Saludos a todas (os), antes quisiera pedirles una enorme disculpen por la larga espera, pero quería que este capítulo fuera especial, aunque aún falta lo mejor. Así que sin hacerlas esperar más.

Pues a leer se ha dicho…


Unida en cuerpo y alma a la bestia

Por

The Ladycat 69

Capitulo 31

En cuanto pudieron escabullirse de la recepción griega, lograron llegar a la mansión Malfoy aun hablando de todo lo que les había sucedido, desde el momento que habían salido esa mañana, hasta al fin llegar a los terrenos de la mansión. Había pasado de las ocho p.m. cuando al fin pudieron entrar por la puerta para encontrarse con una angustiada Narcisa que los esperaba hacia horas.

-Oh…buenas noches señora Malfoy—

-Ya me estaba preocupando… ¿donde estaban?—

-Lo siento madre es que nos entretuvimos—

-Si, fue un entretenimiento muy divertido—dijo Luna con voz cantarina.

-A pesar de lo importante que es la puntualidad a la hora de la cena. Lo importante es que ya están aquí. Entonces jóvenes aun se quedaran a cenar con nosotros—

-Lo siento señora Malfoy pero ya es un poco tarde y…—

-Harry donde rayos están tus modales. Lo que Harry quiere decir mi querida señora, es que nos encantaría, solo que no deseamos molestarla—

-Tontería joven Weasley, me encantaría que se quedaran a cenar—

-Siendo así señora Malfoy, usted solo señales que nosotros la seguiremos—dijo George con una enorme sonrisa.

-Entonces vamos a la mesa ya que Lucius está impaciente—

-Después de usted madre—dijo Draco tomando la mano de Hermione, mientras eran seguido por todos.

-Oyes Hermione puedes buscar en tu carterita mágica los regalitos que te di a guardar—

-Si claro Blaise—deteniendo el paso para buscarlo…-Aquí esta—

-Gracias mi reina—guiñándole un ojo a la chica.

-¿Y tú para que quieres eso?—

-Solo son regalitos mí querido Draconis…solo regalitos—dijo con una radiante sonrisa o más bien una traviesa sonrisa.

-No creo que a tus padres o más bien a tu padre le guste el regalo de Blaise—

-No…pero creo que será muy entretenido ver su cara—

-¡Draco!—

-Vamos mi gatita—

-Oh sí, aunque creo que será más divertido—murmuro George esperando grabar todo con su nuevo juguetito.

-Buenas noches—dijeron casi a coro mientras entraban al salón comedor.

-Bueno muchachos y señoritas siéntense donde gusten—

-Gracias—

-Ya era hora que llegaran—

-¡Lucius!—

-Solo digo que ya era hora de que llegaran—

-Aquí estamos señor Malfoy…aquí estamos—

-Oh si…aquí estamos—dejando el paquetito a un lado.

-Y tú que estas tramando Blaise—pregunto Theo algo desconfiado.

-Yo nada—

-No te ofendas amigo mío, pero YO NADA…lo hace más sospechoso—

-¡Oye!—

-Creo que será una noche algo entretenida—dijo Andromeda tras reconocer el nombre en la bolsa…-Muero por ver ciertas caras—intercambiando mirada con Blaise.

-Usted me agrada señora Tonks—

-Y tú a mi muchacho—

-Hay por todos los cielos…Tali querida puedes servir—

-De inmediato mi señora Malfoy—chasqueando sus dedos.

En cuanto la exquisita cena fue servida, todos disfrutaban de esta tranquilamente o al menos así fue por un ratito, hasta que las cosas empezaron a poner algo raras en cuanto Lunita comenzó hablar con entusiasmo del grandioso día que habían tenido. Así que si se intentara explicar la cara que habían puesto los Malfoy, no habría forma de describirla con palabras.

Así que para cuando estaban sirviendo el delicioso postre, ninguno de los dos entendía de qué demonios estaba hablando la rubia con tanto entusiasmo. Un entusiasmo que para el colmo era secundada por Blaise y George que solo sonreían y asentían con la cabeza con cada palabra de Luna, que intentaba explicar muy a su estilo, tal vez demasiado a su estilo a todos los lugares que habían visitado, incluyendo la comida, la diversión, la música o simplemente aquel aparatito que Blaise les regalo con alegría mientras tomaba una foto de sus caras. Definitivamente para cuando terminara el dichoso postre alguien iba a terminar con una crisis nerviosa o en el peor de los casos en el suelo desmayado.

-Oh Blaise querido gracias por el regalo—

-De nada señora Tonks, que bueno que le gusto—

-Lastimas que no ha todos les gusto—mirando divertida al patriarca de los Malfoy…-Cissy querida, ¿estás bien?—

-Puessss yo—

-¿Acaso no le gusto mi regalito? Lo traje del Centro Comercial que visitamos, así estamos todos a la moda—mostrando con el dedo los demás.

-Pues Blaise querido…bueno es que…—

-Cissy así podemos estar comunicadas todo el tiempo—

-Por Merlín eso suena maravilloso…pero, ¿qué es?—

-Es un celular—

-¿Un qué?—

-Un teléfono querido Lucius—respondió una divertida Andromeda.

-Pero, para que sirve este trasto muggle—dijo tomando por la punta.

-Pues para hablar, verse con cam, fotos, música, para entrar al Guuglu y muchas cosas más—riendo divertido Blaise.

-Parece que sufrirán algún colapso nervioso hermano…los dejaste mudos—

-¡George!—

-¿Que dije? Hay cariño solo míralos—grabando la escena divertido.

-Estoy de acuerdo hermano…creo que fue demasiado—dijo Blaise.

-Cissy querida, ¿estás bien?—

-Define bien querida hermana—

Pero para mala suerte de los Malfoy la cosa no solo se quedo en el celular, que Lucius miraba como si en algún momento le fuera a brincar encima y atacarlo. Sino que la tercera guerra mundial se formaría en cuanto Luna, tras terminar su postre continuo hablando ahora con mas detalles sobre la película de un payaso loco de enormes dientes que se come a los niños o la gran diversión que tuvieron en el parque de diversiones, aunque no entendieran que tenía que ver la montana de Rusia o todo lo demás ya mencionado.

Pero de seguro todo lo que explico Luna debió quedar en algún punto de la habitación, porque por la cara que había puesto Lucius Malfoy parecía que pronto habría que correr a San Mungo para admitirlo de emergencia. Eso sin contar que Narcisa había dejado de escuchar todo lo primero, como todo lo después en el momento que escucho las palabras…anillo, compromiso y boda.

-Oh señora Malfoy ojala hubiera visto la proporción a Hermione. Luego como bailaron mientras todos aplaudían…todo estaba tan bonito en la boda. Hermione enséñale el anillo, para que vea lo bonito que esta—dijo tomando otra rebanada de tarta…-Esta tarta está muy rica—

-Madrina te encuentras bien, te pusiste muy pálida—viendo como Narcisa miraba fijamente el anillo de la castaña.

-¿Madre estas bien?—

-Dra…Dra…Draco—

-Si madre—

-Draco…co…como pudiste hacernos esto—

-¿Que cosa?—

-Como que cosa, ¡esto!—grito señalando el anillo.

En cuanto Narcisa señalo el anillo de la castaña, la chica se sintió algo incomoda temiendo que ellos se opusieran a su compromiso. Un sentimiento que sintieron igualmente sus amigos que intercambiaban miradas sin entender que estaba sucediendo. Pero sin importar lo que pudieron haber pensado en ese primer momento, hay que recordar que las cosas no siempre son lo que parecen.

-Madre—

-Draco acaso tienes idea de la ilusión tan grande que tenia con ustedes. Cómo pudiste casarte sin ni siquiera invitarnos a su boda. Como mi hijo pudo hacer algo así—dijo soltando un suspiro…-¿Lucius acaso escuchaste?—

-¿Qué?—pregunto apenas saliendo de la impresión.

-Que tu hijo se caso sin invitarnos—

-Por Merlín—

-¡Es lo único que dirás!—casi grito escandalizada.

-Que puedo decirte querida…cielos hay mucho que procesar—tomando un sorbo del vino…-Primero van al mundo muggles donde hay algún payaso loco, un parque no se qué…sin contar esa cosa que esta sobre la mesa y ahora esto—dijo mirando a su hijo…-¿Pero qué cojones pasó allá afuera?—pregunto casi al borde del colapso.

