Epilogo

Años después

Estaba sentado en el despacho de la casa, viendo hacia la chimenea, el fuego consumía la madera despacio. Era más de media noche y otra vez tenía insomnio, o quizá era una costumbre levantarse a media madrugada para andar por su casa, se encogió de hombros y siguió mirando la chimenea sonrió, al ver un montón de retratos, tomo uno en sus manos, en la foto estaba una niña dando su primeros pasitos, mientras un estupefacto Sirius trataba de agarrarla. Severus soltó una pequeña risita, recordaba ese día a la perfección

(Flash back)

Sirius estaba jugando con su hija en el piso, un total desastre a los ojos de su marido. El animago estaba tratando de que su nena le perdiera el miedo a sostenerse y así pudiera dar sus primeros pasos, Eleein de tan solo un año, ya se paraba sola, pero no era capaz de mover sus piecitos sin sostenerse de algo, por lo que Sirius trataba de ayudarla

-vamos nena, tu puedes, ven con papa

-Padfoot, Eleein va caminar cuando quiera_dijo Severus sentándose al lado de la niña_verdad cielo

La pequeña sonrió y aplaudió al ver a su "pa" que le hacía mimos en su cabello, Sirius la levanto y la puso en pie, pero la niña volvió a sentarse y frunció el ceño fulminado a su padre con la mirada, Severus se echó a reír

-creo que no le gusta, que la molesten_dijo divertido Severus

-pero es que si ya se para sola, que le cuesta dar unos pasitos_Sirius puso cara de tonto y comenzó hablarle en tono meloso_anda nena, hazlo por tu papa que te quiere mucho

-Sirius déjala en paz

-princesita hermosa, la cosa más bella de Padfoot, ¿no quieres dar unos pasitos para mí?

La niña volteo la cara y Severus la beso en la frente sin ocultar su diversión, Padfoot puso cara de enojado, la niña comenzó a jugar con sus pies ignorando a su padre

-no tienes que enojarte Sirius, nuestra nena caminara cuando encuentre algo realmente interesante

-¿algo como que?_pregunto sirius curioso

-no lo sé, algo que le llame mucho la atención, solo ten paciencia

Severus le dio un beso y desapareció hacia la cocina, Sirius suspiro y siguió jugando con la bebe, pues ya no había nada que hacer, su hija iba a caminar cuando quisiera. De pronto Lyssander llego junto con Harry y Draco, con sus escobas en la mano y armando un pequeño alboroto, Sirius les saludo y entonces paso algo que nadie esperaba, la niña miro la escoba de Harry, se puso de pie y comenzó a caminar hasta el pelinegro, Sirius se puso de pie e hizo un gran alboroto

-¡Severus! ¡Severus! ¡Corre! ¡Eleein!

Snape al escuchar los gritos de su esposo, salió de la cocina con su varita en mano para encontrar a su hija dando unos pasitos apresurados alrededor de Harry y su escoba, Severus miro a su esposo queriendo estrangularlo por el susto que le había pegado

-¡chucho! ¡Imbécil! Casi me matas del susto

-trae la cámara, rápido, la cámara

-no tienes remedio_Severus suspiro y tomo la foto

-bueno parece que le gustas Harry_dijo Draco divertido

-más bien le gusta mi escoba_dijo el oji-verde sonrojado

-supongo que voy a tener a otra fanática del quidditch

-supongo que si, aunque si quieres podemos hacer un par mas

-eh… Tengo que ir a la cocina

Snape escapo en bola de humo y sirius se fue tras él, los chicos les miraron y se encogieron de hombros. Lyssander tomo a su hermanita en brazos y esta sonrió

-supongo que vamos a tener más hermanos Ely_dijo acariciándole la pequeña nariz a la nena_¿que te parece la idea?

