Hola a todos esta es mi primera historia de Xiaolin Showdown^w^. Espero que os guste, los personajes de Xiaolin Showdown no me pertenecen. Se agradecen comentarios y/o sugerencias, gracias y que lo disfruten

…...

Capitulo 3 Amigos olvidados.

Se despertó nada mas que la sirvienta subió las persianas de su habitación,suspiro pesadamente aunque rápidamente se levanto al recordar que su madre le dijo que estarían allí al amanecer al contrario que su padre él cual posiblemente ya se habría ido. Le dolía la cabeza como si un piano le hubiese caído encima y milagrosamente seguía con vida. Cuando abrió su armario se quedo completamente sorprendido por la ropa gótica que había,él antes no solía vestirse así por lo que se planteaba que había pasado en ese tiempo que no recordaba para terminar...bueno...así de siniestro y oscuro por así decirlo. Opto por ponerse la ropa mas cómoda o al menos la que le pareciese mas cómoda,sin darse cuenta que había terminado vestido de la misma forma que solía vestirse antes de perder la memoria. Estaba dispuesto a salir cuando vio de nuevo aquella bufanda roja encima de la cama con la cual había dormido abrazándola.¿Quien se la había dado?¿Y porque se sentía feliz cuando se la ponía?Le surgieron mas preguntas pero bien sabia que no podría responderlas él mismo sin antes buscar información. Se coloco la bufanda dejando que colgase por su espalda y es que aquella bufanda era larga pero no le importaba,ahora quería estar con su madre el mayor tiempo posible aunque recordando que cuando la vio por primera vez junto con su padre le costo reconocerlos...habían cambiado tanto.

Decidieron permanecer entre las sombras observando que pasaba en la casa Spicer,viendo con sus ojos dorados a los padres del gusano. Estuvo un buen tiempo analizando,observando,cada rasgo físico que tenían los señores Spicer pensando de donde demonios había sacado aquel gusano incompetente los genes. Porque el hombre era fuerte seguramente seria un magnifico guerrero si se le entrenaba,la mujer sin dudar alguna era hermosa pero también se veía a lo lejos que solo se preocupaba por su físico y dar una buena imagen de si misma. Sin lugar a dudas para él,Jack Spicer era la típica cría que moriría porque no podría sobrevivir en el mundo por si misma.

El mayordomo fue a buscar al joven amo mas que nada para que no se perdiese a saber cuantos años había perdido. Aunque pareciese que estaba serio y posiblemente sin preocupación alguna,en realidad si estaba preocupado por el muchacho puede que no saliera mucho del sótano pero lo conocía desde que tenia cinco años y lo quería como si fuera su hijo. Sin mencionar que le dolía cuando sus padres no le hacían caso o cuando escuchaba a los señores Spicer hablar mal de su hijo,por suerte nunca decidieron mandar al muchacho a las fiestas o reuniones que ellos solían ir.

Se alegro ver al mayordomo nada mas salir de la puerta dedicándole una leve sonrisa para darle las gracias. Si recordaba aquella mansión pero no recordaba a las personas que había en ellas y si el doctor tenia razón posiblemente le costaría bastante volver a recuperar sus recuerdos. Al llegar al salón principal se sorprendió bastante al ver aun a su padre allí pero luego se alegro de que al menos se pudieran despedir,solo esperaba no ser tan frio como ayer que al costarle reconocerlos ni si quiera se acerco,solo lo justo.

-Me voy,no tengo porque estar aquí siendo que te quedas tu.-Dijo el señor Spicer sin importarle la cara que ponía su hijo tras a ver dicho aquellas palabras.-

-Esta bien cariño,yo en tres horas cogeré el próximo vuelo-Hablo la señora Spicer con un tono suave.-

-Aquello le sorprendía pero respiro profundamente ahogando los sentimientos que sentía en ese instante.- Adiós papa...

-Vaya al fin me reconoce como su padre y no como ayer.-Soltó el señor Spicer de malas maneras como si estuviese humillando a su hijo. Saliendo del salón principal para irse a la limusina que le esperaba en al puerta.-

-Tranquilo,Jackie. Solo esta estresado porque tiene una reunión importante.-Hablo la madre de Jack pero sonaba a mentira lo que había dicho.-¿Quieres que hagamos algo?A lo mejor conseguimos que recuerdes algo.