-Tranquilo querido que para eso estoy aquí—nuevamente respirando hondo…- Narcisa tu puedes resolver todo esto—repitiéndose a sí misma Narcisa…-¡Tali!—

-Diga mi señora—

-Por favor busca papel y pluma que tenemos que preparar una boda mágica de emergencia…hay tanto que hace y tampoco tiempo—poniendo en pie.

-¿Madre que haces?—

-Ningún hijo mío se casara de esa forma. Van a tener una boda mágica aunque sea lo último que haga en esta vida o me dejo de llamar Narcisa Malfoy—

-¡Así se habla!—grito Lucius asustando a medio mundo tras golpear la mesa.

-¿Harry que está pasando?—pregunto Ginny sin entender aun la reacción de los Malfoy.

-Me creerías si te digo que no tengo ni idea—encogiendo los hombros.

-Un momento los dos…no nos casamos, no fue nuestra boda—

-Draco nadie va a detenerme, ustedes van a casarse o…un momento, ¿qué dijiste?—

-Que no fuimos nosotros, no nos casamos—

-No señora Malfoy, no fuimos nosotros—

-Pero la señorita Lovegood dijo que la boda fue…—

-Fue una hermosa boda griega—

-Boda griega dices—viendo a todos los jóvenes asentir.

-Claro madrina, solo fuimos testigo de una boda griega—

-Los griegos hacen buenas bodas—

-Si, eso mismo dijeron ellos señor Malfoy—respondió George con cierto humor.

-Madre enserio pensaste que nos casaríamos sin decirles nada—

-Oh Draco—tomando asiento…-Qué vergüenza tan grande Hermione—

-Descuide señora Malfoy—

-Es que pensé que se habían casado—dijo tomando una copa de vino…-Entonces el anillo que…—

-Le propuse matrimonio a Hermione mientras presenciábamos esa boda y dijo que sí. Así que nos acabamos de comprometer—con una radiante sonrisa.

-Oh si, fue muy romántico—dijo la rubia soltando un suspirito.

-¡Que!—

-¡Cómo!—

-Que nos comprometimos esta noche—dijo abrazando a la castaña que mostraba el hermoso anillo.

-¿Se comprometieron hoy?—pregunto Narcisa poniéndose en pie nuevamente.

-Así es—

-Oh es maravilloso…así mismo Teddy—animando al pequeño a seguir aplaudiendo.

-Gracias tía Andromeda—

-Draco—dijo caminado hacia los jóvenes que se ponían en pie…-¡Felicidades a ambos…estoy tan feliz!—soltando casi un gritito llego hasta los jóvenes para abrazarlos...—Lucius, ven a felicitarlos—

-Felicidades hijo mío—poniéndose en pie.

-Gracias padre—respondió abrazándolo.

-Felicidades señorita Granger—besando su mano.

-Gracias señor Malfoy—

-Pero tenemos que celebrar…oh Hermione, pero déjame verlo bien—mirando el anillo…-Es realmente precioso, pero… ¿Por qué no usaste el otro anillo de compromiso?—

-Si, porque no usaste el anillo familiar—

-No deseaba un anillo con un pasado o un significado. Quería que fuera especial, único como lo es mi reina—

-Pues es precioso…míralo Lucius—

-Si…aunque el de la familia es mucho más hermoso—

-¡Lucius!—

-Tenias que abrir la bocota e cuñadito—

-Solo digo…pero es que ese esta…—haciendo una pausa tras las caras de todas las mujeres que habían allí reunidas…-También es hermoso, perfecto… ¡contentas!—soltando un leve bufido.

-Ahora si—respondiendo a coro las mujeres.

-Y entonces, como fue la propuesta—pregunto Andromeda con una sonrisa.

-Fue espectacular…estábamos en una iglesia—

-Si, eso que pensamos por un momento que nos iban a matar—

-¡George!—

-Que… ¿que dije?—

-¡Matarlos!—gritaron los adultos al mismo tiempo.

-Es una larga historia madrina—

-Que con gusto se la contaremos otro día con una taza de té y bocadillos—

-¡George!—

-Pero, ¿qué fue lo que dije?—

-Debió verlo señora Malfoy…fue increíble—esta vez fue Ginny.

-Fue tan romántico señora Malfoy, debió verlo—secundo Luna con un gran suspiro.

-Ahora que lo pienso…oh por todos los cielos—

-¿Ahora qué Cissy?—pregunto su hermana.

-Hay Andy como mi hijo pudo hacernos esto—viendo la interrogación en su hermana.

-Ahora que hice madre—

-Se comprometieron y no fuimos testigos de nada y peor aun…—haciendo una pausa teatral…-Y peor aún, no se hizo una fiesta de compromiso—

-¡Fiesta!—dijeron los jóvenes al mismo tiempo.

-Si una fiesta, hay que hacer una de inmediato. Es tradición de los Malfoy hacer una gran celebración, cuando un Malfoy se compromete… ¿no es así querido?—

-Exacto querida—

-Es una buena idea Cissy y cuentas conmigo—uniéndoseles Andy.

-Hay que divertido tendremos fiesta—

-Draco que…—

-Tranquila gatita…madre podrías usted…—

-Ustedes no se preocupen por nada, que yo puedo arreglar todo. Tali regresa con el papel y la pluma, que tenemos que preparar una fiesta de compromiso. Tenemos tanto que hacer y tan poco tiempo—

-Madre por favor. No queremos nada de fies…—

-Acaso me vas a quitar la alegría de preparar formalmente el compromiso, de anunciarlo con orgullo…como pude tener un hijo así—teatralmente soltando un suspiro…-Que hice para merecer esta desilusión—

-Draco—

-Hay por favor—

-Hay Hermione no sabes cómo he soñado con este día—dijo tomando sus manos…-Pero Dra…Draco no quiere…no puedo ni pronunciarlo—

-Señora Malfoy yo…—

-No tranquila, yo sé que no es tu culpa—soltando un leve suspirito…-Eso viene por parte de su familia—señalando a su esposo.

-¡Que!—grito Lucius…-¡Como puedes decir eso!—volviendo a levantar la voz indignado.

-Pues de la mía no es querido, no es así mi querida hermana—

-Muy cierto hermana—

-¡Joder con esta familia!—soltó George ganándose la mirada de todos los presentes. ¿Que...que dije? …-Muchachos muy mal, muy mal muchachos. Como pudieron hacer esto, comprometerse así…estos jóvenes de ahora, todo lo que provocan en cuestión de segundos—ignorando la mirada filosa del platinado…-Ignorando la mirada asesina de su hijo, estoy seguro que usted podrá resolverlo señora Malfoy—

-Por supuesto que podría hacerlo—

-¡Y cuenta con mi apoyo!—dándole un golpe a la mesa.

-También con el nuestro—dijeron a coro las chicas.

-Gracias chicos, pero al parecer no habrá ninguna fiesta—

-Muy mal, muy mal jóvenes enamorados—dijo Blaise…-Qué hay de malo con una pequeña fiesta—

-Si, qué hay de malo—secundaron las jóvenes.

-Eso me gustaría saber—respondió Narcisa mostrando indignación.

-No se ponga así señora Malfoy. Lo que Draco quiere decir es que nos gustaría algo mas intimo, solo nuestras familias y amigos—

-Pero por supuesto que así será… ¿entonces puedo?—

-Puessss me sentiré muy honrada…si—

-Pues creo que hay que preparar una fiesta de compromiso—dijo Pansy…-Cuenta conmigo madrina—

-También con nosotras—dijeron a coro Ginny, Luna y Angelina.

-Entonces está decidido, tenemos que preparar una fiesta de compromiso—dijo Andromeda cargando al pequeño Teddy que volvía aplaudir con alegría…-Hasta Teddy quiere fiesta—

-Un momento, aun no han escogido la fecha para el compromiso—

-No se…—

-Que les parece el día 30, es muy día muy bonito y de seguro será tan romántico—dijo Luna casi cantando.

-Maravilloso un día antes de despedir el año, excelente idea señorita Lovegood—

-¿Y qué opinan chicos?—

-Yo no tengo problemas con el día—dijo Draco mientras todas las miradas caían sobre la castaña.

-Pues por mí está bien—dijo Hermione algo sonrojada por todo lo que estaba pasando.

-Entonces comenzaremos desde mañana temprano. Ustedes no se preocupen, quedara hermoso es una promesa—

-Entonces aquí estaremos mañana temprano y de seguro mama vendrá ayudar, si usted está de acuerdo—

-Excelente, mientras más mejor—

-Aquí se judío todo—murmuro Lucius tomando un poco mas de vino.

