El secreto de los vampiros

hola soy nueva y este es mi primer fic denle una oportunidad y si se la dan espero que les guste ^^

NOTA IMPORTANTE: Gakuen alice y sus personajes no me pertenecen, le pertenecen a Tachibana Higuchi.

Aclaraciones:

Textopensamiento

(Texto)= comentarios mios

(Texto)= explicaciones o aclaraciones

~Texto~= punto de vista (POV)

*Texto*= acciones


Capitulo 1: El comienzo de una princesa

En otra dimensión parecida a los humanos existe el mundo de los vampiros gobernado por cuatro reinos, uno de ellos es el del sur reino familia Hyuuga, el siguiente es el del este, reino familia Imai, frente a este el oeste reino familia Nogi, el último y más importante el que gobierna todo el mundo vampiro hasta los otros tres reinos es el del norte reino familia Yukihara. Los vampiros y algunos humanos tienen un poder llamado Alice que los hace ser especiales, los vampiros pueden ser humanos completamente para poder mezclarse con ellos cuando van a su mundo.

Hoy es el cumpleaños de la princesa del reino norte su nombre es Mikan Yukihara, cumple 2 años y se hará una gran fiesta en su honor, nadie la ha conocido hasta ahora ya que en la fiesta será presentada. Todas las personas de los distintos reinos se juntaron en el castillo Yukihara para la fiesta de la princesa.

Estaban en el gran salón esperando, en eso llegan los reyes y sus hijos de los otros reinos; Ruka Nogi príncipe del reino oeste y mejor amigo de Natsume Hyuuga del reino sur con su hermana menor Aoí Hyuuga Princesa del reino sur y Hotaru Imai princesa del reino este, prima de los hermanos Hyuuga y mejor amiga de la princesa del reino norte Mikan, a lo cual solo los de la realeza la conocían, los vampiros al verlos hicieron una reverencia, en eso un sirviente del castillo aparece y llama la atención de todos.

-Con ustedes la Reina Yuka Yukihara y el rey Izumi Yukihara- dijo el servidor del castillo y entran los mencionados a lo cual los vampiros hacen una reverencia a sus altezas y así la fiesta sigue con la intriga de quien es la princesa.

La Reina Yuka se acerca a las tres familias reales que estaban juntas e invitadas a esa fiesta que era para celebrar el cumpleaños de su pequeña hija y comunicarle algo importante a sus hijos.

-Buenas noches- dijo Yuka dirigiéndose a ellos.

-Buenas noches- respondieron todos, hablaban de cosas y cosas que hacían que los cuatro niños presentes estaban algo aburridos y confundidos por lo que hablaban.

-Oh es cierto- dijo Yuka acordándose de algo- Hotaru- llamo ella y esta la mira.

-Si tía Yuka- respondió ella ya que consideraba a la Reina, la madre de su mejor amiga, como tal.

-Mikan te espera en el jardín- dijo ella y Hotaru asintió-ah...y ustedes tres...Ruka, Natsume y Aoí también vayan así no se aburrirán- termino con una gran sonrisa.

-Si- respondieron los cuatro y caminaron por el salón hasta llegar a una puerta grande con pequeños ventanales y Blanca que daba al jardín la abrieron y salieron.

Estaban en el jardín pero no vieron a Mikan por ninguna parte, la buscaron ya que al parecer era costumbre que se escondiera, como siempre lo hacía cuando iban de visita.

-Onii-chan- dijo Aoí una niña de 2 años cabellos azabache que le llegaba unos 3 centímetros sobre la cintura y ojos carmesí, tenía puesto un lindo vestido rojo con negro de manga corta que le llegaba hasta las rodillas.

-¿Qué?- preguntó Natsume algo curioso, tenía el mismo aspecto que su hermana solo que en versión masculina, cabellos azabaches corto, ojos carmesí y usaba un traje negro con camisa roja que lo habían parecer maduro (yo:mentira ¬¬).

-La en-con-tre - dijo la pequeña Aoí inocentemente y muy divertida apuntando hacia la rama más alta de un árbol que había en el jardín (yo:¿cómo llego hay? O.o) fueron junto a ella y miraron hacia donde apuntaba, lo más alto del árbol.

En la oscuridad de la noche, con la luna siendo su única luz, divisaron en la última rama más alta del árbol una pequeña silueta que miraba hacia el cielo estrellado.

