-Que aburridooooooooooooooo, no ahí nadie para jugar- se quejaba Blair mientras se daba un rico baño de espumas- Ahora todos están en el colegio.

Desde que se acabo la guerra con el Kishin todo volvió a la normalidad. Lo que significa que la diversión se fue. Ahora los días parecían rutinarios, siempre iguales. Maka y Soul iban a la escuela a la mañana, hacían las tareas a la tardes y los fines de semana salían con sus amigos. Ella trabajaba en un club nocturno y era lo único donde pasaba algo interesante. A Blair tambien le encabantaba poner nervioso a los chicos, en especial a Soul, por dos razones: como se ponía él cuando la veía en bikini y los celos de Maka. Ultimamente ambos se volvieron muy cariñosos. Demasiado cariñosos para decirlo de una forma. Blair se sentia orgullosa por Maka porque le gustaba verla feliz, pero tambien le disgustaba no poder jugar tanto con Soul como antes. Blair intento enseñarle algunos secretos suyos a Maka sobre como tratar a los hombres, pero la pobre muchachita todavía es muy inocente para "esas cosas" y termina traumatizada.

Debido a la relación fuerte entre sus compañeros de pisos, Blair intento encariñarse con Kid-san, el mismísimo hijo de Shinigami-sama. Kid parece tenerlo todo: buena aparencia, mucha plata, alto rango social, tiene fuerza y lo más importante de todo… tiene la misma expresión de Soul cuando ella se hacerca a él incluso con ropa. A pesar de eso, Blair lo estuvo visitando muchas veces a escondidas en su cuarto para jugar, pero pronto aparecia la más grande de las armas de Kid y la echaba a la mierda agarrándola de la cola. La ultima vez, Kid la detuvo e invito a Blair a cenar. Blair se sento al lado de Kid (que este estaba en la punta), Liz en frente de ella y a su lado su hermana que es mucho más divertida que la amargada de Liz.

-¿Te gusta la comida, Blair?- le había preguntado en un momento Kid-san, mientras él con todos sus modales comia la suya.

-Nyah, esta muy deliciosa- Blair no podía evitar cruzar sus brazos, eso hacia que pareciera que sus pechos fueran más grandes de lo que son- ¿Cómo supiste que me gusta el pescado?

-Ahí que ser demasiado estúpido para no saber que a los gatos les gusta el pescado- decía maliciosamente Liz mientras se tocaba el pelo. Blair tardo un poco en notar lo que significaba su tono de voz.

-¡Liz, se más amable ahí una invitada aquí!- Kid-san enseguida reto a la pistola, luego se dirijio a Blair con su sonrisa más encantadora- Perdone por el comportamiento de Liz, espero que difrute tu estancia aquí.

-Nipaaaah- gimio alegre Blair mientras sus rasgos felinos se hacían más notables- me sorprendio mucho cuando me invitaste y la comida de aca es la mejor, mejor que la que hace Maka…

-¡Kid se esta haciendo tarde!- se levanto enseguida Liz que parecía que estaba temblando de ¿Furia?- No es bueno que se quede más tiempo.

-¡No ahí problema, no ahí problema!- repetia Blair mientras se tocaba el pelo- me transformo en gatito y no pasa nada… ¡Ademas todo el mundo me quiere!

-Me lo imagino, todos fueron clientes tuyos una vez ¿No?- Blair no capto el insulto de Liz pero Kid no lo iba a dejar pasar.

-¡Liz, se más respetuosa!

-¡¿Desde cuando te gustan las chicas de pechos grandes?!

Hasta Blair se dio cuenta de que ella tenia que irse.

Las emponjas estaban terminando de lavar los tributos de Blair, cuando ella escucho el ruido de la puerta. Habian llegado Soul y Maka.

-¿Blair…?- esa voz no era de Maka porque pertenecia a un hombre, pero tampoco era Soul. La gata mientras producia un gemido salto de la bañera exitada y se puso la toalla blanca más corta que había en el baño.

-¡Kid-san!- Blair salio del baño con toda la alegría del mundo mientras con una mano sostenia a medias la toalla. Kid estaba en la entrada del departamento, vestido elegantemente como siempre, con la cara roja y esforzándose al máximo por sostener su mirada a los ojos violetas de la gatita.