Una vez que sus amigos se fueron con la promesa de estar temprano al siguiente día. Narcisa seguía hablando, escribiendo, planificando y preparando una "sencilla" fiesta de compromiso. Mientras Draco tomando la mano de su prometida caminaron hacia el gran salón donde estaba el enorme árbol de navidad.

-Gracias por permitirle a mi madre preparar el compromiso—

-No tienes que dar las gracias. Además si mi madre estuviera aquí, actuaria igual—

-Pues no sé si quiero imaginar cómo sería nuestras madres juntas preparando una fiesta de compromiso—dijo haciéndola reír.

-O nuestros padres juntos bebiendo una copa de algo—comenzando a reírse los dos.

-Como sea, estoy muy feliz que me hayas dicho que si—abrazándola…-Señorita Granger, me hace el honor de bailar conmigo—

-No hay música—

-No la necesitamos—comenzando a bailar con la castaña.

Mientras la pareja bailaba frente al enorme árbol navideño. Narcisa que se había despedido de su hermana que se retiraba a descansar, los observa con una triunfante sonrisa desde una distancia prudente… -Te saliste con la tuya—susurro Lucius sacándola de sus pensamientos.

-Querido a estas alturas deberías saber que siempre me salgo con la mía—mirando nuevamente a los jóvenes bailar.

-Ha pasado mucho tiempo desde que se celebraba algo en estas paredes—

-Sera una hermosa fiesta de compromiso y lo más importante…es que nuestro hijo esta tan feliz, es un milagro que solo esa joven pudo conseguir—

-Lo sé—

-Míralos…hacen una hermosa pareja, no hay duda que se ven muy bien juntos, ¿no te parece?—pregunto mirándolo de reojo.

-Si…aunque negare que lo dije—

-De acuerdo querido, no escuche nada—quedándose pensativa.

-Por todos los cielos mujer, ya estas pensado en su boda—dijo escandalizado tras escuchar los pensamientos de su esposa.

-No le haga daño a nadie al pensar en el futuro. Además eso es algo que va a pasar muy pronto…una gran boda—sonrió complacida…-Y no hay duda que van a darme nietos muy hermosos que correrán por toda la casa riendo y jugando—

-Nuestros nietos serán mestizos—

-Así es…pero serán los mestizos más hermosos de todo el mundo—girando con la elegancia que siempre la había caracterizado.

-Ayyy que mujer, no por nada me case con ella—se repitió frotándose la frente.

Xxxxxxx

Mientras minutos después en un remolino Luna parecía frente a su casa aun abrazada por el joven misántropo, que buscaba con desesperación el valor para contarle todo a su hermoso ángel.

-Theo gracias por acompañarme a casa, aunque no tenias que hacerlo—

-Que clase de hombre seria si no acompaño a mi novia hasta la puerta de su casa—

-Gracias mi guardián—dijo poniéndose de puntitas para darle un beso en la mejilla…-Fue muy hermosa la proposición de matrimonio de Draco a Hermione—

-Supongo que sí—

-La verdad es que fue un día muy mágico, como divertido—

-Supongo que sí—

-También muy divertida compartir con los griegos, aprendimos muchos de las mujeres griegas—

-Supongo que sí—respondió poniéndose aun más nervioso.

-¿Theo que sucede?—

-Saldré por uno o dos días, pero regresare a tiempo para el compromiso—

-De acuerdo, pero no es eso lo que deseas decirme, ¿no es así?—viéndolo pasar su mano por sus cabellos nervioso…-¿Que sucede?—

-Tengo algo que decirte y no sé cómo hacerlo—

-Solo dilo mi guardián, podemos entrar o sentémonos aquí, dime—invitándolo a tomar asiento en las escaleras de la entrada.

-Luna yo…tu sabes…tu sabes lo que es Draco y…—

-¿Sobre los licans?—

-Si los licans, yo se que…lo que intento decir es que yo…—

-Que también eres uno…eso ya lo sabía—

-Bueno lo que intento decirte es que… ¿cómo que ya lo sabías?—

-Los lobillisticos revolotean mucho sobre tu cabeza mi guardián—

-Claro lo olvide… ¿eso no te importa, no te importa lo que soy?—

-No—

-Luna…—

-Vas a decirme que no podemos ser más novios, porque te impregnaste de una chica hermosa—

-Que, queee noooo…Luna tu eres hermosa, además yo me impregne de ti—

-De mí, ¿no te abras equivocado mi guardián?—

-No mi hermoso ángel. Yo me enamore de ti desde el primer día que te vi...tu eres mi otra mitad—

-¿Es en serio?—preguntando como niña emocionada.

-Hablo muy en serio mi ángel—

-Puedo preguntar, ¿desde cuándo?—

-Desde que nos encontramos en el Callejón Diagon, cuando te di la mano—

-Entonces fue ese cosquilleo—

-Bueno para mí fue mucho más que un cosquilleo—

-¿Porque no me dijiste nada?—

-Deseaba hacerlo tantas veces, pero no sabía cómo hacerlo, yo pensé que…no sabía cómo decirlo—

-Theo yo te amo—

-Y yo te amo mi ángel… ¿qué sucede, tienes alguna duda o es que…?—

-Puedo preguntarte algo—

-Lo que quieras—

-Hermione dijo que las hembras de los guardianes no se transforman, no entiendo claramente el porqué —pregunta con tanta inocencia que Theo sonrió.

-Veras Draco es el alfa de nuestra especie y Hermione su beta, ambos poseen las dos especies en su interior—

-Los licans y los vampiros—

-Así es, como si fueran uno solo. Sobre los guardianes o sea como yo, adquirimos habilidades únicas, pero el licans es el que domina en nosotros…transformándonos en luna llena—

-Entonces una compañera de un guardián que es exactamente—

-La hembra de un guardián es nuestra otra mitad, la mitad que nos falta. Lo que nos complementa, volviéndonos más fuertes cuando estamos juntos—

-Otra mitad… ¿quieres decir que nos volvemos seres de la noche?—

-Lo que quiero decir es que las hembras adquieren las habilidades y poderes de los seres de la noche, se vuelven protectoras, fuertes, agiles, sus sentidos se agudiza. No te volverías una vampiresa despiadada, ni nada de eso. Ya que tu necesitad, tu sed será solamente hacia mi…—dijo viéndola bajar la cabeza…-Luna siento si todo esto te asusta o te aterra. Mira no tiene que suceder nada…—

-Theo nada que venga de ti me asustaría. Sé que no soy como las otras chicas... ni tengo cualidades para que tú te sientas atraído, por eso me pregunto si es por eso porque tu aun no has…—

-No que mi ángel…oh rayos—entendiendo de pronto a lo que se refería…-Pero que dices mi ángel, tú eres todo lo que deseo. No tienes idea lo difícil que ha sido controlarme estos meses, el deseo tan inmenso que siento de…—dijo intentando explicarle el efecto que ella causaba en su interior.

-Perdóname, nunca quise causarte dolor—

-No…yo soportaría todo el dolor del mundo si tengo una esperanza de que al final serás mi compañera. Lo que quiero decir es que…es que nuestra unión seria fí…física e ín…intima, una unión de cuerpo y alma—

-¿Juntos?—

La forma inocente que Luna hacia esa simple pregunta, era más de lo que Theo podía soportar. Porque solo Dios sabia como deseaba poseerla hasta el cansancio, un deseo que lo consumía, que lo devoraba internamente. Pero sabía que debía ir despacio con aquel bello ángel que lo miraba con ojos soñadores, como también ojos llenos de amor puro.

-Mucho más…mucho mas que juntos. Yo…yo te marcaria como mía y tu beberías de mi…te haría mía, solo mía—dijo viéndola sonreír.

-Hablas de hacer el amor—

~Hay por todos los cielos va a volverme loco~ pensó el joven acercándose…-Si, hablo de hacer el amor, de ser uno solo, un solo ser—dijo acortando mas la distancia entre ellos.

-Yo quiero ser solo tuya…solo tuya—dijo besando tímidamente sus labios.

-Eres tan hermosa, tan perfecta, tan…—mirando sus ojos con cierta tristeza.