-Mi-kan-chaaaan- llamo Hotaru con una sonrisa hacia la silueta de la chica, que al escuchar su nombre giro su cabeza para mirar abajo en donde vio a sus amigos. Salto de la rama, cayo perfectamente de pie en el suelo y les dedico una gran sonrisa.

-Hola chicos - dijo Mikan con una alegría inmensa al verlos.

-Hola- dijeron los cuatro al unisón y sonrieron.

-¿Qué hacías haya arriba? Florecitas- preguntó Natsume en tono burlón.

-PERVERTIDO- dijeron Aoí, Mikan y Hotaru pegándole en la cabeza.

-Itai…no era necesario hacer eso- protesto el golpeado, sobándose ya que al parecer ellas eran fuertes para dar golpes (yo:manos pesadas ^^U)

-Primito…tu nunca cambias *suspiro*- dijo Hotaru una niña de 2 años, cabello azabache y ojos violeta, usaba un vestido violeta manga corta con diseño de flores blancas.

-Eso es verdad- afirmo Ruka un niño de 3 años (yo:la misma edad de Natsume) cabellos rubio corto y ojos celestes como zafiros, usaba un traje blanco con camisa azul, se veía muy tierno (yo:Kyaa ^^).

-Gracias por la ayudita querido amigo- dijo Natsume sarcástico con una venita en la sien.

-Mikan- llamo Yuka su madre, ella era muy amable con todos y siempre mostraba una sonrisa tierna que podría hacer cálido hasta el corazón mas frio, esa sonrisa también la heredo su hija.

-Ya voy mami- respondió ella, camino unos pasos dejando a sus amigos atrás, antes de entrar se detuvo y se giro hacia ellos- ustedes también entren- dijo con una de sus típicas sonrisas a lo que ellos cuatro también le sonrieron y entraron.

Mikan y su madre se fueron hacia otro lado sin ser vistas, mientras los dos príncipes y princesas se fueron con sus padres. Al cabo de diez minutos el sirviente del castillo volvió a aparecer y nuevamente llamo la atención de todos.

-Les presento a la princesa Mikan Yukihara- dijo el sirviente y las puertas que estaban detrás de él se abrieron, dejando ver a la reina y a una pequeña silueta al lado de ella sosteniéndola de la mano un poco nerviosa.

Era una niña de 2 años recién cumplido, su cabello color castaño y hermosos ojos color miel. Usaba un vestido color amarillo manga corta con una cinta en la cintura del mismo color pero un poco más oscuro, tenía el pelo suelto a lo cual se notaba pequeñas ondulaciones y tenia puesta una flor en el cabello también amarilla, se veía hermosa, definitivamente era igual a su madre. Todos hicieron una reverencia en forma de saludo y respeto, ella al ver eso les regalo una bella sonrisa y todos los vampiros se sintieron felices.

-H-hola… mucho gusto en c-conocerlos- dijo Mikan un poco tímida con una sonrisa aun más tierna que la anterior y como respuesta recibió también sonrisas de aceptación.

Después ella fue hacia todos; se presentaba y ellos también. Estaban todos muy felices de su princesa del norte, era amable, tierna y simpática. Mientras Mikan aun se presentaba sus padres la llaman, ella va hacia ellos y los abraza.

-Hola hija ¿te has llevado bien con todos?- dijo Izumi su padre con una sonrisa igual que Yuka (yo:vaya parece que la sonrisa viene enserio de familia O.o).

-Muy bien papi, todos son muy amables conmigo y me han aceptado- dijo muy entusiasmada y feliz la niña.

-Ven hija…debemos decirte algo- dijo Yuka y ella asintió, entonces salieron del salón, recorrieron un largo pasillo, se detuvieron en una puerta, la abrieron y entraron, hay dentro se encontraban las otras tres familias reales, los cinco niños estaban confundidas ya que no entendía lo que sucedía y sus padres se encontraban serios.

-Tomen asiento- dijo Kaoru la madre de Aoí y Natsume, los niños sin decir nada se sentaron en uno de los sofás que estaban en la habitación.

-Nosotros los llamamos aquí para comunicarles que están comprometidos- dijo la madre de Hotaru sin rodeos (yo:no recuerdo su nombre XD) y los niños se pararon de golpe.

-¡¿COMPROMETIDOS?!- dijeron casi gritando los cinco niños al unisón, que casi dejan sordos a sus padres.

