Hola nakamas! Yo otra vez comenzando una nueva serie de fics, estos son los prometidos one-shots, epilogos o drabbles (llamenles como quieran jaja) que continúan la historia de "Como Enviado del Cielo"

Para los que no leyeron ese fic...bueno, han de saber que les recomiendo que lean ese! Sino se encontrarán conque Luffy y Nami tienen un niño y muchas cosa más jaja.

Como será una colección extensa y muy diversa, algunos lectores me han comentado que en efecto, era mejor separar estas historias del fic anterior. Sobre todo porque Edd irá creciendo y tendremos muchas historias diversas de todo tipo (aventura, drama, etc)

Se aceptan también, solicitudes y sugerencias, este es un universo muy extenso y muy basto! Ya voy escritos fácil, unas 5 historias y otras tantas sin terminar o pulir, así que esperen más de esta saga.

Al comienzo de cada capítulo, colocaré la edad de Edd, la temática y a qué línea de tiempo pertenece (antes o después de como Caído del Cielo, por ejemplo).

Les advierto desde ahora, este no es un "second generation fic", ellos siguen siendo piratas en busca de aventuras en el basto océano, no quiero la típica historia donde todos se casan con todos y tienen hijos con todos y juegan a la casita, y donde se generan un sin fin de OCs que a nadie le importan. No me malinterpreten, hay de esas historias muy entretenidas. Este es simplemente otro ángulo y espero que disfruten esta nueva serie que continúa la saga del Rey Pirata, Nami y Edd.


Edad de Edd: 2 años, 3 meses
Línea de tiempo: 2 meses después del final de Como Enviado del Cielo
Locación actual: South Blue

Creciendo con Los Mugiwaras
Tío Zoro, Tía Robin

Las tres de la mañana, y la paz de aquella habitación del par que estaba apenas acostumbrándose a la paternidad estaba a punto de ser perturbada. Los cansados padres habían tenido un día bastante difícil, con una tormenta primero, un ataque sorpresivo después… y un niño hiperactivo de dos años y meses a su cargo.

"Okaachan pipi" dijo el niño que dormía en el medio de la cama, jalando del brazo de la mujer del cabello naranja.

"Luffy…" susurró ella pesadamente, "… tu hijo te necesita"

"A esta hora no tengo hijos…" roncó automáticamente dando media vuelta y tapándose la cabeza con una almohada. Lo que le hizo ganador de un patadón que lo mandó volando de la cama,

"Atiende a tu hijo padre desinteresado", gruñó la mujer (hipócritamente) que simplemente se acomodó mejor para dormir. El exhausto padre se levantó pesadamente y le propinó a su pareja una mirada de resentimiento total, pero al final suspiró, tomó a Edd y se lo llevó al baño.

Claro que aquello no acabó cuando atendió aquella necesidad… el niño le propinó a su padre ojos grandes y suplicantes, sin importar la hora el estómago de Edd gruñó ruidosamente, y Luffy siendo quien era decidió que tal vez un snack no vendría mal.

Pero claro al llegar a la cocina todo estaba bajo llave, excepto unas conservas en la despensa en la parte de atrás que tenían un aspecto dudoso. Se encogió de hombros, parecía algún tipo de fruta en almíbar y compartió casi la mitad con su hijo que acabo con su carita embarrada de almíbar y todo pegajoso.

"Ahh Edd… tendremos que esperar a que Sanji despierte para comer algo con carne, como debe ser", comentó, sabiendo que el chico estaba demasiado adormilado y era muy pequeño para dar respuesta. Lo alzó en brazos y salió a cubierta, donde la luz de la luna tocaba el césped y lo único que se podía escuchar era aleteo del viento y las olas al golpear el navío pirata.

El cielo estaba despejado y el clima bastante agradable,

"Ne Edd ya se te quitó el sueño?" Preguntó Luffy al chico silencioso que seguía aferrado a su hombro y se veía demasiado alerta como para querer ir a dormir.

"dinosuros?"

"No ahora no, no creo que a Nami le guste que nos pongamos a jugar a esta hora" Explicó.

El chico, comprendió bien la palabra NO, y su boca comenzó a temblar, los ojitos se le pusieron acuosos y enormes y se le llenaron de lágrimas.

