Hola a todos jejeje lamento la demora, por favor no me maten, pero no se diga más y disfruten este capítulo, ¡Ah!, casi lo olvido. Empezare a escribir una historia de "¿Cómo entrenar a tu dragón?" que me gustaría que leyeran cuando lo publique, claro si es que quieren, también empezare otra historia otra historia de Kung Fu Panda que espero que sea de su agrado y si, como se podrán a ver dado cuenta tardare más en subir capítulos de Kung Fu School pero lo hago porque quiero que salga Kung fu Panda 3, que creo que saldrá en el 2016, mi plan era hacer el segundo año de preparatorio basándome en la serie de kung fu panda la leyenda de Po y el tercer año de preparatoria iba a basarse en Kung Fu Panda 2 pero, como ya lo mencione antes, hubo un cambio de planes y les garantizo que las dos historias que voy a crear les gustaran por igual. Disfruten el capítulo

Capitulo 2: Los Cinco Furiosos y El Guerrero Dragón.

Después del encuentro con Song y Mei Ling, que no fue muy grato para cierta chica de cabellos anaranjados conocida por tener un temperamento de temer y una chica de cabellos verdes, baja estatura y conocida por su paciencia, cosa que no parecía poseer en esos precisos instantes, todo fue normal, bueno, no tan normal ya que se podía sentir esa temible aura alrededor de Tigresa y Víbora que todo el mundo miraba y temían con solo ver. Mono y Mantis se encontraban a la distancia por su propia seguridad. Po y Grulla se encontraban ajenos a todo lo que pasaba a su alrededor y no notaban que las dos nuevas les estaban coqueteando a más no poder, esto provocaba que Tigresa y Víbora echaran humo por las orejas. Llegó la hora del almuerzo y todos se fueron a la cafetería a comprar o a comer lo que traían de sus respectivos hogares. Los cinco y Po, más compañía, estaban sentados en la misma mesa. Mono y Mantis comían lo mas alejados de la línea de fuego, por obvias razones, mientras que Po y Grulla se encontraban en medio de las cuatro chicas, las cuales se encontraban una frente a otra (para aclarar mejor les digo que la mesa era redonda). Hubo un silencio muy incomodo y la tención era tanta que se podía cortar con un cuchillo. Po y Grulla se veían ajenos a las miradas no muy amistosas que se lanzaban entre ellas. Mono rompió el silencio tan incomodo que ya lo tenía más que desesperado.

-¿Y a qué club se unirán este año?- todas las miradas se posaron en el castaño, pero no eran de reproche, más bien parecía que hubiesen sido sacados de algún trance.

-Pues yo me uniré de nuevo al club de baloncesto- dijo Grulla- ¿Y tú Mono?

-Otra vez en futbol.

-Yo me uniré al equipo de atletismo- dijo el peli platino.

-Yo seguiré con el club de danza- dijo esta vez Víbora, luego miró a Tigresa- ¿Y tú?

-A los mismos- dijo sin mucho entusiasmo ya que no se encontraba muy cómoda al tener tan cerca a esa zorra de su Po.

Luego, como si se hubieran puesto de acuerdo, los cinco se voltearon a ver a Po el cual se encontraba con la boca llena de galletas, dulces y demás. El sintió la mirada de todos sobre el y se puso nervioso, tragó lo que tenia en la boca y los miro algo confundido.

-¿Qué, tengo algo en la cara?- dijo nerviosamente mientras se limpiaba con su mano cualquier área de su cara donde pudiera haberle quedado algo de comida.

-¿A qué club te piensas unir?- le preguntó Mono algo ansioso por su respuesta.

-Pues…- no pudo terminar ya que Grulla lo interrumpió.

-No seas tonto Mono, es más que obvio que se unirá al equipo de baloncesto, ¿Verdad amigo?- decía mientras ponía su mano en su hombro.

-Yo…

-Debes de estar bromeando- dijo Mantis- el se unirá al equipo de atletismo, ¿Verdad Po?

-Este…

-Mantis, Mantis, Mantis…- dijo Mono mientras negaba con la cabeza- siempre fuiste un mal bromista pero esta vez no hay lugar para tus bromas de mal gusto- Mantis frunció el seño- lamento decirles esto pero Po no se unirá ni al equipo de atletismo ni tampoco al de baloncesto, lo lamento- dijo con una sonrisa que no le gustaba ni a Mantis ni a Grulla.

-Y me imagino que se ira al club de futbol ¿No?- dijo sarcásticamente Mantis.

-Pues claro- dijo Mono sin notar el sarcasmo.

-¡Púdrete Mono! Ni en tus sueños pasara eso- dijeron al unísono Mantis y Grulla. Los tres empezaron a discutir. Los presentes solo miraban expectantes como discutían.

-¡Chicos!- les gritó Víbora bastante molesta por el escándalo que producía su discusión. Los tres voltearon a verla- me tienen muy decepcionada los tres, hablando de Po como si fuera un mero objeto que se puede tomar y ya, pues déjenme decirles que ahora no se unirá a ningún club en el que ustedes estén por ser unos tontos- los tres agacharon la cabeza un poco avergonzados por su actitud, Tigresa sonreía satisfecha por la intervención de su amiga- así que se unirá al club de danza como castigo por su ridícula discusión- Tigresa quitó su sonrisa y miró con el ceño fruncido a su amiga, los chicos la miraron con reproche.

-¡Ni de broma chaparra!- le gritó Mono.

-¡Mira quién habla hobbit!- le devolvió el insulto Víbora a Mono. Éste se enojó mucho.

-¡Pero si serás…!- no pudo terminar ya que Grulla lo interrumpe.

-¡Ni se te ocurra terminar esa oración pedazo de subnormal!- dijo amenazadoramente.

-¡Metete con alguien de tu tamaño!- dijo Mantis a la defensa de Mono.

-¡Así es!... ¡Oye! ¿Y esa pedrada qué?- le reprocho el castaño a Mantis.

-Perdón- se disculpó Mantis.

-No defiendas a tu novia, viejo, que te puede dejar en abstinencia- bromeo Grulla.

-¡Vete a la mierda!- le gritaron ambos al chico de cabello negro.

-¡Po se unirá al equipo de atletismo!- afirmó Mantis.

-¡No, al de futbol!- gritó Mono.

-¡Les digo que al de baloncesto!- esta vez fue Grulla quien gritó.

-¡Al de danza!- gritó Víbora.

Los cuatro seguían discutiendo sin parar sobre quien, en pocas palabras, se quedaría con Po, el cual se encontraba algo nervioso debido a la situación en la que se encontraba. Tigresa, por lo general, los hubiese detenido pero quería ver que tan lejos llegaban. Song y Mei Ling miraban la escena un tanto divertida, aunque Mei Ling no encontraba una lógica razón por la ellos se pelearan por tener a Po en su club.

-Oye- llamó Mei Ling a Song, ella la voltea a ver- ¿Por qué se pelean tanto por él?

-Po es algo… especial- respondió Song- desde que lo conocí me di cuenta que tiene una habilidad muy llamativa, aunque sólo la puede usar cuando se pone serio- Tigresa, en cuanto escucho el nombre de Po, empezó a interesarse en la conversación que tenían sus "enemigas".

-¿Qué clase de habilidad?- preguntó de nuevo Mei Ling

-…No sé si decirte- dijo algo dudosa.

-Vamos, no creo que sea la gran cosa así que por favor dime por favor- le suplico la castaña, Song soltó un suspiro de derrota.

-Está bien- dijo la chica de cabello plateado- pero no se lo vayas a decir a nadie- Mei Ling asiente con la cabeza- Po tiene la habilidad de aprender cualquier cosa en muy poco tiempo- Mei Ling arqueo una ceja algo confusa.

-Pues… no me parece la gran cosa, tal vez sea un genio o un dotado, pero sigo sin verle la gran cosa.

-Bueno… si conseguir un diploma de secundaria a los diez años no es gran cosa pues está bien.

-OK… eso es impresionante- admitió ella.

-Además de haber tenido una recuperación sobre humana después de su "baño" de desechos tóxicos.

-¡Espera! ¿Cómo que baño de desechos tóxicos?- pregunto muy sorprendida.