-Niños no griten así casi nos dejan sordos al gritar- dijo la madre de Ruka destapándose los oídos (yo:tampoco recuerdo su nombre XD)-además…Aoí…tú no estás comprometida-termino diciendo.

-*suspiro* fiuu…que alivio- dijo Aoí volviendo a sentarse más tranquila.

-Ustedes cuatro…están comprometidos desde su nacimiento- dijo Yuka mirándolos con una sonrisa picara y ellos con los ojos abiertos como platos- Ruka… tu eres el prometido de Hotaru, eso fue decidido desde que ella nació y Natsume… tu estas comprometido con Mikan, también decido desde que nació-termino diciendo y hay los cuatro se separaron.

Hotaru y Mikan por un lado y frente a ellas a mucha distancia estaban Natsume y Ruka, se miraban indiferentes.

-Nosotras con esos bakas- dijeron las dos niñas apuntando con el dedo índice a los dos frente a ellas y mirando a sus padres.

-Nosotros… ¿con ellas?- dijeron los niños haciendo lo mismo que ellas y a sus padres le salió una gota en la cabeza tipo anime.

-Nos vamos- dijeron Hotaru y Mikan al unisón mientras se acercaban a la puerta, sus padres intentaron detenerlas pero lo que recibieron como respuesta fueron sus auras oscuras y unas miradas asesinas, así que dejaron de insistir y ellas se dieron a la fuga.

*suspiro* al parecer no lo tomaron nada bien- dijo la reina Kaoru

-¿ Y cómo crees que lo tomamos nosotros?- preguntaron Natsume y Ruka al unisón.

-Mamá…¿Por qué no nos dijeron antes?- preguntó Natsume con mirada de penetrante.

-Bueno…eso…es…por…-ella no sabía que responder así que miro a Yuka como diciéndole con la mirada -sálvame-de-este-problema- ella solo asintió.

-Chicos…lo siento pero…tenemos cosas que hacer-dijo Yuka y ellos con Aoí se fueron de la habitación-*suspiro* ¿Qué haremos ahora?- preguntó mirando a los demás adultos y ellos movieron la cabeza como diciendo –no-lo-se- enserio no sabían qué hacer.

-Bueno…solo dejaremos que las cosas sigan su curso y esperar a que se enamoren lo cual pasara en algún momento- dijo la madre de Imai dándole esperanzas a todos.

Después de que Mikan y Hotaru salieron de la habitación se dirigieron al cuarto de Mikan era grande, las paredes color naranjo, había una cama para dos personas un televisor plasma, juguetes, etc. También había un gran balcón que daba a una vista espectacular. Mikan y Hotaru se sentaron en unas sillas que estaban ahí.

*suspiro* ¿Por qué tengo que estar comprometida con ese baka pervertido?- se preguntaba Mikan algo confundida pero por dentro estaba riendo (¿Por qué? O.o)

-Y yo con ese baka lento- también dijo frustrada y confundida pero por dentro también se estaba riendo (yo:¿Por qué? ¿Qué les pasa a estas dos niñas? o_o), se miraron y empezaron a reír a carcajadas (yo:O.o ^. ^ Bipolar/Mikan y Hotaru:¿Quien eres tu? o.o/yo: *x*).

-Jajajajaja ¿vis-viste sus ca-caras al sa-saber que somos sus prometidas? Jajajaja- decía Mikan entre risas sosteniéndose el estomago.

-Jajajajaja s-s-si jajaja fue algo muy…divertido jajajajaja- decía Hotaru también entre risas y sosteniendo su pequeño estomago pero ya calmándose.

-Jajaja…*suspiro* bueno aunque actuamos bien- dijo Mikan ya calmada y con una sonrisa.

-Sip…además nosotras ya sabíamos desde antes actuamos super bien menos mal que nos creyeron- dijo Hotaru aliviada.

-¿Con que ya lo sabían?- dijo una voz de niño conocida desde la puerta, sonaba algo molesta que al escucharla, las dos niñas se paralizaron y se giraron lentamente hacia la puerta y vieron a los que menos querían ver...

-¡BAKAS!...perdón… ¡Natsume, Ruka, Aoí!- gritaron las dos al unisón sorprendidas y nerviosas (yo:acaso se ponen de acuerdo para hablar o ¿Qué? ¬¬/Mikan:enserio ¿quien eres? -.-/Hotaru:¬¬/yo: l-les dire al final ^.^U/Hotaru y Mikan: ok).

