Hola Chicos!
Una disculpa por la tardanza, este fin de semana pasado me he cambiado de casa! Al fin no más renta (hello hipoteca u_u) hehe. En fin, se imaginarán las cosas estuvieron muy cansadas y locas, pero ya estoy volviendo a una rutina más calmada.

Este es el "último capítulo" que cierra esta historia, pero seguirán muchos drabbles o oneshots conectados entre si que son como pequeños episodios/epilogos de la vida después de este fic..

Además, más noticias, muchos me pidieron saber qué paso con la sacerdotisa de "Como Caído del Cielo" y querían saber esa aventura. Inicialmente, tenía una vaga idea pero no pensaba escribirlo, gracias a la insistencia de muchos reviews empezó a tomar forma la trama... así que esperen un nuevo fic pronto :)

Muchas gracias a los que me han acompañado en todo este fic, gracias por sus bellos comentarios, sus halagos y amenazas, espero les guste!


Como Enviado del Cielo
Capítulo 10

"EDDDDDDDD! EDD!" Gritó la mujer que se revolvía en su cama, luchaba pateando y abanicando las manos mientras lloraba dormida, Luffy latomó de los hombros y la sacudió.

"Namí! NAMI! Despiértate!"

Ella se despertó sobresaltada, sus ojos confundidos encontraron los de Luffy en la oscuridad,

"Luffy! Luffy Arlong! Edd!" sollozó muy angustiada. Luffy suspiró y la apretó contra si,

"Estará bien Nami… Arlong no puede hacerle daño a nadie ya… tranquila.." le aferraba la cabeza contra su pecho mientras ella se sacudía con amargos sollozos… eventualmente la presencia reconfortarle de Luffy la calmó un poco, pero la pobre tenía los nervios destrozados…

Más tarde, nadie comentó nada cuando la vieron pasearse por el navío pirata usando el sombrero de paja..

Dos días después cuando Cocogashi pudo divisarse en el horizonte, no podían más con los nervios y la anticipación, no había salido ninguna noticia en el periódico, pero eso no quería decir nada, ya que si un caza recompensas u otra figura del bajo mundo había logrado dar con Edd, seguramente no saldría a la luz en un medio oficial… al menos no al principio.

No esperaron a estar cubiertos por la noche, pero tampoco atracaron en el puerto principal, sino a un lateral de la isla muy cerca de la casa de Nami, donde Luffy a todas vistas tenía la intención de lanzarse volando en cualquier momento.

"Llévame contigo" solicitó Nami, y su solicitud no pudo ser negada, la aferró de la cintura y se lanzó como bólido, al aterrizar Luffy corrió a toda velocidad con Nami detrás de él, pero sus piernas eran más rápidas y no pudo evitar adelantarse.

Salió por el camino detrás del huerto de las mandarinas y al acercarse a la puerta trasera, su corazón dio un vuelco…

Allí, sentado en el suelo, tranquilamente jugando con unos escarabajos,… estaba sin dudas, Edd, tenía el cabello mucho más oscuro que cuando nació, y se le había vuelto un caoba casi negro.

Se quedó extasiado observándolo un momento, con una sonrisa dibujada en sus labios y caminó lentamente hacia él.

"Hola" dijo y se agachó frente al niño, el pequeño no mostró temor alguno e hizo contacto visual con el recién llegado, observándolo con ojitos enormes y curiosos, comenzó a reír

"Shishishi…" y le ofreció un escarabajo al desconocido.

"Qué tanto ríes Edd?" Nojiko dijo desde la ventana, estaba lavando los trastes mientras mantenía un oído y un ojo atentos al niño, abrió la boca en sorpresa y se quedó paralizada.

Edd frunció sus pequeñas cejas… se vio pensativo un momento y luego simplemente exclamó con gran alegría y una vocecita pequeña e infantil "touchan!" expresó sonriente apuntando a Luffy.

Luffy abrió la boca en sorpresa y casi se cae de trasero de la impresión... cómo era posible? Era un impacto demasiado fuerte, ver a Edd ya tan grande, escucharlo hablar por primera vez… y que le llamara… papá….

"…si…Edd.." y sin más lo aferró contra su pecho y cerró los ojos…

"Luffy!" Gritó Nojiko saliendo al patio… "Ohh Luffy! NAMI!" Gritó cuando observó a su hermana doblar la esquina y aparecer sin aliento. La mujer de cabello azul se movía pesadamente, tenía unos seis meses de embarazo en su haber.