Me enfrente al gran Kishin cuando ya estaba destruido, puedo hacer esto.

-¡Que agradable sorpresa Kid-san!- decía Blair mientras se acercaba más a él- ¿Por qué no vino Soul y Maka?

Kid tosio un poco para aclarar la voz y exclamo con suma autoridad.

-Soul y Maka todavía están en la escuela, vine para disculparme personalmente lo ocurrido anoche- mientras decía esto, Kid recordaba perfectamente la cara de Soul cuando este le pidió las llaves del departamento. Soul sabia perfectamente lo que había pasado la otra noche: Blair le había contado a Maka y Maka se lo dijo a Soul. Por otro lado Liz tambien había comentado algo pero con otros datos de la historia- Despues Liz vendrá para disculparse con usted…

-¡Nahhhh eso no importa!- dijo emocionada Blair con un suave ronroneo, se movio hacia al lado de Kid mientras le agarraba el brazo y lo empujo más hacia ella. Kid pudo sentir los dos grandes pechos de Blair tocando su perfil.

Si Soul me viera en este momento, se estaría matando de la risa.

-¡Ya que estas aquí podemos jugar!

-¡Ju…ju…gar!- no sabia porque pero esa palabra le ponía los pelos de punta. Enseguida su cabeza fue inundada por millones de imágenes que le hacían hervir la sangre.

-¡Claro jugar, jugar, jugar!- decía Blair mientras ella lo empujaba hacia el cuarto de Maka. En un momento del camino, ella se pozo sensualmente en frente de Kid y pregunto provocativamente- ¿Nunca has jugado?

Kid se puso más colorado de lo normal y se quedo congelado… no sabia si por la pregunta o como la pose de la gatita. Entonces se defendió, sin saber bien de lo que hablaba.

-¡Claro que ya he jugado!

-Entonces no habrá problema que juguemos por… ¿Veinte minutos?- Blair no le dio tiempo de contestar a el pobre de Kid. Luego lo empujo hacia adentro del cuarto de Maka y luego con una sonrisa maliciosa cerro la puerta.

50 minutos después.

Kid estaba despeinado (aun asi su figura era simétrica), tenia puesto la camisa con los primeros dos botones desabrochados y llevaba en su brazo derecho su abrigo negro totalmente doblado. Cerro la puerta del departamento y se guardo las llaves en su bolsillo derecho. Y camino hacia el pasillo.

-¿Kid-kun que haces aquí?- Maka y Soul estaban caminando hacia el departamento, recién habían salido del colegio y ambos estaban tomados de la mano. Maka se sorprendio mucho al ver a su amigo desprolijo pero aun asi, por la cara parecía que pasaba por felicidad extrema, sonreía de una forma que lo hacia ver más boludo. Cuando Kid paso al lado de Soul, el albino le guiño el ojo y Kid le dio las llaves.

La cara de Maka fue epica.

-¿Qué esta pasando?- pregunto Maka que se había puesto blanca al pensar las posibles teorías de porque su amigo estaba en su departamento en horario de clase.

-Cariño mejor déjame entrar yo primero- decía Soul mientras soltaba a su novia y ponía las llaves dentro de la cerradura.

-¿Por qué?

-Porque no vas a visitar a Tsubaki, necesito ver algunas cosas- a Maka ya se le estaba empezando a inchar la vena de su cuello, sin pensarlo dos veces, entro al departamento. Estaba todo en su lugar, perfectamente acomodado como lo había dejado esa mañana, fue hacia la cocina y no vio nada raro. Maka era desconfiada pero ese problema le había costado muchas peleas con su novio y no quería pasar mal momento.

-Ok…-dijo Maka mientras veía a Soul en la entrada- No se que quieres ver si esta todo bien.

-Solo una precaucion- menciono Soul con una sonrisa sincera, le dio un pequeño beso a Maka y cerro la puerta detrás de ella. Cuando lo hizo vio salir a Blair en puntitas de pie mientras se tambaleaba de un lado a otro, despeinada y tapada solamente con la sabana de la cama de Maka.

-Y eso que le dijo a Kid que podía utilizar mi cuarto.