-Lo sabían y no dijeron nada- dijo Ruka también algo molesto.

*suspiro* si- contestaron las niñas resignada. En eso llega el sirviente del castillo su salvación de dar explicaciones era un alivio.

-Príncipe Ruka, príncipe Natsume y princesa Aoí sus padres los esperan para irse- dijo el sirviente del castillo, ellos asintieron y se fueron con el sin antes de que las dos niñas recibieran una mirada de pocos amigos de parte de ellos.

*suspiro* de la que nos salvamos- dijo Hotaru aliviada.

-Si-afirmo Mikan también aliviada, en eso escucharon un ruido en el balcón y las dos miraron en esa dirección.

-Hola pequeñas ¿como han estado?- dijo un hombre desde el balcón vestido de negro.

-¡Reí-san!- gritaron las pequeñas y corrieron hacia él a abrazarlo- te extrañamos mucho- dijeron las dos mientras él correspondía el abrazo. (yo:O.o ya enserio, se ponen de acuerdo o ¿Qué?¬¬/Mikan y Hotaru: sip ).

-Yo también a ustedes…feliz cumpleaños Mikan- dijo Reí sonriéndole a las pequeñas niñas.

-Arigato Reí-san- dijo ella respondiendo su sonrisa con otra.

En ese momento entran los padres de Mikan y Hotaru que iban a buscarla para irse a casa, mejor dicho al reino este, al ver a Reí lo saludaron y también el. (yo:Creo que eso ya era obvio XD)

-Vaya, se te está haciendo costumbre llegar por el balcón ¿no es así? Reí-kun – preguntó Yuka.

-Jejeje…parece que si- afirmo él rascándose la cabeza.

-Hotaru debemos irnos- dijo la madre de ella.

-Pero yo no me quiero ir- dijo ella haciendo un puchero haciéndola ver muy tierna. (yo:Kyaaa ^.^ )

-Nada de peros vamos- le ordeno su madre y ella resignada se despidió de su amiga y se fue con sus padres.

-Bueno Yuka-sama, Izumi-san necesito hablar con ustedes- dijo Reí ahora más serio y ellos asintieron debía ser algo importante para que estuviera así.

-Mikan, hija ¿Por qué no vas a jugar con Tsubasa al jardín?- pregunto su padre y ella muy feliz se fue con aquel niño aparentemente de 6 años a jugar.

-Bien…ahora… ¿Qué pasa?- preguntó Yuka algo insegura.

-Hay organizaciones que saben sobre la existencia de Mikan y sus alice, están buscándola e intentaran llevársela para usarla a su beneficio- dijo Reí con el ceño fruncido y preocupado por la niña ya que era como su hermanita pequeña a la cual quería y protegía.

-¡¿Qué?! Pero… ¿Cómo? Por más que la intentamos ocultar aun así…- dijo Yuka a punto de soltar lágrimas, su esposo para tranquilizarla la abraso.

-Reí quiero…que nos prometas algo- dijo Izumi seriamente.

-Claro-respondió Reí.

-Quiero que nos prometas que… si algo nos llegara a suceder… cuides a Mikan y nunca dejes que caiga en manos de alguna organización, ella sabe sobre sus alice y la hemos entrenado para que controle por favor- dijo Izumi.

-… lo prometo… la protegeré y la cuidare si… les fuera a ocurrir algo- dijo Reí inseguro, no por la promesa que hizo, si no porque en verdad pareciera que les fuera a pasar algo.

- Y si es necesario llévala a la academia estaría más segura- termino diciendo Yuka.

-Está bien lo hare… ahora…debo irme adiós- dijo Reí y se fue. Así paso la noche de los vampiros.

Al otro día la luz del sol entraba por la ventana de nuestra querida castaña que estaba recién despertando, se levanto y fue hacia el balcón para ver ese hermoso día, en eso tocan su puerta.

-adelante- dice la pequeña niña con dulzura y entra su sirvienta y amiga Miku.

-Permiso señorita Mikan, ya está listo el desayuno y tus padres te esperan- dijo Miku con una sonrisa.