-Pero…—

-Hay algo que…—

-¿Que sucede?—

-Es la forma en que me miras, como si vieras algo bueno en mí—

-Porque veo lo bueno que hay en ti—

-No pensarías lo mismo si supieras la verdad de mí—

-No hay nada de ti que me asuste o me aleje—

-Luna he hecho cosas terribles en el pasado, cosas que me avergüenzan, que me perseguirán hasta mi último aliento. La verdad es que ya era un monstro antes de ser un licans—

-Lo dices por tu marca en el antebrazo—viendo el asombro del joven…-Hermione nos conto lo que ustedes hicieron por Draco, que no lo dejaron solo cuando mas necesitaba de su amistad. Theo esa marca no define quien eres y eso no cambiara mi amor por ti—

-No entiendo como alguien como yo puede estar unido a…—dijo con una sonrisa triste…-A un hermoso ángel como tú, es una…es tanta dicha, tanta felicidad me asusta—

-¿Por qué?—pregunto viéndolo bajar la cabeza…-Sabes que puedes decirme, no tienes que ya llevar la carga solo, estoy aquí contigo. Además nada hará que deje de amarte, nada—tomando su rostro con sus manos.

-Aun me amaríamos aun sabiendo que soy un…—

-Nada cambiaría lo que yo siento por ti Theodoro Nott—

-Luna yo…yo he asesinado a inocentes—dijo tomando sus manos…-Asesine por una causa que no creía, que no era la mía…lo siento tanto—

-No imagino las cosas horribles a las cuales fueron sometidos o tuvieron que hacer, y nada de lo que tu hayas hecho dejara que deje de amarte, de ver quién eres en realidad—dijo poniendo su mano en su pecho…-Sé que hay bondad en ti…solo tienes que verlo tú también—

-Eres la segunda persona que me dice esas palabras…mi madre veía lo mejor de las personas, siempre vio lo mejor de mi—

-Una madre nunca se equivoca con sus hijos, nunca—viéndolo sonreír con cierta nostalgia…-Nunca me has hablado de tu mama—

-Era toda una dama, hermosa, generosa, amable…muy diferente a mi padre—quedándose pensativo unos segundos…-Sabes, cuando era un niño me separe de mi madre y logre salir al mundo muggle—

-¿Tu solo?—viéndolo asentir.

-Estaba fascinado, era como una gran aventura. No sé como llegue a un pequeño parque muy bonito. Allí conocí a Cris y Cristina, eran hermanos y eran muggles—dijo soltando un respiro…-Ni siquiera sé porque comencé a jugar con ellos, pero solo sucedió. Estaba divirtiéndome tanto que no me di cuenta que mi madre me observa, algo que me asusto. Pero cuando fui hacia ella asustado, ella solo me sonrió dejándome jugar un poco mas con ellos. Mi madre era muy diferente a mi padre en la manera de pensar o creer…creo que solo deseaba que fuera feliz, al igual deseaba lo mismo para mi hermano—

-No sabía que tenías un hermano—

-Ella estaba embarazada en ese tiempo…tenía como uno meses de embarazo o eso creo, yo solo sabía que mi hermanito nacería pronto—dijo con una enorme tristeza.

-Theo no tienes que…—

-Quiero contarte Luna—dijo jugueteando con sus manos…-Así que cada domingo durante semanas con cualquier excusa salíamos al mundo muggle y yo jugaba con los que consideraba mis amigos…se volvió nuestro secreto, solo de nosotros dos—haciendo una pausa…-Pero mi padre lo descubrió…aun recuerdo esa noche—llenándose sus ojos azules de lágrimas…-Comenzó a gritar, a torturarla, a golpearla y yo quise ayudarla pero él me golpeo tan duro en la cara que…no recuerdo que paso. Cuando desperté tenía una venda en la mejilla y…—

-El te hizo esa cicatriz en la mejilla—

-Es raro que alguien lo note—

-Porque solo se ve cuando sonríes—

-Es una cicatriz horrible—acariciándola con sus dedos.

-No para mí, mas cuando te hacer ver mas guapo—dijo acariciándole la mejilla…-Tu mama, el bebe estaban bien, ellos…—

-No… mi madre no estaba bien y había perdido a mi hermano. El había inventado no se qué excusa para lo sucedido, pero a pesar de ser pequeño yo sabía que había perdido a mi hermano tras los duros golpes—

-Lo siento mucho mi guardián—

-Si yo también…yo me culpe por lo sucedido. Pero ella con una sonrisa me repetía que no era mi culpa, me repetía que si tuviera la oportunidad lo volvería hacer si con eso yo sonreía…pero me dijo que lo único que lamentaría es que me dejaría solo—susurro mientras las lagrimas se deslizaban por sus mejillas…-Unas semanas después, mi madre había muerto y yo lo odie Luna, odie haber sido tan pequeño, odie no haber podido salvarlos y odie a mi padre con toda mi alma…porque me quebró hasta destrozarme—dejándose abrazar por la joven que lloraba a su lado.

-No fue tu culpa—le susurro con gentileza.

-Pero en parte si lo fue…—

-Theo—

-Cuando a Draco…cuando iban a iniciarlo con los mortifagos, yo decidí unirme, al igual que Blaise, Vincent y Gregory que no queríamos dejarlo solo en esa pesadilla. Mi padre se inflo de orgullo pensando que lo hacía por esa estúpida causa…pero yo no sabía que antes de la marca, había que mostrar nuestra lealtad a Voldemort…todo se volvió una pesadilla en minutos. Cuando me toco a mi no podía creer…no podía creer quienes eran, quienes serian mis primeras víctimas—notando la interrogación en la joven…-Eran mis amigos de la infancia, los hermanos. Mi padre los había secuestrado y con otros comenzaron a torturarlos, se divertían con su sufrimiento y yo…y yo me quede paralizado, ni siquiera escuchaba lo que mi padre gritaba. Fue entonces que Draco me susurro al oído, que si me importaban no dejara que todo ese sufrimiento continuara, que terminara con su dolor y lo peor que eso fue lo que vi en sus ojos…una súplica silenciosa. Así que echando a un lado a mi padre y con un simple movimiento con mi varita yo…yo los asesine a ambos—rompiendo a llorar.

-Theo… Theo solo les evitaste más dolor—

-Pero no quita lo que hice, el precio que mi madre, mi hermano y ellos pagaron por conocerme...por mi estupidez. Todo este tiempo hemos intentado manejar como mejor pudimos lo que habíamos hecho, lo que perdimos esa noche e intentamos continuar. Solo Vincent se derrumbo, no pudo con la culpa y yo…—

-Theo escúchame…lo que hayas hecho en el pasado, siempre te perseguirá si no aprendes a perdonarte. Yo pienso que ellos te perdonaron, ahora debes hacerlo tu—dijo abrazándolo con fuerza.

-Sabes mi ángel, aprendí mucho ese tiempo que estuve con los mortifagos, una enseñanza que al final use en su contra—

-Ese hombre ya no podrá hacerte daño, ni a nadie más—dijo limpiando sus lágrimas.

-Eso ya lo sé…eso fue lo último que le dije antes de verlo morir lenta y dolorosamente. Porque ese hombre que una vez llame padre…fue mi última víctima—

-Pero el murió en Azkaban, ¿no es así?—

-Y de seguro lo último que debe haberse preguntado cómo es que lo logre envenenarlo sin que nadie se diera cuenta—dijo mirándola a los ojos…-El me convirtió en un monstro y ese monstro termino acabando con su vida—desviando la mirada.

-No eres un monstro, no lo eres. El monstro era tu padre, no tu—logrando que volviera a mirarla.

-Luna el me quebró, me dejo en una oscuridad de la cual no puedo salir—

-Y yo estaré contigo en esa oscuridad—dijo entrelazando sus manos con las suyas…-No te soltare nunca las manos…no sueltes las mías—

-No me soltaras aun sabiendo que soy más que una bestia—

-¿Por eso me lo contaste, porque pensaste que yo te dejaría?—

-Solo quiero que estés consiente a que estarás unida mi ángel. Estarás unidad a un asesino, un monstro, una bestia…una que ya estaba en su interior sin serlo—

-Theo…—

-Te amo con toda mi alma, y solo quiero que lo pienses bien—dijo dándole un beso en la frente…-Lo que decidas yo lo respetare—poniéndose en pie soltando su mano…-Eres lo mejor que me pudo haber pasado en la vida, eres la luz en mi oscuridad. Te amo mi hermoso ángel…adiós—girándose.

-Pero Theo…—dijo viéndolo desaparecer en un remolino...-Yo ya decidí estar contigo—dijo quedándose sentada.

