Hola! Nakamas

Otra vez con mi mente hiperactiva y mis ganas de escribir, muchos pidieron una continuación de El Viento de Cambio, y me lo pensé un poco, nunca traduje "Nami's seduction Log" al español, es uno de mis fics más populares en inglés. Así que lo pensé bien y en lugar de traducir ese, mejor hago uno nuevo siguiendo la línea de tiempo de El Viento de Cambio. No se preocupen no olvidé Como Caído del Cielo, actualizaré ese pronto.

Así que veremos como se desarrolla la relación entre Luffy y Nami :P

Este fic sucede un mes después que termina el Fic, El viento de Cambio, pero! Puede leerse de forma independiente (para aquellos que no leyeron ese) solo han de saber que

1. Luffy ya es el rey pirata, estan en el 3er año de "La nueva Era"

2. En el Fic anterior, Luffy descubre sus sentimientos por Nami

WARNING! Este fic, tendrá nakamaship, tendrá bromas, humor y todo lo que nos gusta, pero también, tendrá bastantes cositas picantes más adelante, asi que ya fueron avisados eh. Por algo es M


Sucedió en Ipanuma!
Capítulo I

Ya había pasado un mes desde que se habían cruzado con Kazé y su tripulación de los Piratas del viento, y gracias a él y su carismática –y también apuesta- persona, Luffy había estado suficientemente motivado –celoso- como para hacer algo con respecto a los extraños y misteriosos sentimientos que tenía hacia Nami.

Ahora, la tripulación del Rey Pirata seguía un curso veloz por el South Blue, planeando mapear y trazar cada pedacito disponible del océano, buscando nuevas aventuras en cada lugar donde atracaban. Algunas islas eran aburridas, otras sufrían de problemas locales en los que de alguna forma siempre acababan metiendo sus narices, para muchas veces ser culpados injustamente de todo y terminar siendo perseguidos por turbas de ciudadanos enojados e ignorantes. Pero dentro de todo, más que nada seguían divirtiéndose sin el estrés de estar en la línea de muerte todo el tiempo, después de todo este mar no era tan peligroso.

Nami encontró refrescante su reciente romance con el capitán, aunque apenas estaban tomando los primeros pasos para convertirse en una pareja real, lo que a la joven mujer no le molestaba tanto, después de todo, había estado en la friend zone muchos años y disfrutaba de la nueva atención que Luffy le brindaba.

Aunque… si él no hacía algo pronto, planeaba arrastrarlo de los cabellos hacia algún lugar oscuro para hacerle cosas innombrables, se le dibujó una sonrisa felina y perversa.

"Que piensas?" su rostro sonriente apreció colgando boca abajo desde la cubierta superior.

El cuerpo de la mujer dio un salto de la impresión y su cabeza se golpeo con el respaldo de su reposera donde había estado recostada, "LUFFY!" gritó algo molesta.

El solo le sonrío ampliamente y al final, la mujer no resistió la tentación, tomó sus mejillas con las dos manos y le atrapó la boca en un apasionado beso. Era la primera vez que experimentaba un beso invertido de esa manera, se sentía extraño pero a la misma vez… excitante, su lengua probando suavemente y cuando sintió que el le respondía un pequeño gemido se le escapó de la garganta.

Luffy también pareció disfrutar de tal acto, ya que su cuerpo de goma comenzó a derretirse por así decirlo mientras la gravedad iba estirando sus piernas hacia abajo más y más.

Les detuvo el grito de Zoro por el alto parlante, "TIERRA A LA VISTA!" y claro, Nami fue inmediatamente abandonada por el capitán que salió corriendo a toda velocidad a la figura de proa, reemplazada por una estúpida, inerte masa de tierra .

Totalmente emocionado, volteó hacia la mujer, "Como se llama esa isla Nami?" sonrió con total inocencia y jovialidad, su rostro emocionado igual que el día que lo conoció, no había cambiado nada en ese aspecto, y Nami estaba feliz por aquello. Suspiró, Luffy era Luffy, la tonta sería ella si se pusiera a esperar otra cosa.

