviosa por la petición de Ichiru.

-seria un verdadero placer, una pregunta Lucy-chan, ¿A qué colegio asistirás?- lo dijo algo preocupado de poder ser enemigos por el torneo extra-colegial.

-yo asistiré a la secundaria Furinkan, me dijeron que era una de las mejores de la zona en donde vivo, ¿Y tú jov… Ichiru-kun, a qué escuela asistirás?- lo dijo solo por cortesía.

Al momento de saber a cual secundaria ella asistiría se calmo ya que no tenían ninguna posibilidad de convertirse en enemigos en el torneo.

-qué alivio, yo también asisto a la misma secundaria, si desea puedo darte un tour por el plantel y la cuidad. Claro, si lo deseas.- lo decía con una sonrisa algo tímida.

-me agradaría mucho que me mostrara la secundaria, pero por la ciudad no tienes porque molestarte, un muchacho algo parecido a ti, creo que su nombre es Zero, me la mostrara- lo dijo un poco feliz por la petición de ambos chicos, pero se asusto un poco al ver el cambio de actitud y la mueca de enojo que tomo Ichiru al momento de escuchar ese nombre- ¿Te mo…molesta Ichiru-kun?- lo dijo algo asustada.

-con que ese te lo mostrara, bueno creo que mejor me retiro fue un placer conocerte Lucy-chan- en eso mira por encima del hombro derecho y dice -ustedes apúrense o llegaremos tarde de nuevo- en eso vuelve a mirar a la chica que tenía en frente y le hace una reverencia y se esfuma en una nube de humo carmesí, antes de que alguien le dijera algo más.

-¿Y ahora qué fue lo que hicimos para que se enojara?- lo decía Miku algo asustada por el severo tono de voz que utilizo su primo, en eso se disipa la nube y deja ver a la chica -oye tú, ¿Qué le dijiste a mi primo para que se enojara con nosotros?- lo dijo acercándose un poco malhumorada.

-na… nada solo le di… dije que Zero-kun me mostraría la ci… ciudad- lo dijo con un poco de miedo por la mirada que le daba esa chica y se escondía detrás de su mochila.

-ya veo- lo dijo un poco más calmada y dejando de mirarla de esa manera- para la próxima vez no le menciones nada sobre Zero a Ichiru- lo dijo acercándose a ella y tomándole una de las manos para que pudiera verla a los ojos con una sonrisa.

-¿Y eso por qué?- lo dijo un poco cautelosa, no quería que le volvieran a dar la misma mirada de odio de hace un minuto.

Al ver el rostro de miedo que tenia la chica, Mari decide explicarle las cosas, para que se tranquilizara, cuando se acerco le dijo a Miku que se alejara con la mirada.

-lo que pasa es que Ichiru-kun, por alguna razón odia mucho a su hermano, ni siquiera él sabe la razón por qué lo odia y eso que es su mejor amigo- lo dijo señalando a Ren quien caminaba charlando muy ameno con Reika a su lado, de quien sabe que cosas.

-lo lamento, no sabía nada, lo lamento- en eso mira a una chica que venía detrás de la pareja y su rostro se ilumino olvidándose del susto por lo sucedido -¿Onee-chan, eres tú?- lo dijo Lucy no muy convencida de que sea ella.

En eso todos se voltean a ver a Yuuki quien venía muy distraída, casi se cae al chocar con una piedrita, aun recordaba esa mirada que le daba ese chico tan bello que conoció hace unos momentos, estaba tan metida en sus pensamientos que no se dio cuenta cuando alguien se lanzo sobre ella para abrazarla y caer al suelo junta.

-Auch, eso dolió, ¿Alguien anotó la matricula?- lo decía un poco adolorida ya que por el abrazo se había caído y se había golpeado la cabeza, en eso siente un cuerpo sobre el suyo -etto… ¿Qué paso?

-¡Onee-chan, onee-chan hasta que nos volvemos a ver!- lo decía Lucy muy emocionada por volver a ver a su hermana.

En eso Yuuki se dio de cuenta quien estaba sobre ella y se sorprende mucho, no se esperaba que Lucy estuviera en la misma ciudad que ella.

-Lucy-neechan, ¿Cuándo llegaste? ¿Por qué no me llamaste?- le decía Yuuki abrasada a Lucy, tanto que la pobre ya estaba azul por la falta de oxigeno.

-nee-chan, no… no puedo respirar- lo dijo antes de quedarse desmayada asustando un poco a Yuuki.

-¿La conoces, Yuuki-chan?- lo decía Katzura quien estaba a su lado ayudándola a levantarse mientras Ren llevaba en brazos a una inconsciente Lucy.

-claro que la conozco, es mi hermanita- lo dijo con un brillo en los ojos por la emoción.

-Hermana, ¿No qué eras hija única, Yuuki-chan?- lo dijo Mari quien miraba el rostro de Lucy y luego el de Yuuki y volvía a mirar el de Lucy- yo no veo nada en común entre ustedes, sabes- lo dijo con una mano en su mentón de manera pensativa.

-Bueno, no es mi hermana de sangre sino mi hermana de crianza por así decirlo, mis padres y sus padres eran muy buenos amigos y nos invitaban a que estuviéramos juntas muchas veces.

-Ah, ya entiendo- lo dijo Ichiru apareciendo en la espalda de Yuuki asustándolos a todos y Ren casi deja caer a Lucy al suelo si no hubiera actuado rápido Ichiru y la sostiene-a la próxima se mas responsable Ren-kun.

-etto… pues tú debes de dejar de aparecer de esa manera, casi se me cae la chica por el susto que me diste.

-¿No les dijes a todos que se apresuraran ya que estamos hiendo muy tarde a la preparatoria?- lo dijo ignorando olímpicamente a su amigo -yo me encargare de llevarla, ustedes apresúrense y vallan antes de que nos cierren las puertas.

En eso, todos caen en la cuenta de la hora y salen corriendo para la secundaria, menos Ichiru ya que tenía a Lucy en sus brazos decidió ir caminando para no molestar y/o lastimar a la chica.