Bueno, bueno he regresado. No espero muchos reviews ya que hace demasiado que Victorious fue cancelado pero quise escribir por que hace tiempo que no lo hago. Espero que lo disfruten, es el primer día de Hollywood Arts de Jade y sé que ya hice una fanfic antes sobe esto pero esta vez tengo una idea nueva y me agrada mucho más que la anterior, además de que trata temas más serios, también una disculpa por que este capítulo sea tan corto pero realmente se a donde quiero llegar con esto. En fin, espero que la lean y la disfruten.

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––– –––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––– –––––––––

Strong

La alarma sonó y ella no pudo evitar gruñir. Odiaba los lunes con pasión, odiaba levantarse temprano y más que nada odiaba la escuela, incluso aunque esta fuera Hollywood Arts.

"Llegarás tarde" escucho a su mama gritar desde abajo. Gruño una vez más y se limito a levantarse. Por más que odiara que su mamá tuviera razón sino levantaba ahora jamás lo haría.

Salió de la habitación y entro al baño. Empezó a desvestirse y se detuvo a contemplar una marca de cigarro que tenia en el vientre, ya tenia algún tiempo pero aun seguía la cicatriz como un recordatorio de todo lo que había sucedido hace algún tiempo, cosas que quería olvidar y que fueron una de las razones que la llevaron a cambiarse de escuela.

"JADE ABRE LA PUERTA" los gritos de su hermano pequeño la sobresaltaron "HAY ALGUNAS PERSONAS AQUI QUE TIENEN QUE HACER SUS NECESIDADES"

"Que lástima que no te levantaste antes, puedes hacer tus necesidades afuera" le contesto Jade y después continuo quitandose la ropa para tomar una ducha rápida y prepararse para ir a su primer día de escuela. Escucho a su hermano quejarse con su mamá sobre el baño pero su mamá no hizo mucho caso, ella sabia como era Jade y era demasiado temprano para siquiera tener una pelea.

Jade entró por la puerta principal y se asombro de ver a tantos chicos bailando y cantando por todos lados, todos ellos eran diferentes y no les importaba serlo l contrario de su anterior escuela. Por un momento ella se sintió en casa.

Camino hasta las oficinas, donde ya habia estado unos meses antes cuando fue inscrita y audiciono, para recoger su horario de clases. Cuando por fin llego un chico alto, con cabello largo y piel bronceada se le metió en frente. El chico era atractivo y Jade no podía negarlo pero parecía ser un imbécil como cualquier otro chico.

"¿Te quitas o te quito?" dijo Jade molesta. El chico no le intimidaba ni un poco, ella podía llegar a ser realmente aterradora si se lo proponía.

El chico volteo a verla "Disculpa, no te vi" dijo sonriéndole pero lo único que se gano de ella fue una mueca.

"Obviamente" dijo ella groseramente , ella lo empujo y se abrio paso delante de el para poder pedir su horario.

"¿Nombre?" pregunto la secretaria con la mirada fija en el monitor.

"Jade West" dijo ella y la secretaria tecleó el nombre en su computadora, solo basto con un click y su horario salió secretaria lo tomó y se lo dio a Jade.

"Gracias" dijo ella y se dio la vuelta para echarle un vistazo al horario pero el chico que había empujado hace unos momentos estaba justo detrás de ella lo cual hizo que ambos chocaran y quedaran a unos cuantos centímetros de distancia el uno del otro. Jade pudo verlo más de cerca y mirar sus ojos achocolatados, eran grandes y podías perderte en ellos fácilmente, su nariz era grande pero armonizaba con todas sus facciones. "Pero sigue siendo un idiota" se dijo Jade a sus adentros.

El por su parte contemplo los grandes ojos verdes de ella que su delineador apocaba, era más hermosa de cerca. Sus labios eran como dos pequeños pétalos, su piel era demasiado blanca pero le gustaba como contrastaba con el negro de su ropa y su maquillaje, logro notar que tenia un piercing en la ceja, no muchas chicas traían uno y menos uno en la cara. Hollywood Arts era una escuela para chicos con talento y que eran diferentes a los demás pero no había nadie como ella.

"Siguiente" La voz de la secretaria hizo que ambos se sobresaltaran. Jade parpadeo antes de poder hacerse a un lado y por un momento se sintió aliviada de que tal vez ya no volvería a hablar con ese chico al menos no en ninguna de sus clases.

"Fijate a la próxima" dijo el y en seguida se arrepintió. Ella le había dado la impresión de ser una chica malcriada y aunque rara vez el era grosero, la arrogancia de ella le había molestado bastante.

Ella le lanzo una mirada amenazadora, después siguió su camino y desapareció entre la multitud.