"Esta isla se llama Ipanuma, en el puerto anterior escuché que tienen una gran reputación por sus festivales y carnavales, " se puso la mano en la cintura, "No recuerdas Luffy? Nos lo dijeron en la taberna del puerto… ahh aunque probablemente estabas muy ocupado comiendo" dijo casi como una queja pero sonó más a resignación.

"Yup, si, estaba comiendo, pero para prestar atención te tengo a ti" dijo sonriendo un poco.

"No tienes remedio" regañó sin regañar. Luffy carcajeó, "Entonces un carnaval! Y Festivales, QUE EMOCION! Ya tengo ganas de verlo!"

Sanji, que ya había salido a cubierta luego del anuncio, llegó a tiempo para escuchar sobre su próximo destino, "Carnaval?... carnaval como… mujeres en… trajes de plumas… y tangas… pequeñitas! Bailando y sacudiendo el tra….trass…" empezó a fantasear en su cabeza flotaban imágenes de hermosas mujeres danzando en trajes brillantes, lo perdieron un buen rato mientras soñaba despierto.

"Si, suena divertido!" respondió el capitán.

Pronto, estaban maniobrando el Sunny para atracar en el puerto, el que notaron estaba hasta el tope de navios, turísticos y mercantes, pero antes que pudieran entrar una pequeña embarcación con caseta, una sirena arriba y un altoparlante les cruzó el paso valientemente. Un hombre mayor, de bigotes, vestido con un uniforme azul marino con insignias que decían GUARDIA COSTERA al igual que su barco se asomó por la ventanilla.

"Que negocios te traen a esta isla? Rey Pirata!" Exigió haciendo acopio de toda su valentía, el pobre hombre estaba aterrado, pero era lo suficientemente valiente como para hacer su trabajo y proteger su amada isla.

Luffy se apoyó sobre el barandal con los brazos cruzados y miró hacia el hombre.

"Ahh, ossan, solo queremos ver el carnaval" dijo con una gran sonrisa.

"Y reabastecernos!" Agregó Nami detrás de él.

"Sí, sí, eso, nos estamos quedando cortos de carne" dijo con un dejo de preocupación.

El aterrado oficial tragó saliva, "Cuánta carne y oro hará falta para que nos dejen en paz?"

Luffy frunció el ceño, totalmente decepcionado de no ser bienvenido en esta isla que se veía muy divertida, a simples vistas se veían edificios blancos de no más de dos o tres pisos, palmeras, lámparas coloridas que colgaban de árbol a árbol y la gente que divisaba a lo lejos estaba vestida de ligeros y coloridos atuendos.

Nami se apoyó en el barandal junto a su capitán y le propinó una sonrisa amistosa al otro hombre.

"Hey Ossan, pagaremos la tarifa portuaria como cualquier barco visitante! No necesitamos tributos de carne… aunque… un poco de oro estaría bien" murmuró al fina.

"NAMI!" dijo Luffy regañándola levemente.

Ella le sacó la lengua, "Bueno, bueno" dijo sacudiendo una mano, "Olvide eso, Solo díganos cuanto es su tarifa portuaria y denos un lugar para atracar, Prometo que no causaremos problemas"

"Eso es exagerar" Zoro murmuró junto a ella, porque claro, ellos SIEMPRE sin falla, creaban problemas, lo quisieran o no.

"Cierra el pico Zoro" murmuró la mujer violentamente.

El viejo, que era sabio como sus años, solo suspiró, la base marina más cercana estaba a un día de navegación de distancia, y la policía local de la ciudad contaba con cien elementos muy buenos, pero se decía que el Rey Pirata podía noquear a cientos de miles. No lo hubiera pensado al observar a aquel muchacho que le sonreía desde el navio que tenía de frente.

Solo podía aceptar los términos y esperar lo mejor.

"Esta bien entonces, Serán cincuenta mil berries a día, anticipados" dijo.

