Hola nuevamente, muchísimas gracias a todos los que me enviaron mensajes, les cuento que cuando vi los primeros casi apenas lo publique, casi lloro e incluso no dormí hasta las una de la mañana de la emoción, pensaba publicar esto después pero me surgió un problema que les cuento más abajo. Por cierto, sé que el nombre no se entiende, pero con el paso de los capítulos se sabrá por qué escogí este título para la historia. Sin más preámbulos el capítulo.

Conviviendo entre sombras

Hace mucho tiempo, pero no demasiado…

Existen muchas cosas que definen la infancia. A los cinco años muchos recordarían los juguetes, los colores, las risas, las caricias de una madre, el cariño de un padre, los juegos entre hermanos y amigos. La curiosidad latente en los niños y la inocencia que estos les caracteriza Son cosas que se podrían esperar de alguien de su edad. Para su mala suerte ella no era el caso.

Eran las cinco y media de la mañana según el reloj de la pared, a pesar de que tenía unos minutos más para descansar, no podía dormir. Cada día que pasaba sentía más como se reducían sus horas de sueño, pero parecía esto no afectarle. Era en esos momentos en los que su única compañía era el tic tac que retumbaba en la habitación, que pensaba y reflexionaba sobre todo lo que veía.

Con el paso de los años se había acostumbrado a la oscuridad y soledad, ya que era de las pocas cosas que conocía. Su vida era una aburrida rutina ceñida a la obediencia, sintiéndose más de una vez un títere que no tenía oportunidad de actuar por sí mismo. En esos pensamientos alguien toco la puerta, era uno de los guardias.

-buenos días señorita. Debe comenzar a alistarse por que su padre espera verla.

Ella torció el gesto. A pesar de verlo poco, tampoco es que se alegrara por las pocas veces que lo encontraba y cruzaba una que otra palabra. A sus ojos era frio y nunca sintió la más mínima confianza en él. Incluso muchas veces se dijo a si misma que era más familia su maestro que aquel que actuaba más como un extraño que como su padre.

Suspiro, Sabia que en días así perdería clase con su profesor particular. Jamás había salido de la edificación y no conocía a casi nadie, ni había tenido la oportunidad de experimentar otras cosas. Este hombre llegaba siempre atemorizado, quien no sabía cómo era que tomaba suficiente voluntad para llegar allí. A escondidas de todos, él le traía pequeños libros para niños y le enseñaba cosas más allá de las que le habían permitido.

Al principio al hombre ni se le pasaba por la cabeza desobedecer al hombre que lo había contratado, o bueno, forzado a impartir las clases, pero al ver a la niña supo al instante que debía darle la oportunidad de tener algo más que una vida semejante a la de una prisión. Con unas secretas clases de música, por ejemplo, Se sorprendió al ver que era una talentosa violinista y cuando nadie estaba cerca, trataba de que ella hiciese algo que le permitiría olvidar un poco su realidad. Tal vez por eso ella lo apreciaba tanto.

Algo extraño la rutina a la que era sometida era aquel líquido que le esparcían en la cabeza para darle ese toque negro y laceo. No entendía por que hacían eso hasta que un día, la encargada se equivocó de frasco, cosa que solo ella noto. Al mirarse al espejo vio como este parecía empezar a cambiar, pero al ser cosa de un solo una vez, no tuvo la oportunidad de ver cómo era en verdad.

Ya lista y arreglada paso el día común y corriente, solo esperando. Fue hasta la hora del almuerzo que lo vio sentarse con ella a comer. Ella no se atrevía a verlo a los ojos, desacostumbrada a su presencia. Esperaba que digiera algo, pero todo fue solo silencio.

Terminado todo él se levantó e hiso señas de que lo siguiera. Algo dudosa, obedeció y fue caminando detrás de él, aun sin saber que la esperaba. Finalmente el comenzó la plática.

-sabes que suelo trabajar mucho y que manejo grandes industrias- ella asistió sin aun subir la mirada- pero hoy he decidido mostrarte algunas cosas.