-Fue un accidente que sufrió de niño al cual, como podrás ver, sobrevivió y con conforme pasaba su recuperación su cuerpo empezó a cambiar, le hicieron varios exámenes físicos y el resultado fue que su masa muscular es más densa que la normal lo que lo hace más pesado, tiene reflejos anormales para un humano promedio y, a pesar del peso de su cuerpo, es muy ágil y rápido, cuando empezó su entrenamiento de kung fu obtuvo aún más poder… en pocas palabras… es un súper humano… o al menos es lo que dijeron los médicos.

Mei Ling se encontraba sorprendida, ¡Y no solo ella!, Tigresa había escuchado todo aquello, miró a Po, el cual seguía mirando como discutían por ver quién se lo quedaría lo que provocó que se riera por la situación. Tigresa miraba cada facción de su rostro, mirando con sumo detalle cada movimiento que el realizaba, no podía evitar sentirse atraída a esos ojos esmeralda que la atrapaban con solo imaginárselos, en serio que estaba muy enamorada de él… pero, a pesar de conocerlo, sentía que no lo conocía del todo y eso la intrigaba de cierta manera. Necesitaba conocerlo más si quería acercarse a él.

El receso terminó y todos se retiraron a sus respectivos salones a seguir con las clases del día. Entre risas, peleas, entre ya saben quiénes, y maestros llegó la hora de retirarse a sus respectivos hogares. Al día siguiente todos fueron de nuevo a la escuela y, después de algunas clases, los alumnos fueron a sus respectivos clubs.

Mantis se encontraba en el ovalo donde se reunían los miembros del club y los de nuevo ingreso. Algunos se encontraban charlando entre ellos, Mantis se estiraba y calentaba los músculos para estar preparado. Miro a los nuevos y vio que se encontraban algo nerviosos, rió a lo bajo y siguió calentando luego observó, a la distancia, a los miembros del club estaban en círculo, al principio no le dio mucha importancia pero empezó a escuchar risas entre ellos. Al final la curiosidad pudo más y decidió ver que es lo que hacían. Al llegar descubrió que estaban empujando a una persona disfrazada de tortuga para luego tirarla al piso y reírse aún más del pobre. Mantis sintió que le ardía la sangre, no le parecía nada gracioso lo que le estaban haciendo al pobre chico. Quito a algunos para poder pasar y ayudo a levantarse a pobre desdichado.

-¿Qué haces Mantis?- preguntó uno de ellos.

-No es obvio, estoy ayudándole a levantarse- dijo secamente- ¿Estas bien?- el tipo disfrazado asintió con la cabeza.

-Oh vamos Mantis- dijo otro- todo el mundo molesta a la mascota de la escuela, es muy divertido- los demás se vieron de acuerdo entre ellos.

-Es divertido solamente porque no se puede defender ¿No es así?- todos se quedaron callados- son sólo un montón de abusivos.

-¡Hey!- dijo uno de ultimo grado- ¿Quién te crees para venir aquí y decirnos qué hacer?- dijo mientras lo encaraba. Mantis lo vio de pies a cabeza, el tipo era de su tamaño y, a juzgar por su físico, se veía fuerte.

-Simplemente no es correcto- le respondió firmemente Mantis- y es por tipos como tú que estudiantes como él vivan con miedo.

-¡¿Y qué?!- le respondió con un grito- así son las cosas y así seguirán- Mantis apretó los puños con fuerza- habrá gente popular- dijo mientras se señalaba así mismo- y gente no popular- esta vez señalo a la mascota de la escuela- ellos deben aprender su lugar y vivir con eso y simplemente conformar…- no pudo terminar la oración ya que Mantis le propino un codazo que impacto en su sien y cayó al suelo bruscamente, todos miraron al sujeto en el suelo y luego, los de tercero, miraron a Mantis algo molestos.

-Eso si fue divertido- los de ultimo año se le lanzaron con la intención de golpearlo pero Mantis los eludía con facilidad- ¿Eso es todo?- uno de ellos logro golpearlo en la cara justo en cuanto terminó de hablar, el que lo golpeo sonrió satisfecho pero su sonrisa se borra al ver el rostro notablemente enojado de Mantis- mi turno- terminando de hablar le dio un fuerte puñetazo a su atacante dejándolo inconsciente, otro se le acerco por la espalda creyendo que Mantis no lo vería venir pero justo cuando se encontraba a unos escasos centímetros de él, Mantis se da la vuelta y lo toma de la cabeza y da un corto pero potente brinco dándole un fuerte rodillazo en la cara rompiéndole la nariz. Otro se abalanzó sobre el con una patada, Mantis la bloquea alzando una pierna, luego, con la misma pierna con la que bloqueó el ataque, le da tres rápidas patadas en el rostro y el atacante cae al suelo. Mantis siguió peleando con cada uno de los de último año hasta que no quedo ninguno en pie. Mantis se encontraba algo fatigado, miro a su alrededor y vio a los de segundo grado- ¿Tienen algo que decir al respecto?- ellos negaron frenéticamente con la cabeza- bien…- dice para después marcharse del lugar. Después de ver la actitud del equipo de atletismo ya no le quedaron ganas de unirse a ellos.

Mono se encontraba en el patio de futbol esperando al maestro junto con otros compañeros de segundo, los nuevos reclutas estaban preparándose para las pruebas mientras que él y los demás miembros del equipo practicaban un poco antes de la llegada del maestro. Él estaba en su calentamiento cuando vio a un grupo de chicos acercarse a ellos, Mono los vio de pies a cabeza y, a juzgar por su apariencia, eran de ultimo año. Todos portaban el uniforme del equipo de futbol por lo que dieron a entender que venían a practicar. Mono no les prestó mucha atención ya que estaba más concentrado en calentar, mientras que los demás los saludaban con respeto. Escucho una que otra cosa trivial de ese grupo, entre ellas algunas bromas y experiencias, cosas que para el castaño de ojos azules no le interesaba en lo absoluto. De pronto, el grupo de Mono, salió corriendo, Mono no se intereso en saber a dónde iban ya que no era su asunto, de pronto, a lo lejos, vio como entre todos ellos levantaban a un sujeto vestido de tortuga y lo llevaban hacia un contenedor de basura. Sin entender el porqué, Mono, se llenó de una extraño ardor que lo hacía enojar y, sin siquiera notarlo, salió corriendo en dirección al grupo.

-¡Muy bien chicos, a las tres!- indicó uno de ellos, los demás respondieron con un sonoro "si"- ¡Uno…- no pudo seguir con la cuenta regresiva ya que un pie impactó en su rostro mandándolo por unos segundos al aire y después al suelo. Los demás miraban en shock lo que acababa de suceder sin comprender aún lo que pasó. Miraron a su compañero en el suelo y luego miraron al agresor, el cual era Mono, que no se veía muy contento.

-¡¿Qué diablos haces Mono?!- preguntó uno de ellos.

-Eso debería preguntarte yo- respondió molesto- me podrían porqué le hacen esto a este pobre diablo- el tipo disfrazado de tortuga lo miro algo ofendido- lo siento- se disculpo con el ofendido.

-Lo íbamos a tirar al bote de basura- dijo tranquilamente como algo natural.

-¿Y por qué harían algo así?- pregunto confundido por esa extraña tranquilidad con la que le respondieron.

-Es tradición del equipo de futbol que los de tercer semestre arrojen a la mascota de la escuela al basurero.

-Pero eso está mal, ¿Por qué aceptaron hacer algo así?- dijo tratando de razonar con ellos.

-¿No es obvio? Es para ser aceptados- esas palabras hicieron eco en la cabeza de Mono. Inconscientemente apretó los puños y tensó la quijada- si no hacemos esto no entraremos al equipo de futbol-Mono tenia la vista ensombrecida- si no vas ayudarnos mejor apártate- Mono no contestó.

- ¿Qué no escuchaste? ¡Que te quites enano!- dijo otro, los demás se paralizaron al escuchar a su compañero, si hay algo que si sabían muy bien era que a Mono no le gustaba esa palabra.

-¿Qué dijiste?- preguntó con una sonrisa torcida. Los demás empezaron a sudar, sabían a la perfección que esa persona era capaz de sacarles los dientes de un golpe pero al parecer su compañero se había olvidado de ese detalle.