Los ojos de Nami se tornaron rojos y apretó un puño, "ESO ES UN RUBO OSSAN!"

En coro, toda la tripulación gritó "NAMI!" y ella se calmó… un poco.

"BIEN! Pero solo porque el capitán aquí quiere ver el carnaval shehh" y mientras decía esto Luffy saltaba de arriba abajo y hasta aplaudía sus sandalias.

Mientras la tripulación se preparaba para atracar, en la costa se empezó a llenar de curiosos, y es que en esta isla alejada, los ciudadanos eran unos tipos felices, bailando en las calles con músicos en cada esquina tocando los tambores, un ambiente festivo la mayor parte del año. Hermosas mujeres en atuendos escasos y de vibrantes colores comenzaron a agolparse con curiosidad, mientras aferraban carteles de SE BUSCA en sus pechos, tratando de compararlos con aquellos visitantes que acaban de llegar.

Para ellos, era muy intrigante tener visitas de celebridades de aquella magnitud –aunque su reputación era infame- era la primera vez que veían un rey de cualquier tipo ya que su isla tenía un sistema de gobernadores elegidos por el pueblo.

Y como la banda de los Mugiwara no había llegado disparando cañonazos y hasta habían pagado la tarifa portuaria, estaban demasiado curiosos como para sentir miedo.

"Escuché que mide como dos metros!" Una morena de cabello ondulado dijo con ojos grandes y curiosos, mirando hacia el Sunny.

"Escuché que se estira! Te lo imagnas?" Una mujer madura con cara de pícara comento, "Me pregunto si allí abajo también?" y se rio entre dientes con sus amigas alrededor. Para cuando el Sunny finalmente echo anclas, tenían toda una audiencia observándoles.

La muchedumbre se sorprendió cuando una figura ataviada en rojo saltó hacia el barandal aferrando el aparejo lateral para sostenerse, tenía una chaqueta de capitán entallada, con hombreras y ojales dorados, a la que parecía que le habían arrancado las mangas y dejaba ver muy bien sus brazos tonificados, su pecho trabajado al descubierto, una pequeña sombra de barba al raz en la quijada y por supuesto, un sombrero de paja viejo en la cabeza. Aunque no medía dos metros, estaban en presencia, sin lugar a dudas, del Rey Pirata.

Muchas mujeres prácticamente se desvanecieron allí mismo, el resto se abanicó al presenciar al atractivo hombre musculoso que se encontraba a la derecha del rey pirata, se veía rudo y amenazante, pero hay muchas mujeres que se sienten atraídas por los malos muchachos después de todo. Lo reconocieron como el cazador de Piratas Zoro.

Otras mujeres notaron al apuesto hombre rubio que les acompañaba detrás, el mismo parecía cautivado con las féminas y saludaba enfáticamente.

"Quién es el rubio? No lo veo en los carteles de se busca" una mujer gordita de pelo castaño dijo revisando los carteles en su mano.

"A quién le importa!" exclamó una rubia alta que no gozaba de mucha delantera, "Es miembro de la tripulación del rey pirata! Tal vez nos lo pueda presentar!" dijo con una voz chillona mientras comenzaba a empujar a las demás mujeres, intentando hacerse camino al Sunny.

Era irónico verdad? La única razón por la que Sanji estaba consiguiendo algo de acción… era gracias a Luffy.

"Seis años después, sigues siendo pirata B" Zoro dijo con una sonrisa burlona.

"A CALLAR MARIMO DE MIERDA! Te voy a borrar esa sonrisa de tu mierdosa cara!"

"Quiero ver que lo intentes, cocinerito"

Luffy comenzó a reírse y casualmente como si fuera sin querer se paró entre medio de ellos dos, colocando un brazo alrededor del hombro de cada uno "Eh chicos, vamos de una vez a la isla! Se ve divertida shishishi"

Inmediatamente los dos hombres se sintieron descolocados y perdieron la furia, y Zoro que era siempre el más aplicado cuando de Luffy se trataba fue el primero en estar de acuerdo.

