Hola!

Aqui vengo de regreso con el capítulo 8.

Me tarde un poco en editarlo, como siempre yo guardo hasta que termino las cosas... que mala costumbre! la cosa es que se me borró parte de lo que había escrito ¬¬ pero creo que fue para mejor.

Espero que les guste.

— Personajes hablan —

— (Personajes piensan) —

Disclaimer: los personajes le pertenecen a Rumiko y me gusta tomarlos prestarlos.


CAPITULO 8: Las peleas

Ranma estaba en el dojo tratando de despejar su mente, ya que la noche anterior no había podido dormir muy bien, no había dejado de pensar en Akane y que le estaba pasando a él. Entrenar siempre le ayudaba en estas situaciones y quería quedar lo suficientemente cansado para poder luego ir a tomar una larga siesta.

Oyó las puertas de dojo abrirse, y no pudo evitar volver a ver, pues ya había sentido la presencia de la persona que protagonizaba sus pensamientos. Agarró una toalla para secarse un poco y se dirigió a Akane, quien no se había movido ni un centímetro de las puertas.

— Akane?

— Ah! Oh.. Ranma!

— Estas bien Akane?

— Ah… si.. — dijo con dificultad al tener a Ranma tan cerca, y recordó a lo que había venido — has oído a Nabiki? Crees que nos habrá visto ayer? — logró decir con naturalidad.

— No lo sé, pero también estaba pensando en lo mismo — dijo Ranma tratando de mantener una distancia prudente de Akane, para lograr controlar sus emociones.

— Si … ayer… … am Ranma?

— si?

— Ayeeer...

— Si ayeeer?... — Ranma sabía perfectamente de que quería hablar Akane, pero por alguna razón quería evitar el tema.

— Ranma vas a MORIR! — se oyó de pronto bajo ellos. Ranma instintivamente tomó como de costumbre a Akane para moverse del lugar antes que el suelo explotara y saliera un Ryoga muy enojado.

Junto a la explosión salieron del escondite Kasumi, Nodoka, Nabiki, Soun y Tendo, para no ser lastimados por todos los trozos de tabla y tierra que salieron disparados por todos lados.

—Al fin te encontré RANMA!

—Pero que rayos?

—No te escondas atrás de Akane!.. ven y pelea!

Ranma entendía perfectamente porque Ryoga quería pelear, pues sabía los sentimientos que su amigo tenía hacia Akane.

— Ryoga que pasa? Porque quieres pelear con Ranma, acaso no son amigos? — preguntaba Akane, ya al lado de su familia donde Ranma la había ido a dejar y Ranma se volvía a colocarse en modo de defensa contra Ryoga

— Sí que sospechoso — comentó Nabiki en voz baja.

— Y ustedes que hacían aquí? — preguntó Akane molesta.

Todos hacen mates de proseguir en lo que estaban. Soun y Genma se ponen a jugar shogi en la entrada del dojo, Kasumi se puso a limpiar una de las paredes del dojo junto con Konoka y Nabiki saco su calculadora haciendo unas cuentas.

— Pero que sucias están estas paredes del dojo – dijo Nodoka

— Si debemos limpiarlas más seguido – le contestó Kasumi.

— Esta es una pelea entre hombres! — seguía gritando Ryoga. — (Si Akane es feliz no me importa que termine con Ranma) —lloraba por adentro Ryoga — (pero no se la dejaré tan fácil, está será la última vez que te desafié si te gano seguiré luchando por Akane, si pierdo, me apartare del camino).

Ranma y Ryoga comenzaron a combatir, más por el honor

— Que cocha pacha? — el maestro Happosai había regresado de quien sabe dónde — Porque todos están reunidos? …

— Ryoga calmate! Será mejor que vayamos a otro lugar si lo único que quieres es pelear! — Dijo Ranma esquivando los golpes de Ryoga sin querer contratacar, pero con temor que Ryoga fuera a decir algo de la noche anterior. Salió del dojo hacia el jardín en un intento de salir de la presencia de todos.