-Que te muevas ena…- no pudo terminar de hablar ya que brincó y le propinó un fuerte puñetazo que impacto en su cara sacándole un par de dientes al pobre tipo. Mono cayó de pie y el otro tal costal de papas quedo en el suelo sin moverse.

-Mono- lo llamó uno de ellos- no era necesario hacer eso.

-Claro que si- dijo firmemente.

-No, claro que no- recalcó el mismo de antes- sólo era una broma inofensiva- Mono lo miró directo a los ojos haciendo que retrocediera.

-Déjenme preguntarles algo- dijo Mono con seriedad en su voz- ¿El se estaba riendo?- ellos se miraron entre sí sin responder- entonces no era una broma- sentencio el castaño.

-Nadie se ríe si le hacen una broma, es normal- dijo otro.

-Pudo haberse lastimado- le dijo con severidad- y lo peor es que lo hacen por una razón estúpida.

-No es estúpido ser aceptado- dijo uno a la defensiva.

-No, no lo es… pero sí lo es cuando alguien sale lastimado- sus compañeros estaban confundidos y a la vez molestos por las palabras de Mono.

-Mira quien binó a hablar, el "Rey de la bromas", no eres más que un hipócrita- todos sonrieron creyendo que con esto le pondrían fin a esa discusión.

-…Tienen razón, yo soy el "Rey de las bromas"… y era un hipócrita pero eso quedó en el pasado…- dijo con algo de tristeza, el grupo de jóvenes estaban algo confundidos por esa extraña actitud- es hora que el "Rey de las bromas" le haga bromas a las personas correctas- sonrió divertido algo que no pasó desapercibido para el equipo de fútbol.

En un segundo Mono estaba de tras de uno de ellos y lo tomo del elástico de su ropa interior y jaló de ella estirándola hasta la cabeza de un tipo, el cual chillo como niña al sentir el tremendo ardor del calzón chino que Mono le hizo. Luego empezó a dar vueltas y daba brincos tratando de quitarse la ropa interior de su cabeza. Mono no dejaba de reír mientras lo señalaba con el dedo.

-¡Eso sí es una broma!- gritó divertido.

Uno de los jóvenes se le lanzó encima y ambos rodaron. Mono se las arreglo para terminar sujetándolo del cuello por detrás e inmovilizarlo con un brazo, luego se llevó el dedo índice la boca y lo cubrió con saliva para llevarlo al oído de su atacante y meterlo lo más profundo que pudo dentro de su oreja. El tipo gritó asqueado por la sensación viscosa dentro de su oreja. Mono lo soltó y el tipo rodaba por el suelo debido al asco que sentía.

-¡Dedo mojado! Un clásico jejeje- rió divertido.

Otro le llego por enfrente con un puñetazo pero Mono lo atrapó con una sola mano, apretó el puño de su atacante asiendo que este se doblegara de dolor mientras se quejaba. Mono, con su otra mano, tomó el antebrazo de su contrincante y lo dobla hacia atrás haciendo que se golpee a si mismo.

-¿Por qué te golpeas solo?- decía con cada golpe. El proceso se repitió varias veces hasta que el otro quedo inconsciente en el suelo.

Uno de los jugadores más altos, pero no tanto como Mantis, intentó acercársele por la espalda pero Mono anticipo es movimiento y dio un gran salto mortal y cayó sobre sus hombros y empezó a frotar sus nudillos en su cabeza, el otro corría de un lado a otro intentando quitarse al pequeño castaño de encima.

-¡¿Qué pasa no te gusta el cerrillo indio?!- decía mientras aumentaba la velocidad. El pobre no aguantaba más hasta que se tropezó y cayó al suelo, Mono se levantó sin dificultad alguna- ¿Quién sigue?- dijo mientras miraba al resto de los que quedaban. Ellos se miraron entre sí y salieron corriendo pero no llegaron muy lejos ya que todos cayeron de bruces al suelo. La razón a la que se debía eso era que tenían las agujetas amarradas unas con otras lo que provocó su caída grupal. Mono reía sin parar por la escena tan cómica que sus ojos presenciaban. Después de un rato de reír se acercó al chico disfrazado de tortuga.

-¿Estás bien amigo?- le preguntó Mono, el chico asintió con la cabeza- me alegro- le extendió la mano para ayudarlo a levantarse, cosa que la mascota no rechazo pero lo miraba algo confuso- ¿Qué?- la mascota seguía mirándolo a él y luego a los demás. Mono entendió lo que quería decir- descuida, al fin y al cabo no quería unirme al equipo de futbol este año- mintió para tratar de tranquilizarlo, pero al parecer no se lo creyó y lo siguió mirando. Mono suelta un suspiro- está bien, no pasa nada viejo- le sonrió a la mascota- no podía dejar que te hicieran esa mala broma, además, después de esto, no me quedan ganas de unirme a un equipo con esa actitud, simplemente no puedo- por alguna extraña razón sintió que el tipo dentro del traje de tortuga le sonrió lo cual hizo que Mono también sonriera- nos vemos pronto hombre tortuga- dijo para después darle la espalda y caminar.

-… Más pronto de lo que crees- Mono escucha lo que dijo, no muy claramente, y voltea a ver de nuevo a la mascota pero ya no estaba, Mono se quedó confundido, habrá sido su imaginación pero hubiera jurado que la mascota le dijo "más pronto de lo que crees", decidió olvidar aquello y se dispuso a irse antes de meterse en más problemas.

Grulla se encontraba en los vestidores de hombres después de un partido de baloncesto, había sido agotador ya que tuvo que jugar por todo el equipo porque ninguno podía realizar siquiera un buen pase. Se desvistió y entró a las duchas para poder refrescarse y quitarse de encima el sudor. Cuando termino de ducharse tomó una toalla y empezó a secarse su largo cuerpo, el cual se podía notar que estaba en excelente forma. Después de secarse se dirigió a su casillero para poder cambiarse de ropa. Al terminar de cambiarse se disponía a salir cuando unos ruidos llamaron su atención y sin vacilar, fue hacia el origen de aquel ruido.

Al llegar se sorprendió mucho al ver como cinco miembros del equipo de baloncesto trataban de meter a la mascota del equipo, la cual se encontraba animando al equipo de Grulla durante las prácticas, a un casillero de materiales de limpieza. Entre los cinco daban fuertes empujones tratando de meter al pobre desdichado chico que se encontraba dentro del traje de tortuga.

-¡Oigan déjenlo!- les gritó Grulla mientras caminaba hacia ellos. Los cinco se detuvieron y lo voltearon a ver.

-¿Qué pasa?- preguntó uno de ellos.

-¿Qué pasa?- enfatizó molesto- están metiendo a un pobre diablo a la fuerza aun casillero, sin ofender- dijo esto último mirando a la mascota.

-¿Y que tiene?- preguntó otro.

-¿Están enfermos o qué? Eso no es correcto- dijo levemente molesto. Los cinco lo miraron y se acercaron a él.

-¿Y qué vas a hacer?- dijo el supuesto líder de ellos de manera desafiante. Grulla lo miró con seriedad pero luego cambio su expresión por una de tristeza, dio media vuelta y comenzó a alejarse- eso pensé- se dio la vuelta para seguir con lo que estaba haciendo pero un duro objeto impactó en la parte trasera de su cabeza lo que provocó que cayera al suelo dejándolo inconsciente al instante. Los otros cuatro vieron impactados como su compañero cayó al suelo, luego escucharon el sonido de un balón rebotando en el suelo, giraron sus cabezas y vieron que Grulla rebotaba un balón de baloncesto con una mano y a su lado había una gran caja llena de balones de baloncesto, tenía una sonrisa ladeada y los miraba con desafío.