"Nami!" Nojiko se aferró a su hermana, "Que bueno que estás aquí…. Los rumores son terribles… Lo siento Nami! De verdad… pasó Nezumi por aquí en un barco mercante… un día que estaba paseando en el puerto con Edd… siempre fuimos tan cuidadosos…"

"Shh Nojiko, lo sé, no es tu culpa…" Nami le puso una mano en el hombro a su hermana pero sus ojos estaban fijados en otra cosa.

"No lo he sacado de la casa desde entonces y en el pueblo todos son muy discretos…, pero sabemos de tipos extraños que andan rondando las islas…" pero mientras Nojiko le explicaba los ojos de Nami se fijaban en el pequeño que seguía en los brazos de Luffy que solo lo abrazaba con la cabeza escondida bajo su sombrero…

"Por eso estamos aquí" dijo Luffy ya recuperándose un poco, se levantó con Edd en brazos y caminó hacia Nami, el niño la observaba silencioso y pensativo. "Además… no es tu culpa que alguien lo reconociera… tampoco puedes evitar que salga…"

"míralo que grande está.…" susurró Nami maravillada con los ojos llenos de lágrimas sin derramar, tan impactada con la reunión que no podía casi moverse. Luffy con una sonrisa un tanto conmovida se lo pasó…. y Nami rompió en llanto cuando lo alzó con sus piernitas alrededor de la cintura.

Al igual que con Luffy, Edd se quedó muy pensativo un momento, no le gustaba que la niña esa que tenía enfrente llorara… torció la cabeza…"kachan?" dijo… y Nami se desarmó… y lloró ruidosamente mientras lo aferraba contra su pecho..

A Nojiko casi le caen lágrimas al presenciar aquella reunión.

"Pasen… Togashi aún está en el pueblo, deberá volver pronto"

"Pero mírate nada más Nojiko… " comentó Nami ya recuperándose un poco y reconociendo el estado de gravidez de su hermana, y no pudo evitar compartir un abrazo cálido con ella.

Al entrar, Nami bajó al niño que se revolvía ansioso en sus brazos y Edd se puso a correr por toda la habitación con pasitos un tanto tambaleantes de un infante de su edad, tenía muchos juguetes, algunos con forma de dinosaurio, otros para apilar y hacer torres, Luffy estaba flipándola.

"Mira Nami! Como el que vimos en Little garden!" Y tomó el que tenía forma de tiranosaurio y se puso a hacer ruidos de monstruo mientras Edd reía divertido. Nami sacudió la cabeza.

"Míralos… ya se llevan bien" dijo Nojiko con una sonrisa.

"Tienen la misma edad mental…" susurró Nami muy emocionada, pero estaba como estática, demasiado extasiada como para moverse.

"Nojiko…. Como es que sabe quiénes somos?... no entiendo…" Nami se sentía abrumada…

"Edd-chan" comenzó Nojiko con una sonrisa, "Tráeme la foto de tu kachan y touchan"

El chico dejó de jugar y abrió los ojos grandes en sorpresa, fue corriendo a un cajón lleno de sus juguetes y se puso a revolver allí, sacó un portarretratos y lo observó, y con una sonrisa corrió sus pasitos infantiles hacia Nojiko, estaba emocionado se veía.

La orgullosa tía sonrió, "No habla mucho, pero es muy listo…"

"tia! Kachan! y Touchan!" decía apuntando a la fotografía, maravillado de tener la gente de la foto en su presencia…

Nojiko sonrió.

"Espero que no les importe pero… le he enseñado esa fotografía cada día… le hablé bastante de ustedes…. Creo que está algo emocionado" dijo Nojiko con una sonrisa, sentada en la mesa con una mano en el mentón… sabía… cuando los rumores comenzaron, que Nami y Luffy aparecerían por el chico en cualquier momento…

La pobre mujer había pasado mucha angustia en aquellos meses donde las noticias que traían los News Coo eran cada vez más preocupantes… ahora se sentía sumamente aliviada…

Edd miró fijamente la fotografía una vez más, era una foto del trío del día anterior al que llegaran a Cocogashi, y Nojiko siempre le decía antes de dormir, mira Edd, este eres tú, esta es okachan, este es otochan

Nami, extasiada se agachó junto al niño y le ofreció sus brazos abiertos con una dulce sonrisa, esperó pacientemente, finalmente algo cambió en los ojos de Edd y se le lanzó en los brazos… "Kachan!" gritó Edd muy feliz.