Todo aquello le estaba pareciendo realmente interesante y buscaba la conexión que unía aquel Shen Gong Wu con el inútil ya que al parecer Jack Spicer se había quedado sin recuerdos y eso podía darles cierta ventaja pues podrían aprovecharse de él,mas de lo que ya hacían,o también podían quitarse a ese estorbo de medio. Pero cambio de parecer cuando noto como el Chi del pelirrojo había aumentado considerablemente y aquello no se conseguía de la noche a la mañana ni si quiera con el entrenamiento mas duro que conocía. Siguió sigilosamente a la familia por los pasillos escuchando el único sonido al cual el ser humano no esta acostumbrado a oír por mucho tiempo...el silencio.

Le seguía por las sombras,odiaba que le hubiese obligado a ir a aquella mansión pero al menos se estaba divirtiendo al ver al supuesto genio del mal sin recuerdo alguno. También había notado el Chi del albino pero lo ignoro completamente,interesante posiblemente seria pero como el joven había sido expuesto a tanta magia,duelos xiaolin,etc no seria de extrañar que le aumentase.

En el templo habían decidido ir a recorrer el mundo para buscar aquella persona que tuviese la espiral roja,ni si quiera Kimiko había podido identificar quien era pues en Internet le salían mas de mil personas con aquella espiral roja. Omi seguía pensando en Spicer,no habían sabido nada de él desde que Raimundo salio de la cueva¿Le habría echo algo? No creía capaz a su buen amigo hacerle algo al albino pero tampoco podía negar que se notaba desde lejos que nunca se habían llevado bien. Clay ya estaba encima de Dojo esperando a sus compañeros pero el Maestro Fung se coloco al lado de su joven aprendiz mirándole con preocupación. El pequeño desde hacia tiempo que estaba demasiado pensativo y solo la noticia del nuevo dragón xiaolin había logrado sacarle de sus pensamientos.

-¿Ocurre algo,Omi?-Pregunto el Maestro Fung haciendo que los demás monjes xiaolin les mirasen.-

-Maestro...no puedo parar de pensar en nuestro enemigo,Jack Spicer.-Confeso Omi recibiendo una mirada seria del líder de los monjes xiaolin.-

-Se nota que tu corazón es de oro,Omi. Si quieres puedes ir a verlo mientras tus compañeros buscan al dragón xiaolin del elemento metal.-Dijo el Maestro Fung con tono suave.-

-Eso me alergia tanto.-Dijo Omi haciendo que todos le corrigiesen de inmediato.-

-"Eso me alegraría tanto".-Dijeron todos a la vez para corregirlo.-

-Eso también.-Contesto el pequeño monje como siempre solía hacerlo.-

-Omi,intenta no confundir palabras que algún día no sabremos que quieres decir,pequeño vaquero.-Dijo Clay con toda la amabilidad del mundo levantándose su sombrero.-

-Maestro,no creo que sea buena idea que el pequeñajo vaya solo. Podría ser una trampa.-Hablo Raimundo antes de que Omi le contestase a Clay.-

-No tienes que preocuparte de él,eres un buen líder Raimundo así que cumple tu deber como dragón xiaolin y trae al nuevo dragón al templo.-El Maestro Fung hablo con toda la seriedad que podían tener sus palabras.-Yo mismo acompañare a Omi.

Todos se quedaron boquiabiertos por lo ultimo que dijo su maestro pero no pensaban llevarle la contraria. Ademas Raimundo estaba tranquilo si Omi iba con el maestro pero no le seguía haciendo gracia que viera a los enemigos como amigos porque bueno para que mentir Omi era demasiado inocente y se le podía engañar con facilidad,sin contar con que podían sacarle la información que quisieran. Respiro profundamente subiéndose encima de Dojo junto con Kimiko para emprender el viaje por todo el mundo o donde posiblemente estuviese aquel dragón xiaolin de metal.

Se despidió al ver a sus amigos marcharse surcando los cielos a lomos del dragón,para luego mirar a su maestro sonriendo. Sentía que un gran peso de encima se le hubiese ido de su corazón,pensó en activar algún Shen Gong Wu de transporte para ir hasta la mansión de los Spicer porque estaba algo lejos del templo a unas dos horas mas o menos a pie.