-Eso- dijo finalmente. Los otros corrieron hacia él con malas intenciones en sus cabezas pero Grulla fue más rápido dejó caer el balón que tenía en la mano para después patearlo con una extraordinaria fuerza. El objeto salió disparado hacia sus atacantes, los cuales no lo vieron venir, e impacto en la cara de uno de ellos. El que recibió el duro golpe quedo de rodillas debido al inmenso dolor, los otros detuvieron la marcha para ver a su compañero caído, luego miraron al chico peli negro asombrados. Grulla tenía entre sus brazos varios balones. Ellos tenían una gota de sudor surcando por sus nucas y sus miradas reflejaban que estaban asustados- ¡Pégale al tonto y gana un premio!- gritó para después soltar todos los balones y patearlos a diestra y siniestra. Los balones acertaban con gran potencia en ellos. Los balones dieron en cabezas, torsos, piernas, brazos y a uno de ellos le dio en sus partes nobles. Con este último Grulla puso una mueca de dolor- huy, eso debió doler…

Al ver que no quedaba ninguno en pie, Grulla se acerco al chico disfrazado de tortuga y lo ayudó a salir del casillero ya que estaba atorado.

-¿Estás bien?- la mascota animadora sintió- bueno…- al chico de ojos amarrillos se le hizo extraño que no respondiera- oye, no deberías dejar que te hagan eso- la mascota agacho la cabeza- te molestan seguido ¿Verdad?- como respuesta volvió a asentir- amigo eso no es correcto, debes decírselo a alguien- el silencio fue la única respuesta que recibió-… nadie hace nada y si lo haces te va peor…- dijo Grulla comprendiendo la situación el pobre chico- mejor me voy y te aconsejo lo mismo, ya sabes, para evitar problemas- la mascota se encamina a la salida- me gustaría hacer algo al respecto…- dijo en un susurro para sí mismo con la vista en el suelo.

-Pues hazlo…

Grulla volteó hacia la salida pero aquel chico había desaparecido como fantasma, esto confundió al chico de ojos amarillos, ¿Acaso le dijo que hiciera algo? Decidió no pensar más en el tema y salió del lugar.

Víbora se encontraba en su club de danza estirando sus extremidades demostrando su increíble flexibilidad. Todas sus compañeras también se preparaban para la empezar cuando por la puerta entró la maestra con una enorme sonrisa.

-Buenos días a todas- saludo la maestra a las jovencitas.

-Buenos días- Le respondieron a su maestra.

-Hoy tenemos a una nueva integrante, por favor sean amables con ella, ¡Puedes pasar!- gritó la profesora mientras miraba la puerta. Todas voltearon con curiosidad para ver a su nueva compañera y para sorpresa de Víbora y nada más ni nada menos que Song. La chica de cabello plateado se acercó hacia ellas y les sonrió de manera cordial. Traía puesto un pantalón de licra oscuro que le llegaba hasta la pantorrilla dejando marcadas sus hermosas piernas, sus anchas caderas y su redondo y respingado trasero y una blusa, también oscura, pegada al cuerpo que dejaba al descubierto un poco su ombligo y resaltaba su figura y sus pechos copa c.

-Buenos días- dijo amablemente.

-Buenos días- respondieron casi todas. Víbora la veía con una mezcla de molestia y asco por el tremendo cuerpo que tenía ella (fz: no es su culpa tener bien… distribuido su cuerpo. Vib: ¡Muerete maldito escritor!).

-… ¿No te he visto en alguna parte?- preguntó uno de ellas.

-Tal vez-dijo Song con un aire misterioso- si ves los concursos de baile en la televisión creo que me conocerás- finalizó con una sonrisa.

-Espera- dijo otra- no serás…- la chica abrió los ojos y boca de manera anormal asustando a más de una- ¡Eres la famosa "Dama de la sombra!- gritó emocionada.

-Así es- dijo mientras asentía con la cabeza.

En un santiamén todas las chicas la rodearon en un gran círculo mientras gritaban con emoción y la bombardeaban con preguntas de todo tipo. Song respondía a cada pregunta con una hermosa sonrisa.

-Eres muy hermosa- dijo una de las chicas.

-Gracias- dijo con orgullo- pero no se compara con mi maravilloso Baile de las Sombrillas.

-¿Podemos verlo?- preguntaron todas sobreexcitadas por ver ese fabuloso baile.

-Si la maestra lo permite- decía mientras miraba a la maestra.

-Por mí no te contengas.

-Excelente- dijo para ir hacia la radio y poner la música, sacó un disco del bolso que traía y lo puso en la grabadora para empezar- ¿Tienen sombrillas?- preguntó la chica de cabellos plateados. Una de las chicas fue al cuarto donde guardaban las cosas que utilizaban para los bailes y salió con cuatro sombrillas (iguales como los de la serie que ella utiliza).

-Tenemos cuatro- dijo mientras se acercaba a Song- ¿Cuál quieres?

-Los cuatro- esto sorprendió a todas las chicas- muchas gracias- tomo las cuatro sombrillas entre sus manos- empecemos- encendió la radio y la música.

La música empezó a sonar, era melodiosa, suave y tradicional. Todas esperaban sin respirar a que comenzara a bailar, Song se mantenía inmóvil con los ojos cerrados y, a juzgar por la expresión de su rostro, se miraba muy concentrada. De pronto deslizó su pie derecho sobre el suelo de madera con suavidad, luego dobla la rodilla y recarga su peso sobre ella. De un rápido movimiento lanzó las cuatro sombrillas en el aire y estos se abrieron en medio del aire y caían con lentitud mientras giraban. Song daba giros y saltos espectaculares, al caer siempre lo hacía con la punta del pie mientras giraba con mucha elegancia. Una de las sombrillas estaba descendiendo a la altura de ella y, con otro giro, lo tomó delicadamente con su mano derecha. Empezó a bailar con la sombrilla, dando giros y saltos con ella. Una de las sobrillas estaba a punto de tocar el suelo pero Song la detienen con su pie y, de manera lenta, lo levanta dejando extendida la pierna. La sombrilla se encontraba perfectamente recta sobre su pie y seguía girando. Otra sombrilla se aproximaba a suelo, Song lanzó la sombrilla que tenía en la mano por los aires y dio un ligero golpe a la sombrilla con el mismo pie con la que la que lo tenía y brinco con gracia hacia donde iba a caer la otra sombrilla. En cuanto su pie toca el suelo ella se abre de piernas en el suelo mostrando su increíble flexibilidad y atrapa la sombrilla con su mano derecha. Justo ese momento extiende su otra mano y atrapa la otra sombrilla y comienza a girarlas. Después lanza las dos sombrillas y cerro las piernas como tijeras y se levanta. Realizó grandiosos movimientos mientras atrapaba las sombrillas y las mandaba otra vez a los aires o daba giros con ellos, sin embargo, en ningún momento, las sombrillas dejaban de girar y seguían rectas, al moverse parecía como si fuera una sombra que se movía con extrema libertad entre los rayos del sol sin titubear o que algo la pare. Todas se encontraban asombradas con su gran habilidad ¡Incluso Víbora se encontraba asombrada por el despliegue de belleza que contemplaban sus ojos! Song, como movimiento final, lanzó las cuatro sombrillas, al mismo tiempo, y apoya en su rodilla contra el suelo, la otra se encuentra flexionada y sus brazos estaban cruzados en forma de "x" sobre su pecho y su cabeza estaba inclinada hacia abajo. Las sombrillas estaban cayendo a la misma altura y a la misma velocidad. Justo cuando estaban a un metro de caer Song se levanta de golpe con los dos brazos extendidos y la pierna estirada para atrás. Las cuatro sombrillas se posan sobre sus dos manos, en su pie y la última aterrizó en su cabeza; extraordinariamente seguían girando de manera concisa y Song empezó a girar con a punta del pie que tenia libre en el mismo sentido que las sombrillas. La música cesó y Song se detuvo, arrojó por última vez las sombrillas y estas se cerraron en medio del aire y caen para ser atrapados por las manos de Song y luego hace una reverencia.

Todas las presentes empiezan a gritar emocionadas y aplauden de manera estrepitosa. Las chicas se acercan a Song para felicitarla por su increíble acto.

-¡Estuviste increíble!- dijo una muy impresionada.

-No fue para tanto- respondió ella algo apenada por tanta atención

-¿No fue la gran cosa? Pero si te luciste y más con cuatro sombrillas- habló otra.

-Bueno… en realidad puedo con ocho- todas pegaron un enorme gritó en forma de pregunta (a los que no sepan lo que dije fue un ¿QUÉ? XXD)- es que el baile consiste en ocho sombrillas para que sea completa.