Las lágrimas de Nami no paraban de caer mientras aferraba ese cuerpecito en su pecho… Luffy los observaba silencioso y con una sonrisa.

Horas después, mientras los adultos hablaban, Luffy y Edd seguían jugando con los dinosaurios…

"Nojiko… Togashi… muchas gracias por todo lo que han hecho… " Nami aferraba un vaso de jugo de mandarina.

Nojiko aferró la muñeca a su hermana, "Nami, qué van a hacer ahora? Sabemos que Edd no puede quedarse aquí… lo extrañaremos… vaya… adoro a ese niño…" se limpió una lágrima y se obligó a continuar

"Pero su seguridad es más importante, ahora entiendo lo difícil que fue para tí aquel día que lo dejaste… " pausó y se mordió el labio inferior… una leve mano en su abdomen reveló parte de sus pensamientos, "No… perdóname… ha de haber sido aún más difícil…" dijo acariciándose su propia barriga.

"Nos lo llevaremos" anunció Luffy con total seguridad y cambiando la expresión de su rostro.

"No se supone… que soy el hombre más libre del mundo? Qué clase de Rey Pirata sería si no puedo tener a mis nakamas conmigo?" anunció Luffy sin más..

"Luffy…" Nami susurró conmovida… aliviada… y un poco asustada..

"Todos están de acuerdo Nami…. Ahora que saben que Edd existe… no habrá un lugar más seguro para él que con nosotros…" dijo el Capitán.

Nami bajó la mirada…

"Nami…" comenzó Nojiko, pero fue Togashi el que tomó la palabra, "Con ese rostro… será imposible ocultarlo… creo… creo que es la mejor opción"

Fue duro, y decidieron quedarse tres días para que Edd se acostumbrara a sus nuevos tutores… cosa que no fue tan difícil… porque él y Luffy se habían vuelto inseparables compañeros de juegos, le tomaron una fotografía con sus tíos y empacaron todos los juguetes y pertenencias, y se marcharon con la promesa de volver algún día a visitar.

Nojiko estaba triste, pero después de los cuatro meses de terror y angustia que había vivido posterior a la visita de Nezumi… sabía en su corazón, que hacía lo correcto.

Al llegar al Sunny se armó un gran revuelo, donde todos volcaron la atención al adorable mini Luffy de dos años, hasta Zoro se hacía el duro pero no podía evitar una mueca feliz.

Y el pequeño, en lugar de llorar al ver a un inmenso hombre en tanga, o un terrorífico esqueleto, o un mapache que se decía un reno doctor, un cocinero pervertido, un marimo y una niña demonio no hizo más que carcajear y divertirse con las locuras de todos ellos.

"Y ahora a dónde capitán?" Sonrió Nami con el chico en brazos mientras los demás preparaban el Sunny para partir.

"A cumplir una promesa con Makino y Dadán" anunció…

.-.-.-.-.-

Nami era una mujer fuerte, una mujer que había superado las adversidades de su vida desde una edad muy temprana y, en los dos años que se vio forzada a separarse de su hijo, había logrado llegar a término con la situación.

Si bien, eso no quería decir que por dentro, no pensara en su pequeño a cada momento, su resolución y fortaleza la habían llevado a disfrutar de su vida de aventuras nuevamente, siempre cargando con ese hueco interior, siempre añorando…

Ahora, mientras Luffy la observaba cargando a su niño contra su pecho, arrullándolo antes de irse a dormir, no pudo más que sonreír satisfecho…

.-.-.-.-.-.-

Dos días muy atareados, locos y mágicos después, atracaron en Foosha como si nada, porque Robin había sugerido que lo mejor era que todo el mundo supiera que el chico estaba con sus padres, no fuera a ser que más peligrosos piratas y caza recompensas siguieran molestando a gente inocente en el East Blue.

Y sin más, con el chico montado en sus hombros, desembarcó el Rey Pirata de lo más tranquilo, mientras los aldeanos que lo conocían desde niño estaban totalmente impresionados, por dos razones, una, que LUFFY de todas las personas tuviera un hijo y dos, que se paseara tan despreocupadamente con él.