-Omi,iremos andando.-Dijo el Maestro Fung comenzando a caminar.-

-Maestro tardaríamos menos si usáramos algún Wu...-Contesto Omi andando al lado de su maestro.-

-Pero no todos los días se puede disfrutar de la tranquilidad.-El Maestro Fung tras decir aquellas palabras metió sus manos en las mangas quedándose como meditando.-

Quería averiguar como aquel inútil gusano había conseguido tanto Chi en tan solo una noche pero tras estar casi una hora vigilando a los Spicer sin sacar nada claro se empezaba a impacientar. Solo estaban hablando de chorradas,de cosas del pasado aunque la mujer no decía mas que una mentira detrás de otra y parecía como si Spicer se las estuviese tragando. Estaba mintiendo a su propio hijo y no tenia ni pizca de remordimiento alguno,que pena que solo se preocupara de dar buena imagen y en tener el cuerpo perfecto sino hubiese sido una gran esposa. Mirando de reojo a Wuya la cual pasaba del tema olímpicamente desde hacia un buen rato.

No se estaba creyendo nada de lo que estaba contándole su madre,¿que su abuela había muerto y la bufanda era el ultimo regalo que había recibido de su parte? Por favor,si recordaba claramente como discutieron y su madre le prohibió a su abuela pisar de nuevo aquella mansión. Pero era su madre y hasta que no recordase lo que verdaderamente había pasado intentaría buscar en esas mentiras algún pedazo de verdad para poder investigar. Pero seguía sin comprender porque sus padres lo trataban así,desde que nació solo su abuela se quedaba a su lado hasta que se lo prohibieron evidentemente.

-Mama...¿puedo ir a clases de Tai Chi?-Pregunto Jack mirándole a los ojos.-El doctor dice que puede ayudarme a recordar,cosas del Chi o algo así. Quiero recuperarme lo antes posible y recordar esas cosas que me has contado,recordar a la abuela antes de morir...¿Me dejaras?

-La señora Spicer en un principio se iba a negar pero si eso mantenía a su hijo ocupado y se volviera todo un experto para presumir y dar mejor imagen,incluso de madre.-Esta bien Jackie,esta tarde hablare con los del templo que hay aquí cerca. Seguro que alguno podrá enseñarte correctamente y así les daremos generosos donativos para su templo.

-¿Hay un templo aquí cerca?...-Aquello le resultaba vagamente familiar,su cerebro se había medio activado por así decirlo al oír aquel lugar.-

-Claro cariño,esta a media hora en coche. Puedes pedirle a los sirvientes que te lleven yo me tengo que ir preparando y ir hacia el aeropuerto.-Dicho eso la señora Spicer se levanto del sofá haciendo que el mayordomo se quedara con su hijo para vigilar lo.-Llámanos si necesitas algo o si ocurre algo¿vale?

-Si,mama. Si recuerdo algo os lo comunicare para que me lo podáis contar mas detalladamente.-Viendo a su madre a punto de salir del salón.-Que tengas buen viaje,mama.

-El mayordomo se acerco al joven amo cuando la señora salio del lugar,mirándole tiernamente.-Joven Spicer...temo decirle que su madre le ha estado mintiendo descaradamente...si tiene algún recuerdo puedo ayudarle o sus creaciones también conocerán las respuestas.

-El albino miro con cariño al mayordomo.-Gracias,Ying. Me di cuenta que mi madre mentía,aunque no comprendo porque y...¿a que te refieres con mis creaciones?-Alzo una ceja curioso y sin comprender de que hablaba el mayordomo.-

-Usted ha estado en los años que no recuerda en el sótano,construyendo robots y algunas cosas maravillosas como una especie de avión,una excavadora...sin duda alguna joven Jack,usted llegaras lejos. -Hablo el mayordomo mirando al muchacho hasta que la señora Spicer le llamo con la campanilla que esta poseía.-Si me disculpa.

-Espera Ying...-Quería detenerlo antes de que se fuera.-He tenido un sueño en donde hay una caja de madera y dentro hay una mascara...¿sabes que es? o ¿Donde esta?

-Fue un regalo de su padre,se lo di a uno de sus robots sirvientes para que se lo llevara.