-Es impresionante- alagó la maestra- ¡Maravillosamente impresionante! Eres muy talentosa jovencita.

-Muchas gracias- dijo mientras hacia una reverencia.

-Oigan…- dijo una de las chicas, las chicas la voltean a ver- se dan cuenta que tenemos en nuestro equipo al "Pétalo de Cerezo" y a la "Dama de la Sombra"…- todas abren sus ojos al darse cuenta de ello- en pocas palabras… ¡Ahora somos invencibles!

-Es cierto, ahora los campeonatos serán pan comido.

-Me compadezco de las pobres que nos enfrenten- dijo de manera arrogante otra de las chicas- ¿No es así Víbora?... ¿Víbora?...- por más que buscaba a Víbora no la encontraba, su vista se posó sobre un pedazo de papel que se encontraba en el suelo, la maestra lo recogió y reconoció la letra de Víbora y la leyó en voz alta. En la nota decía "RENUNCIO". Todas quedaron hechas piedra con esta noticia.

Mientras tanto Víbora se encontraba caminando por el pasillo y alcanzó a escuchar los gritos de la maestra, los cuales, en su mayoría, eran injurias por su mala suerte y maldecía al destino tan cruel. Víbora miró por encima de su hombro por última vez al club de danza, suelta un suspiro y se marcha.

Tigresa se dirigía a la salida de su club, traía puesto un conjunto de ropa deportiva que consistía en un short corto y una camiseta blanca pegada al cuerpo, cortesía de las compras con Víbora, tenía unas manchas de sangre sobre ella y se notaba molesta.

-Me largo- dijo de manera fría y amenazante mientras miraba aún punto indefinido por encima de su hombro. Luego se marchó azotando la puerta con tanta fuerza que la sacó de sus bisagras. Dentro del club, el cual era de boxeo, había estudiantes regados en todas partes, todos inconscientes y, los más afortunados, solo les faltaba uno o dos dientes. Tigresa caminaba por los pasillos del edificio. En cada puerta que cruzaba había diferentes letreros de clubs, como el de lucha, taekwondo, judo, jiu jitsu, king boxing y otros tantos clubs de peleas. Ella caminaba sin ninguna prisa por el corredor, miro por las ventanas por las que pasaba y observaba aun montón de gente tirada en el suelo de cada club, todo por causa de su mano. En su rostro no se notaba la culpa ya que, según ella, se lo habían ganado por querer pasarse de listos y, sin nada más, se fue. Era más que obvio que no entraría en ninguno ese día.

Al día siguiente todos los cinco se encontraban reunidos en la cafetería de la escuela, la cual se encontraba vacía, sentados en una de las mesas. Cada uno reflejaba en sus rostros algo molestia y cansancio.

-¿Así que no entraste al equipo de atletismo?- le pregunto Mono a Mantis.

-¿Tú qué crees genio?- respondió ásperamente, el castaño se rascó la cabeza.

-Bueno pero no te enojes- bromeo el para animar el ambiente pero al parecer no funciono.

-¿Y ahora qué haremos?- preguntó esta vez Víbora. Ninguno le respondió.

-¿Por qué esas caras largas?- dijo una voz familiar a sus espaldas. Los cinco voltearon y vieron que era Po que se encontraba parado con las manos en los bolsillos.

-Hola- lo saludaron sin mucho ánimo.

-¿Qué tienen?- preguntó el albino.

-Nada, no te preocupes- dijo Tigresa respondiendo por todos.

-Bueno- dijo Po con simpleza, se da media vuelta y comienza a marcharse.

-¿A dónde vas?- preguntó ella algo confundida.

-Pues… a otra parte.

-¿No vez que estamos en un problema?- dijo la peli verde.

-Pero dijeron que…- no pudo terminar ya que los cinco, al mismo tiempo lo interrumpieron con un grito.

-¡CLARO QUE NOS PASA ALGO IDIOTA!- Po se encogió en donde estaba.

-Ok…- dijo tímidamente. Los cinco les explicaron a Po la situación en la que estaban con la omisión de ciertos detalles por parte de las chicas, él los escuchaba atentamente.

-Así que no tienen un club por golpear a los miembros- miró a Mantis, Mono, Grulla y Tigresa- y renunciaron- esta vez miró a Víbora- mmm… comprendo más o menos por que los chicos golpearon a sus respectivos miembros del club pero…- volteo a ver a Tigresa y a Víbora- ¿Por qué hicieron eso ustedes todos?

Las dos se pensaron sus respuestas, ninguna quería dar sus verdaderas razones por el cual dejaron sus respectivos clubs. Víbora fue la primera en responder.

-No tenía muchas ganas de seguir en el mismo club ya que tengo curiosidad de experimentar otras cosas- su mentira fue bastante convincente para todos, Po la miraba sin ninguna expresión en su rostro. Tigresa pensaba en alguna excusa lo suficientemente buena como para engañarlo.

-¿Y tú Tigresa?- Tigresa pega un respingo en su asiento y utiliza toda su capacidad mental para responderle pero justo cuando estaba a punto de decirle algo nada salió de su boca como si las palabras se negaran a salir, estaba nerviosa. Po la miraba fijamente a los ojos, cosa que aumento su nerviosa, ella los miraba y no podía evitar sentirse atraída a esos hermosos ojos color esmeralda.

-Vamos Tigresa- se dijo así misma mientras trataba de no mirar aquellos ojos que la cautivaban- solo dile alguna cosa y ya, no es tan difícil mentir, ya lo has hecho antes con otras personas… pero él no es "otras personas"- Tigresa miro de nuevo a Po y se sintió mal- No puedo mentirle a él…

-¿Te sucede algo Tigresa?- le pregunto Po algo preocupado.

-Nada, es que… trataba de recordar que es lo que pasó para que golpeara a ochenta estudiantes- todos tenían cara de poker face- pues...

-¿Ochenta?- preguntó Mono.

-Así es- respondió ella.

-Golpeaste a ochenta estudiantes- reafirmó el castaño.

-Que si- dijo algo cansada de esa situación.

-¿Pues qué diablos te hicieron?

-Me… me...- no podía hablar de la vergüenza que traía- me dijeron…

-Si- dijeron en coro los demás incitándola a seguir.

-Me dijeron … lindura…- dijo por fin Tigresa, la cual suelta un suspiro por el alivio de habérselo sacado. Los demás parpadeaban constantemente como si no creyeran lo que acababan de escuchar. En ese momento se escucha un ruido algo fuerte, muy parecido al ruido que hace algo al romperse. Todos voltearon a ver la causa de dicho ruido y vieron a Po con un trozo de plástico de la mesa en la mano, se veía molesto pero no dejaba de sonreír con los ojos cerrados.

-¿No crees que exageraste un poco?- le cuestionó Grulla a su amiga por su acción. Tigresa estaba a punto de contestarle pero, para sorpresa de todos, Po fue quien hablo.

-No- dijo severamente- se lo ganaron por andar de albañiles diciéndole cosas a una dama- decía mientras apretaba el pedazo que anteriormente había sacado de la mesa.

-Pero no creo que sea para tanto- dijo Mantis- solo le dijeron- no pudo terminar ya que Po lo interrumpe.

-Termina esa línea- el trozo de plástico de su mano fue aplastado debido a la presión de la mano del albino dejándolo comprimido en una deforme figura circular- y te daré un tierno masaje de cabeza- dijo enfatizando la palabra tierno con un tono amenazante. Mantis se encogió en su lugar y temblaba de manera compulsiva.

-Po da más miedo que Tigresa cuando se enfada- se dijo a si mismo mientras se abrazaba.

Los demás estaban impresionados por ese cambio tan radical de actitud de Po cuando Tigresa le conto lo que había pasado. Tuvieron que aguantarse las ganas de reír por los celos de su amigo, era obvio, para ellos, que quería a Tigresa más que a una amiga (si saben a lo que me refiero) cosa que Tigresa, al parecer, no se daba cuenta. Tigresa se sentía extrañamente alegre por esa situación, no podía evitar pensar que tal vez él se puso celoso por ella. Desecho esa idea pensando que eso era absurdo pero… ¿Y si no era una idea absurda? Tan ocupados estaban en sus propios pensamientos, y traumas, que no se dieron cuenta que un grupo de cinco chicas, de primer año, se acercaban a ellos de manera cautelosa y casi tímida, o más precisos, a Po. Una de ellas estiro su mano y toco su hombro. Po reacciona y voltea a ver de quien se trataba y vio a una chica que temblaba con una sonrisa nerviosa.

