La hija de la luna

Guía:

Guerreros del sol: eran youkais que podían transformarse en fénix con poderes sagrados por lo tanto no se llevaban bien con el resto de los demonios ya que representaban una amenaza para juntaban en poblados numerosos, eran muy alegres, cantaban y bebían whisky de fuego alrededor de una fogata todas las noches. Poseían cabellos de color negro y sus ojos eran de color miel.

Whisky de fuego: bebida producida únicamente por los guerreros del sol ya que eran los únicos que la toleraban, se lograba quemando una flor de loto dentro de una fuente con mitad de agua y mitad de whisky.

Guerreros de la luna: estaban conformados por las 4 razas de demonios perro, eran los principales enemigos de los gurreros del sol y los que lo llevaron a la extinción.

Estaban los daiyoukais del norte donde se encontraba el mar y sus poderes se basaban en el dominio del agua. Tenían el cabello rubio y ojos azules.

Los daiyoukais del sur su territorio eran praderas y pastizales junto con el este dominaban la tierra, la diferencia era que el sur interactuaba y se comunicaba con los animales y el este con los arboles. Poseían el cabello de color rojo y los ojos verdes.

Los daiyoukais del este constaban con un territorio de bosques. Se habían separado de los del sur ya que estos eran pacíficos y el oeste era guerrero y siempre intentaban atrapar a la gente entre sus bosques. Tenían el cabello de color marrón con ojos negros.

Los daiyoukais del oeste poseían un territorio muy basto con bosques y montañas dominaban el aire. Poseían cabello blanco y ojos ámbar.


Recuerdos (1° capitulo)

Volvíamos a caminar sin sentido, nose a donde querrá llegar o que estábamos buscando, pero si de algo estaba seguro es de que a donde ella valla yo iría atrás, me era imposible pensar como seria mi vida sin ella; me había cuidado desde que yo tenia 10 años y ella 13, era increíble como habían cambiado las cosas, pero nunca olvidare como nos conocimos…

"los chicos de la aldea me molestaban por ser un hanyou, de nuevo, eran 8 esta vez, yo a pesar de tener mas fuerza que ellos me sentía débil. Apenas 2 semanas atrás había perdido a mi mama, y padre no tenia porque nos había abandonado cuando yo estaba en el vientre, horrorizado por la idea de tener un hijo hibrido, solo había visto a mi madre como un juguete y no había pensado en las consecuencias. Recuerdo bien como estaban golpeándome cuando apareció Rin, mi ángel salvador, ella los había regañado e incluso les arrojo una roca a uno ahuyentándolos como perros, en ese tiempo ella recién era iniciada en el arte de la lucha y, por lo tanto, no era muy fuerte, pero su carácter lo podía todo."

Ah, mi dulce Rin, mi guardiana…suspiro el joven de ojos verdes con las pupilas alargadas de los felinos y cabello corto y pelirrojo ondulado, si no fuera por esas pupilas y sus garras nadie adivinaría su naturaleza hanyou.

Unos pasos más adelante una joven muchacha de largo cabello negro como la noche y ojos marrones, fríos, sin vida, demostrando el actual carácter de dicha criatura, miraba expectante al joven enamorado con una mueca de disgusto.

Cuando sintió que alguien se acercaba se decidió por hablar, sabía que ya no podían permitirse estar distraídos, esa era una zona muy peligrosa y cualquier descuido podía significar la muerte. Sentía una presencia muy peligrosa, tal ves un dragón o más, después de todo esa era la época de apareamiento de los youkais.

-Usui, no te separes de mi.- fue lo único que dijo, en un tono neutro pero demandante, aquello altero al chico quien no se esperaba conversación alguna de su acompañante, la verdad es que nunca hablaban, les bastaba con su mutua compañía, se conocían demasiado bien, no hacia falta palabras solo gestos.

Cuando Usui asimilo lo que acababa de oír se pego al costado izquierdo de Rin como sanguijuela.

-¡No tanto!- dijo la muchacha a punto de perder el equilibrio por la velocidad del impacto.

-Perdón-dijo Usui agachando la cabeza y despegándose hasta quedar a su lado.

Oh no… pensó, de nuevo ese exquisito olor a flores, ¿Cómo puedo soportar estar a su lado sin besarla? Su frialdad, se recordó.