"Makino!" Gritó Luffy entrando en el bar. La mujer soltó el trapo con el que estaba secando un jarro y se llevó las manos a la boca.

"LUFFY!"

La mujer sonrió maravillada y caminó hacia el par,

"Míralo nada más! Es como estar viéndote a ti a esa edad" sonrió la mujer totalmente impresionada, aunque había que admitir que había pequeños detalles de Nami en el niño.

"Mira Edd, ella es Makino"

"Mkino" sonrió el pequeño y le estiró los brazos.

"Ara! Míralo que amigable es" y Makino lo tomó en sus brazos, "Ven Edd-chan, te daré algo rico de comer"

"Carne" solicitó, lo que a Makino le provocó una risotada, "Por supuesto corazón" dijo totalmente embelesada. Luffy se sentó en la barra con una gran sonrisa.

"Lo siento Luffy, tengo un nuevo favorito", sonrió la mujer mientras con un brazo cargaba al niño y con la mano libre iba sacando comida.

"Hahaha,…." Y luego hizo un puchero infantil. "No eres la única" todos en su tripulación estaban embobados con el niño, hasta Zoro.

"Ahh Luffy, tengo algo que decirte" comenzó Makino con un rostro algo preocupado, pero antes que pudiera continuar, una voz firme pero entrada en años gruñó.

"LUFFY!"

Los cabellos de Luffy se pusieron de punta, se olvidó que era el Rey Pirata, considerado el hombre vivo más fuerte de la tierra, y se sintió de ocho años otra vez, se puso blanco y se encogió en el asiento.

"JI-chan!" Gritó cuando vio a la mole entrar por la puerta. Garp estaba con una camisa Hawaiiana, y su barba y bigote eran más tupidos que antaño, si bien se veía enorme e imponente, estaba ya mas viejo.

"Luffy… lo que quería decirte es que tu abuelo está en el pueblo…." Susurró Makino.

El Rey Pirata tragó saliva.

"Luffy, ERES UN IMBECIL!" Gruñó Garp acercándose a su nieto y dándole un buen golpe en la cabeza, al pobre Luffy hasta se le olvidó el Haki y dejó que le saliera un chichón humeante.

"Ji-chan que haces aquí!" Gruñó aferrando su cabeza

"Aquí vivo idiota, ya me retiré de la marina hace unos meses, pero claro que no lo sabes, nunca te importó un rábano tu pobre abuelo!" Gruñó el ex marine.

"Si lo único que haces es pegarme siempre!" Se defendió el capitán, con total razón.

"Que es esta tontería que escuché que tuviste un hijo!" Gruñó ignorando las protestas de Luffy, pero los ojos de Garp se posaron en Makino y abrió la boca en impresión.

Edd no era un niño temeroso y tendía a confiar demasiado en los extraños, regalando sonrisas que desarmaban a todo el que conocía, pero al ver a Garp golpear a Luffy, se sintió atemorizado y se aferró a Makino con fuerza.

Garp caminó con pasos decididos hacia el niño, "Pero qué tenemos aquí huh" y en defensa del viejo, no tenía planeado hacerle nada malo al niño,

Pero Luffy lo aferró de las solapas de su camisa y lo acorraló contra la pared, con ojos llenos de ira y años de abuso infantil acumulados en su mente, "NO TE ATREVAS A PONERLE UN DEDO ENCIMA JIJI!" rugió con furia y sus pupilas dilatadas, y Makino que jamás lo había visto tan enojado dio un paso atrás, no porque le tuviera miedo a Luffy, pero por la impresión de verlo en ese estado.

En ese momento, por la puerta entraba Nami sin aliento, gritando, "Luffy! Me han dicho que tu abu…" y se detuvo al ver la intensa escena frente a ella.

Garp, aunque aún un hombre terroríficamente fuerte, estaba ya muy mayor y su espíritu muy cansado como para hacerle frente a un Luffy que se encontraba en el pináculo de su condición. El ex marine se quedó en silencio y esquivó los ojos, pero Luffy no cambiaba la mirada de odio total.

"Luffy…" susurró Nami acercándose a él, "…déjalo… estás asustando a Edd…" susurró la mujer.

Fue automático, Luffy dejó ir a Garp, pero lo seguía observando con ojos fríos, el ex marine suspiró y se sentó en la barra, aferrándose la cabeza.