En ese momento se abrió dos grandes puertas, lo cual dejo ver una habitación más oscura y con enormes tanques de líquido rojo. Extrañada, decidió esperar a ver qué era lo que iba a pasar. Tenía un muy mal presentimiento, y no se equivocaba.

-¿lo reconoces?- dijo el hombre, refiriéndose a una pequeña y aterrorizada criatura en su mano.

-si- respondió con una voz semejante a la de un canario- es una babosa. El profesor Strynder me explico en varias clases sobre ellas. – ella al instante sintió empatía por la criatura y tuvo el deseo de tocarla y acariciarla para que se tranquilizara, pero el aparto al animalito de ella antes de poder reaccionar.

-estas en lo correcto. También sabrás lo poderosas que son, pero con el paso de los años he desarrollado una fórmula que las hace casi invencibles, que como elemento principal tiene el líquido que tu vez en los tanques.

Él fue llevando al pequeñito a una máquina, mientras ella confundida se preguntaba ¿Qué iba a hacer y por qué? Ya que ella no veía en aquel ser aterrorizado nada que se debiera cambiar. Vio como lo metían en el aparato, oprimían un botón y salía un gas rojizo que cubrió la criatura totalmente. Ahí comenzó todo.

-¡deténganse!- dijo con un enorme grito mientras escuchaba los chillidos de la babosa. A pesar de que para ellos era un sonido al que ya estaba acostumbrados, para ella era como una perforación en los tímpanos, por lo que tapaba sus oídos con todas sus fuerzas- ¡deténganse!, ¿es que no ven que está sufriendo?- termino entre lágrimas y cerró los ojos.

Cuando termino la transformación el saco al animal y lo puso en frente a ella, abrió los ojos para pegarse un gran sobresalto. El adorable pequeño era ahora un ser despreciable, de ojos rojos y que parecía temblar, pero ahora de pura maldad.

-te presento una babosa mejorada.

-¿mejorada?- pregunto más molesta- eso no es nada más que un mostró, ¡tú le has convertido en un monstro! al igual que tú.

En ese momento le pego una bofetada.

Ella levanto la mirada y vio su mirada amenazante, antes que nada empezó a correr, correr hasta quedarse sin aliento, correr hasta no poder más, correr como si tuviese alguna oportunidad de salir de aquel horrible lugar. Finalmente llego al cuarto y sin poder más empezó a llora con todas las fuerzas que tenía, no solo por ella, si no por el pequeño animalito que había perdido toda voluntad.

Pasaron los minutos y escucho unos pasos acercándose. Se levantó y se ubicó al fondo de su habitación, siendo ahora ella la que temblaba. Lo vio acercarse a ella lentamente. Al principio empezó solo una conversación de miradas, casi incomprensible. Finalmente pudo caminar hacia él, no quería mostrarse como una debilucha.

-debes saber que hay cosas que deben ser así- dijo en tono más de amenaza mientras tomaba su rostro con ambas manos- y que deberás acostumbrarte a que así hago las cosas. No tienes opción.

-lo intentare- dijo simplemente. El solo se fue y cerró la puerta detrás de él. Ella mientras tanto asimilaba lo sucedido. Algo en ella había cambiado, empezaba a crecer en ella una llama diferente, que provenía de su ser, algo que había heredado de su verdadera familia, algo que la había motivado a mentirle a aquel hombre que decía ser su padre.

No estaba dispuesta a cambiar su opinión sobre las acciones de aquel hombre, de eso estaba segura, y no dejaría que las cosas sucedieran así sin que ella antes no tratar de evitarlo. Por lógicas razones, ella no sabía que no era de la misma sangre que ese hombre, pero eso no evitaba que sus deseos de justicia y bien aparecieran. Tal vez no recordaba a sus verdaderos padre y madre, tal vez no recordaba a su hermano, era solo una bebe cuando los vio por última vez. Pero su corazón ese día le mostro que era diferente y que lucharía con uñas y dientes antes que cambiar.