-Si- dijo Mikan también con una gran sonrisa en su rostro se fue a bañar y se vistió para desayunar (yo:sé lo que deben pensar, ¿tiene 2 años y sabe hacer esas cosas? Pues en esta historia todo es posible -.-) luego fue al gran comedor que había en el castillo, en el centro se encontraba una mesa como para 15 personas O.o

-Buenos días papi, buenos días mami- dijo la pequeña con una hermosa sonrisa en su rostro.

-Buenos días- respondieron sus padres con una sonrisa.

Mikan se sentó junto a ellos y comieron su desayuno como siempre, todo tranquilo y con una atmosfera de felicidad, pero esa felicidad no iba a durar mucho. Mikan se levanto de su lugar para ir a su habitación a buscar un dibujo, que había hecho el día anterior, para mostrárselo a sus padres, estaba saliendo del comedor cuando al frente de ella explota la puerta principal del castillo, esta se encontraba junto al comedor, sin poder reaccionar a tiempo por la explosión tan repentina, ella sale volando hacia la pared chocando contra ella, haciendo que cayera al suelo.

-¡MIKAN!- gritan sus padres y corren hacia ella, al parecer no alcanzo a perder el conocimiento con el golpe aunque se intentaba levantar con dificultad.

-Itai… eso dolió- se quejo Mikan molesta mientras se ponía de pie y sus padres llegaban junto a ella.

-¿Estás bien hija?- pregunto Yuka algo preocupada.

-Sí, solo me duele un poco la espalda por el golpe pero estoy bien, aunque…- dijo Mikan mirando hacia la entrada- ¿Por qué una eplosión?- confundida. (yo:¿Quién no? -.-)

-Yo te puedo responder esa pregunta- dijo un hombre con traje blanco, quien caminaba entre los escombros y humo que había dejado tal explosión, con más hombres detrás de él, pero vestidos de traje negro.

-Zero…- dijo Izumi sorprendido y al mismo tiempo molesto- ¿Qué haces aquí?-.

-No es obvio… vengo por la princesa del reino vampiro el mayor tesoro…Mikan Yukihara- respondió al principio con un tono sarcástico y luego más serio.

-¿Qué?- dijo Mikan sorprendida y confundida, a los segundos entendió para que se la quería llevar… era por sus alice. (yo:Eso es lo que crees pero hay otra razón... la sabrán pronto/Mikan: dime¬¬/yo: nop -.- despues sabras)

-No permitiremos que te la lleves- dijo Yuka colocándose frente a Mikan junto a Izumi.

-Así es no dejaremos que te llevas para que la uses a tu beneficio Zero- dijo Izumi enojado.

-¿Jaaaa?¿ustedes creen que es solo por los alice? Pues te equivocas… si tal vez sea una razón pero también hay otra… ella es heredera al trono del reino norte de los vampiros el mas importante de todos, el que gobierna todo el mundo vampiro incluso los otros tres reinos. Borrare a ustedes dos del mapa y podre hacer lo que sea a través de ella- dijo decidido y egocéntrico dejando en un tipo de shock a la pequeña Mikan y a sus padres con una mirada de odio y desprecio dirigida a ese hombre al escuchar que solo la utilizaría por sus alice y ser hereda del reino para controlar a los vampiros eso ya era demasiado.

Mientras tanto en el reino este, la princesa Hotaru estaba tomando desayuno junto a sus primos y prometido que habían llegado a causa de que sus padres querían conversar. El ambiente era tenso, se podía notar dos auras negras una de Hotaru y la otra de Natsume su primo, quienes al parecer no se llevan muy bien que digamos ^^U empezando una guerra de miradas asesinas y había un silencio que se volvía algo incomodo, hasta que una sirvienta llego corriendo rompiéndolo.

-SEÑORA- dijo la sirvienta alterada y agitada por la corrida.

-¿Qué ocurre?- pregunto la madre de Hotaru que miraba algo extrañada.

-El castillo norte fue atacado por ZERO y quieren a la princesa- dijo la sirvienta ahora más alterada que antes.

-¡¿QUÉ?!- gritaron todos los presentes.

-La quieren usar para gobernar el mundo de los vampiros- dijo la sirvienta aun con los nervios.

-Esto es malo Kaoru- dijo la señora Imai algo preocupada- debemos ir- dijo levantándose de su asiento, todos asintieron y se fueron hacia el norte.