— No huyas Ranma! Ante todo voy a proteger la inocencia de Akane! — Gritó Ryoga quedándose en el sitio — (Te venceré con Akane presente, y cuando lo haga… Akane se rendirá a mi pies) — Ryoga se imagina a Ranma en el suelo vencido y él como ganador, Akane corre a sus brazos agradeciéndole por librarle de un debilucho y abusivo como Ranma, y le dice que se quedará con Ryoga que es el único que la va a poder proteger — Jajajaja Espera mi adorada Akane — Una risa loca de Ryoga resuena en todo el dojo.

— Ranma ven aquí, quiero que te pruebes este nuevo conjuntito que traje, modélamelo si? — Se le acerco el maestro con un conjunto de encajes muy pequeño color rosa.

— Déjeme en paz viejo loco! — Ranma hacía todo lo que podía para esquivar al maestro que trababa de tirarle agua helada para que le pudiera modelar.

— Su oponente esta noche soy yo! — salía al fin Ryoga del dojo — Mi honor como hombre está en juego — una brisa pasa por Ryoga moviéndole los cabellos y haciendo que todos vuelvan a verlo, pues había dicho está última frase muy dramáticamente.

— Nihao Ranma! — Shampoo aparece con su bicicleta dejando a Ryoga con la cara incrustada en el suelo. — Shampoo traer pedido.

Kasumi se le acerca a Shampoo para recoger el pedido de las sopas — Oh cielos, lo había olvidado, gracias Shampoo — luego se retira hacia la cocina a llevar la comida.

— Ran~chan! — Ahora era Ukyo quien se unia a esta pequeña reunión.

— Ukyo que haces aquí? — le pregunto Ranma extrañado, hoy tenía que venir todo mundo.

— Pues vi que Shampoo se dirigía hacia aca y pensé que estaba tramando algo

— Shampoo solo venir a dejar sopas y darle un beso a Airen — Shampoo se le acerca a Ranma de una manera no muy recatada. Ranma intenta zafarse de Shampoo pero ésta se agarra más fuerte.

— Suelta a mi Ranchan! – inmediatamente tira sus espátulas hacia Shampoo haciendo que estos se separaran.

— No intervengas entre airen y yo – Shampoo se pone en pose de pelea lista para luchar contra Ukyo.

— Ranma como te atreves! – Ryoga se lanza contra Ranma haciendo la técnica de la explosión. – Ya tienes a la adorada Akane y te pones a coquetear con otras chicas! No permitiré que te burles de mi Akane! – y seguía explotando todo a su paso.

— Yo no he tocado a nadie! – Ranma sentía que era necesario defenderse, no quería que Akane pensara mal como siempre. De pronto Shampoo se le tira nuevamente para abrazarlo.

— Airen querer a Shampoo, Shampoo ser mejor que Akane – Shampoo siempre tenía que ser tan inoportuna pensó Ranma, esto era lo que menos quería, estaba logrando soltarse cuando...

— Ranma no te lo perdonaré! Rugido de león! – Ryoga lanzó su energía con bastante poder.

Ranma por inercia tomó a Shampoo por la cintura para esquivar el ataque y lograron aterrizar cerca de los demás miembros de la familia.

Akane que había estado callada observando la pelea, estaba a punto de estallar en cualquier momento, pero cuando vio como Ranma había agarrado a Shampoo de la manera que siempre la toma a ella y solo a ella, no pudo más.

— Ranma eres un pervertido! – Agarró el tablero de shogi que tenía cercano y lo lanzó directo a la cabeza de Ranma. Seguido de esto se dirigió directamente a su cuarto para no ver nada más.

Para suerte de Ranma el tablero le dio con una de sus esquinas dejándolo inconsciente con las manos con señal lml/ (la típica de Rumiko).