-Luna hija, que haces aquí sola, ¿dónde está Theo?—pregunto mirando a todos lados…-Me pareció escucharlo—

-El tuvo que irse—

-Mi niña, ¿acaso discutieron, que sucedió?—

-Papa se lo que debo hacer, pero… pero no se qué pensarías o si lo aprobarías—

-Bueno pues solo dime, anda entremos antes de que te enfermes, lo hablaremos con una deliciosa taza de té—

Así que con una taza de té y con la promesa de nunca revelar todo lo que escuchara. Luna le conto a su padre todo con referente a los licans. Desde la maldición de los Malfoy, su amiga Hermione, los guardianes, sobre Theo y muy en especial sobre la impregnación con Theo y lo que eso conllevaba, algo que la rubia explico bastante claro.

Para cuando Luna termino, Xenophilius Lovegood que tenía esa expresión de sufriría algún ataque al corazón, solo tomo otro sorbo del supuesto te, poniendo la tasa muy despacio sobre la mesita, intentando procesar todo lo escuchado y había mucho que procesar.

-Papa, ¿estás bien, no dirás nada?—pregunto al verlo muy pero muy pensativo.

-Bueno hija lo que me has contado es bastante fascinante. Ni siquiera sabía que esa especie aun existía o mejor dicho una mezcla como esa—

-Draco Malfoy es único—

-No me cabe duda, cielos. Nunca creí que los licans resurgirían nuevamente y que mi hija estuviera de novia con uno de ellos…eso es…es sorprendente—

-¿Estas enojado conmigo?—

-Por todos los cielos, claro que no mi niña, jamás. Solo dime, ¿tú lo amas? Por que se que ellos cuando aman, lo hacen hasta el final. ¿Tu lo amas mi niña?—

-Con toda el alma—

-Y entiendes lo que te explico, me refiero a la unión—

-Si papa lo entiendo, ¿no lo apruebas?—

-Siempre soné con verte salir de aquí vestida de blanco y casada pero…—

-Entonces, ¿no lo apruebas?—dijo bajando la cabeza.

-Respóndeme con sinceridad mi niña—dijo tomando con sus manos su rostro…-¿Aun así lo harías, no es así?—pregunto viéndola sonreír…-Entonces mi pequeña Lunita, me parece que ya tomaste la decisión—

-Papa—

-Siempre te he dicho que escuches a tu corazón. Porque siempre guiara tus pasos a donde decidas ir y si tu destino es ser la compañera de un licans, un guardián, pues que así sea…yo te apoyare en todas tus decisiones, los apoyo a ambos. Solo deseo con toda mi alma que seas muy feliz—

-Gracias papa—dijo abrazándolo…-¿Crees que mama lo hubiera aprobado?—

-Sin ninguna duda, como también se que ella estaría muy orgullosa de ti, como lo estoy yo de ver quién eres…vive tu vida como tu corazón te diga—

-Te amo Papa—

-También te amo mi hermosa Lunita—quedándose ambos abrazados…-Hija crees que Theo me dejaría entrevistarlo, porque eso de los licans es fascinante—

-¡Papa!—

-De acuerdo se que es un enorme secreto, pero crees que pueda preguntarle algunas cosillas—

-Papa—

-Solo bromeo, solo bromeo mi niña. Pero si algo estoy seguro mi niña, es que los de su especie son protectores, leales, se que te amara hasta el final de sus días y si tienes alguna duda, puedes preguntarme…mejor mañana, así beberé algo mas fuerte—haciéndola reír.

-Te amo papa—

-Y yo a ti mi niña—dijo abrazándola nuevamente.

Xxxxxxx

Mientras en la madriguera parecía que había ocurrido alguna explosión de confeti con la noticia del compromiso, una que no tomo a Molly por sorpresa. Una noticia que se volvió el centro de la conversación esa noche o más bien hasta muy entrada la noche.

-Sera mejor que todos vayan a descansar, porque mañana nos espera mucho trabajo—

-No querrás decir mi querida madre, que en unas horas nos espera mucho trabajo—

-George sabes bien lo quiero decir y Arthur ya deja esa cosa—

-Esto es fascinante Molly, realmente fascinante—decía trasteando el celular.

-Fascinante fue ver la cara que puso el señor Malfoy, señor Weasley—

-Harry tiene razón Papa, parecía que le daría un infarto—

-Hubiera pagado por ver eso—

-Descuida papa, lo tengo todo grabado—

-Haberlo—

-Haber nada…es hora de descansar. Así que George apaga el aparato ese—

-De acuerdo mama, te lo enseño mañana…buenas noches—guiñándole un ojo a su padre antes de retirarse.

-Buenas noches—retirándose poco a poco todos a dormir.

Mientras en la mansión Malfoy el asunto del compromiso ya se había calmado o al menos por esa noche. Ya al día siguiente comenzarían los preparativos para la "sencilla" fiesta. Mientras los Malfoy ya su dormitorio, secretamente descubrieron lo interesante, desafiante o estresante que puede ser el internet, aunque la indignación de Lucius llegara hasta los cielos por no haber ninguna pero ninguna información, según sus palabras de su distinguido apellido.

-¡Cacharro de mierda!—dejando de mala gana el celular sobre la mesa de noche…-Esto es indignante Narcisa, no hay ninguna información de mi familia, de mi apellido, ni de nuestro escudo que ha estado por generaciones en este miserable mundo en ese tal guglu—

-Recuerda que es un aparato muggle querido—dejando el suyo sobre la mesita.

-¡No es excusa!—

-Bueno solo olvídalo, ahora vamos a descansar que mañana hay mucho que preparar—viendo como su esposo se había quedado en la misma posición refunfuñando…-Buenas noches querido—

-Buenas noches—

-Y por todos los cielos, no vayas a estrellar el tolofono contra la pared—dijo escuchando mas refunfuños.

-Cacharro, porquería, basura de mierda…—seguía murmurando mientras observa con odio al indefenso celular que seguía en la mesita.

Mientras Draco que se preparaba para dormir, observaba embelesado a Hermione cepillarse los cabellos que volvían a tomar la forma de bellos bucles que caían sobre su espalda como cascada o al menos era lo que pensaba el platinado con una sonrisa. Así que una vez terminado Hermione se puso la bata, dirigiéndose hacia la puerta…-Enseguida vuelvo—

-¿Y tú a dónde vas?—

-Voy por un vaso de leche—

-Pero llama a Tali—

-¡No te atrevas Draco Malfoy!—

-Pero si ese es su trabajo—

-Ya es de noche—

-¿Y?—

-Pues lo mas seguro ya debe estar acostadita. Además no es algo que no pueda hacer yo misma—

-¿Podrás encontrar la cocina?—

-Me las arreglare. Así que no te atrevas a llamarla—dijo caminando nuevamente hacia la puerta…-Y hablo en serio—

-Joder con esta mujer…es igual de terca que mi madre—

Mientras Hermione tras varias vueltas por los pasillos de aquella enorme mansión, al fin encontró lo que buscaba, la cocina. Así con una sonrisa de triunfo empezó a buscar lo que necesitaba para poder prepararse una rica taza de chocolate.

-Buenas noches mi señorita Hermione—

-¡Tali!—grito llevándose la mano al pecho…-Me asustaste, ¿de dónde saliste tú?—

-Mil disculpas mi señorita Hermione, Tali escucho ruido en la cocina y quería ver si todo está bien, ¿qué hace usted?—

-Quería prepararme una taza de chocolate caliente—

-Pero porque no me llamo—

-Porque puedo hacerlo sola—dijo comenzando a preparar la taza.

-Pero mi señorita Hermione, para Tali es un honor servirla—

-Muchas gracias, pero puedo sola como vez—dijo terminando de prepararla…-Ahora a calentarla—dijo la castaña con una sonrisa.

-Pero, pero, pero para Tali es un honor servirle—dijo bajando la cabeza con tristeza.

-Tali…—llamo Hermione al ver como se había puesto la pequeña elfina.

-Si mi señorita Hermione—

-Por favor, podrías calentar el chocolate—pidió al entender lo importante que era para Tali.

-Por supuesto que si mi señorita Hermione—grito dando saltos de alegría…-Tenga cuidado está caliente—

-Muchas gracias Tali, buenas noches—

-Buenas noches mi señorita Hermione—despidiéndose con una enorme sonrisa.

Mientras Draco que había decidido ir tras su gatita, se detuvo tras ver a Pansy sola en la sala observando las imágenes que guardaba en el celular. Así como la serpiente que era fue acercándose silenciosamente a la joven que no se había percatado de su presencia.

-Que simpática foto de Potter—dijo muy cerca de su oído sobresaltándola.