-H-ho-hola- dijo ella.

-Hola-contesto cortésmente Po. Los demás reaccionaron y miraban la escena con curiosidad con excepción de Tigresa, la cual no le gustaba mucho que Po hablara con otras chicas.

-¿T-tú eres e-el Gue-guerrero Dragón?- pregunto tímidamente y muy sonrojada.

-Si- le respondió él.

-Te-ten- le entregó un cuaderno y un bolígrafo- ¿M-me darías tu autógrafo?- preguntó temerosa.

-Claro, por qué no- firmó en una hoja en blanco y se la entregó.

-¡Gra-gracias!- dice mientras tomaba el cuaderno y su sonrojo aumento más cuando accidentalmente roza con su mano la mano de Po- ¡A-adiós!- dice casi en un gritó y se va corriendo hacia sus amigas y se esconde entre ellas. Las chicas que la acompañaban no dejaban de felicitarla por su valentía y se marchan. Reino el silencio por unos minutos hasta que Mono lo rompió.

-¿Qué fue eso?- pregunto curioso a su amigo de cabello blanco.

-La verdad es que no tengo ni la más remota idea- respondió con simpleza- en todo el día no han dejado de llamarme "Guerrero Dragón" cada persona con el que me cruzo y las chicas no dejan de darme esas extrañas cartitas con corazones que huelen a pegamento industrial o me regalan comida- los cinco tenían una enorme gota de sudor en sus cabezas. Era evidente que su amigo era muy inocente en ciertos aspectos. Tigresa era mar de celos y rabia debido a lo que acababa de pasar pero le tranquilizaba el hecho de que él no se daba cuenta de lo que sucedía.

-Amigo- lo llamó Grulla- eres muy popular jejeje.

-¿Tú crees?- dijo Po que no se creía eso- la verdad es que no he hecho nada para destacar- todos se quedaron callados con esto último que dijo.

-Debes de estar jodiendo- dijeron al unisón los cinco.

-¿Qué?- dijo confundido el albino.

-Nos derrotaste a los cinco, bueno a los cuatro, al mismo tiempo, eres el mejor estudiante de la escuela, salvaste a la escuela y a los alumnos de un loco homicida que amenazó con matarnos a todos con explosivos y te convertiste en un héroe- dijeron los cinco, Po los escuchaba atentamente.

-¿Y eso qué tiene?- los cinco se golpean en la frente con la palma de su mano. Po era demasiado incauto como para darse cuenta.

-Nada…- dijeron rendidos ante esa situación.

-Mmm… Oigan- dijo Po- volviendo al tema principal ¿Por qué no forman su propio club?- los cinco se le quedaron mirando algo sorprendidos.

-Eso sería… espera ¿Se puede hacer eso?- dijo Mono algo dudoso.

-En realidad si se puede- aclaró Tigresa- leí en las reglas de la escuela que los alumnos tienen derecho a formar sus propios clubs mientras estos sean de beneficio para la escuela y para los estudiantes pertenecientes a este y deben cumplir con los requisitos básicos- todos se quedaron callados ante la extensa explicación que les daba su amiga de cabello anaranjado.

-¿En serio leíste todo el reglamento de la escuela?- preguntó Mantis.

-Así es.

-Pero son como mil páginas- esta vez fue víbora quien habló.

-No son como mil páginas, son mil cien páginas- aclaró Tigresa.

-… Ok- dijeron al unisón Mono, Mantis, Grulla y Víbora- ¿Qué se necesita para formar uno?

-Primero necesitamos saber de que se tratara el club pero no puede ser repetido y con un mínimo de seis miembros- puntualizó la peli naranja.

-Debe ser divertido…- dijo Mantis.

-Que se pueda hacer ejercicio…- dijo Mono añadiendo otro punto.

-Debe adaptarse a todos nosotros….- dijo Grulla.

-Que sea de beneficio para la mente y el alma…- dijo Víbora

-… Entonces que sea de kung fu- sentencio Po. Los demás lo voltearon a ver algo sorprendidos- el kung fu es de beneficio para el cuerpo, la mente y el alma, es divertido y se puede adaptar para cualquier persona, digo, si quieren.

Mono, Mantis, Grulla y Víbora se quedaron pensando, practicar kung fu… observaron a Tigresa y a Po, recordaron las increíbles habilidades y destrezas que poseían gracias a su entrenamiento de kung fu y ambos eran excelentes estudiantes. El bicho de la curiosidad y de la emoción les picó y, sin darse cuenta, se estaban animando ¡Definitiva mente deseaban aprender kung fu!

-Y… ¿Qué dicen?- preguntó Po.

-¡A darle!- dijo Mantis entusiasmado.

-¿Qué estamos esperando? ¡Empecemos!- dijo Mono que se encontraba emocionado.

-Me parece una excelente idea, estoy dentro- dijo Víbora muy alegre por la idea de que todos estén juntos.

Las miradas se posaron sobre Tigresa esperando a que dijera algo. La peli naranja se encontraba con los brazos cruzados y los ojos cerrados, abrió los ojos y sonrió de lado.

-Si se trata de kung fu ya conocen mi respuesta- todos sonrieron ante la respuesta de su intrépida amiga y luego o sus miradas se posaron en Po.

Po presentía lo que ellos querían, se levantó de su asiento y se alejo. Los cinco no se esperaban eso, pero Po, a una distancia bastante larga, empezó a correr hacia ellos dando piruetas y maniobras en el aire dejando impresionados a sus amigos, luego cayó de pie sobre la mesa.

-¡Es hora de sentir el trueno!- gritó emocionado mientras levantaba su puño en el aire para todos fue un definitivo si por parte de Po. Se levantan de sus asientos y se suben arriba de la mesa junto con Po y alzan sus puños.

-Ahora necesitamos a un maestro que nos asesore- dijo Grulla.

-Separémonos y dentro de una hora nos vemos aquí- dijo Tigresa tomando el mando y dando las indicaciones. Los otros asintieron con la cabeza y gritaron.

-¡Andando!

UNA HORA MÁS TARDE…

Los seis jóvenes se encontraban desparramados en las sillas con un aura depresiva a su alrededor. Pasaron una hora buscando algún maestro que los pudiera asesorar ya que aseguraban no tener el tiempo suficiente o ya tenían un club en los que asesoraban. Soltaron un suspiro de derrota ante aquella situación tan desafortunada.

-Demonios…- masculló Mantis- no encontramos a nadie.

-¿Y a hora qué hacemos?- dijo angustiosamente la chica de cabello verde.

-Pues… aun queda una persona- dijo Po- pero no sé si acepte…

Mientras tanto, en la dirección, Shifu se encontraba ocupado leyendo una revista consejera para padres novatos con problemas con sus hijos. Shifu se había subscrito a esta revista, que Zeng le había mostrado, para poder asegurarse de no volver a cometer el mismo error de ser un mal padre. Al principio le pareció absurda pero fue descubriendo que en algunas partes venían situaciones muy similares a las que le pasaban a él, una cosa llevó a otra y termino absorbido por la revista. Se encontraba leyendo una parte donde se contesta un test para mejorar la relación de padres e hijos

1.- ¿Ha sido muy distante y duro con su hijo(a)?

-Sí.

2.- ¿Él o ella ha mostrado cambios en su imagen?

-Sí.

3.- ¿Usted no tienen ni una pu** idea de qué hacer y por eso acude a nosotros?

-Que explicito… pero si.

Si usted contesto a las tres preguntas con un sí entonces es un muy mal padre.

-No tienes porque recordármelo- pensó él.

Usted necesita pasar más tiempo con su hijo(a), debe darse el tiempo de convivir juntos en alguna actividad de interés mutuo para que ambos puedan tener una mejor comunicación de lo contrario su hijo(a) mostrara actitudes rebeldes y terminara por el mal camino, los primeros indicios, en las mujeres, son gastar montones de dinero y usar faldas muy cortas. Si su hija presenta estas cualidades necesita actuar rápido.