La niña balbuceo y todos estallaron en carcajadas

***Fin flash back**

Dejo la foto en la repisa, mientras removía su cabeza, la dejo a un lado y tomo otra, donde estaban cinco niños sonriendo, un pelirrojo, tres azabaches y un rubio. El primer año de Lyssander a Hogwarts, Harry estaba ansioso por ir, pero tuvo que esperar al siguiente, al igual que Draco, ya que Christopher, el hijo de Lily y Bella solo tenía 5 años como su hija Eleein. Sonrió al rememorar como su hijo corría por la estación

**Flash**

Cuatro niños corrían por la estación a toda velocidad, uno de ellos arrastraba un carrito ansioso por llegar a la plataforma 9 ¾. Lyssander estaba eufórico, con todas las historias que le habían contado sus padres, ya quería estar en Hogwarts y cuando recibió la carta se puso como loco, ahora corría junto con sus primos por el andén. Llegaron a la plataforma nueve y se detuvieron, vieron el boleto de Lyssander y volvieron a observar las plataformas

-¿esto debe ser un chiste verdad?_pregunto Lyssander confundido_no hay ninguna que diga 9 ¾

-si, que raro_dijo Draco rascándose la cabeza

-¿crees que el tío Sev y Padfoot nos hayan mentido?

-claro que no, además ellos me compraron todo y mi carta no es una mentira

-pues entonces hay que esperarlos, vienen allá atrás

Severus caminaba al lado de sirius, tomado de la mano, ese día había tenido una pequeña discusión con el chucho, pues el muy imbécil se lo follo mientras se estaba bañando y ahora caminaba medio extraño, estaba dolorido y aparte se sentía raro. Sintió los labios de Sirius sobre los suyos, un cosquilleo en la piel. Definitivamente no podía enojarse con su amorcito. Siguió caminado hasta que vio a los cuatro chicos parados como tontos mirando hacia todos lados

-¿no les dijiste como entrar, Sev?

-pensé que tu lo habías hecho

-no, se me olvido

-deben estar preguntándose donde esta la plataforma

-será mejor que nos apresuremos

Sirius cargo a Eleein y apuro el paso, llego donde los cuatro muchachos y Severus sonrió, le explico como entrar y los cuatro se quedaron con la mandíbula en el piso, al ver el ferrocarril rojo

-¡esto es genial papa!_chillo Lyssander

-es increíble, ya quiero entrar a Hogwarts_Christopher suspiro_pero todavía me faltan cinco años

-no te preocupes Chris, nuestra carta llegara solo tenemos que esperar

-si, pero falta mucho

-¡nosotros entraremos el año siguiente!_dijo Draco con una sonrisa marca Malfoy_chocalas Harry

- mi hermano estará en Hogwarts dentro de un par de horas_Eleein les saco la lengua y tiro del brazo de Christopher

Sirius sonrió su hija iba a tener el temperamento de su madre (oh Merlín sálvese quien pueda, esta niña será Slytherin)

*****fin flash*****

Ese año fue el más loco de todos, su hijo se había convertido en un revoltoso junto con los gemelos Weasley, recordó las cartas donde decía que le iban a enviar un retrete, o que si quería agua del lago "menudo dolor de cabeza que eras en Hogwarts Lyss" esbozo otra sonrisa, coloco el retrato en donde esta y paso su vista por los demás hasta que se posó en una muy especial, no era precisamente una foto, más bien era un pedazo de pergamino con unos pequeños cuerpecitos en pleno desarrollo; era un ultrasonido, ese día estaba furioso, totalmente furioso con Sirius por dejarlo en estado, Eleein había cumplido seis y el muy imbécil decidió agrandar la familia ¡otra vez!

*********flash back*******

Era una hermosa mañana, menos para Severus que tenía cuatro meses de embarazo y estaba frustrado, pues Sirius lo había hecho ¡de nuevo! Caminaba con desesperación en la sala de la casa esperando que su marido apareciera para llevarlo a su chequeo con el medigamo, ahora Sabrían el sexo del bebe y porque su vientre estaba tan grande.

Ese día había vomitado cinco veces, no podía acercarse a un caldero y que decir de pasar por la tienda, le molestaba todo, estaba frustrado y la noche anterior dejo a Sirius fuera de la cama "bien merecido se lo tiene" se sentó en un sofá y acaricio la curva en su vientre.

