Primero que nada me quiero disculpar por no subir el siguiente capitulo antes, la contraseña se me olvido y también el correo y además tuve exámenes finales y luego fue navidad y todas esas cosas pero ya por fin aquí esta el siguiente capitulo. Quiero agradecer por sus reviews y perdón otra vez por no subir antes asi que como compensación voy a tratar de subir dos capítulos hoy. Espero les guste.


Capitulo II

Cuando abrí la puerta ya iba 15 minutos tarde a clase, al parecer los alumnos eran incompetentes dando direcciones pero no tocando instrumentos.

"Llegas tarde" un señor con un coco en la mano me apunto con su dedo indice y en seguida todos los alumnos me voltearon a ver. Supuse que el era el maestro. "Sicowitz" para ser mas exacta.

"Dime algo que no sepa" pensé en voz alta. Voltee a ver a la clase y entonces lo vi, el chico al que había empujado en la recepción. Puse los ojos en blanco, el era al ultimo al que quería ver.

El se había ofrecido a darme direcciones y seguramente si lo hubiera aceptado no estaría parada a lado de la puerta con todas las miradas sobre mi, aunque eso era lo que menos me importaba. Lo que me molestaba era que el hubiera tenido razón.

La clase hizo un sonido como si apenas pudieran creer lo que le había dicho al .. ¿maestro? Si es que se le podía llamar así,

"Supongo que tu debes ser .. Jade West" tomo su lista para leer mi nombre y después volteo a verme como si esperara con ansias mi siguiente movimiento.

"Claramente" conteste "¿Ya puedo tomar asiento?"

"No.. No creo que puedas" dijo tratando de retarme, obviamente quería verme enfurecida, quería ver cuales eran mis limites. Le lance una mirada amenazadora como advertencia de que no le convenía saber hasta donde podía llegar y después se corrigió "Primero pasaras a actuar"

Deje mis cosas en la única silla vacía y me acerque al pequeño escenario que estaba enfrente de la clase, todos los ojos seguían sobre mi.

"Elige a un compañero para hacer una escena" dijo el maestro tomando un sorbo de su coco

Lo busque a el con la mirada, y su mirada encontró la mía, asentí y solo eso fue necesario para que el se levantara de su asiento y caminara al pequeño escenario donde yo estaba parada.

"Parece que ya se conocían antes" dijo el maestro y toda la clase empezó a susurrar como si hubiera algo entre el y yo. Puse los ojos en blanco, ni siquiera sabia el nombre del desconocido que estaba parado junto a mi y ya creían que teniamos algo.

"¿Podemos comenzar?" pregunte molesta.

"Esta bien señorita Jade, tu y Beck serán dos enamorados. ¡QUIERO PASION, QUIERO DRAMA,ACCIÓN!"

"Pero.." dije confundida. ¿Eso era todo? Necesitaba una situación, un ambiente, algo.

"DIJE ACCIÓN!" grito y voltee a ver al chico que ahora tenia nombre.

Beck se acerco a mi y puso su mano sobre mi mejilla, su tacto me sobresalto.

"No importa cuanto tiempo me lleve descifrarte, no importa cuanto tiempo me lleve tratando de entenderte, quiero estar contigo. Cuidarte y despertar a lado tuyo cada mañana. Te amo y nada ni nadie nos separara" dijo sin quitarme la mirada de encima. Por un momento senti que las rodillas me temblaban, se sentía tan real y en parte queria que lo fueran. No porque me gustara sino porque necesitaba que alguien me lo dijera de verdad, pero en seguida guarde la compostura e improvise, por que eso era lo que Sicowitz quería ¿no?

"No es tan fácil. ¿Como esperas entenderme si ni siquiera yo se lo que quiero? " lagrimas empezaron a salir de mis ojos . Lagrimas que no eran actuación pero todos pensaban lo contrario "No puedo amar ¿no lo entiendes? Estoy rota"

"Déjame curarte, jamas te haría daño, eres lo mas importante para mi" dijo secando mis lagrimas.

"¿Como?" pregunte pareciendo ingenua. Un segundo después sus labios estaban presionados contra los míos y sus brazos me rodeaban con seguridad. Le devolví el beso y por un momento todo parecía ser real. Me olvide de todo, solo importaba este beso, solo importaba sus brazos que me rodeaban, solo importaba el y yo.

La clase empezó a aplaudir y sentí como sus brazos ya no me sostenían más, su boca se aparto de la mía y yo volví a poner la expresión fría de siempre.

"Casi te creí las lagrimas" Beck me susurro al oído.

"Lo mismo digo del beso" respondí lo mas fría que pude, esas lagrimas no eran actuación. Todo fue real.