Esto último dejo a Shifu muy preocupado y consternado ya que Tigresa presentaba estas características.

-Tengo que pasar más tiempo con mi hija antes de que sea demasiado tarde, no volveré a cometer el mismo error con ella- se dijo así mismo- ¿Pero qué puedo hacer? No es como si fuera a caerme del cielo una solución así como así.

-Director Shifu- lo llamó Zeng por el teléfono.

-Estoy muy ocupado a hora Zeng- contesto con severidad.

-S-si pero… es que…

-¡Ya te dije que estoy muy ocupado y muy importante!- volvió a decirle.

-Esté bien señor director- le dijo Zeng- le diré a su hija que venga en otro momento- a Shifu se le resbalo el teléfono de las manos y cada vez que trataba de agarrarlo se le volvía a resbalar el aparato tratando de volverlo a coger. Por fin logró tomarlo y le dijo apresuradamente a Zeng.

-¡¿Qué estás haciendo?!- le gritó- ¡Déjala pasar en este instante!

-Pero usted dijo que…- no pudo terminar de hablar ya que Shifu lo interrumpe.

-¡Te dije que la dejaras pasar ahora mismo o te despido!- se escucho a Zeng chillar y luego colgar. Justo en ese momento se abre la puerta y por ella pasa Tigresa y compañía- buenos días hija- le dice cariñosamente.

-Buenos días papá- le devolvió el saludo.

-¿Qué te trae por aquí mi pequeña? - Mono rió a lo bajo con eso pero Víbora le pega un coscorrón para callarlo

-Veníamos a pedirte algo.

-¿Veníamos?- dijo dudoso.

-Así es- dijo Po apareciendo por la puerta- queríamos preguntarle si podría ser nuestro asesor para nuestro club- Shifu escuchaba atentamente al muchacho de cabello blanco.

-¿Van a ser su propio club?

-Sí- contesto Po.

-¿Y de qué será?- pregunto curioso

-De kung fu- respondieron al unisón.

A Shifu se le iluminó el rostro. Esta era la oportunidad de pasar tiempo con su hija y realizar una actividad de interés mutuo, simplemente era perfecto.

-Acepto- dijo sin basilar.

-¡Les dije que era una pérdida de tiempo!- reprochó Mono.

-No perdíamos nada con intentar- dijo Mantis.

-Bueno chicos, mejor nos… esperen un momento ¿Qué fue lo que dijo señor director?- preguntó Víbora para asegurarse de no haber oído mal.

-Que acepto ser el asesor de su club- repitió- y creo que conozco el sitio perfecto para su club- Shifu se puso de pie y se encamino hasta la entrada- síganme.

Shifu salió por la puerta. Los seis jóvenes se miraron entre si y luego siguieron al director. Caminaron por un buen rato hasta salir del edificio, después se dirigieron Templo de Jade y subieron las endemoniadas y largas escaleras llegaron a la cima. Los seis se preguntaban por qué se encontraban justamente ahí. Shifu se encamino a la parte de atrás seguido por los jóvenes. Al llegar a la parte de tras pudieron apreciar un árbol de durazno, el cual no tenía ninguna hoja en el.

-Es aquí- dijo mientras se metía a un antiguo dojo, los demás lo siguen.

Al entrar lo seis se impresionaron con lo que sus ojos apreciaban, dentro del dojo había una especie de circuito de entrenamiento. Shifu los llevo a los vestidores para que se pusieran más cómodos, por suerte había ropa deportiva de la escuela que consistía en una camiseta blanca y un pantaloncillo verde.

-Este Salón de Formación fue hecho para entrenar el antiguo arte del kung fu- explicó él- están los Guerreros de madera, la Tortuga de Jade, el Camino de la Boleadoras, Los Anillos Colgantes y el Campo de la Muerte Ardiente, todas sirven para mejorar las habilidades de un guerrero de Kung fu.

-Se ve fácil- dijo Mantis con confianza.

-Me alegro que tengas confianza en tus habilidades- dijo Shifu- nos mostrarías de lo que estas hecho en los Guerreros de Madera.

NOTA: son solo de pura madera, no tienen púas de metal por obvias razones.

-Sera pan comido- dijo Mantis.

El peli platino se quito la camiseta para estar más cómodo y se posiciono justo enfrente de los Guerreros de Madera. Se puso en pose de king boxing y se metió de golpe dentro del circuito pero tan rápido entro recibió una innumerable cantidad de golpes y terminó volviendo al inicio y cayó al suelo.

-Eso dejara marca- le susurro Grulla a Mono.

-Bueno, si así te comes el pan pues está bien, quien soy yo para juzgar- dijo Shifu humorísticamente. Los demás rieron con su broma- ¿Quién sigue?- Mono puso un pie adelante.

-Yo sigo- dijo el castaño.

Él pobre no supo cómo pero salió volando del circuito de entrenamiento, los demás pusieron muecas de dolor. Los siguientes fueron Grulla y Víbora que terminaron tan mal como los primeros dos pero se llevaron varios golpes un poco más leves. Shifu los miraba con desaprobación.

-Tigresa- la llamo el pequeño director- puedes demostrarles como se debe de hacer.

Tigresa asintió con la cabeza y dio un salto dentro del circuito y, a diferencia de los demás, no recibió ningún golpe, al contrario, ella repartía golpes certeros y potentes a los guerreros de madera y se cubria cada golpe cada golpe que estaba a punto de recibir. Se abrió camino hasta el final y salió sin ningún rasguño pero algo cansada. Los cuatro la miraban muy sorprendidos por la gran demostración que les dio su amiga

-Bien hecho hija- la felicitó- como se abran dado cuenta el mecanismo tiene una reacción en cadena ante algún impacto e irán aumentando gradualmente entre más los golpeen, en pocas palabras, entre más golpeen más rápido será.

Los cuatro que fracasaron se quedaron callados, que clase de loca maquina era esa y lo más importante era que Tigresa había conseguido pasarlo. En serio el kung fu era impresionante.

-Por lo que pude ver ustedes practican distintos estilos de artes marciales y eso es bueno ya que note que tienen fortalezas y las bases necesarias para desarrollar el kung fu- se acerco a Mantis y se puso delante de él- eres muy rápido y tus golpes son precisos… tu aprenderás el estilo de la mantis religiosa, ese estilo te ayudara a sacar provecho a tu velocidad y fortalecerá tus articulaciones, es el estilo perfecto para ti- se dirigió hacia Víbora- tú tienes una gran agilidad pero tus ataques son débiles en comparación de los demás, por eso tu aprenderás el estilo de la serpiente para aprovechar esa velocidad y atacar a los puntos vitales tus contrincantes- miro a Mono y le dijo- tanto tu fuerza, velocidad y agilidad están parejas, eres el que está más equilibrado con respecto a esos tres puntos pero es difícil incrementar esas habilidades al mismo tiempo, por eso te enseñare el estilo del mono, el cual te ayudara, de manera pareja, incrementar esas habilidades que tienes- Mono sonríe satisfecho con lo que escuchó- además eres bajito y es perfecto para ti- a Mono se le hinchó una vena de la frente con este último comentario. Shifu se acercó a Grulla y le dijo- poses un gran equilibrio y unas piernas largas y muy fuertes pero tus brazos, en comparación de tus piernas, son muy débiles, por eso aprenderás el estilo de la grulla, con ella sacaras ventaja del poder de tus piernas, además de fortalecerlas, y le darás más uso a tus brazos usándolas para bloquear, desviar y realizarle palancas de torción a tus oponente- miro a Tigresa y a Po- ustedes dos ya tienen su propio estilo de pelea pero eso no quiere decir que no se esforzaran en el entrenamiento y lo mismo va para todos.

-Si- dijeron al unisón mientras hacían una reverencia de respeto.

-Bien y ahora es hora de nombrar este club- dijo el director- ¿Cómo planean nombrarlo?- todos guardaron silencio y pensaron en distintos posibles nombres. Tigresa miro a sus amigos y luego a Po y un nombre surco por su mente.