"…. Lo único que quise… fue que Ace y tu fueran buenos Marines… quería que fueran hombres fuertes de bien…"

"Garp-san…" dijo Nami mientras Makino le pasaba a su niño. "Dejar a unos niños para que los críen bandidos de la montaña… no fue la decisión más acertada para lograr ese objetivo"

Luffy se sentó en la barra del lado opuesto a su abuelo, mientras Garp observaba el fondo de un vaso de whiskey que Makino le acababa de servir.

"…y qué se suponía que podía hacer… incluso dentro de la marina, había quienes no hubiesen dudado en matar a Ace o a Luffy si sabían quiénes eran sus padres"

"Todo eso ya no importa" dijo fríamente Luffy,

Nami, aún con Edd en brazos, se acercó a Garp, "Mira Eddie… este es tu ji-chan"

"Edward huh… "dijo Garp con mirada algo reprobatoria… un nombre inspirado en cierto pirata, sin dudas. Luffy lo seguía observando con ojos fríos pero permitió la interacción… A pesar de todo, él quería a Garp, de una forma algo extraña, claro.

"ji-chan" dijo Edd, que estaba en una edad donde tendía a repetir lo que le decían.

"Aw… míralo! Es como estar viendo a Luffy otra vez, ven con tu ji-chan Edd, quieres una vuelta en el caballito!" Y se lo subió en hombros mientras el niño comenzaba a reír.

Luffy contempló el fondo de su bebida… las pocas memorias buenas que conservaba de Garp regresando a su mente… se le dibujó una leve sonrisa.

Más tarde, cuando Nami tuvo la oportunidad, y en privado, se acercó al viejo y lo único que le dijo fue, "Contrario a lo que puedas pensar Garp-san… Luffy es un hombre fuerte y de bien…" y se retiró sin decir más. El viejo marine derramó lágrimas agridulces y buscó consuelo en su botella de licor.

Al día siguiente, y como prometido, Luffy se empeñó en subir el monte Corbo para llevar a Edd con Dadán, era la primera excursión padre e hijo que realizarían solos y Nami no podía más de la ansiedad.

"Luffy, no le des agua sucia del rio, aquí tienes la cantimplora con agua fresca, no dejes que se aleje mucho, solo tiene dos años y por dios no le des carne a medio cocer"

"Ya Nami estaremos bien" chilló con un quejido.

"Que Oda te escuche" suspiró la mujer que los vio alejarse. A Robin le causaba risa aquello.

"Por qué no vas con ellos?

"…Dadán y el monte Corbo… creo que son memorias complicadas para Luffy… si no nos invitó a ir las anteriores veces que pasamos por Foosha… no creo que nos quiera ahí, verdad Robin?…"

"Ciertamente… "

.—

Y como siempre Luffy llegó a su viejo hogar gritando, "Oi Dadán!"

Y Dogra abrió la puerta, para encontrarse justo frente a frente con…

"LUFFY TE ENCOGISTE!" Gritó Dogra

"HAHAH Aquí arriba Dogra!" Y el hombre bajito miró hacia arriba encontrando el rostro sonriente de Luffy.

"WAHHH! DADAN!"

La mujer robusta que ya estaba totalmente cana salió a la puerta y se le cayó su cigarro al ver al pequeño.

"una bruja!" exclamó el niño

"AHH MOCOSO! NO PUEDE SER!"

Disfrutaron de un día agradable, donde Edd en algún momento se había trepado al techo solo para ser atrapado a un momento de impactar al suelo, casi había sido comido dos veces y se había caído a un rio una, Dadán quedó con los nervios destrozados, pero al caer la tarde, se despidió de ambos sonándose la nariz ruidosamente y con un mar de lágrimas en los ojos.

"Vuelvan pronto!" saludó junto a los demás bandidos.

Las últimas luces del día iluminaban con cálidos tonos rojos a las dos figuras que se acercaban a lo lejos. Durmiendo en la espalda de su padre, estaba Edd, roncando pacíficamente luego de un día lleno de aventuras.

Nami sacudió la cabeza cuando vio a su hijo. Tenía una bandita en la frente, una en la nariz, raspones en las rodillas, la ropa totalmente sucia y destruida y el cabello tieso de tierra… y una gran sonrisa en su rostro dormido.