-Gracias Ying...ahora iré afuera para despedirme educadamente de mi madre.-Se quedo pensando en lo que le había contado el mayordomo sobre aquella caja de madera tan mística.-

-Esto se vuelve interesante,¿no crees Wuya?-Comento Chase Young oculto en las sombras mirando a la bruja,la cual estaba sorprendida porque el mocoso de Spicer pudiese medio recordar cuando se conocieron pero sobretodo aquella monstruosidad de caja.-

Ya se divisaba a lo lejos la mansión de los Spicer y cada vez estaba mas impaciente,no comprendía porque su maestro iba tan lento a veces pero como siempre contestaba "Hay que ser pacientes,joven monje". Se adelanto un poco,solo dos pasos por delante del Maestro Fung nada mas,había visto un vehículo enorme de color negro en la entrada de la mansión. A medida que iban avanzando se podía ver claramente a Jack Spicer enfrente de aquella limusina,junto con un sirviente.

Estaba acostumbrado a que el pequeño monje no parase quieto o que se impacientara a lo mínimo que ocurría algo. Por eso había decidido ir andando para que Omi fuese aprendiendo a tener paciencia para este tipo de situaciones. No le sorprendió para nada ver al albino estar enfrente de aquel vehículo pero el joven monje que aprecia un libro abierto temía que se fuera sin despedirse. Con un gesto el cual hizo con la cabeza fue suficiente para que Omi entendiese que podía adelantarse de todas formas ambos llegarían al mismo lugar.

Se despedía de su madre de la mejor forma posible viendo como se subió a la limusina unicamente dándole un beso en la frente. Aquello era agotador,seguramente le podrían dar un premio al mejor actor pero su madre se llevaba el Oscar, sin enterarse que el joven monje se estaba acercando medio corriendo y por detrás de él estaba su maestro. Levanto la mano despidiéndose cuando vio que el vehículo se puso en marcha empezando a alejarse,iba añorar a su madre pero al menos se alegraba que estuviesen un poco mas pendiente de él aunque solo fuese para saber que recuerdos había empezado a recuperar.

-¡JAAAAAACK!-Grito Omi con todo el aire que tenia en sus pulmones llegando a los pocos segundos a las piernas del albino que las abrazaba con fuerza.-Pensé que te ibas a ir sin despedirte de mi.-Omi puso una cara de tristeza incluso se le veía alguna lagrimilla en los ojos apunto de recorrer sus mejillas.-

-Miro extrañado a aquel muchacho,no le reconocía,ni si quiera le recordaba pero parecía ser que él si le conocía. Miro a su mayordomo el cual negó con la cabeza al ver que en su rostro se reflejaba la pregunta "¿Quien es?".-

-Buenos días,Spicer.-Saludo el Maestro Fung que recibió la misma mirada del albino,algo que le hizo pensar en porque aquella mirada.-

-Suspiro pesadamente agachándose un poco para estar a la misma altura que aquel muchacho,¿como decirle a alguien que no le recordabas?Seguramente iba a ser duro para ambos.-Lo siento...em...¿Nos conocemos?

-Cuando escucho aquella pregunta se sorprendió bastante.-No me tomes el palo,Jack Spicer.

-Se dice "No me tomes el pelo",Omi.-Le corrigió el Maestro Fung viendo al mayordomo porque pensaba que era algún tipo de estrategia para que nadie supiera que eran enemigos.-

-Alzando una ceja mirando a Ying como pidiendo ayuda pero luego miro de nuevo al muchacho tristemente.-Te llamas Omi¿cierto?.-Viendo como el pequeño asentía con su cabeza ya que su instinto de tigre le estaba diciendo que algo iba mal.-Bien Omi...es un placer conocerte...de nuevo.

-¿Que broma es esta,Jack?.-Pregunto Omi mirándole cada vez mas extrañado para luego mirar a su maestro.-

-El señorito Spicer perdió la memoria en un accidente.-Hablo Ying al ver que Jack no sabia que palabras decir en ese momento a aquel niño que tenían delante.-

Aquello les sorprendió tanto a maestro como a alumno,ambos se miraron mutuamente para luego ser invitados por el mismo Spicer a tomar un té ya que así podrían hablar de como se conocieron,etc. Omi no se creía lo que sus oídos habían escuchado seguía pensando que todo tenia que estar siendo una broma de mal gusto pero por si acaso no se apartaba de su amigo. Miraba a Jack cada dos por tres con la tristeza reflejada en su rostro pero se sorprendió cuando lo cogió en brazos.