"Rin no era así, al menos no al principio. Cuando la conoció era una niña adorable que reía, cantaba y juntaba flores, siempre tenia una sonrisa para el y a pesar de su corta edad siempre lo defendía. Si había algo que Rin no soportaba era que se juzgara por las apariencias y a su parecer hanyous, youkais y humanos no eran más que lo mismo.

Luego las cosas cambiaron Rin cumplió 13 y alguien llamado Sesshomaru, quien me dijeron era su protector, la frecuentaba otorgándole regalos.

En mi opinión, si es que era su protector, ¿Por qué dejo de serlo? Al Rin cumplir 15 el ya no la visitaba, no mas regalos, no mas nada. La abandono en esa aldea al cuidado del Señor Inuyasha y la Señora Kagome. A partir de ahí Rin poco a poco dejo de sonreír, ya nada le causaba gracia ni las peleas del señor Inuyasha y Shipo, ni los ABAJO de la señora Kagome, ni los retos de su mujer al mujeriego monje Miroku, ni las flores ni Kohaku, nada ni nadie hacían que esos labios se curvaran en una hermosa sonrisa, claro nadie salvo yo (algo de lo que me siento orgulloso). Luego sus ojos cambiaron, dejaron de ser brillantes y vivaces, inocentes y felices, para ser frívolos y sin expresión de vida o sentimientos. Pero lo peor de todo fueron sus rubores, ya no se ruborizaba por todo, ya ni siquiera se ruborizaba, a menos que sea de rabia, cosa que tampoco ocurría seguido. Era una piedra, fría y sin sentimientos, pero yo la amo igual, y a pesar de nuestra diferencia de edad algún día la conquistare, estoy seguro que se quedara conmigo, tengo fe ya que no a aceptado a ningún pretendiente.

Desde que la joven Rin cumplió los 16 todos se le declaraban y ella no aceptó a ninguno, ya fuese este príncipe youkai o humano, terrateniente, campesino, soldado o monje. Siempre con la misma excusa, que era una sacerdotisa. La verdad es que nunca lo creí, el señor Inuyasha me dijo que ella estaba enamorada del "estúpido de su hermano" y que el nunca le correspondería porque era demasiado orgulloso y "un desalmado…" y demás insultos que ya olvide.

La verdad es que Rin era más conocida como "su eminencia Rin" la sacerdotisa y exterminadora de demonios más poderosa del país y no exagero, podía exterminar plagas y epidemias sin importar su rango demoniaco, ella los exterminaba, ya fuesen espirituales o animales como fantasmas y dragones. Hasta habían inventado historias de que ella era enviada por las diosas del agua y de la luna para ayudar a los humanos con sus sufrimientos, que a la noche el cabello se le volvía hebras de oro al igual que el color de sus ojos, demostrando su verdadera forma divina. La gente esta tan asustada en estos tiempos que no creen que pueda haber una persona amable en el mundo sin pensar tonterías. Claro que están los otros que creen que los ayuda para luego dominarlos o comérselos. La verdad que lo de la transformación si había pasado y justo paso alguien y la vio pero solo paso esa única vez, tal vez comió algo que le cayo mal ¡que se yo! a demás todo tenia una explicación, Rin no era humana, aunque no lo quisiese admitir, no lo era. Lo comprobamos el día que el señor Inuyasha le regalo una espada a Rin por su cumpleaños numero 18, ya que había decidido irse, quería que pudiese cuidarse sola. Totosai creo la espada pero cuando Rin la empuño y ataco a Inuyasha como este le había indicado la espada no hizo un rábano, todos se quedaron sorprendidos ya que había sido Totosai el que la había creado, al golpear el viejo la cabeza de la joven anuncio que ya sabia el problema, Rin tenia mucha mas energía de la que el había puesto en la espada y por lo tanto esta no le serviría, Rin tenia youki demoniaco y mucho mayor que el de Inuyasha y Naraku juntos, parecido al de Sesshomaru y su padre o cerca. Nadie lo podía creer, Rin se rio por primera vez en meses por la ocurrencia del viejo, pero le creyó cuando le trajo la espada renovada.

Desde ahí que el sabia que algo le pasaba a su amada protectora"

Mierda son mas de dos, pensó la muchacha, ignorante de los sentimientos de su acompañante.

-Hay humanos involucrados, así que iremos al claro donde se encuentran los dragones- espeto en una orden, estaba furiosa ¿Por qué siempre hay humanos involucrados?, pensó.

Y hacia allá se dirigió ese dúo, ignorantes de lo que les tocaría vivir a partir de ahora.