Unos pasos llenaron la habitación, Sirius venía muy contento con su traje de auror, un globo de "soy el papa más lindo del mundo" y una paleta con forma de corazón. Entro en la habitación y lo vio allí con un pantalón negro, y un coup de color verde demasiado grande para él, pero aun así se veía hermoso. Se acercó despacio, Severus lo fulminó con la mirada y Sirius sonrió aúnmás

-llegas tarde Padfoot

- me detuve para comprarte algo dulce, cielito_la ultima frase la dijo con demasiada melosidad

-si piensas que con eso todo está arreglado, estas muy equivocado

-bueno, ¿Qué tal un par de besos?

Severus giro la cara, Sirius comenzó a hacerle cosquillas en el cuello y le dio la paleta junto con el globo, el pocionista miro la paleta "tu ojos negros son mi pintura favorita" la boca de Black dejaba besos por su cuello, sus manos bajaron el zipper del coup y acariciaron la pancita, tamborileo los dedos, jugo con su ombligo mientras Snape mordía la paleta

-me perdonas cariñin_dejo un beso en su mejilla_perdoname amorcito

Sirius siguió besándolo en la cara mientras se ponía más meloso, Severus soltó una risita cuando sintió unos dedos juguetones que le hacían cosquillas. Definitivamente no podía enojarse con su marido

-ya, está bien Padfoot te perdono_dijo entre risas Severus_pero júrame que es la ultima

-te lo juro

Sirius lo tomo de la cintura con suavidad, acaricio sus labios despaciodejándose llevar. Severus sonrió el beso y se incorporó algo acalorado y mareado, jalo al animago hacia una chimenea, pues si seguían así tal vez nunca iban a llegar a san mungo. Unos minutos después estaban sentados frente a un sonriente sanador que por alguna razón tanta felicidad molestaba al pocionista

-¿Cómo se ha sentido últimamente señor Black?

-aparte de sentirme como enfermo, cansado y hastiado. Muy bien_dijo Snape en tono agrio

-eso es normal, bueno vamos hacer un chequeo de rutina y tal vez podamos ver parte del desarrollo

el sanador le indico a Severus que pasara hacia un cubículo y se pusiera una bata, luego unos segundos se recostó en una camilla, el medigamo entro paso su varita haciendo los hechizos correspondientes, luego de dar el visto bueno le hizo una señas a Sirius para que se acercara , agito su varita y entonces unos latidos como el repiqueteo de un tambor llenaron la estancia. Severus abrió los ojos, Padfoot solo veía a su marido con ilusión

-ya sabía yo que esto podía ocurrir_dijo el sanador algo pensativo, helándole la sangre al pocionista

-¿pasa algo malo doctor?

-¡oh! No nada de eso_dijo sonriendo y agito su varita_mejor véanlo ustedes

Una luz dorada apareció encima de sus cabezas mostrando unos pequeños cuerpecitos en formación, uno tenia el dedo en la boca mientras que el otro agitaba sus manitas. Eran dos cosas pequeñas y hermosas

-¡son dos Sev, dos!_salto sirius emocionado

-si, dos varones

Severus estaba con la boca abierta y algo conmocionado, iba a tener dos nenes, dos, una extraña calidez invadió su cuerpo, sintió los labios de su marido tentando los suyos, cerró los ojos y lo abrazo, ahora tendría doble preocupación, doble trabajo doble felicidad , doble dolor de cabeza y definitivamente doble problema

Cuando los demás se enteraron armaron un alboroto increíble, Lily se auto proclamo madrina y Bellatrix daba saltitos junto a su hermana. Sirius estaba más sobre protector que nunca y mas cariñoso y mimoso, aunque algunas veces le sacaba de quicio le encantaban los dulces besos del tonto de su marido

******* Fin flash back****

Sonrió a carcajadas,al recordar como sus pequeños diblillos Antares Sirius y Actarus Severus, curiosamente los dos habían heredado ese don de su padre por hacer bromas y meterse en líos, solo tenían nueve e iban a la escuela primaria, pero hacían tantas bromas que cada vez que veía esos ojos grises traviesos y el cabello cayendo en su frente, tapándole los ojos con elegancia le recordaban tanto a Sirius cuando trato de enamorarlo estúpidamente. Giro y vio otra foto, eran dos muchachos en sus escobas, Harry trataba de atrapar la Snitch mientras que Lyssander pasaba zumbado a toda velocidad y la tomaba en sus manos, las tribunas de Slytherin aplaudían, Lyssander se sentía como el rey del mundo, pero lo que hizo reír a Severus fue la extraña propuesta de su hijo