"Ohhh noo no llores Edd, jugamos, vale? Jugamos a los dinosaurios!"

"…No! Volarrrr!" dijo sacudiendo los brazos.

Luffy suspiró, "Bueno bueno… anda entonces vamos a volar un poco hahaha!" Y levantó al chico encima de su cabeza y comenzó a correr como loco por la cubierta mientras Edd carcajeaba y gritaba de la emoción.

"Oi Otou-san, necesitas una mano?" gritó Zoro burlonamente asomándose desde el puesto de vigilancia, por la ventana contigua, se asomó Robin, con una sonrisa de lo más divertida.

Luffy infló las mejillas ante la burla de su primer oficial pero luego sonrió, "Claro Zoro! Gracias, te lo encargo entonces!" saltó hacia la torre de un movimiento y asomándose por la escotilla le entregó el niño a Zoro.

"Ne Edd, se bueno con tu tio Zoro" dijo con una sonrisa. Y Robin , que solo traía una bata cruzada turquesa que dejaba los hombros al descubierto comenzó a reír. Si Luffy fuera otra persona se hubiera caído en cuenta que acaba de arruinar la intimidad de una pareja, pero Luffy era Luffy.

En un segundo el capitán desapareció y el niño se quedó observando seriamente, pero no se le veía con miedo, solo curioso.

"Que se supone que voy a hacer con esto?", Dijo Zoro apretando los dientes y aferrando al chico desde bajo de las axilas mientras lo observaba como si fuera un objeto extraño.

"Fu fu fu fu" Robin estaba de lo más divertida

"Me recuerdo a aquella vez hace tanto, en Water Seven"

"A callar mujer!" chistó el espadachín. Y el grito le dio un susto a Edd, sus pequeños labios comenzaron a temblar.

"Ahh no no, Eddie, perdón, no llores! Quieres volar? El tio Zoro te hace volar mira!" Y lo levantó sobre su cabeza y comenzó a corretear por la habitación haciendo ruidos de motor…. para la infinita diversión de Robin.

"Le dices de esto al cocinero y te rebano" amenazó Zoro deteniéndose un momento y propinándole a la mujer una mirada asesina.

Robin simplemente no podía contener su risa.

Devuelta en la habitación de los cansados padres Nami levantó una ceja y se incorporó levemente en la cama al notar la ausencia de su hijo.

"Edd?"

"Con Robin y Zoro…" suspiró Luffy cansadamente en la oscuridad de la habitación, mientras con una sonrisa exhausta se acomodaba en su lado de la cama. Nami sonrió maliciosamente y su cabeza desapareció debajo de los cobertores.