"Yo solo quiero que tenga buen licor" gruñó Zoro que realmente no estaba de mal humor ni cercano a eso, pero que aún necesitaba aparentar estarlo frente al cocinerito.

"Shishishihi"

Sanji se convirtió en su ser empalagoso y revoloteador, y simplemente se lanzó a la masa de mujeres con los brazos extendidos, para su fortuna, fue bien recibido, para su infortunio, la mayoría preguntaba por los otros hombres en su tripulación. Acostumbrado, el muy cínico solo sonreía y decía,

"Claro baby-chan! Porque no te cuento de eso un poco más!" Y así, logro desaparecer entre la masa de pechos y sonrisas. Era una buena vida para el cocinero.

Luffy solo sonrió al verlo alejarse y estiró un brazo, aferrando una palmera lejana y saltando por encima de todo el público que lo esperaba, El quería conocer la ciudad! No aguantar un montón de gente curiosa que le iba a estar acosando, ya había sucedido en algunas islas y sabía que lo mejor era pasar de todos ellos.

Su otro brazo, sin embargo, se estiró a último momento y aferró el kimono carmesí de Zoro, el pobre espadachín abrió un ojo en sorpresa, y lo último que escuchó la tripulación fue el grito de.

"Espera Luffy, NOOO!"

Salieron despedidos.

Arriba del Sunny, Brook se apoyó en el barandal y gritó, "Parece que tenemos una gran audiencia hoy Yohohoho! No puedo creer lo que ven mis ojos,… aunque claro! Yo no tengo ojos para ver!"

La multitud enloqueció cuando dieron cuenta que tenían al mismísimo Soul King Brook enfrente, sus singles habían dejado de salir al mercado, y ahora el esqueleto era más como una leyenda viviente… o más bien muerto viviente? Yohohoho

Nami sacudió la cabeza y compartió una mirada cómplice de resignación con su compañera mujer, que solo le sonrió divertidísima con las locuras de los demás.

Al final, como Brook estaba muy entretenido tocando música para el público desde el Sunny y Franky era feliz bailoteando y gritando SUPER todo el tiempo, fueron aquellos los que se quedaron de guardia mientras los demás se dispersaban por la ciudad.

Con la ayuda del mirage tempo Nami y Robin pronto estaban tranquilas, paseando y disfrutando de todo aquello. Ahora que tenían el dinero, Nami no hacía reparos en sus arrancones de compras… de igual manera eso no quería decir que no se la pasara regateando y extorsionando tenderos.

Las horas pasaron y se encontraron con Chopper y Usopp en el camino, y para desgracia de los dos varones, acabaron cargando con un montón de bolsas y cajas, Chopper en su forma de reno.

"Vaya, ya casi cae la noche y aun no veo ninguna explosión, ni gritos, ni masas de gente huyendo" dijo Robin con una voz algo extrañada.

"O Luffy se está comportando, o encontró una cantina donde se come bien" comentó Usopp suspirando y sacudiendo una mano.

"Cantina" dijeron todos en unísono.

Iban por una de las avenidas principales y al final dieron a parar con una gran plaza que era como un distrito comercial, tenía un gran hotel de cinco pisos en el medio en forma de T invertida, se veía muy elegante y en la puerta había muchísima gente agolpada.

"Eso se ve interesante" comentó Robin. Todos se acercaron y pronto pudo, con sus ojos fleur, divisar lo que pasaba.

"Tal parece que el capitán y nuestro espadachín están muy cómodos adentro, sala VIP"

Al acercarse, muchas mujeres groseras no querían dejar pasar a Nami y Robin, y otros tantos les bloqueaban el camino a Usopp y Chopper, no fue hasta que Nami se puso furiosa e hizo chispear la punta del clima tact que la masa de gente entendió que estos eran los nakama del Rey Pirata y pronto los de la seguridad del hotel los dejaron entrar.