La mujer sonrió y suspiró, ahora tendría que darle un baño a los dos, estos hombres…

Y así, con vientos a favor partieron en pos de nuevas aventuras, con un pequeño nakama que cada día iba creciendo cada vez más, los maravillaba a todos con sus ocurrencias, y los espantaba al igual con su actitud arriesgada cuando trepaba barandales o desaparecía de la vista de todos de pronto.

No había días aburridos en ese barco pirata, definitivamente.


Cinco años después en el nuevo mundo...

Habían visitado a Shanks y por delante tenían la curiosa misión de liberar a una pobre joven mujer atrapada dentro de un medallón que contenía una peligrosa fruta del diablo... pero al estar en cierta zona del nuevo Mundo la navegante sonrió al ver la proximidad a cierta isla que se encontraba a poca distancia.

El capitán sonrió plenamente al escuchar las noticias, era hora que Edd visitara a su tío.

Llegaron con las cálidas luces de la tarde, el chico dando saltitos detrás de su padre, totalmente emocionado... y es que había escuchado muchas cosas geniales acerca de Ace aunque por supuesto le daba cierta tristeza que no lo podía conocer en vida.

"Woahh mira es enorme!" Exclamó Edd al mirar la enorme tumba que se erguía orgullosa con una gran alabarda y una chaqueta de capitán...

Leyó la inscripción, "Edward Newgate? mira otou-san este tipo se llama como yo"

"Hahahaha! Pues claro Edd, Shirohige era un gran pirata, el capitán de Ace, un tipo enorme y genial!"

"Enserio..." suspiró el chico con ojos enormes e impresionados, tragó saliva, porque se sintió algo empequeñecido ante tan imponente monumento, pero después de un momento sonrió,

"Otou-san, seguro tu eres más genial" y sonrió ampliamente. Luffy no pudo más que carcajear, "De verdad?" y volteó hacia la tumba de Ace

"Ya vez Ace... el lo dice, debe ser cierto" bromeó.

Edd se acercó a la tumba de Ace y leyó la inscripción silenciosamente y con bastante respeto, Luffy le colocó las manos en los hombros y contemplo silenciosamente con una sonrisa,

"Siento no haberte visitado antes Ace... como verás... estuvimos algo ocupados..." sonrió.

"Quieres decirle algo a tu tío Edd?" preguntó Luffy después de un momento. El chico torció la cabeza algo pensativo y luego sonrió, "Claro... gracias por cuidar de mi otou-san tío Ace!"

El chico había escuchado muchas historias sobre las aventuras de su padre con Ace... y en muchas de esas su tío acababa salvándole...

Luffy sonrió y suspiró, "En eso tienes razón..." y antes que pudieran continuar la voz de Nami se escuchó a lo lejos.

"Dice Sanji que la cena está lista!" Gritó desde el pie de la colina, estaba muy bella con el cabello suelto, flotando a su alrededor y un vestido de tirantes rojo que le llegaba sobre las rodillas y revoloteaba con el viento.

Luffy sonrió, "Ace! Nos vemos pronto!" Y salió corriendo, "El último en llegar es una babosa de mar!" le gritó a su hijo.

La mandíbula de Edd cayó en impresión; "TRAMPOSO SALISTE CORRIENDO ANTES!" y un momento después comenzó a correr tras la nube de polvo que Luffy había dejado...

"Edd..." escuchó una voz a su espalda, se detuvo y volteó, "..cuida bien de tu viejo por mi quieres?" y el chico parpadeó varias veces, allí en danzantes colores del atardecer en rojo, sobre la tumba de su tío, podía jurar que vio un hombre muy musculoso con el pecho desnudo, una gran sonrisa y un sombrero de cow boy.

"EDD! Que te pasa babooosa de maaarrrr" se burló Luffy al pie de la colina, el chico parpadeó un par de veces y allí ya no había más nada... sonrió, "claro!" gritó.

"EL TRAMPOSO ERES TU TRAMPOSOOOO!" y salió corriendo colina abajo, para cuando llegó saltó sobre Luffy golpéandolo juguetonamente pero acabó siendo cargado en los hombros de su padre con Nami sonriéndo junto a ellos...

La mujer volteó una última vez hacia las tumbas que se erguían orgullosas al final del camino y dedicó un último pensamiento.

Gracias por todo.. Ace...


~ Fin~

Diablos me puse a llorar a mi misma! Espero les haya gustado, esperen prontos los epílogos y sobre todo! MUCHAS GRACIAS POR LEER Y ACOMPAÑARME!

~Kaoru~