**** Flash back****

Todos estaban congregados en el campo de quidditch, era el partido de Gryffindor contra Slytherin, las tribunas vitoreaban a sus equipos, Lyssander tenía la vista fija en Harry, iba aganar, tenía que ganar esa apuesta, aunque Harry lo negara élsabía que Ron y Draco se gustaban y eso lo iban a comprobar después del juego, oh sí. Bajo unos metros para ver mejor al guardián de Gryffindor, Ron estaba atento a las quaffle, pero de vez en cuando le dirigía miradas a Malfoy que se ponía muy rojo, de pronto un destello dorado se hizo dejo ver por las tribunas de Hufflepuf, Harry bajo a toda velocidad, Lyssander cruzo el campo como un rayo, peleo un rato con su amigo y luego la agarro. Todos estallaron en gritos, Sirius le hacía señas desde la tribuna de los profesores, mientras Severus lo miraba divertido

Lyssander descendió y fue hacia donde estaba Harry, le guiño un ojo, mientras le deseaba buena suerte, el oji-verde fue hacia donde estaba Ron y de repente lo beso, todos se quedaron en shock y entonces vino un rubio como una tromba, fulminándolos con la mirada, los separo

-¡Ron! ¡Harry!_grito Malfoy exasperado_¿pero qué mierda creen que hacen?

-¡oh! ¿Draco, es que no lo sabias?_dijo Ron con tono meloso enfureciendo a los slytheris_Harry y yo somos novios

Harry beso a Ron de nuevo, Lyssander se puso furioso y los separo con brusquedad, tirando a Ron al piso, Harry se llevó una mano a la boca y Draco le gritaba que no matara a su ángel pelirrojo

-¿Qué dijiste?_grito Lyssander exasperado_Harry no es tu novio, el beso fue solo una apuesta que hicimos

-¡Lyss, déjalo! Bájate de encima de mi pelirrojo

-tu pelirrojo estaba tratando de ligarse a mi… enano

Entre los gritos y el jaleo Harry comenzó a reír, le dio una palmada a Ron y lo ayudo a levantarse. Lyssander y Draco estaban un poco desconcertados hasta que el pelirrojo se acercó a Malfoy y lo beso, Harry miro a su amigo y le guiño un ojo, mientras tomaba de la mano a Lyssander

-¿puedes explicarme que fue eso?_pregunto Lyssander desconcertado

-mi venganza por hacerme besar a Ron y la comprobación de que te gusto

-me debes una cita Potter

-con gusto Black

-mira allí vienen nuestros padres

-vamos

En las tribunas Malfoy caminaba junto a un pelirrojo emocionado, sabía que esas miradas, las salidas al haya en la tarde y la veces que se lo encontraba en la biblioteca no eran coincidencia, Draco le gustaba desde que tuvieron un pequeño incidente en cuarto, pero ambos eran un poco tímidos, fue gracias a Harry que tuvo la loca idea de la apuesta. Ron pasó la mano por los sedosos mechones rubios, las mejillas de Draco se encendieron y se mordió el labio

-¿de verdad te enojaste tanto cuando viste a Harry besándome?

-¡claro que si!_grito el rubio_no sabes lo molesto que fue ver que estaba tocando, quería matarlo

-no es para tanto dragón

-Weasley, cállate y bésame

Ron sonrió como idiota, lo tomo de la cintura y pego sus labios a los suaves de Draco, sintiendo las mariposas bailar por su cuerpo, su cara encendida, la brisa fría helándole la espalda y el calor de la cavidad de Draco embriagándolo con el más dulce bálsamo que abría probado. Sentía que había esperado tanto para eso y que aun así, la espera había valido la pena porque aquel beso tan dulce seria el comienzo de una vida llena de pasión, peleas y muchas historias que contarían a sus hijos y nietos, que se revolvía en su cabeza. Se separaron despacio y Ron susurro un Te amo que dejo aturdido al Slytherin