Hablaba con el mayordomo de lo ocurrido ya que presentía que era buena persona pero a medida que este le contaba mas se entristecía por Spicer porque ningún enemigo debería ser castigado con la perdida de los recuerdos. Se fijo detenidamente en las gafas que este llevaba en la frente haciendo que sonriese con cariño,no había duda alguna pero no pensaba decir nada dejando a los muchachos a solas mientras que el mayordomo le explicaba que si podían enseñarle Tai Chi al señorito Spicer.

Le había cogido en brazos al ver aquella tristeza en su rostro todo el rato,en verdad lamentaba no recordarlo aunque tenia el ego demasiado grande para su edad pero eso le hacia gracia. Abrazándolo durante un rato hasta que volvió a dejarlo en el suelo esperando a que tanto mayordomo como maestro entraran por la puerta con la bandeja de té.

-De verdad siento no poder recordarte,Omi...pero me alegra saber que tenia un buen amigo aunque no lo recuerde.-Dijo Jack pensando en que preguntas podría hacerle al pequeño ya que seguramente obtendría la verdad en sus palabras.-¿Podrías contarme todo lo que sepas de mi?

Su ego pareció aumentar con las primeras palabras que Jack Spicer había dicho,con ojos saltones y brillantes mirándolo hasta que hizo aquella pregunta. No pensaba negarse así que empezó hablar aunque remarcaba cuando hablaba de él,suprimiendo la maldad de Jack porque seria mejor ir poco a poco ademas que podría ser un duro golpe emocional para su amigo y no quería verlo atormentado mas de lo que ya parecía estar al no recordar nada.

Hacia rato que el maestro había entrado en el cuarto con el té de ambos,escuchando como Omi le contaba cosas de Jack aunque notando como había suprimido que era del lado Heylin y había intentado mas de una vez robarle los Shen Gong Wu. Si no fuera por su tremendo ego seguramente Omi hubiese sido un gran líder pero sobretodo una gran persona aunque eso ya lo era.

Ya era mediodía cuando Omi había llegado a la parte en que estaban buscando al nuevo dragón xiaolin y se uniera a ellos para vencer al lado Heylin,terminando para siempre con la oscuridad. Le encantaba escuchar al pequeño contar aquellas historias sin duda tenia una gran imaginación,pensando que todo se lo había inventado pero cuando menciono lo del dragón xiaolin del metal se quedo sorprendido escuchando con mas atención las palabras de su pequeño amigo. Él controlaba el metal pero sentía que era mejor mantenerlo en secreto al menos mientras permaneciera en esa mansión.

Sus ojos dorados de reptil miraban sorprendido y con gran interés a Omi,debían encontrar al nuevo dragón xiaolin antes que los monjes. Desapareciendo entre las sombras para usar en su ciudadela la Fuente del Wi junto con el Ojo de Águila,así lo sabrían en cuestión de segundos ademas también debía averiguar cuanto había cambiado el balance de Heylin y Xiaolin. Estaba seguro que la perdida de memoria de Jack Spicer y que surgiera el nuevo dragón xiaolin del elemento metal estaba relacionado pero se negaba aceptar que pudiese ser ese mismo gusano el nuevo dragón. Ordeno a uno de sus mas leales cuervos que vigilara al gusano y que ni se le ocurriese perderle de vista ni un segundo,Wuya había desapareció antes que él ya que tenia cosas que planear e informar a Hannibal para poder intercambiar esa valiosa información por mas poder.

-El pergamino nos dijo que debíamos encontrar a la persona que posee una espiral de color rojiza y con el fondo amarillo.¿Tu conoces a alguien así,Jack?.-Dijo Omi sonriendo con una galleta en la mano.-

-A veces hay que alzar la vista para contemplar lo que tenemos delante.-Dijo El Maestro Fung esperando que su aprendiz lo hubiese entendido porque Jack no parecía a verlo pillado.-

-Omi al escuchar al Maestro Fung lo siguió al pie de la letra nuevamente,como todo lo que decía. Sus parpados se abrieron a mas no poder quedándose con la boca abierta pues al alzar la mirada vio las gafas de Jack Spicer.-¡ERES TU,EL NUEVO DRAGON!TIENES LA ESPIRAL.-Grito Omi emocionado señalando con su dedo la frente del albino.-

-Se quito las gafas que siempre solía llevar puestas observándolas detenidamente.-...mi abuela me las regalo hace muchos años...creo que tenia tres años.-Acariciándolas con cuidado para luego dejar que Omi las cogiera.-

-¡MIRA MAESTRO!-El pequeño Monje se las enseño a su maestro con una amplia sonrisa.-

-Ya lo veo,Omi.-Dijo sonriendo para luego mirar al albino.-Jack¿querrías venir al templo con nosotros?