Volviendo al castillo norte, los padres de Mikan estaban luchando con los hombres de Zero los cuales estaban bajo la orden de que los mataran. Luchaban cuerpo a cuerpo y también sus alice, pero Mikan solo se había quedado observando, sin reaccionar, estaba en completo shock, sus padres gritaban que corriera pero su cuerpo no respondía. Uno de los hombres se las ingenio para escaparse de Izumi y Yuka y se fue hacia Mikan con una navaja en mano; Yuka se percato y también fue hacia ella rápidamente y se puso delante del hombre haciendo que le enterrara la navaja en el lugar del corazón, este la golpea y ella cae al suelo aun con la navaja en el corazón; Mikan al ver esto reacciono.

-¡MAMÁ!- grito desgarradoramente Mikan, llorando y cayendo de rodillas junto a ella viendo como sangraba.

Izumi al escuchar el grito y llanto de su hija se giro para ver que sucedía y vio como Mikan estaba en un tipo de shock de rodillas al lado de su esposa que sangraba. Corrió hacia ellas pero antes de poder llegar uno de los hombres lo ataco por atrás enterrándole un cuchillo por la espalda y lo saco.

-¡PAPÁ!- grito la pequeña castaña en el estado de shock, que se convirtió en un trauma.

Hay estaban los cuerpos de los padres de Mikan en el suelo sangrando mientras que ella lloraba en silencio mirando a los hombres causantes de su dolor, no se movía, ni siquiera reaccionaba, solo hablaba en susurros que nadie oía, luego bajo su cabeza aun llorando.

Los reyes y sus hijos en ese momento llegaron, miraban con horror como los cuerpos de Yuka e Izumi sangraban, no lo podían creer, en eso ven a un hombre de "Z" correr hacia Mikan, aunque estaba bastante lejos, pero ella no reaccionaba, iban a correr hacia ella también para protegerla, pero más hombres de "Z" aparecieron deteniéndolos asique lo único que podían hacer los reyes era pelear, al igual sus hijos también colaboraron ya que sabían defenderse apropiadamente sin su alice.

-No… ¿Por qué?-susurraba Mikan con la cabeza agacha, lo suficientemente alto para que la escucharan a lo cual si paso ya que todos dejaron de pelear y la observaron, aunque el hombre aun seguía corriendo hacia ella (yo:waaa Mikan por favor reacciona o)- ¿Por qué?... ¿Por qué?- seguía susurrando ella- ¿POR QUÉ?- grito ahora y una luz blanca ilumino toda la habitación.

Cuando la luz dejo de brillar vieron a Mikan de pie pero seguía con la cabeza agacha y el hombre que había parado por la luz, volvió a correr hacia ella pero antes de que pudiera tocarla o hacerle algo, Mikan lo tomo del brazo y sin hacer mucha fuerza, por lo que se veía, lo tumbo en el suelo dejándolo inconsciente (yo: o-ok esta niña tiene solo 2 años y ¡es tan fuerte! O.o). Todos quedaron atónitos con eso, pero luego reaccionaron cuando vieron a Mikan como toma al hombre y muerde su cuello bebiendo su sangre, luego lo suelta y este cae nuevamente al suelo. En ese instante Mikan levanto su cabeza y se pudo ver claramente que sus ojos habían tomado un color rojo intenso como la sangre, ya era claro se había convertido en un vampiro. En un parpadeo todos los hombres estaban inconscientes en el suelo pero ella se arrodillo al lado de uno se inclino y volvió a morder su cuello, cuando su sed cedió, levanto su cabeza y se puso de pie, con su lengua limpio el resto de sangre que quedo en sus colmillos, Hotaru, Aoí, Ruka y Natsume se iban a acercar a ella pero no pudieron ya que en ese instante llegaron más hombres, Mikan los iba a atacar cuando Reí aparece frente a ella y le toca la frente con su dedo índice.

-Reí…san- dijo Mikan reaccionando y volviendo a su forma humana.

-Mikan… tranquila- dijo Reí y unos hombre los iban a atacar pero Kaoru y su esposo los golpean antes de que lleguen a ellos.

-¡Reí-kun! … menos mal que has llegado- dijo la madre de Hotaru con una sonrisa de alivio pero en eso Mikan cae de rodillas y todos la miran.

-No ¿Por qué de esa forma?... papi…mami… ¡aaaaaaaaaahh!- grito Mikan desesperadamente y llorando por un dolor que le vino a la cabeza.

-¡Mikan!-gritaron los cuatro niños.

