Disclaimer: UraBoku pertenece a Hotaru Odagiri.


Ella era frágil. Y eso Luka podía afirmarlo con toda seguridad.

Toko Murasame era por mucho y más fuerte que las chicas de su edad, mucho más habilidosa y hasta se atrevía decir que le resultaba mucho más agradable. Era muy difícil hacer que Luka piense así de alguien que no sea Yuki.

Sus ojos grises vagaron por encima del pequeño parque de la mansión, donde la chica en cuestión jugaba casi de manera ociosa a intentar atrapar una mariposa; su cabello era liso y de un color pálido, que reflejaba los pequeños rayos de Sol que atravesaban por las copas de los árboles.

Luka sabía que su trayectoria no terminaba allí; por lo general, cuando iba de vuelta a la habitación de Yuki, no solía detenerse hasta llegar a su destino pero aquél cuadro que se le había presentado simplemente no pudo ignorarlo.

Él sabía, por boca de todos, que Toko Murasame era una buena chica, cortés y amable, pero él más de alguna vez se preguntó cómo es que aquellas delicadas palabras encajaban con la muchacha, que le parecía ser totalmente lo contrario.

Luka era el primero en estar en pie siempre, no había día en que no sea el primero en serlo, por lo tanto conocía mejor que nadie el ambiente cada mañana.

Cuando Toko se levantaba, su cabello que a la vista parecía hermoso y sedoso, se convertía en una bola de pelos indescifrable y al parecer imposible de desenredar. Solía caminar con los ojos entrecerrados y a pies descalzos, lanzando improperios en voz baja que no encajaban para nada con su perfil de chica cortés y amable. A veces, cuando estaba muy adormilada, solía tirarse por ahí y dormir unos minutos más hasta recomponerse y volver a su habitación. Y muy pocas veces, escuchaba sus gritos en medio de alguna pequeña riña mañanera con su hermano.

Siempre había escuchado de Yuki que Toko-chan era una buena amiga, alguien en quién poder recostar tu cabeza en el hombro y solamente hablar, no importaba de qué, ella siempre iba a escuchar. Que incluso el mismo Opast podría intentarlo.

Aún así, Luka jamás iba a hacerlo. Toko podía ser todo lo que un Zweilt necesita, ágil y fuerte, e incluso algo temeraria.

Pero para él, ella era tan sólo eso: una pequeña y frágil chica.


N. A.: Siendo sincera, siempre me ha gustado la relación de Toko con Luka, el cómo ella ha llegado a "quererle" de cierta forma y que Luka cuide -aunque no lo admita nunca xD- de ella. Siempre quise escribir algo de ellos representando su complicada amistad porque ambos son.. no sé,, perfectos *-*

Algún día me animaré a escribir uno de Luka x Yuki... supongo.