Los guiaron a una habitación que tenía que ser la más lujosa que habían visto sin contar claro, palacios como los de Alubarna o la Isla Gyoshin, candelabros en el techo y una iluminación cálida, una fuente en el fondo, mesas bajitas y todo rodeado de cojines y cortinas de agradables colores pasteles.

"Ahh chicos! Que bueno que nos encontraron" dijo Luffy que ya parecía pelota sentado en un montón de cojines de finos materiales con la espalda reclinada en otros más grandes y confortables, bonitas mujeres en trajes escasos le traían abundante comida mientras Zoro estaba igual de cómodo cerca de él bebiendo como si se terminara el mundo.

"Vaya, veo que se han puesto cómodos" comentó Robin divertida, que sin importarle mucho simplemente fue y se sentó cerca de Zoro, tomó una de las copas de sake del espadachín y le sonrió enigmáticamente,

"Esta bueno el licor, Zoro?" sus ojos hacían otro tipo de preguntas que Usopp mejor decidió ignorar para concentrarse en el irresponsable de su capitán.

"Oi Luffy, que es este lugar?"

"Ahh Usopp, es que vino un viejo muy divertido hace rato, y nos dijo que nos daba la sala VIP, sabes que es la sala VIP? El viejo dijo, Very Important Pirates" explicó Luffy con suma seriedad.

Nami solo sonrió y sacudió la cabeza, se sentó al lado de Usopp y Chopper, tomando la izquierda del capitán como solía hacerlo, formando un círculo con Luffy..

"Y yo soy un pirata importante" añadió, sin ninguna humildad.

"Sí si Luffy, ya sabemos, pero no te parece sospechoso que de la nada un viejo te ofrezca comida y alojamiento en un lugar así?" Era maravillosa la paciencia que le tenía Usopp a su capitán, después de tantos años seguía intentando razonar con él.

"Ese viejo es buena persona" aseveró el Rey Pirata y lo dejó en eso, dándole un mordisco a su carne.

"A ver Luffy, Whisky Peak, Tiping Point, Rocky Beach… no te suenan?" El tirador intentó refrescar la memoria del capitán mencionándole lugares donde habían sido traicionados por caza recompensas o piratas mal intencionados.

Nami solo observaba divertida y con su falta de suavidad normal, le arrebató una jarra de alcohol a una mesera que estaba a punto de servir a Luffy, la mando a volar con la mirada y con una sonrisa le sirvió ella misma al capitán, para luego servirse en su tarro, haciéndose la desentendida. Si alguien lo notó (Robin) nadie hizo mención de aquello.

Y Luffy, se palmeó la gran barriga sintiéndose muy feliz y satisfecho y con un movimiento de sus brazos, su cuerpo recuperó la forma tonificada normal. "Ahhh que bueno está" suspiró.

Usopp se puso furioso con dientes de tiburón, "Oi Luffy no escuchaste nada de lo que dije"

Luffy asintió y con una mano comenzó el conteo, primero un dedo, "Usopp, Whisky Peak, les pateamos el culo" Agregó otro dedo, "Tiping Point, les partimos la cara," Agregó un dedo más, "Rocky Beach? Nami que pasó con Rocky Beach?"

"Tuvieron que borrarla del mapa capitán" sonrió la navegante antes de llevarse otro trago a la boca.

Robin rió divertida cuando Luffy así de fácil probó su punto, Usopp quedó con el dedo extendido y la mandíbula desencajada, pero se recuperó rápido

"Es correcto! Porque yo soy el gran guerrero del mar Usopp y aunque estos tipos nos tiendan una trampa, eso no importa porque somos la gran tripulación del Rey Pirata, por algo me llaman Usopp el descubre trampas"

"Enserio Usopp?" Y los ojos de Chopper brillaron… Era increíble también, que a pesar de los años la inocencia de Chopper siguiera intacta. Zoro solo sonrió y por dentro daba las gracias de ello. Se hacía el duro por fuera, pero para Chopper tenía un lugar especial en su (aparentemente) frío corazón.