-¡Demonios Draco casi me matas de un infarto!... ¿qué haces aquí?—

-Que curioso yo iba a preguntar lo mismo—

-Estaba tomando una taza de té de manzanilla, ¿y tú?—

-Hermione fue a buscar un vaso de leche y también se me antojo uno e iba a buscarlo—

-Tu ibas a buscarlo, es en enserio—dijo casi en tono de burla.

-Que graciosa—

-¿Porque no le dijiste a Tali?—

-Para que Hermione estuviera toda noche hablando de los derechos de los elfos, no gracias—

-Quien lo diría, los milagros si existen—

-Eso creo—dijo observando los gestos de su amiga…-Entonces, ¿qué hacías?—

-Solo miraba en las imágenes el día que tuvimos…fue divertido—

-Si lo fue, muy divertido…te afecto el verlo, ¿no es así?—

-Estoy bien—

-Ese bien no me convence, mas cuando veías fotos suyas en el culular ese—

-Se le dice celular y solo miraba el gran día que tuvimos—

-Aja…también me vas a decir que no sientes nada de nada—viéndola encoger los hombros…-¿Aun sientes lo mismo?—

-Aun—dijo mirando la foto nuevamente.

-Lo siento mucho—

-Estoy bien Draco, no tienes que preocuparte—

-Eres como mi hermana, así que si, me preocupo por ti—

-En serio estoy bien. Además eso me dio la oportunidad de disculparme por lo que paso aquella noche en el castillo. No me mires así, sabes lo importante que es para mí—

-¿Y qué fue lo que te dijo?—

-Dijo que no tenia porque disculparme, que al contrario él era que deseaba disculparse conmigo—

-¿Por qué?—

-Por cómo me trato en el patio hace unos años atrás—

-¿Se acuerda de eso?—

-Dijo que siempre recordaba lo grosero que fue conmigo. Me dijo que me busco para disculparse pero que no me encontró. También dijo que…dijo que debimos ir al baile juntos los dos, puedes creer que haya dicho eso—susurrando las últimas líneas.

-Hay mi chiquita—dijo abrazándola.

-Sabes lo que me mata…es que Ginny me agrada muchísimo, es grandiosa y es una gran amiga—dijo comenzado a llorar…-Soy una mala persona por…—

-No digas eso…no le decimos al corazón a quien amar—

-Me siento tan mal por tener esos sentimientos, creí que con alejarme olvidaría pero…—

-Todo saldrá bien, lo prometo—dándole un beso en la frente.

-En serio lo piensas—

-Estoy seguro…todo saldrá bien—

-Ya me siento mejor—dijo limpiándose las lagrimas…-Ahora ve a buscar a Hermione, mira que mañana hay mucho que hacer…hay que preparar tu fiesta de compromiso y yo debo salir temprano para las compras—dijo con una sonrisa…-Hasta mañana Draco— dándole un beso.

-¿Estarás bien?—

-Si, buenas noches—

-Buenas noches—

Draco se quedo observando a su amiga alejarse, tenía que encontrar una solución y no había duda de que la encontraría. El joven estuvo así unos minutos hasta sonreír con cierta picardía, caminando muy despacio hacia la salida, quedándose pegado a la puerta entreabierta.

-Sabias que es de mala educación escuchar a escondidas—

-No estaba escuchando—quedando frente al joven…-Venia de la cocina, cuando escuche murmullos…no deseaba interrumpir así que… ¿y tú qué haces aquí?—

-Pues se me antojo un vaso de leche—dijo tomando un sorbo del que ella traía…-Aunque prefiero un vaso de leche fría… ¿me acompañas a buscarlo?—

-Vamos—

Ya en la cocina ambos se sentaron a tomar sus leches en silencio. Hermione que había escuchado parte de la conversación, pensaba a quien se referían Pansy. Acaso había entendido bien, su nueva amiga estaba enamorada de su mejor amigo…

~No puede ser que Pansy tenga sentimientos por…~ pensaba Hermione mirando al platinado que la miraba con una sonrisita…~Hay demonios por como sonríe tan…tan, hay rayos de seguro ya sabe lo que pienso~

-Te va doler la cabeza de tanto pensar—dijo divertido.

-Podrías dejar de hacer eso—

-Gatita eres como un libro abierto—terminando tomar su leche…-Dime, ¿qué quieres saber? Solo pregunta—

-Draco se que no me importa pero, ¿hablaban de Harry?—pregunto tras el insistir.

-Así es—

-¿Pansy está enamorada de Harry?—

-Si—

-Siempre pensé que…ya sabes—

-No siempre es lo que parece—

-¿Desde cuándo?—

-Mmmm me parece que desde el segundo o tercer año—

-Entonces porque siempre parecía estar enfada con él o que no le agradaba—

-Te acuerdas el torneo de los tres magos, el baile de navidad—viéndola asentir…-Pansy descubrió que Potter no tenía pareja para el baile, así que quiso invitarlo. Como entenderás no estaba de acuerdo, pero la muy terca iba a hacerlo. Así que la seguí de cerca con Vincent y Gregory. Potter iba con Weasley cuando ella se puso frente y se presento, creo que Potter iba a responder el saludo, pero Weasley lo detuvo diciéndole que era una serpiente, mi amiga y que no debía confiar en ella. Así que siguieron su camino dejándola ahí parada con la mano extendida. Luego ella salió corriendo, para cuando la alcanzamos estaba llorando…sabes fue la primera vez que vi a Pansy llorar y odie a Potter como no tienes idea, lo odie por hacerla llorar—

-Lo siento mucho—

-No justifico lo que Pansy dijo aquella noche sobre entregarlo a Volvemort. La verdad es que no sé porque realmente lo dijo. Pero si de algo estoy seguro, es que no habido un día en que no se arrepienta de lo que dijo esa noche en el castillo—

-¿No hay nada que podamos hacer para ayudar?—

-No puedo intervenir, no directamente—

-Esto es una locura—

-Las cosas caerán por si solas en su lugar. Pero también te diré esto Hermione, ahora mas que nunca pienso que Potter será un gran guardián—

-¿Porque lo dices?—

-Cuando estuvimos en la casa de los espejos, Pansy se disculpo pero Potter le dijo que no tenía porque hacerlo. Que era él quien le debía una disculpa por como la trato hace unos años atrás…se disculpo con ella—dijo viéndola sonreír.

~Ese es mi mejor amigo, mi hermano~ pensó con orgullo.

-También será un honor para mí llamarlo hermano—dijo tomándola de la cintura…-Ahora vamos a descansar, nos espera un día largo mañana—

Xxxxxxx

Y como dijo, un día largo comenzaba…

Un nuevo día comenzaba en la prestigiosa mansión Malfoy. Draco tras sentir como el sol se colaba a través de las cortinas comenzó a estirarse perezosamente, a penas iba abrazar nuevamente a Hermione, cuando sintió una presencia en la habitación abriendo los ojos para encontrarse cara a cara con…

-¡Ay rayos madre, casi me matas del susto!—grito el platinado sentándose de un brinco…-¡Sabes que hacer eso es peligroso!—

-No seas tan exagerado Draco…ahora a levantarse—dijo mientras abría las cortinas de par en par…-Buenos días Hermione—

-Buenos días señora Malfoy—saludando bajo las sabanas.

-Que haces tan temprano en mi habitación, ¿qué hora es?—

-Ya salió el sol hijo, es un día hermoso, brillante y tenemos tanto que preparar—

-Madre, pero si apenas son las 7:16 de la mañana—mirando el reloj.

-Y ya estamos tarde—restándole importancia a la cara malhumorada que había puesto su hijo…-Además ya Molly envió una lechuza, ella con las chicas llegaran en cualquier momento, a mas tardar a las 8. Así a levantarte, prepárense que Tali les traerá el desayuno—dirigiéndose hacia la puerta…-No se vuelvan a dormir—cerrando la puerta.

-Aun quieres que prepare nuestro compromiso—girándose hacia la joven.

-Si—dijo cubriéndose con la sabana muerta de la risa.

-Y tú de quien te estás escondiendo ehhh—metiéndose bajo las sabanas…-Creo que es hora de las cosquillas mañanera—comenzado hacerle cosquillas por las costillas…-Cosquillas y mas cosquillas señorita Granger—

-No Draco…no para—gritaba entre risa…-Noooo—riéndose mas fuerte…-Ya por favor…tu ganas, tu ganas—

-Me vuelves loco—robándole un beso.

-Draco tu mama dijo que nos preparamos—

-Tenemos tiempo—

-¡Draco!—

-Tenemos tiempo gatita—hundiéndose en su cuello.

-¿Les sirvo el desayuno mi señora?—pregunto Tali que esperaba afuera junto a su señora.