-Mi cabeza… me duele…- susurro Mikan aun llorando- ¡no! ¡no! ¡no!- gritaba ella sosteniéndose la cabeza- ¡HAS QUE PARE!- grito por ultimo y se desmayo.

-Reí llévatela, si sigue aquí su trauma puede llegar al límite de dañar sus memorias- dijo Kaoru y el asintió, tomo a Mikan en sus brazos y desaparecieron después de unos segundos también había desaparecido Zero y sus hombres ya que su "objeto" no se encontraba.

-¿A dónde se han llevado a Mikan-chan?- pregunto Aoí triste.

-A un lugar donde este segura- contesto Kaoru su madre con un tono de tristeza.

-Pero ¿Quién era él y a donde se la llevo?- pregunto Ruka preocupado y un poco alterado.

-Eso lo sabrán a su tiempo mis niños, pero si Mikan seguía aquí su mente no iba a soportar y llegaría al límite de perder su memoria- respondió tiernamente su madre pero también triste.

-Eso significa que ¿no la volveremos a ver?- dijo Hotaru con lagrimas recorriendo sus mejillas.

-Hija… si la volverán a ver pero para eso pasara mucho tiempo- dijo su madre abrazándola y con lagrimas en los ojos que salían cuando parpadeaba igual como a Kaoru, Aoí y la madre de Ruka.

-Mikan- pensó el pequeño Natsume con la cabeza agacha.

Así paso la noche con tristeza y angustia, los habitantes ya habían sido avisados sobre la muerte de la reina Yuka y el rey Izumi, aun con la tristeza su esperanza seguía con la princesa Mikan. Esa noche enterraron los cuerpos de los reyes del norte, había sido una perdida horrible, pero también una princesa y dos príncipes además de perder a dos personas que eran como sus familiares, perdieron la luz que les daba alegría y los hacia sonreír… esa luz era Mikan. Desde que se fue ella los tres cambiaron rápidamente, ya no sentían esa felicidad, no mostraban ninguna expresión o sonrisas era como si ya no tuvieran vida.

Pasaban las semanas y Natsume, Ruka y Hotaru seguían sin mostrar alguna expresión o sentimiento era preocupante, la única que no había cambiado o eso parecía era Aoí, siempre alegre y con una sonrisa, pero ella en verdad seguía triste y solo lo ocultaba par ano preocupar a sus padres más de lo que estaban por su hermano. Ruka, Natsume y Hotaru ya se habían dado cuenta de eso, pero para no dañarla más decidieron seguirle el juego. Habían escuchado rumores de que Mikan de vez en cuando iba a visitar el castillo norte pero no dejaban que nadie la viera, también se decía que no tenia alice y era solo un vampiro.

Pasaron los años, Hotaru y Aoí tienen 7 años mientras que Natsume y Ruka, como son un año mayor que ellas, tienen 8 años. Llego un día que los fueron a buscar para llevarlos a la famosa academia Gakuen Alice, donde iban niños humanos o vampiros que tuvieran alice para poder controlarlos y estudien como en toda escuela normal (NOTA: Los humanos no saben de la existencia de los vampiros ^^), primero fueron al reino este en busca de Hotaru.

Frente al castillo este, apareció una limosina negra de la cual salieron dos hombres, uno tenía el cabello rubio y ojos violetas, el otro tenía el cabello color negro y ojos color verde, Hotaru y su madre ya los esperaban afuera.

-Buenos días Hotaru-chan, yo soy Narumi y el es Misaki- se presento el rubio y después a su compañero.

-Hn… hola- dijo ella indiferente, se giro hacia su madre y le dio un abrazo- adiós mamá-. (yo:que no se exprese no significa que no tenga sentimientos .)

-Adiós hija- se despidió su madre correspondiendo el abrazo, se separaron, Hotaru se subió a la limosina y se fueron.

Al cabo de unos minutos ya estaban los cuatro niños en el transporte que salía de su dimensión, para llegar a la dimensión de los humanos al estar ahí la limosina se detuvo frente a una reja negra alta con un símbolo que decía "G.A" entraron y desde entonces no volvieron a sus casas.

Fin capitulo.


Bueno ese fue el primer capi de mi primer fic ojala les haya gustado, no se si habra sido corto o largo aun asi espero sus REVIEWS para saber que es lo que piensan hasta el proximo capitulo bye ^o^