Alexandra Blakk, como había sido re nombrada para ocultar la farsa, se miró al espejo. Su reflejo no se asemejaba a la nueva ella, esa niña tímida había desaparecido pero volvería de vez en cuando para evitar que los demás descubrieran a la nueva ella y evitar ganarse algunos problemas.

Para ella, a su muy corta edad, su lucha había comenzado.

Valla que si estaba preocupada de no poder terminarlo, aunque me quedo más cortó.

Primero, resulta que mi familia decidió llevarme a celebrar año nuevo a un pueblito que ni aparece en los mapas y lógicamente no tiene internet. Me parecía muy descuidado de mi parte dejarlo así hasta después del seis de enero por lo que adelante este.

Segundo, vuelvo a agradecer a todos los que me apoyaron con el primer capítulo, no se imaginan la gran alegría que esto me produjo:

Zair star shane: me alegra que te haya gustado, espero que este capítulo cumpla con tus expectativas. Puedo preguntarte ¿Cuándo publicaras el siguiente capítulo de "admirador de trise quien será?" o lo vas a dejar así?, mucha suerte y gracias por tu apoyo.

Artis crixar solem: antes que nada debo decir que soy una gran admiradora tuya, Fuiste de las primeras que leí sus historias, por lo que te debo un poco el que este aquí escribiendo esto. Estoy feliz de que te haya gustado mi historia y te mando un mundo de bendiciones para que el próximo año todo te salga bien y sigas escribiendo.

Darklovely99: gracias por la bienvenida y me es un gusto para mi ver a alguien que me entienda con esto de la escritura. Debo admitir que al escribir el primer capítulo también llore un poco. Te deseo mucha felicidad e inspiración para continuar, aunque creo que no la necesitas, ya que apuesto que tienes mucha.

Lore Stahl: gracias también por la bienvenida y quiero felicitarte por tus historias, he visto cómo has avanzado como escritora, de lo cual deberías estar orgullosa. Felices fiestas y que la vida te motive más para seguir con tus propósitos.

Aist elixie fan: qué lindo mensaje, me motivo muchísimo. Tú escribiste una de mis historias favoritas así que es bueno ver que también te guste la mía. Por cierto, me declaro fan de elixie y estén seguros que escribiré algo sobre la pareja cuando tenga una historia que le llegue al nivel de esta. Besos y abrazos.

Tatrix stump sting: gracias por el mensaje, ¡otra persona orgullosamente colombiana! Vamos ambas a dejar algún día el nombre de nuestro país en alto, tú con tu música y yo con mis escritos. Un abrazo enorme como nuestro país y un gran feliz nuevo año.

Trixieli: gracias por seguirme, la verdad no esperaba que nadie lo siguiera, incluso dudaba si alguien leería esto. Gracias por tu apoyo y sigue adelante.

Jen's Stahl: ufff, respire de nuevo al ver que no lo habías tomado a mal, e incluso que te haya gustado el haberte incluido. Lastimosamente no tengo Facebook o twitter porque cada vez que abro uno lo dejo bien olvidado, llegando al punto de que hasta olvido la clave, pero podemos hablar por aquí en fanfiction si te parece bien. Mucha suerte y te deseo lo mejor.

Tercero, (valla esto va a estar casi tan largo que el capítulo, pero vale la pena tomarse el tiempo de escribirlo) les dejo unas preguntas. ¿Cuantos años tienen? ¿En qué curso están? ¿Qué quieren estudiar o están estudiando?

Yo por ejemplo, tengo 16 y medio, voy en decimo y quiero estudiar periodismo, ciencias políticas y literatura. Todo esto para ser algún día una gran columnista, pero también planeo escribir varios libros y no necesariamente sobre política o sociedad. Incluso estoy trabajando en uno.

Para todos una feliz navidad atrasada, un excelente año nuevo y la alegría de que cada día somos más escritores.

Temperance.