-Dale unos 10 minutos o mejor unos 20 y luego les sirves—

-Como usted ordene mi señora—mientras ambas escuchaban las risas de ambos jóvenes

Xxxxxxx

8 a.m.

Como era de esperarse puntualmente Molly Weasley llego con compañía a los terrenos. A penas Tali las escoltaba al recibidor cuando se toparon con una apresurada Pansy que llevaba casi arrastra a un Blaise que aun sostenía una tostada. La joven saludando rápidamente a todas, explico que iría de comprar tela para poder diseñarle, como crear un hermoso vestido de noche a Hermione y por supuesto necesitaba al que cargaría todos los paquetes.

-Si no fuera por lo mucho que te amo princesita, me sentiría muy ofendido—dijo Blaise dándole otro mordisco a su tostada.

-Si como sea querido. Bueno chicas, señora Weasley las veo a la tarde—

-Ve con cuidado querida—

-Y a mí no me dirá que vaya con cuidado—llevándose las manos al pecho.

-También ve con cuidado cariño—ganándose una coqueta sonrisa del moreno.

-Buenos días Molly, señoritas—uniéndoseles.

-Buenos días Narcisa, aquí estamos—

-Llegaron justo a tiempo—

-¿Donde está Hermione, señora Malfoy?—

-Bajara en unos minutos. Pero, ¿donde están los muchachos?—

-Se levantaron algo tarde, así que nos alcanzaran—

-Señora Malfoy debió ver como mama los reprendía por levantarse tarde—

-En cuanto terminaran de desayunar nos alcanzaran—

-Bueno algunos si tienen suerte de poder desayunar en paz, que envidia—

-No te quejes y vamos…nos vemos—

-Nos vemos Pansy—dijeron a coro Luna y Ginny.

-Molly, señoritas en lo que llega Hermione, favor de acompañarme que me gustaría enseñarles el salón de baile, haber qué opinan—

-¿Y tú que tanto me miras?—

-Eso mismo iba a preguntar yo pelirroja—

-A penas salió el sol y ya estas con tu enorme ego—

-Pues menos mal que esta casa es enorme o de otra forma no podríamos estar los tres—

-¿Cuales tres?—

-Tú, yo y mi enorme ego—dijo con una sonrisa coqueta.

-Serás mejor que te vayas o…—dijo rechinando los dientes.

-Nos vemos pelirroja—

-Nos vemos serpiente—

-¡Blaise!—

-¡Ya voy!—grito guiñándole un ojo a Ginny antes de salir corriendo tras Pansy.

-Maldito egocéntrico… ¿Qué?—pregunto la pelirroja al ver la cara de su amiga soñadora.

-Yo no he dicho nada Ginny—

-Mejor vamos amiga—

En cuanto Hermione se les unió en el gran salón de baile, oficialmente comenzaban los preparativos. No era difícil imaginar lo que sucedía en esas enormes paredes, ya que las patriarcas de ambas familias daban sus opiniones, diferentes pero opiniones al fin. Así que Hermione como la digna reina que era, trato de complacer a ambas mujeres, que después de largas horas de decidir sobre su vestido, los invitados, la orquesta, la cena, la decoración e iluminación, se llego a un acuerdo que complacía a ambas mujeres.

Mientras todo ese proceso se llevaba a cabo George y Harry estaban sentados en un rincón como si los hubieran barrido por toda la mansión Malfoy, junto a un Blaise que tenia energía para regalarle a todo Hogwarts. Los jóvenes que aun se miraban entre ellos, solo murmuraban la brillante idea que habían tenido Lucius Malfoy y Arthur Weasley de no intervenir en nada en asuntos de mujeres, perdiéndose en algún punto de la mansión. Aunque estos dos hombres jamás lograrían llevarse bien, debido a las circunstancias la tregua por esos días valía la pena.

-Demonios que fatales se ven ustedes, menos mal que estamos usando magia—dijo Draco uniéndose al pequeño grupo.

-Oye Malfoy, ¿no harás o dirás nada?—pregunto Harry mirando a una Pansy que tomada unas medidas a la castaña.

-No se tu Potter, pero yo prefiero quedarme aquí al menos por un rato—

-Demonios debimos escaparnos igual—

-Tienes razón mí querido George, debimos—

-Tal vez aun podemos mi querido Blaise—

-Muchachos, me temo que es demasiado tarde—dijo Draco.

-Porque dices que es demasiado tarde…—justo decía George cuando...

-¡Muchachos necesitamos su ayuda aquí!—gritaron al mismo tiempo Narcisa y Molly.

-Como dije, demasiado tarde—poniéndose en pie.

-¿Como lo supo?—pregunto Harry.

-Intuición mi querido Potter—respondió alegremente Blaise.

Era increíble como con pocos días pero con una gran ayuda, determinación, esfuerzo y mucha, pero mucha magia se lograra lo que para los muggles era imposible. Además como prometió Narcisa, el salón de baile fue decorado sencillamente, pero sin duda era hermoso. La combinación de los colores azul, plateado y cristal, que se mezclaba con la delicada pero sencilla porcelana, le daba un toque especial. También unos finos jarros con ramas escarchadas en las mesas o en cada esquina, dando esa sensación de estar en un bosque congelado o eso pensó Hermione. Así que con cada detalle le daban ese toque fino, elegante y mágico al lugar…era simplemente perfecto. Así que con la aprobación de los jóvenes enamorados, las invitaciones ya enviadas y con una satisfecha Tali, las puertas fueron cerradas hasta llegar el momento de la fiesta.

Pero, como siempre se presentan visitas inesperadas como desagradables. Ese fue el caso de Rita Skinner, que sin previo aviso había llegado a los terrenos de la mansión. La dichosa reportera que no era para nada bienvenida, después de todas las atrocidades que había escrito en especial de los Malfoy, se había enterado según ella por un pajarito de que Hermione no solo era invitada de los Malfoy, sino que se había comprometido con Draco Malfoy. Un suceso irreal que comprobó en cuanto vio a la joven castaña junto al platinado. Así que sin revelar su fuente y con el descaro que siempre la había caracterizado deseaba la primicia del feliz acontecimiento, que era aprobado por el héroe de guerra, Harry Potter.

Es muy posible que jamás Rita supiera como Lucius deseaba descuartizarla, Narcisa estrangularla, Pansy y Blaise hechizarla y Draco…solo hay que imaginarlo. Menos mal que Andromeda junto a Hermione pudieron calmar la situación, antes de que pudiera terminar en tragedia. Así que tras una larga charla en privado, varias advertencias o más bien amenazas aceptaron que publicara la noticia oficial no antes del 30 o las consecuencias podrían ser devastadoras, unas palabras que erizaron los vellos de la piel de Rita, que con una promesa se retiraba.

-Andy no creo que sea buena idea—dijo sin dejar de mira por la ventana a la reportera alejarse…-Detecto a esa mujer—

-A mí tampoco me gusta Cissy, pero no podemos dejar que vaya por ahí escribiendo mentiras o lo que se le ocurra—

-No dejare que empañe la felicidad de los chicos—

-Por eso es importante tener el control de la situación—

-Tu hermana tiene razón querida, necesitamos tener el control—viéndola salir por el portón.

-De acuerdo—

-Todo saldrá bien…vamos con los muchachos—dirigiéndose hacia la sala.

-Te juro Lucius que si hace algo para arruinar el compromiso, le arrancare el corazón—

-Apuesto a que si y yo te ayudare—

Lo gracioso de todo es que los Malfoy no fueron los únicos en recibir visitas, ya que Rita se presento esperando saber un poco mas sobre la relación de Hermione Granger, ahora con ex mortifago, bombón y heredero Draco Malfoy. Porque la noticia de que la intachable Hermione Granger rompiera con el chico bueno para comprometerse con el chico malo, eso sí era un notición. Pero lamentablemente para ella, tenía que esperar un largo turno, ya que la madriguera había sido invadida por muchos compañeros del colegio que habían recibido la invitación y por supuesto no podían creer lo que decía la tarjeta. Ahora tanto Harry, Luna y los Weasley se encontraban en medio de una docena de jóvenes que preguntaban una y otra vez sobre la relación de Draco y Hermione, respuesta que provocaba mas murmullos, mas dudas, mas preguntas, mas de todo un poco, hasta parecer un gallinero enloquecido.

-¡Silencio chicos, silencio!—grito Harry sin mucho éxito.

-¡SILENCIO!—grito Ginny logrando que se callaran todos.