****Fin flash back****

Severus removió su cabeza divertido, todavía recordaba cuando Draco les había presentado a su novio, a Lucius casi le da un ataque, Bella estaba ahí para atizarle un buen coscorrón y claro Severus siempre le ayudaba en todo lo que necesitaba. Sonrió al sentir unas manos que se colaron en su cintura, una boca llenándole de besos y unos brazos que lo abrazaban con demasiada fuerza

-¿todavía sigues con esa costumbre de divagar por la casa a media noche?_pregunto el meloso de su esposo

-no tengo sueño

-mmm… yo tampoco

Sirius lo giro de golpe y lo beso con fiereza, lo tomo del cabello, ahora un poco más largo, se lo alborotó mientras sus manos recorrían el cuerpo de Severus como si fuera un camino que nunca se cansaría de recorrer, Severus rompió el beso y miro las orbes relucientes como el mercurio, le acaricio los labios y se recostó en su pecho

-siempre estas caliente_dijo despacio mientras el animago acariciaba sus nalgas, aunque luego de tanto tiempo llego a pensar que ya eran propiedad de Sirius

-tú me pones caliente, siempre lo has hecho, por eso te molestaba en Hogwarts

-sigo pensando que tus tácticas de seducción son las más estúpidas y erróneas

-sí, yo creo que son efectivas

-eres un idiota, pero eres mi idiota y te amo

Sirius lo lleno de besos, sus manos se colaron por debajo de su camisa, Severus gimió al sentir semejante toque, sus lenguas jugaban entre ellas. Sirius lo subió encima del escritorio, comenzó a desabrocharle la camisa, de pronto escucharon un ruido en la sala y se separaron

-escuchaste eso_Sirius le mordió los labios y negó con la cabeza

Una mano acaricio su entrepierna y Severus perdió la lucidez por unos segundos, siguió besando a su marido cuando un estruendo en la sala hizo que se separara de golpe y sacara su varita, Sirius maldijo por lo bajo y supo que estaría frito, pues le había dado permiso a Lysssander de irse de fiesta con Harry, Draco y Ron, en su nuevo Mustang cobra, que le habían regalado de cumpleaños

-hey, no tan rápido deja que baya yo_dijo Sirius sacando su varita algo frustrado_ puede ser alguien muy poderoso para romper los encantamientos protectores

-eso o…. "lyssander hizo de las suyas"

Severus se encamino con varita en mano hacia la sala solo para encontrarse a un Lyssander sosteniendo a Harry muy tomado y Ron llevaba a Draco en brazos. Severus estaba a punto de lanzarle una maldición a su hijo, ya se imaginaba a james aporreando a su puerta como loco, Lucius gritándole y tratando de matar a Weasley. Los jóvenes miraron la cara del mayor, Sirius trago en seco, esa noche no habría sexo

-ehh… papa… no es lo que piensas

-¿ah no? entonces déjame deducir que esta pasando_la voz de Severus denotaba sarcasmo_Draco se bebió una poción del sueño y Harry también, entonces ustedes perdieron toda una noche para buscar el antídoto ¿cierto?

A cualquiera le hubiera parecido gracioso, pero esas bromas y el tono sarcástico en su voz era una nota de advertencia para Lyssander, Ron casi se mea en los pantalones, pues Severus era muy intimidante

-eh…. La verdad eso no fue lo que paso… este

-¡ya sé que eso no fue lo que paso!_exploto snape

-eh… cielo cálmate

-tú y yo vamos a hablar seriamente Sirius Orion Black!

Todos permanecieron en silencio, la mirada de Severus se posó en su hijo: ya sabía lo que venía, su Babbo quería respuestas

-pues, resulta que fuimos a un bar Muggle con unos amigos de Harry, Draco y él nos retaron a jugar el "yo nunca" y por cada cosa que ellos hicieron tenían que beber, luego pasamos a lo dados y asi….

¿Así que?