"No no Nami espera estoy cansado. Hahaha no! eso... hace…. cosquillas! NAMI! jaja… mmmmmm"

~~~~~~n_n~~~~~~

Luego de una hora sosteniendo a niño sobre su cabeza haciéndole ruiditos de avión, Edd no había tenido suficiente y demandaba más del primer oficial, Zoro estaba cansado.

"Edd… no quieres jugar a otra cosa? A dormir tal vez?" dijo muy seriamente.

"NO!" dijo, "MARIMO BAKA"

"QUEEE!"

"Fu fu fu.." Robin decidió no comentar sobre lo que se había topado unos días atrás en la cocina, a Sanji, con unos trocitos de Carne dándole a Edd premios y mostrándole una foto de Zoro cada vez que repetía correctamente Marimo Baka.

"Ese maldito cocinero" farfulló Zoro que tenía sospechas de dónde había aprendido el niño tal cosa, Robin no necesitaba decir nada.

"A ver pásamelo" dijo Robin estirando las manos y tomando al niño,

"Nee Edd-chan, él es tu tío Zoro"

"Ya córtenla todos con lo de tío Zoro, se va a quedar y que clase de respeto me tendrán los enemigos ehh" carraspeo enojado con cara de demonio, pero no amedrentó al niño ni a la mujer.

Robin le hacía cosquillas al pequeño que pataleaba sobre el sofá de la habitación y se veía increíblemente divertida, "Vaya, cuanta energía tiene"

"Sí, es como su padre… solo come, duerme y juega todo el día", comentó Zoro secamente.

"Fu fu fu"

"hahaha, ya tia lobin!" la mujer le dejó ir y Edd se levantó y comenzó a correr por toda la habitación,

"No se puede quedar quieto un minuto?" carraspeó Zoro tomando asiento y secándose un poco de sudor del cuello con una pequeña toalla. Edd se trepó a una de los sofás y se asomó a la ventana contigua al mismo, llevaba una expresión asombrada, sorprendido de la vista que se podía observar, obviamente comenzó a mirar hacia abajo y treparse cada vez más.

"Espera Edd!" gritó Zoro cuando vio que los piececitos dejaban de hacer contacto con el sofá. Pero varias manos fleur atraparon al niño antes que pudiera caer por la ventana.

"Casi me da un ataque,…" susurró el espadachín aferrándose el pecho como si le doliera. Robin, por supuesto, seguía de lo más divertida. "Deja de reír mujer y cuéntale una de tus historias a ver si se pone a dormir"

Robin le propinó una mirada dura al espadachín, ya que era un poco molesto que se refiriera a la valiosa herencia de la humanidad como "una de sus historias", pero al final nunca podía enfadarse del todo ya que Zoro no lo decía como para molestarla ni faltarle el respeto.

"Nee Edd ven" dijo Robin, pero Edd notó la intención.

"dormir no" dijo obstinadamente y se puso a trepar por el rack de pesas de Zoro, se resbaló a la mitad de camino y casi se le viene encima el pesado equipamiento, que el espadachín atrapó justo a tiempo.

"Diablos este niño me va a dar una aneurisma" susurró el espadachín, tomó al chico en sus brazos,

"Ya mocoso, digo que te vas a dormir"

"NO!"

"AKGHHH!" se rascó la cabeza en desesperación "Diablos Luffy y Nami tienen que hacer esto cada noche?"

"Cada noche" Respondió Robin con una sonrisa, "Por qué crees que están tan cansados fu fu fu"

"Eso es porque este niño requiere disciplina, todos los demás se la pasan dándole atención y juegos. Requiere de una figura de autoridad" dijo seriamente, levantó al chico de la camisa azul por su espalda y lo dejó colgando frente a sus ojos.

"Mocoso, te voy a enseñar un poco de disciplina, entendiste"

"Marimo"

"Es Zoro-san para ti, es hora que te enseñen a respetar a tus mayores"

Robin, por supuesto solo se divertía inmensamente con aquello.

"Marimo"

Zoro acercó al niño hacia su rostro, cosa que le quedara de frente y pudiera ver directo a sus ojos con su peor mirada de demonio que haría llorar a hombres adultos, prácticamente nariz con nariz con el niño.

"Edward" gruñó Zoro aumentando la intensidad maligna de su aura. Fue totalmente ignorado.

"KUSO MARIMO"

"AhhH! ME RINDO!" dijo finalmente el espadachín totalmente frustrado.

Y así llegó la mañana.

Luffy amaneció de muy buen humor, apenas asomó un pie fuera de su habitación, un par de brazos lo aferraron por detrás y le hicieron desaparecer dentro unos minutos más, solo para emerger nuevamente con una sonrisa atontada y feliz.

"Ahh que buena mañana!", exclamó finalmente al salir a cubierta, sus ojos se posaron en Zoro que estaba desparramado en el suelo boca arriba, piernas y brazos extendidos, con Edd durmiendo sobre su pecho y un cobertor sobre el niño, en el área del mástil, Robin sentada con un café caliente en las manos y una mirada algo cansada, inusual en ella.

"Ahh chicos! Gracias por cuidar de Edd…" comenzó el capitán.

Nami salió de la habitación en ese momento, se veía muy relajada con unos shorts naranja y una blusa blanca con un gatito, observó a Zoro durmiendo con Edd encima y sacudió la cabeza, y luego le propinó a Luffy una mirada llena de amor y algo más, una chispa en sus ojos que hablaba de cosas pícaras y de buenos momentos…

"Robin, gracias por cuidar a Edd… creo que se los encargaremos más seguido" sonrió la muchacha, la arqueóloga solo sonrió cansadamente.

Después de todo; tres meses sin intimidad no son poca cosa

"Ni-se-te-ocurra…" murmuró Zoro medio dormido pero con un tono letal de voz.

Pero Nami y Luffy se alejaron hacia la cocina pretendiendo que nunca le escucharon.

~The end~