Como te conocí… (3° capitulo)

(pov ayumi)

Ahora tengo una mama nueva, me siento mucho mejor ahora que ya terminamos de comer y mi mami me dio su frazada. Estoy acostada en su regazo y ella ya se durmió.

Veo las estrellas y me acuerdo de como la conocí. Fue apenas esta tarde cuando estaba juntando manzanas con mi madre biológica, de pronto todo se estaba quemando y dos dragones gigantescos nos atraparon y llevaron hasta un claro. Me sentía muy asustada solo podía gritar por ayuda, a lo que el dragón que me tenia atrapada me gritaba que era una molestia y que seria un placer comerme rápido solo para callarme. Empecé a llorar, mi mama suplicaba que me dejasen ir por eso la mataron a golpes, hubiera preferido que se la comieran de un bocado para que no sufriera, pero no, la hirieron y murió desangrada en frente mío, no podía parar de llamarla, no creía que estuviese muerta, no de seguro lo actuaba, le encantaba actuar.

Fue allí cuando llego esa muchacha bonita y le grito a los dragones, lagartijas, no pude evitar reír por lo que uno de estos me apretó un mas en sus garras casi matándome, la muchacha empezó a atacarlos.

Fue increíble nunca había visto nada así en mi vida, era como si bailara, pero no, estaba lastimando a mi opresor. Luego de trepársele, no se que le hiso pero el dragón empezó a rogar que parece, luego todo se volvió cenizas y yo caía, empecé a gritar con todas mis fuerzas, oí que la mujer le gritaba a alguien, y luego estuve en sus brazos. Era muy guapo, deseaba que fuese mi hermano, el que nunca tuve.

Me saco del peligro y fuimos al límite del bosque a ver la pelea cuando termino con el otro dragón unas figuras bajaron del precipicio para hablar. Nos acercamos y hablaron con mi nueva mama sobre el amor.

Que tipos más raros venir a hablar sobre el amor y los humanos y la debilidad en ese momento.

Caminamos en silencio hasta un claro pequeño donde mi mami se sentó y le pidió a Usui (al que pronto are mi hermano) que trajese leña.

-¿como te llamas dulzura?-me dijo. Tenía una vos muy dulce lo que me tranquilizó pues estaba un poco asustada, no sabia lo que me iban a hacer.

-Ayumi.-le conteste.

-¡Ayumi, que lindo nombre! El mío es Rin. Y…

-¿Por qué me salvaste? Nadie lo hubiese hecho…todos me odian.-le interrumpí, mi mama me había dicho que no debía interrumpir a los mayores pero lejos de enojarse la muchacha me respondió:

-¿y por que no? Yo no te odio, no tengo razones para ello.- eso me noqueo, necesitaba hace mucho tiempo que alguien me dijese eso, yo era una hanyou por lo que todos me odiaban, no tenia amigos.

Le abrasé fuerte de la cintura y empecé a llorar.

-¿sabes? Cuando yo era chica también perdí a mi familia, unos bandidos los mataron, y yo lo vi todo, pero a mi, como a ti, me salvaron y por eso estoy aquí, a veces la vida actúa de manera muy cruel pero hay que seguir. ¿Si? ¿Lo aras por mí?- me dijo.

-si ¿podrías ser mi mama?-necesitaba una mama y ya no le tenía miedo.

-em, yo nunca fui madre nose como se hace.- me dijo nerviosa, si yo tenia ese efecto en la gente.

-¡no importa! Por favor no me dejes.-le roge.

-puedes hacer lo que quieras, no te dejare hasta que te encuentre un buen hogar donde tengas amiguitos y padres, y ya no me necesites-nunca nadie me había dicho algo tan reconfortante.

-siiii, ¡será súper divertido! vos, yo y el chico guapo de allá.-dije señalando a Usui, quien se puso totalmente rojo, ya había regresado con la leña y se había puesto a escuchar.-mami tengo hambre ¿cuando comeremos?-le pregunte.

-cuando regrese, me iré a pescar ahora mismo.

Y se fue dejándonos a Usui y a mi solos.

-Usui ¿quieres ser mi hermano?-le pregunte poniendo cara de perrito abandonado.

-¿¡Ah!?-respondió.

-onii-sama!-le grite

-¡pero si yo no dije que si!- me grito. Nuevamente.

- onii-sama!

-¿no aceptarás un no como respuesta verdad?

-verdad.-le respondí con una sonrisa.

-bien ¿Quien quiere que le cuente un cuento?

-yo, yo –dije desesperada, amaba los cuentos.

-bien este es de Rin-sama. Un día estaba Rin-sama y yo buscando un pueblo…