-así, que Harry se durmió luego de la sexta copa y Draco cayo rendido en la octava, Ron no podía llevarlo a su casa de esa manera a menos que quisieras que el tío Luc nos mate a ambos, aparte no podríamos ir a casa de Ron porque su madre lo castigaría de por vida y tío James no es una opción

-estas castigado, no me importa que hayas cumplido 18, eres mayor, pero mientras sigas viviendo bajo mi techo tienes que cumplir las reglas

-está bien papa

-ahora, dame la llaves del auto, envíale una carta a Lucius y a James diciéndole que sus hijos están bien y Ronald regresa a tu casa

Severus tomo las llaves del auto de Lyssander, giro sobre sus talones y desapareció escaleras arriba, para buscar una poción revitalizante dejando a los jóvenes y a su marido en la sala

-entonces ¿te divertiste?_pregunto Sirius con cara de emoción

-uff, a lo grande papa

-bien, espero que hayas usado protección porque no quiero a James gritando frente a mi casa, tratando de matar a tu papa, sería complicado

-¡papa! No estaba haciendo "eso"

-¿ah no? ¿Entonces qué fue lo que hiciste?

-pues bebimos, bailamos y gane una carrera

Severus venia bajando las escaleras cuando escucho la última parte grito histérico, su hijo se estaba convirtiendo en un vándalo como su padre ¡oh! ¡Merlin!

-¡se puede saber desde cuándo participas en carreras callejeras!

-eh… papa, no so carreras callejeras, son de drifting

-son carreras totalmente legales cariño_dijo Sirius como si estuviera hablando del clima

-si, además es un buen deporte y es mi pasatiempos

-¡Que! ¡Cuando paso esto!

-desde que aprendí a conducir

La vena de la cien de Severus se alteró, Sirius levanto las manos en defensa, Lyssander se sintió mal consigo mismo pues eso era un pequeño secreto que tenía con su padre, Severus respiro y se llevó una mano a la cabeza mientras se tranquilizaba, no dijo nada y fue hacia donde estaba Harry, le dio la poción , luego de unos minutos el chico empezó a despertar, hizo lo mismo con Draco y luego de una regañina los mando a la habitación dormir

En la habitación principal Severus estaba muy molesto con su marido que permanecía a su lado sin decir una sola palabra, cosa que no le gusto para nada a Sirius, él sabía que tarde o temprano tenían que revelar el pasa tiempos de su hijo mayor en las vacaciones pero preferiría que fuera tarde

-¿estas molesto?

-no

-mentiroso, si lo estas

-¿Qué esperabas? ¿Una celebración?

-no es para tanto y entiendo que se le paso la mano con lo de la borrachera de Harry, pero después de todo es un joven de 18, debe hacer cosas locas

-si, y en una de esas cosas lo puede ¡matar!

-nuestro hijo es muy inteligente, educado y prudente_Sirius lo acercó a el_esta bien que cometa estupideces de vez en cuando

Severus no dijo nada, aún seguía indignado con el comportamiento de su hijo y por la ligereza con que tomaba su esposo las cosas, de pronto sintió como el animago se escabullía entre las sabanas, le acariciaba las piernas, una boca dejaba besos por vientre, de pronto desabrocharon su pantalón, soltó un gemido cuando la lengua de su marido se envolvió su miembro, el chucho sabia como complacerlo, de pronto el enojo que sentía se convirtió en necesidad por mas

Esa noche hicieron el amor como tantas veces lo hacían, besos fieros desenfrenados, el fuego en sus venas y la pasión loca y desenfrenada que solo ellos dos albergaban fundiéndose en un deseo infinito por siempre

A la mañana siguiente en la cocina de los Black, estaban dos mini copias de ocho años devorando tostadas con mermelada, un vaso de jugo de calabaza a su izquierda, en el centro de la mesa había Hotcakes, fruta picada, salchichas y cereal. Severus entro a la cocina y miro el desayuno, le dio un beso a su hijos que se le lanzaron encima, miro a Sirius detrás de la isla de mármol con una taza de café en manos y su sonrisa muy sexy. Le dio un beso rápido, Anatares puso cara de asco mientras que las risitas de Actarus llenaron el lugar, tomo siento y comenzó a tomar su café