-Se quedo pensando durante un buen rato,era una decisión difícil pero en la mansión simplemente estaban los sirvientes,no tenia ningún familiar a su lado y por las noches siempre se quedaba solo en esa enorme casa. Sin mencionar que el nombre del templo ya se le hacia familiar,tal vez allí pudiese recuperar algo de su memoria.-Cogeré mis cosas...-Dicho esto se levanto para ir a su cuarto seguido de Omi que le seguía mirando con una amplia sonrisa.-

El Maestro Fung había ido hablar con el mayordomo para que informara a los padres de Spicer ya que ellos eran los que tenían la ultima palabra aunque estaba seguro de que iban a decir que si,esperaba pacientemente junto con el mayordomo en la puerta principal esperando que sus aprendices volviesen y así marcharse al templo. Al menos le alegraba haber encontrado al dragón xiaolin del metal pero ¿porque hasta entonces no se habían dado cuenta de que era él?Muchas veces había estado en el templo y nadie,ningún monje había notado que su Chi fuera como el de los demás aprendices de dragón xiaolin. Seguramente la respuesta estaría en un recuerdo perdido del joven muchacho albino,ademas aun quedaba por resolver donde estaba el Shen Gong Wu desaparecido.

Llevaba una maleta con su ropa,ya mandaría a sus robots que le trajeran su caja de herramientas para repararlos ya que había visto uno que estaba a medio fabricar¿Porque estaría así ese robot?Decidió darle mas vueltas a ese asunto,ahora iría a vivir a un templo de monjes y a saber si le permitirían traer esas cosas. Viendo al mayordomo sonriendo le de forma tierna,aunque poco tardo en mirar a Omi impaciente esperando ya afuera,por suerte el Maestro Fung aun estaba a su lado.

-Tenga cuidado,Jack...y aprenda todo lo que pueda de los monjes.-Dijo el mayordomo mirando sonriente al muchacho junto con su amigo.-Estoy seguro que allí recuperara la memoria. Y si necesita algo llámenos,estaremos allí en poco tiempo.

-Gracias Ying...-Abrazo al mayordomo como deseaba que hubiese sido su padre y no aquel que tenia.-

Dejo de abrazarle viendo como había empezado alegarse junto con aquel maestro del templo y aquel aprendiz con el cual entablo un lazo de amistad el joven Spicer. Volviendo a dentro dela mansión sin molestarse en llamar a los señores Spicer porque sabría que no le contestarían ya que acababan de ver a su hijo hace poco.

Andando junto con Omi y Fung hacia su nuevo hogar,esperaba que pudiese recordar aunque seguía pensando si mostrarles aquel "don" que tenia para controlar el metal. Sentía dentro de él que no debía usarlo y aquel sentimiento había aparecido cuando el Maestro Fung y Omi se presentaron en su casa y comenzaron a contarle aquello acerca de su vida,los duelos xiaolin,los Shen Gong Wu,etc.

En lo más profundo del mundo Yin-Yang,la criatura miraba con gran interés una esfera,que era como el centro de aquel mundo,mostrando le a Jack Spicer. La criatura daba vueltas al rededor de dicha esfera,estaba enfadada pues el frasco que había estado custodiando tanto tiempo se encontraba ahora vació.

-"Nos volveremos a ver Dragón Xiaolin del Metal y esta vez no seré tan benévolo".-Pensó la criatura terminando por reírse de forma malvada.-

…...

Notas de Shifty Braginski (autor):¿Que pasara cuando Chase descubra la verdad?¿Como se tomaran los demás monjes que Spicer este en el templo?¿La criatura Chi de que conoce a Jack? Estas preguntas y muchas mas serán respondidas a lo largo de la historia.

Lamento haber tardado tanto en escribir pero no tenia tiempo para ello por suerte ahora si tengo tiempo y con ideas nuevas que espero que les agraden cuando las escriba. Muchas gracias por haber estado esperando la continuación. Un saludo y no dejen de leer pero sobretodo no pierdan la imaginación.

Espero que a alguien le guste n.n y que os haya gustado, se admiten criticas, sugerencias etc.