"Vaya, espero que nadie le patee el trasero a nadie, jun jun jun" Se escuchó una risa jovial y un hombre entrado de años pero bien conservado entró a la habitación, tenía una leve barriga, piel bronceada y cabello corto en espirales azabaches, con toques de gris por aquí y allá. Vestía una camisa tipo polo y unos pantalones frescos de color kaki, llevaba zapatillas deportivas blancas. Un estilo muy de aquella isla.

"Ahh el viejo del cabello espiral" sonrió Luffy levantando su jarra a modo de saludo,

"Veo que a estado atendiendo a nuestro capitán" Robin dijo con cordialidad pero sus ojos tenían un toque algo frío.

El hombre sonrió, "Ahh si, vaya, no crean que soy tan buena gente, tengo motivos para mi hospitalidad" dijo con brutal honestidad, lo que hizo que Zoro frunciera el ceño levemente.

"Uno, ustedes son la tripulación pirata mas famosa… y temida en los mares, me conviene tratarlos bien" sonrió, "Y dos, como habrán apreciado, el puerto se encuentra abarrotado de buques de turistas y la ciudad está en plena fiesta, acaban de llegar para nuestro fabuloso carnaval! Son tres días y tres noches de baile sin parar" dijo con una gran sonrisa

"Wuuu enserio!" Luffy estaba de lo más emocionado.

"Claro! Y extrañamente tenerlos a ustedes aquí será bueno para el negocio, verán soy el alcalde de la ciudad, mi nombre es Jurao Betista, para lo que necesiten cuenten conmigo. Tendrán habitaciones de lujo, asientos de palco para ver el desfile de carnaval y todo lo que sus corazones deseen. La hospitalidad de esta ciudad es bien conocida! Bienvenidos a la isla de Ipanuma!"

"Wuu gracias viejo!"

"Jurao por favor, que aún soy joven"

"Eto.. Jura.. Juree,… Ossan!"

"Mejor así déjalo" sonrió el hombre finalmente, cuando le habían informado del arribo de tan peligrosa tripulación, se espantó bastante, pero cuando notó que no le querían hacer daño a la ciudad (al menos eso parecía) decidió que lo mejor que podía hacer era tratarlos bien y esperar lo mejor.

"Viejo, si puede busque a mis otros nakamas y hágale saber que estamos aquí para que puedan comer y todo" mencionó Luffy.

"Claro! Enviaré mis hombres a informarles, presten atención mañana en el desfile, mi hija Amaia Batista fue nombrada Reina del Carnaval este año! Esperen a verla en la carroza principal, les va a encantar! Es la mujer más bella de Ipanuma!" Era a todas vistas un padre orgulloso.

Se la pasaron bebiendo y conversando con el viejo, que les contaba un poco más sobre el carnaval y les decía que el también bailaba en el desfile, pero no tanto como antes porque le dolía la espalda. Pronto hizo pasar a una escuadra de unos diez músicos con tambores de varios tamaños, a los que hizo redoblar al ritmo nuevo y excitante de la Samba.

A Luffy le fascinó, a los demás les pareció divertido y a Zoro le pareció un sonido de lo más molesto y ruidoso. Acabó la noche con el capitán desmayado sobre la mesa y la barriga llena, inducido prácticamente en un coma alimentario, y el espadachín, con la excusa de que la música le hizo doler la cabeza, desapareció con Robin a una de las habitaciones que les habían proporcionado.

Nami, medio intoxicada, sacudió la cabeza ante la actitud de su capitán, como le gustaría poder ser como Robin y simplemente arrastrarlo a una habitación, pero en el estado que Luffy estaba seguro iba a dormir durante horas mientras su organismo digería la tonelada de carne que se comió.

Les encargó a Usopp y a Chopper que cuidaran de él y se fue a dormir a su habitación, con un poco de mal humor y cada vez más determinación… si esperaba por él, iba a terminar llegando virgen a los treinta años…


Continuará...

Como estuvo para empezar? Les pareció divertido? Prometedor? Eso espero