De pronto bajo una pelinegra de ojos negros, con una escoba en manos y un perro gris siguiéndole los pasos, choco los cinco con su papa, le dio un beso a su pa y se sentó al lado de los dos niños

-¿Por qué te levantas tan temprano Eleein?_pregunto Actarus curioso

-porque voy a practicar con Christopher, queremos entrar este año al equipo de quidditch de Gryffindor

-¿en verdad crees que te van a dejar jugar?_dijo Antares con sorna, haciendo que Eleein frunciera el ceño

-¡claro que sí! Soy muy buena cazadora y llevo años jugando al quidditch con papa, Draco y Harry, además soy la hermana menor de la eminencia de Slytherin

-es verdad Antares, tu hermana es muy buena_dijo Sirius sentándose al lado de Severus

-pues yo sigo pensando que es peligroso para una niña_dijo Severus mordiéndose el labio

-¡enserio! Papa, Eleein puede ser de todo menos una frágil y dulce nenita, el otro día casi me estampa un golpe

-eso fue tu culpa Actarus, por andar revisando mi ¡baúl!_rugió la chica dándole a la mesa del desayuno, haciéndola temblar

-Eleein, no destruyas la mesa y ustedes dejen de molestar a su hermana

-es que es muy divertido hacerla enojar_Antares sonrió malicioso y choco palmas con su hermano

De pronto unos ruidos de pasos se escucharon detrás de la puerta, Severus frunció el ceño y allí estaban los tres niños malos. Draco llevaba una cara de resaca horrible y Harry tenía las gafas al revés, mientras que Lyssander estaba más fresco que una lechuga, le salto encima a Severus y lo lleno de besos, los gemelos le miraron curioso y Eleein sonrio de lado

-uhh ¿Qué cariñosos estamos hoy?

-¿Qué hiciste esta vez?_pregunto Actarus mirándolo divertido

-¡yo! Yo no hice nada, soy una persona totalmente madura que se comporta perfectamente

Todos rieron, Severus negó con la cabeza su hijo era igual a su padre, pero no podía enojarse con él. Harry tomo una tostada y Draco comenzó a devorar los hotcakes como si hubiera dormido cien años

-entonces ¿no nos dirás que hiciste esta vez?_pregunto Eleein curiosa

-pero de qué hablan, ya le dije que no pasa nada

-mm… por la cara de estos dos, creo que los emborrachaste y te aprovechaste de la situación_dijo Actarus llevándose un vaso a los labios

-no lo creo hermano, aún sigue vivo y si eso hubiera pasado tío james ya estuviera persiguiéndolo por toda la casa, mientras papa le lanza maldiciones con su varita

-¡ustedes son unos pequeños diablillos!

Lyssander le dio un coscorrón a los niños, mientras que Harry y Draco se habían puesto rojos por los comentarios, Severus estaba divertido, no había dudas ellos iba hacer Slytherins. De pronto la chimenea se encendió y una voz dulce salió de ella, una niña de pelo rojo y ojos negros se adentró en la cocina, acompañada de un muchacho alto con el pelo algo largo y rizado, de ojos verdes, eran Christopher y Lizzie Evans Black

-¿Eleein ya estas lista?_dijo Christopher con su escoba en la mano

-sí, vamos

La chica se levantó como un torbellino, se despidieron de todos y salieron a toda prisa, Lizzie se sentó al lado de los gemelos con un balón de futbol en las manos, los chicos terminaron su desayuno y desaparecieron por la puerta muy rápido

-wow, cuanta energía_dijo Harry asombrado, Severus lo miro

-y ustedes ¿Cómo se sienten?_pregunto snape con malicia

-horrible, creo que la cabeza me va a explotar

-creo que un tren me paso por encima

-¡oh! Eso es ´perfecto porque hoy me ayudaran a preparar pizza italiana y un pastel para el almuerzo

-ehh… bueno yo voy a sacar a fluffy _dijo Sirius parándose de la silla

-¡alto ahí! Amorcito, tú y estos señoritos "me voy de fiesta" aquí presentes van a preparar el almuerzo, bajo mi supervisión así que terminen el desayuno y vayan a lavarse

Le arrojo un delantal a Sirius mientras se disponía a salir de la cocina, el animago lo arrincono en la pared, lo giro y lo beso. Los jóvenes aplaudieron haciendo que Severus se sonrojara

Unas horas después, la cocina estaba llena de harina, Sirius tenía el pelo revuelto, la cara blanca y manchas de pasta de tomate, Harry estaba lleno de queso y Draco parecía un fantasma, Fluffy tenía un pedazo de queso entre las patas, mientras que Severus y Lyssander permanecían impecables, con los moldes de pizza recién hechos.