Cuando Ranma despertó estaba en su cuarto y con un gran dolor de cabeza.

— (Qué demonios?) – trató de recordar como terminó todo pero lo último que recordó fue ver la cara enojada de Akane seguido por el tablero de Shogi – (Pero esta vez no hice nada) – trató de pensar otra vez que la pudo molestar.

— Así que al fin despiertas – Ranma volvió a ver dónde escuchó la voz extrañado.

— Que haces en mi habitación? P-chan – dijo molesto, había tenido suficiente dosis de locos el día de hoy.

— Tu familia me invitó a cenar y... dormir. Nabiki quiere que ayude a reparar todo mañana. Definitivamente no tengo el dinero que me pidió, así que no tengo opción. – Ryoga estaba en una esquina de la habitación sentado con los brazos cruzados

— Qué qué paso después?

— después que Happosai hizó su Happo dai karin solo porque nadie le hacia caso todos se retiraron.

— Y Akane? – Sabía que no debía preguntarle a Ryoga, pero la duda de saber cómo estaba Akane lo estaba matando y no pudo evitar preguntar.

— Cómo te atreves preguntar por Akane?

— Y cómo es que no estas convertido en P-chan tratándote de aprovechar? – realmente le extrañaba que en este momento estuviera con él y no con Akane, no que él quisiera que estuviera con ella.

— No deja que nadie entre a su cuarto

— De verdad que está molesta... pero esta vez si no hice nada!

— Cómo te atreves? después de lo que vi anoche! Como te atreves?

Ranma recordó como Ryoga solía tener pensamientos de niña a su parecer y que podía aprovecharse de él para poder entender que estaba pasando por la mente de Akane en estos momentos.

— Sabes estaba a punto de dejarte el camino libre, pero si tratas así a la adorada Akane no lo voy a permitir – interrumpió Ryoga poniéndose de pie.

— Pero es que no entienden Shampoo y Ukyo vienen por si solas, yo no soy el que las llamo.

— No haces nada para detenerlas.

— No puedo creerlo! Hasta hablas igual que Akane! No tiene caso mejor trataré de hablar con la misma Akane.

— Ni creas que te lo permitiré lo único que lograrás es lastimarla más!

— Chicos que bueno que se están llevando bien, la cena ya está lista – les dijo Kasumi desde la puerta de la habitación.

Llegaron a la mesa y vieron que todos estaban ya comiendo, a excepción de Akane. Se sentaron y Ranma nuevamente se moría por preguntar por Akane, pero sabía que era por su culpa así que se quedó callado. Fue Ryoga el que preguntó.

— Y Akane no comerá?

— Dijo que comería en su habitación, ya le lleve su comida.

— (Esto es peor de lo que pensaba, pero qué rayos está pensando Akane para estar tan molesta?) – pensó Ranma. Nabiki no pudo evitar ver la cara de preocupación de tenía Ranma.

— De verdad Ranma, no entiendo como después de tanto tiempo aún no entiendes a Akane – Todos asintieron lo que Nabiki había dicho. Lo que molestó a Ranma.

— Ya terminé. – se puso de pie y se retiró rápidamente.

— No deberían ir a ver a Akane, parecía muy molesta? – dijo consternado Ryoga viendo a la familia tranquila, al parecer sin importarles mucho la situación de Akane.

— Créeme esto pasa todos los días, luego te acostumbras.

— Y esta es una pelea entre los muchachos que ente ellos deben resolver, siempre lo hacen – dijo Nodoka retirando ya las cosas de la mesa.

— (Si nadie hace nada, entonces lo haré yo!) – pensó Ryoga retirándose para convertirse en P-chan y tratar de entrar con Akane.


Le tomó un tiempo encontrar la ventana de Akane, por suerte era la única que se encontraba en su habitación así que pudo distinguirla por la luz encendida.