-Los Cinco Furiosos y El Guerrero Dragón- dijo para sí misma en voz baja pero no se espero que los demás la escucharan.

-¡Excelente nombre Tigresa!- dijo Víbora.

-¡Nos queda como anillo al dedo!- agregó Mantis.

-Estoy de acuerdo- dijo Grulla.

-¡Sí!- gritó feliz Mono.

-No esperaba menos de mi hija- dijo Shifu orgulloso.

-No…es que…- una mano se posó sobre su hombro, volteo a ver al dueño de dicha mano y se encontró a Po, se sonrojo al tenerlo tan cerca y sudaba por los nervios que sentía.

-Ese nombre es bárbaro Tigresa- dijo con una sonrisa.

-Gracias- dijo ella devolviendo la sonrisa.

-Es oficial ahora, el club se llamara "Los Cinco Furiosos y El Guerrero Dragón" y de ahora en adelante seré su maestro.

-Si… maestro- dijeron todos mientras juntaban palma con puño e inclinaban la cabeza.

Desde ese día muchas cosas pasaron, momentos divertidos pasan por mi cabeza cada vez que recuerdo esos días , esos días que pasaba junto con mis amigos divirtiéndome, atesoro esos días en el fondo de mi corazón y estoy segura que jamás olvidare a Los Cinco Furiosos y Al Guerrero Dragón…

Espero que este capítulo les haya gustado y espero con ansias sus comentarios ejejejej y espero que le den una oportunidad a mis demás proyectos, se despide con un saludo y un beso (para las mujeres) fanatico z.

Edu10: si… un milagro amigo, espero qe disfrutes de este cap.

ErickLsk: descuida, no volverá a pasar ejejejej JAMAS DEJARE FANFICTION! Y TERMINARE ESTA HISTORIA.

Maestra Vibora: gracias por recibirme ejejejejejeej me agrada que te haya gustado el otro cap. Y espero qe este sea de tu agrado XD y habrá muchas mas cosas ejejeje interesantes.

Eddywaar: jamás me ire, de aquí soy y aquí me qedo hasta la muerte ejejeejejej y no sería lo mismo si los pusiera como pareja desde el principio jeejejejeje las cosas se deben dar en su lugar y en su momento ejejejej y veremos qe pasa jajajajaaj

flowerforever355: em… este.. veras.. jejeje… las saladitas son horneadas XD

Askard: me honra que pienses que soy uno de los mejores escritores ejejejejeejejeje espero tu comentario ejejejeje disfruta de la vida!

Zhihui de xinzang: si, a mi también me alegra a verme quitado esa venda de los ojos y, como ya sabras, doy siempre lo mejor de mi ejejejeje y como resultado son grandes capítulos ejejejej espero qe hayas disfrutado de este cap.

Venture into the imagination: me hace sentir honrado ser uan de tus inspiraciones y la verdad es un placer leer nuevas historias ejejejej espero que estes bien y que comas frutas y verduras.

Leonard kenway: estoy contento de que pienses eso de mi jejejeej y sip así soy y así me moriré, AMO KUNG FU PANDA

geraldCullenBlack: jejejeeje muchos esperaban mi regreso y esoty contento e volver y de escribir jeejejej espero qe te haya agradado este cap.

vlad-el-empalador: jeejejej gracias por comentar, me alegra que piense eso de mi y te aseguro que cosas demasiado barbarás ocurrirán en esta secuela ejejejeejej y qe la guerra comience ajajajaj muchas gracias.

valenagra: te agradezco tu genial comentario, estos comentarios son los que me animan a seguir y espero qe este cap sea de tu agrado ejejeje nos leemos luego

: todo a su tiempo amigo jeejejejejejej todo a su tiempo y espero que hayas disfrutado de este cap.

Eme48: … que salvaje… jajajaajajaj esta bien pero si me sangran no podre escribir en un tiempo ms prolongado y comparto tu sentir de amar las secuelas jeejejejej disfruta el capitulo.

shanya and ty-rex: no se ni de por donde comenzar… ya se, primero te agradecer tu laaaargo comentario jjejeejej siempre me ah gustado eso de ti jejeejej y muchas gracia spor todo el apoyo y tranquila ejejejej seguire escribiendo tanto me sea posible pero te aseguro algo… qe esta historia se termina porque se termina jejejeje y jajaaj la verdad o creo que hayas ido la única persona que pensó en la palabra zorra cuando apareció Song ajajaaj y si me la rife XD, y dile como quieras al mitote pero a las mujeres les gusta, sin excepciones jejejeje pero te recuerdo que esta el mitote informativo y el mitote chismoso ajajajaajaj, espero con ansias tu sig cap jejeejej y también espero qe disfrutes de estte cap

P.D.: tu abrazo atómico me puso verde y gritón XD y te mndo un abrazo y un beso desde donde quieras que estés jeejejej

Lala: si, ami también me gustan y mas cuando el chico no se da cuenta de nada jajajajaajajaj espero qe disfrutres de este capitulo.

Anika Hung Ga Kung Fu: no podia dejar las cosas así, no permitiré que el mundo me quite lo que mas me gusta y si no les gusta pues los mandare a… con Dios… me alegra ver un review tuyo, los hechaba de menos. Espero que este capitulo sea de tu agrado y sin duda, como siempre, eres la que más escribe en los comentarios uan que sea poco frecuente jeejej lamento las faltas de ortografía espero poder mejorar en ese aspecto u.u… me alegra que seamos amigos y espero ver pronto algún capitulo tuyo XD cuídate, te quiere tu mejor amigo fanatico z.

Kriton6: muchas gracias, tu apoyo y comentario siempre son bienvenido amigo y también espero con ansias tu sig. Cap. Jejeje no me dejarías colgado… verdad? jejeejej

Jackesita Frost: kjejeejejejej no comas ancias y disfruta del cap. Ejejejej espero pronto subir el otro.

anita23: jejeje si, no fuiste la única en quedarse con las ganas de ver que mas pasaba ejejejejej y no explique muy bien lo que es eso de nacimiento invalido, lo que debi de agregar es que hay casos en los que los bebes no se desarrollan muy bien dentro del vientre y adquieren alguna deformidad o nacen con alguna discapacidad, a eso me refería, espero qe me haysa entendido porque yo a ti te entendí tan claro como el agua jejejeje

Tiffany: pues no se diga mas y tome el segundo capitulo jajajaajajaj espero que te haya gustado

Llink: jejejej esa parte hasta a mi me dio risa jajajajaaj y te agradezco tu apoyo y tu comprensión y te prometo que jamás lo dejare y será hasta el dia en que me muera.

NAZH045: OK… tranquilo amigo jejeje… tranquilo… solo deja que lo suba y ¡SACO UNA MALDITA ESCOPETA Y TE DISPARO CON ELLA! BANG* BANG*… creo qe ya se fue… pero volverá (miro fijamente el horizonte) siempre vuelve…

anita23: tendras que esperas un poco pero descuida, tarde o temprano la veras ejejejejeje.

Chulita99: jejejejej la guerra a ver quien gana comenzara y ambos lados lanzaran todo lo que tengan para ganar esa batalla jejejeje y también amo kung fu panda.

finnceline 2013: o_ou pobre niñita…. Jejejej me alegra a verte alegrado el dia jejejej y espero que hayas disfrutado de este cap. Tanto como el anterior jejjeejej y no le hagas mucho daño a tu primita XD.

sue29NNID: jejeej vaya, definitivamente te gusto mi historia jeejej y no hay problema que no hayas dejado review lo que a mi me importa es satisfacer al lector jejejejej y pobre hermanito y enserio? Un examen? Ejejej pero si valio la pena no hay problema, espero que disfrutes este cap y que te vaya bien.

P.D. tu también puedes escribir y gracias por tu apoyo

:pues no ansies mas que aquí esta el sig cap. Jejejej y la cosa apenas empieza.

ShadingWolf49: jejeje me alegra que pienses así jeejje me gusta tu comentario y en algo tienes razón… los hombres no se la van a acabar jejej espero que hayas disfrutado de este cap

: pues te seré sincero no soy de los suben cada tanto tiempo pero te mandare un mensaje para avisarte cuando lo subo y bienvenida a fanfiction y espero que hayas disfrutado este cap.