-por fin terminamos_dijo Draco como si hubieran pasado una prueba de fuego

-sí, esto es peor que el concurso de los tres magos

-hay que exagerados_dijo Lyssander batiendo huevos para el pastel

-¿saben que, porque no arreglan la mesa en el jardín?_sugirió Snape y todos salieron despavoridos

Severus tomo el Bowl que hace unos segundos tenía Lyssander, comenzó a batir y agregarle los ingredientes para que el pastel quedara delicioso como siempre

En el jardín había un pequeño caos, Eleein, Christopher y Ted, jugaban al quidditch, volando a toda velocidad en sus escobas nimbus 2002 (regalo de Lucius) Eleein era muy buena como cazadora, dominaba la Quaffle con mucha destreza, aunque Christopher era más rápido y Ted muy bueno golpeando.

En el otro lado, había un jaleo con la pelota de futboll, Rossalie Lupin, Lizzie y los gemelos estaban enfrascados en un barullo de pies manos, gritos y la euforia de meter un gol, eso era Futboll libre ya que rompían un montón de reglas, se empujaban, era una pequeña locura. Sirius miro a los chicos y asintió, los tres se echaron a correr enseguida.

-bueno supongo que solo estamos tú y yo fluffy_el perro hizo un quejido lastimoso

-anda ve tú también, traidor

El perro se echó a correr y Sirius sonrió, se quedó un rato mirando a los niños jugar, el ruido que hacían, la risas las protestas, el aire chocando su cara, unos brazos suaves se colaron por su pecho y un rico olor a vainilla lo invadió

-el jardín es un caos

-sí, un hermoso y desastroso caos

-me gusta eso

-si a mí también

-¿te dije que te amo?_pregunto snape entre risitas

-no lo dijiste, pero lo se

-T´ amo, mi dolce cannolino

Sirius sonrió, lo atrapo entre sus brazos sintiendo la perfecta sincronía con que sus cuerpos se acoplaban era algo más maravilloso que la magia, era amor puro y verdadero. Severus se separó y Sirius lo miro a los ojos, esos ojos ónix que tanto le gustan

-sabes, creo que hay que agradecer a Lyssander por su pregunta hace doce años atrás

-ah sí, ¿Cuál fue?

-pues pregunto ¿Dónde está papa?_Sirius sonrió y lo beso, enredando sus manos en el pelo negro y sedoso

-pues estoy aquí, nunca me he ido, ni me iré

-eso lo se cielo

-supongo que me ayudaras a poner la mesa

-no tengo opción, los chicos y hasta fluffy te dejaron solos

Severus agito su varita y una mesa súper grande apareció debajo del árbol de roble, un mantel, cubiertos, platos, vasos, cuchillos volaron hacia ella ordenándose perfectamente, luego de un rato aparecieron Lily y Bellatrix, seguidos de James, Lupin, Lucius, y Narcissa

Todos ocuparon un asiento, los muchachos comenzaron a devorar las pizzas, Draco y Ron no disimulaban las ganas que tenían por lanzarse uno encima del otro, Harry tomaba de la mano a Lyssander por debajo de la mesa, Actarus peleaba con Antares por la atención de una pelirrojita de 7 años, Eleein le daba miraditas disimuladas a Teddy, las manos de su esposo jugando con sus dedos, Narcisa intentando que Lucius no matara a su futuro "yerno" mientras su hermana se reía de toda la situación. Un suspiro escapo de sus labios, amaba a su familia y no había duda que amarrado al cuerpo de Sirius todo era una fiesta

The end