-Gracias…escuchen chicos, lo que dice la invitación es real. Hermione y Malfoy son novios—

-Entonces, Hermione va a comprometerse con Malfoy—

-Ya están comprometidos, solo se hará formal—provocando murmullos.

-¿Pero ella no era la novia de Ronald?—

-Eso termino a principios de clase o mas bien, eso solo fue cosa de adolecentes…y para el que lo esté pensando…no, no está hechizada—dijo Ginny al ver la cara de muchos…-Es genuino—

-Pero si la odia, Ginny—esta vez fue Palvati…-Esta seguro que es genuino todo—

-Bueno del odio al amor hay una línea muy delgada—esta vez fue Luna.

-¿En verdad Malfoy está enamorado? O…—

-Doy fe que así es—

-Yo también he sido testigo…es un amor muy fuerte. Más cuando los lobillisticos están rondando—

-¿Los que?—

-Lo que Luna quiere decir, es que están enamorados—

-No se Ginny—murmuraron algunas chicas.

-Escuchen, recibieron la invitación porque es importante para Hermione que estén sus amigos. Pero no están obligados a ir—

-Pero nosotras iremos, porque amamos a Hermione—dijo Luna.

-Ahora entiendo…lo que parecía una tregua, era un romance—murmuro una Griffyndor a otra.

-¡Que romántico!—

-Y es tan guapo—murmuro otra joven.

-Sin olvidar que es rico—

-Hay que mirar mejor a los Slytherin—

-Como ese Zabini—

-Ese si es un bombón de chocolate—

-Yque cuerpo tiene—murmuro otra.

-Eso es lo de menos…lo que importa es que Hermione es feliz—dijo Ginny ya cansada de escuchar ciertos comentarios.

-Si Hermione es feliz, también nosotras—

-Así es—dijeron a coro las jóvenes.

-Creo que hablo por todas…iremos—

-Gracias chicas—

Mientras los chicos…

-Harry, Malfoy no era un…—

-Mortifago, así es—respondió Harry.

-Estas seguro que no está hechizada—

-Por ultimas vez… ¡NO!—

-No te enojes con nosotros Harry—

-Lo siento Neville—

-No te disculpes…Hermione es mi amiga, así que iré por ella—

-Gracias amigo—

-Si de verdad crees que cambio…—

-Todos tienen derecho a una segunda oportunidad y mi mejor amiga se la ha dado. Así que, quien soy yo para oponerme—

-Bueno yo solo quiero saber algo—

-¿Qué cosa Seamus?—

-Esa relación está bien para ti, Harry—

-Bueno al principio fue impactante, no lo voy a negar. Pero como su mejor amigo, deseo que sea feliz. Así que respondiéndote Seamus…si, está bien para mí—

-Si está bien para ti, está bien para nosotros—

-¡Iremos!—dijeron a coro.

Xxxxxxx

Ya solo faltaba un día para la gran noche, así que mientras todos estaban ocupados en lo que fuera que estuvieran haciendo, Hermione acompaño a Narcisa al invernadero, que en cuanto abrió las puertas de cristal, el sonido de puro asombro no se hizo esperar en Hermione.

La verdad que encontrar alguna palabra que describa aquel invernadero, tal vez era imposible. Porque para la castaña era como entrar a un mundo diferente, donde la mezcla de colores era irreal, donde los diferentes sonidos sonaban como melodía, donde los aromas llenaban tus pulmones o simplemente, donde la magia y la naturaleza se volvían uno solo.

-Señora Malfoy esto es…es realmente hermoso—dijo aun si poder creer lo que veía.

-Es mi rincón favorito y mi mayor orgullo—sonriendo muy orgullosa…-Me siento en paz cuando estoy aquí—

-Ya veo porque…es mágico—

-Me complace que te guste—entregándole una hermosa rosa blanca…-Mientras te muestro mi lugar favorito, buscaremos algunas florecillas para ponértelas en el cabello—dijo con una sonrisa.

Así que ambas comenzaron a caminar por el camino de piedra entre tantas como diferentes flores, que era difícil decir cuál era la más hermosa de todas. Así estuvieron hasta que llegaron al centro donde había preciosas rosas que al tacto los pétalos se convertían en pequeñas mariposas que revoloteaban alrededor para volver a su forma original, una magia preciosa a la vista como todo lo que había alrededor. Pero allí entre medio de esa belleza mágica, unos hermosos angelitos cuidaban una pequeña lapida en mármol que decía:

~Novalyn Malfoy Black~

Hermione volvió a leer el nombre allí escrito, preguntándose quién sería la personita que descansaba en aquel lugar, porque por el tamaño de la lapida era muy obvio que debió ser alguien pequeño. La castaña estaba tan metida en sus pensamientos que no noto que Narcisa se acercaba con unas florecillas azules en su canasta.

-Quien descansa ahí es mi hermosa mariposita, mi hija Novalyn—

-No sabía que había tenido una hija—

-Nació a principios de octubre…muriendo unas horas después de su nacimiento—

-Octubre, acaso fue antes o despues de la…—

-De la primera guerra, si—

-Señora Malfoy por favor perdóneme…no quise molestarla—

-Está bien querida no me molesto—mirando los dos angelitos a cada lado de la pequeña lapida…-Las cosas estaban muy mal, en realidad un caos en ese tiempo—invitando a Hermione tomar asiento junto a ella…-Yo sabía que era un embarazo de alto riesgo, pero deseaba tanto darle un hermanito a Draco—dijo con una sonrisa triste…-Lamentablemente con todo lo que estaba pasando en ese tiempo el parto se adelanto, todo se complico. Yo casi…casi muero en el parto—sintiendo como Hermione tomaba sus manos…-Pero di a luz a una hermosa niña muy parecida a Draco, que me miro con aquellos hermosos ojos azules como el cielo… era perfecta ante mis ojos. Pero también muy pequeña, frágil, delicada como una mariposita—dijo llenándose los ojos de lagrimas…-Para cuando había salido el sol nuevamente, mi hermosa bebe se había ido tan rápido como había llegado—haciendo una leve pausa.

-En verdad lo lamento mucho—

-Sabes, aunque la tuve solo por unas pocas horas en mis brazos, fue un hermoso regalo que he atesorado, un extraño aire fresco que no volví a sentir. Por eso cuando Lucius quiso enterrarla en el cementerio familiar, yo le pedí que la enterráramos aquí, en medio del invernadero donde siempre estuviera rodeada de todo tipo de flores, de un hermoso cielo o una noche estrellada. Un hermoso jardín mágico para mi pequeña mariposita—dijo limpiándose las lágrimas.

-¿Por eso no quiso tener más hijos?—

-No… me hubiera gustado tener mas hijos, pero debido a la consecuencia del parto, ya no pude tener mas. Por eso mi carácter era como era, creo que fue mi forma de ocultar mi mayor dolor, volviéndome mucho mas protectora con Draco…creo que siempre tuve miedo de perderlo, miedo que por nuestro errores perdiéramos lo que deberíamos estar atesorando… ¿me entiendes?—

-Por supuesto que la entiendo—le respondió limpiándose las lágrimas…-Definitivamente este es un hermoso lugar—

-Así es…me gusto compartir sobre Novalyn contigo—

-Y a mí que lo compartiera conmigo—

-Bueno no más lagrimas, mira que tenemos mucho que celebrar—

-Gracias por todo—

-No Hermione, yo soy la que te da las gracias, tu presencia se sintió como un aire fresco en cada rincón de esta mansión. Por eso me llena de mucha ilusión este compromiso, porque desde que llegaste la casa ha cogido vida y mi hijo al fin esta completo por ti…gracias—

-Pues de nada—viéndola sonreír…- ¿Por qué sonríe?—

-De solo pensar que pronto estaremos preparando una hermosa boda—viendo la cara de pasmo de la joven…-Y después de unos meses, el anuncio más importante…no veo la hora en que me den muchos nietos—

-Dis…disculpe—viéndola ponerse en pie con una enorme sonrisa.

Definitivamente aquel invernadero era mágico, porque casi de inmediato ambos comenzaron a reírse, una de alegría y la otra con algo de vergüenza, pero no había duda que un lazo muy fuerte se formado entre Hermione y Narcisa, uno tan inquebrantable como lo sería de ahora en adelante.


Bueno chicas hasta el capitulo 31

Espero que les haya gustado este nuevo capítulo y tratare de no tardar tanto esta vez, ya que sera la fiesta de compromiso y secretos que al fin se conoceran. Les deseo mucha salud para ustedes y sus seres amados.

Besos y abrazos

Ladycat