Logró subir a la ventana, pero cuando llegó la encontró cerrada. Trató de llamarla y dar con sus pesuñas golpecitos en la ventana para que le abriera. Nada. La veía solo tendida en la cama.

— Se puede saber qué estás tramando? – le preguntó de pronto Ranma agarrándolo de la pañoleta desde atrás.

— Cuiii cuiii cuiii – Ranma no estaba de ánimos para lidiar con Ryoga, había ido a su habitación a pensar las cosas, pero entre más las pensaba más molesto se ponía, hasta el punto que no pudo evitarlo y había terminado en la ventana de Akane, llevándose la grata sorpresa de otro visitante tratando de entrar.

— Ni pienses que te dejaré entrar con Akane nuevamente – y lo lanzó fuera de la casa, esperando que se perdiera pronto y no pudiera regresar.

Ranma tocó entonces la ventana de Akane, pero nada, luego se dio cuenta que no tenía pasador y la abrió, entrando a la habitación.

— Lárgate! – dijo Akane sin moverse, estaba acostaba boca abajo mirando hacia la pared, Ranma no podía ver su cara.

— No aquí me quedo – y se sentó en la silla del escritorio de Akane, estaba molesto porque no sabía porque estaba tan molesta Akane. Después de lo que habían pasado debía de tenerle un poco más de confianza.

Nadie dijo nada por un largo rato.

— Akane?

— Que te largues!

— Por más que lo digas no me iré

— No tengo ganas de hablar contigo

— Pero yo sí, y no me iré hasta que me digas porqué estás tan molesta conmigo.

Akane se levantó de pronto y comenzó a tirarle todos los cojines, las sabanas y los peluches que tenía a su alcance. No podía creerlo, le molestaba aún más que Ranma no tenía ni idea porque estaba molesta. Cuando ya no tuvo más cosas que tirar paró.

— Terminaste? – dijo Ranma quitándose una sábana que le estaba cubriendo la cara.

— Arggg! – se tiró nuevamente a la cama viendo a la pared frustrada.

— Es porque Shampoo me abrazó? Sabes cómo es ella, ella es la que se me tira.

— Siempre es asi

— Exacto siempre! Y al final sabes que la única que me importa eres tú – dijo lo último sin pensarlo, al escucharse no pudo evitar sonrojarse y el enojó se le fue en un instante – (qué estoy diciendo?)

— Eso no fue lo que me pareció ver hoy

— Qué?! – Ranma acababa de decirle algo sin insultos y parecía no importarle a Akane, lo que hizo que se molestara nuevamente.

— Lo que oiste baka!

— Asi que eso es? Estás celosa solo porque Shampoo me abrazó?

— Celosa de quién? – dijo Akane sentándose en la cama – de un pervertido como tú? Nunca! Y además no es por eso!

— Si siempre es por eso! Cada vez que Shampoo se aparece terminamos así, no te aburres de pasar todo el tiempo enojada?, siempre te lo digo Shampoo no me interesa.

— Ya te dije que no es por eso! Y además tú tienes la culpa que siempre vuelvan. Además cómo puedes evitar un ataque de explosión de Ryoga pero no un abrazo de Shampoo?

— Porque Shampoo es una chica, no la puedo lastimar

— Y que soy yo?

De pronto la puerta de Akane se vino abajo. Toda la familia se cayó una sobre otra con un vaso en la mano cada uno. Dejando a ver claramente que los estaban escuchando.


Notas de la autora:

Fiu! (me seco el sudor de la frente por escribir). El capitulo más largo hasta el momento.

Me termine emocionando un poco al escribir y me quedo un capitulo largo. Siempre tienen que aparecerse tanta gente queriendose meter entre Ranma y Akane, me terminan alargando todo jaja, en este capítulo no lo pude evitar, jeje.

Espero que les haya gustado y ya estos van siendo los ultimos capitulos (creo ^^U) a menos que mi musa siga como hoy.

Como siempre espero sus reviews así me dan animos de actualizar más rápido xD.